marzo 05, 2012

Mensaje del Gobernador de Río Negro, Pablo Verani, en la apertura del período de sesiones ordinarias (1997)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE RIO NEGRO
Pablo Verani
EN LA APERTURA DEL 26° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE MARZO DE 1997

Señores legisladores, pueblo de Río Negro: Asisto por segunda vez consecutiva, en mi carácter de gobernador de la provincia, a este recinto donde tuve el honor de desempeñarme en dos oportunidades como legislador, ahora ejerciendo el mandato constitucional de inaugurar el vigésimosexto período parlamentario de sesiones ordinarias.
Cumplo con satisfacción esta formalidad que conlleva informar a los representantes del pueblo y a la ciudadanía en general sobre la tarea cumplida y a desarrollar, como corresponde a todo mandatario democráticamente elegido.
Vengo a rendir cuentas sobre los hechos de este último año de gobierno e informar sobre las acciones en marcha y decisiones que se adoptarán en los meses venideros. Las principales de esas decisiones están destinadas a superar los efectos de la grave crisis fiscal que afecta el normal desenvolvimiento del Estado rionegrino y que ha combinado en forma explosiva un elevado déficit estructural con abultadas cifras de endeudamiento.
Señores legisladores, rionegrinos presentes: Cuando venía para inaugurar estas sesiones, venía pensando que hay veces que las formalidades que significan actos tan importantes como éste deben ser suplidas, cuanto menos en forma parcial, por la necesidad del sinceramiento de todas nuestras expresiones y pensamientos mientras estamos gobernando el pueblo, por encima de la letra que, aún producto de nuestra reflexión, hagamos llegar a nuestra gente; es por eso que no sería lo suficientemente honesto si no viniera a este recinto queriendo decirles lo que siento como gobernador de la provincia en los momentos difíciles que está pasando, si viniera aquí a formalizar un simple discurso con un tono más o menos adecuado a la letra que leo; quiero venir a hablarles de lo que pienso y de lo que siento de manera natural, sin previamente haber ni siquiera meditado ni estructurado absolutamente nada que no sea la espontaneidad de la verdad en la cual pienso transitar el camino político que he comenzado. Bajo esos parámetros, y a fuerza de decir la verdad, es necesario reestructurar de manera tal esta forma de comunicarnos que, de una vez por todas, los rionegrinos definamos que más allá de nuestras controversias estamos parados sobre el camino de la verdad de nuestras comunicaciones, por lo menos respetando las bases mismas de la información, respetando la verdad misma de nuestras manifestaciones.
Hemos dicho y lo reiteramos: Nuestra obligación moral es gobernar para todo el pueblo rionegrino por encima de nuestro signo partidario; nuestra responsabilidad es reencausar los destinos de nuestra provincia para todos los rionegrinos.
A la Unión Cívica Radical, partido al que me he abrazado por toda la vida, le digo con el mayor de los amores que mi obligación moral no es ni quebrarme ni doblarme sino que es reencausar un nuevo Estado que nos permita la esperanza de un futuro reconociendo todos aquellos errores que podamos haber cometido. Quiero entonces aquí, partir de estas dificultades heredadas sin culpas, dejémonos de embromar con decir que yo también soy responsable de lo pasado, lo soy, lo reconozco, he compartido los éxitos y los errores y ahora, reconociendo aquellos que se cometieron tengo la obligación ineludible de pensar en el futuro y en el mañana, de no reprochar ni reprocharme nada del ayer, pero de no volver a cometer lo mismo.
Les quiero decir a mis comprovincianos que esta estructuración del Estado no puede quedar como está, que este Estado necesita quebrar sus viejas estructuras, necesita refundacionarlas para comenzar a trabajar hacia la modernidad con un Río Negro distinto. Muchas son las cosas que se han dicho, pero aún dentro de lo que se dijo, hemos pedido varias veces propuestas que mejoraran nuestros presentimientos y nuestras decisiones hacia el futuro, propuestas que fuesen más allá de lo que siempre escuchamos: No hay que aumentar los impuestos, hay que promocionar las actividades de las distintas regiones no cobrándoles directamente, no hay que disminuir los sueldos, hay que mejorar la educación, hay que mejorar la salud, hay que mejorar la seguridad, hay, hay, hay... y hay que mejorar, pero los proyectos válidos son los que dicen cómo, los proyectos válidos son los que adecuan el sentimiento de la voluntad a las cifras que hoy nos brinda la realidad. No hay ningún tipo de posibilidad de que podamos caminar hacia una seguridad futura si no sabemos cuáles son las bases sobre las que debemos arrancar.
Hemos dicho que nuestra provincia está basada sobre una deuda anterior de 700 millones de dólares. Hemos dicho que arrancamos con un déficit presupuestario de más de 20 ó 22 millones de pesos por mes. Alguien nos dijo que no teníamos planificación de la provincia y no es cierto. Hemos tomado sobre la base de las cifras ciertas la división y nos hemos empeñado primero en buscar refinanciaciones que fuesen más allá de lo heredado en 1995, que tenían vencimiento precario
en 1996 y como plazo más largo, 1997. Hemos refinanciado esas cifras a siete años y pensamos que debemos seguir aumentando la refinanciación en más de doce años para poder tener una base cierta. Lo estamos haciendo, hemos reducido el déficit presupuestario en más de 16 millones de dólares. Todavía nos quedan más de 6 millones.
Cuando llegamos a esos 6 millones, estructuramos y dividimos las deudas entre: Las deudas financieras que oscilan entre los 450 millones, las deudas a proveedores -que ustedes tienen en la letra escrita del discurso- en más de 78 millones, juicios anteriores por más de 50, deudas a nuestros jubilados, deudas de aguinaldos atrasados por más de 80 millones, entonces que no se diga que no tenemos estructurado los pasivos que les estoy enumerando.
Hemos también tenido en cuenta la emisión de bonos que realizamos, no de 100, pero sí de 90 millones, recuperamos a la fecha más 30 y pensamos recuperar de aquí a fin de año, cuando se produzcan los primeros vencimientos, no menos de otros 15 ó 20 millones de pesos. Todas estas deudas han sido tomadas y clasificadas debidamente, las financieras con un largo plazo de refinanciación, las deudas inmediatas con proveedores con tipos de bonos diferentes, las previsionales con fondos fiduciarios que surgieran de la realización de una cantidad de bienes inmuebles que tiene la provincia acumulados.
También hemos dicho que esta clasificación no debe ser lo que nos hace desvelar todos los días, sino que además debe estar combinada sobre la necesidad de que esta provincia no se pare, debe continuar caminando.
Me pregunto y pregunto a todos: Esta provincia que ha demostrado en este año la seriedad de su enfoque, en donde hemos reducido el gasto público en forma casi absoluta, en donde ya no pagamos horas extras, en donde los funcionarios hoy tienen una escala, que desde los ministros que ganan de 1.700 pesos hasta el director que gana 1.300, es inigualable a ninguna otra provincia porque no hay sueldos más bajos que esos, en donde si bien se han criticado los cargos críticos estos son, en alguna medida, para incentivar a aquellos que trabajan en la administración dándoles un plus y evitando la designación de un funcionario; no obstante eso hemos decidido desde el gobierno, para que se termine de dilucidar la transparencia de los mismos y de los cargos públicos existentes, derivarlos a la Comisión de la Función Pública para que de allí surja el verdadero control si estamos por el buen camino.
Hemos sancionado la ley de la administración pública que establece comisiones y comités para reestructurar cada uno de los sectores que nos interesan en el desenvolvimiento hacia el mañana, cada uno de estos sectores tienen el representante gremial, cada uno de estos sectores tiene la obligación en estos 120 días de acercarnos las decisiones finales a la Comisión Central para su decisión; no es absolutamente cierto, y así lo digo con mucho orgullo, que no tengamos la mayor de las transparencias, la hemos tenido de tal manera que hemos decidido someter a todo el espectro del pueblo el contralor de nuestro caminar hacia el futuro en estas comisiones que hemos creado por ley. No se nos ocurriría tomar una decisión aislada, la compartimos con controversias, discrepamos, consentimos, coincidimos, pero finalmente la decisión que se toma es el producto final de un debate que estamos desarrollando. Esta es la provincia que queremos y que se necesita reestructurar. Si nosotros no sinceramos que en un presupuesto tenemos solamente recursos por 520 millones de dólares y no por 750, estaríamos engañando a la gente; si nosotros no decimos que tenemos que vivir con ese presupuesto estaríamos mintiéndole a la gente.
El Estado se debe reestructurar y se debe reestructurar sobre la base de los ingresos; de esos 520 millones hay cerca de 390 -386 con más precisión- que insume la masa salarial, 43 millones para pago de intereses, 70 para coparticipación municipal; adónde tenemos que ir a reestructurar?, es cierto que no hay que bajar los sueldos, que hay que reestructurar de manera tal de no resentir tampoco a la gente con sistemas de despidos. Hay que privatizar empresas, como estamos haciéndolo, prueba de eso es SAPSE ya que acá está presentado el derecho de iniciativa para que el 5 de marzo decidamos su adjudicación. Hemos heredado -y lo hemos consentido- la privatización del banco y de la empresa de energía, de allí surgieron los fondos que posibilitaron la transmisión del mando sin interrupciones; de allí surgieron los 60 ó 70 millones de dólares que cedió el gobierno nacional por la ERSE. Hemos transferido la caja eliminando déficit; estamos en proyecto de tratar de mantener nuestro servicio ferroviario pero no a costa del déficit que produce SEFEPA. Estamos también firmando -ya hemos firmado un preconvenio- con la empresa alemana de Lurgie que significa el aporte no solamente de tecnología para nuestra mina de HIPARSA sino que además están decididos, por primera vez en la historia, a participar con nosotros en la explotación de la empresa. Dentro de los próximos 60 días debemos ratificar la necesidad de coparticipar en una empresa que junto con Yacimientos Carboníferos Fiscales significa la posibilidad de una integración empresaria, siempre que la provincia mantenga un 20 por ciento que sería la exigencia de esta nueva empresa, me refiero a Yacimientos Carboníferos de Río Turbio, que sería quien aportaría la mayoría de capital para reactivar Sierra Grande. No vamos a ir a Sierra Grande a hacer promesas, vamos a hacer acto de presencia cuando tengamos concretada la primera tarea al respecto; mientras tanto debemos ir eliminando déficit, para ello hemos levantado la administración de Buenos Aires.
Queremos unificar los gastos públicos de las distintas localidades tratando de concentrar el servicio en edificios donde se albergue la mayoría de la administración estatal de la provincia para no multiplicar la tarea de uno y otro lado.
Estamos en el camino de las refinanciaciones por un lado, pero por el otro, el de las realizaciones, hemos apoyado la inversión en Bariloche del Grupo Reynal para la compra del cerro, de manera tal que una de las inversiones aseguradas sea la producción de nieve artificial para no vivir sujetos a los avatares que nos manda el clima, o sea si nieva o no.
Estamos promoviendo inversiones de alto rendimiento en toda la zona comprendida entre los valles Medio e Inferior; estamos llegando a las economías privadas con nuestra presencia y con nuestro asesoramiento.
Es un Estado nuevo el que queremos. Yo me pregunto, qué es lo que quieren?, lo que veníamos teniendo por imposición de políticas definidas que no hacen a nosotros?. Todos los argentinos queremos un Estado nuevo; la Argentina tiene que ser una Argentina nueva, ya no es la Argentina del Estado prebendario, que todo lo podía, y la provincia tampoco. Insistir en lo mismo sería un suicidio. Hay muchas quejas porque los cambios rompen las estructuras y la ruptura de éstas significa que estamos por el buen camino porque son las que producen las quejas y los lamentos; serán los lamentos y las quejas de aquellos que vivieron del Estado prebendario. O acaso tenemos que seguir en lo mismo?, por ejemplo pagando sobrefacturaciones?, teniendo un IPROSS de 5 millones y no de 2 prestando los mismos servicios?, tenemos que seguir reestructurándolo, informatizándolo, o acaso queremos un Estado donde la informatización y el mejor servicio de nuestra Dirección de Rentas planificado para los próximos 6 meses, sea un Estado donde haya que seguir con la desorganización y no con el simple apretado de teclas de una computadora que nos entregue nuestro estado de cuenta?.
Ese es el Estado al que estamos apuntando.
Yo quiero recurrir, no solamente a la racionalidad, quiero recurrir a la responsabilidad, quiero asumir la responsabilidad política que significa este cambio, quiero decirles a todos ustedes que no me produce ningún tipo de miedo el tener que realizar todas estas cosas, lo que sí me produce un profundo sinsabor, un gran dolor, un gran sentimiento, es llevar al sacrificio a los agentes públicos en función de medidas tomadas; quién puede creer que a alguien le guste bajar los sueldos? quién puede pensar que el gobernador no sufre los problemas de una tremenda depresión al tener que ponerle la firma a semejante resolución. Pertenezco a una clase política que hizo que el Estado todo lo pudiera. Fui intendente de una ciudad que aumentó en más de 300 personas a los empleados públicos de la municipalidad, pero era un momento en donde la inflación nos tapaba todo, era un momento en donde había que prestar servicios desde el Estado para tener un costo fijo en servicios y precisamente prestar más servicios para nuestros ingresos, hoy eso ya no sirve. Si volviera a la intendencia de mi ciudad, jamás volvería a hacer lo que hice en un momento como este; si no nos sabemos adaptar a los momentos no estamos comprendiendo la historia, si no nos sabemos adoptar y adaptar a las exigencias del futuro, no sabemos comprender los momentos que vivimos, o alguien acaso es culpable de que la interrelación del capitalismo con el sentido humanitario que debe de tener el capital, no sea debidamente comprendido en la mayoría de los países del mundo; o alguien tiene la culpa de que haya caído el muro de Berlín; o alguien tiene la culpa de que los movimientos sociales se hayan visto dominados por los movimientos en donde el capital todo lo puede; claro que es nuestra responsabilidad definir un Estado que esté al servicio del hombre y no de los números, pero si no ajustamos al Estado en sus números, no podremos en el futuro tener la imaginación de servir al hombre.
No hubiese podido decir esto a través de la letra fría, necesito expresarlo de la manera que soy, necesito decirlo con la misma voz que me llevó a sostener varios de nuestros programas desde las bancas que ocupan ustedes, allí mismo un día me opuse a que el Banco de la provincia se privatizara, pero allí mismo un día reconocí que debía privatizarse porque no había en ese entonces más remedio. No tengo inconvenientes en reconocer mis errores, quiero exhibir honestidad, por eso quiero decir esto de esta manera, por eso quiero decirles a todos los rionegrinos que lo que voy a leer a continuación es la formalidad llevada al papel del cumplimiento de la jornada de apertura, pero si no hubiera expresado esto de esta forma, me hubiera sentido mal. Les pido disculpas por esta falta de formalidad, pero vuelvo a reiterar lo que siempre pensé:
Nuestros ingresos hoy son de 10, por lo tanto no podemos gastar 15. Hoy sé que también la oposición quiere acompañar en este aseguramiento de un equilibrio social dentro de la provincia, bienvenido, realmente enaltece la actitud que están tomando, enaltece a la política, pero debo decir también que es necesario reactivar y destrabar temas, posiblemente necesitemos alguna ayuda extra, pero es necesario también saber que necesitamos destrabar aquello que impide obtener los fondos que no son nuestros; tenemos fondos provenientes de la privatización de Gas del Estado que nos deben ser acreditados; tenemos fondos de bonos Pro II en el Banco Central que no se destraban; tenemos la necesidad de que se firmen los compromisos de los Aportes del Tesoro Nacional que suplan el goteo de coparticipación que seguimos teniendo por los 10 millones de pesos de la cumbre de Bariloche que fue una responsabilidad nacional y no de la provincia; necesitamos continuar con proyectos que hacen a la ayuda financiera de los bancos nacionales e internacionales.
Quiero decir aquí algo que me obliga la sinceridad: El Banco Mundial no es el que establece la receta de disminución salarial, sería muy fácil decir que a mí me obligan las circunstancias, pero debo ser absolutamente franco, es exactamente al revés, el Banco Mundial propicia la ayuda en la medida en que todo aquello que se haga contribuya en el futuro a asegurar la estabilidad y la paz social y no a reducir salarios, busca el equilibrio presupuestario; pero si nosotros ahora por ejemplo no tuviésemos la sinceridad de dirigirnos a nación para pedirle que el 16 por ciento que aportamos a la Caja se reduzca al 8, haciendo un acto de justicia, porque mientras nosotros aportamos por los docentes rionegrinos el 16 por ciento a la Caja de Previsión, los colegios privados aportan el 8, mientras nosotros aportamos el 16 por ciento por los empleados públicos, cualquier empresa privada aporta el 8, significa eso más de un millón y medio de dólares por mes.
Estamos en trámite de jubilación para los mayores de 55 años que está previsto en una cláusula del convenio firmado por nación y aún cuando todos luchamos, incluso con los legisladores nacionales del justicialismo que están interviniendo en esto, colaborando en todo lo que pueden, hemos tenido como respuesta sorpresiva que está en duda la aceptación de las 800 personas que deben jubilarse con el régimen de los 55 años. Yo me pregunto: Si no podemos retirar a la gente que está en condiciones, si privatizando empresas dejamos de pagar salarios de Rentas Generales y pasan a depender del funcionamiento empresario, si tenemos la necesidad de convertir al Departamento Provincial de Aguas en sociedad anónima y no venderlo, que significa que se vuelva una empresa eficiente, como creo que lo es, para que como anónima se mantenga de acuerdo a los servicios que presta y deje de depender de Rentas Generales, que significa finalmente un ahorro; si no convertimos a Vialidad Provincial en empresa del Estado que deje de depender de Rentas Generales y tenga su propia rentabilidad como una de las empresas más eficientes que está demostrando serlo en este momento, comprobado por todos ustedes, desde los más recónditos rincones, desde las pavimentaciones de esta ciudad, pasando por los pueblos más chicos como Jacobacci, Cervantes, Huergo, con proyectos de pavimentación de grandes extensiones, como estamos haciendo en el Cerro Catedral, en Bariloche y en la ruta chica como vamos a hacer después, como la repavimentación de la ruta chica en el valle de Río Negro, como la repavimentación de otros ingresos que han sido programados, por ejemplo los de Allen; finalmente, como la pavimentación de la ruta 69, una vieja aspiración de toda la gente que vive en El Manzano y en donde no tenemos en cuenta como rentabilidad la densidad poblacional.
Todo esto lo estamos haciendo sobre la base de grandes sacrificios que no significa dedicar recursos quitándoselos a los salarios, cómo puede pensar algún malpensado, sino que significa la perfectibilidad de la adjudicación de los fondos específicos y la transparencia que se le dan a los mismos.
Si no privatizamos empresas como HIPARSA, si no vamos por el camino de convertir a nuestro puerto y ampliarlo para que exista a través de él una mayor actividad que no solamente se limite a la fruticultura sino que agregue la exportación de sal a Brasil, o la intensificación de la producción de papas en el Valle Medio, o la concreción de un alto proyecto belga para la explotación de granos en extensiones de terrenos que en este momento son absolutamente improductivos, no caminaríamos hacia una provincia diferente; si no se hace todo esto, sin aquella famosa masa de los 386 millones, no caminamos hacia el equilibrio presupuestario que nos signifique poder obtener el crédito suficiente que no perjudique a nuestros agentes que tienen que recapacitarse de acuerdo a la ley de la administración pública para no dejarlos en la calle; de qué otra manera se puede hacer todo esto?, Quiero que alguien venga y me diga que es Mandrake o que es la Cenicienta y que me toque con la varita mágica para hacer cosas distintas a las que yo propongo sin creer que me haya empecinado en un programa de gobierno que solamente signifique sacrificio. Jamás lo haría; pertenezco a la doctrina y a la filosofía política de la sensibilidad humana. Para mí, tomar decisiones que signifiquen sacrificios para la gente es dejar un pedazo de mi vida en cada una de esas decisiones.
Quiero entonces, con el mayor de los respetos, con la mayor de las emociones, decir que proyectamos una provincia que a pesar de sus dificultades no está parada. Nuestras viviendas siguen caminando, nuestras posibilidades de construcción a través de sistemas distintos que los clásicos del I.P.P.V. están en marcha, estamos titularizando las viviendas y sincerando su valor; hay más de 3 mil hipotecas que le han puesto el precio real de la vivienda y eso significa la posibilidad de que cada uno de sus propietarios adquiera ese título en forma definitiva y no como poseedor precario. Estamos firmando en la semana siguiente un convenio de financiación con empresas rionegrinas para la construcción de 14 colegios y 10 gimnasios en el próximo año y medio. Estamos desarrollando una política vial -como les decía recién- que realmente tiene la importancia que no se le había dado en la provincia de Río Negro. Estamos trabajando con los intendentes para que ellos y nosotros en conjunto formalicemos obras tan importantes dentro de las localidades y aún de las más chicas, como significa la presentación de una ciudad diferente a través de su pavimentación. Estamos tratando de implementar obras que lleven a nuestra provincia a aumentar el sistema de sanidad ambiental a través de la construcción de cloacas, que en este momento tenemos en un 55 por ciento y que debemos por lo menos llevarla a un 75 o un 80 por ciento.
Estas propuestas que veníamos haciendo, desde el punto de vista vial, que fue la repavimentación de la ruta 22 que se comenzó desde el puente Neuquén hasta Chichinales y que debe seguir hasta Río Colorado el año que viene y el otro año; este pedido que habíamos hecho de la construcción de la multitrocha en el Alto Valle que significó para nosotros integrar la ruta 23, ofreciendo nuestra ruta 6, construyendo el pedazo de La Esperanza hasta Los Menucos, para que de allí la ruta 23 enganche hacia Pilcaniyeu y Bariloche, nos significó a nosotros -reitero- la respuesta favorable que dio ayer el presidente de la República, y me llena de orgullo decir que vino a la línea sur por primera vez un presidente en el transcurso de la vida política argentina, que confirmara este criterio que es el sentir de todos, más allá de nuestro signo; sentía cómo el intendente de Los Menucos, Yahuar, en un acto de sensibilidad extrema clamaba por las mejoras, tenemos el agua cerca, la radicación de los israelitas con sus sistemas de riego por aspersión para todas aquellas productividades de toda la provincia, seguramente hará que con el tiempo podamos llevar este sistema de riego a aquellas llanuras que tanto están en los lugares improductivos para extenderlos a la línea sur, pero allí también estamos teniendo emprendimientos que hacen a la sustitución de la economía, estamos apuntando a la creación o a la concreción, mejor dicho, de proyectos de criaderos de ñandú para la exportación, que son una de las principales sustituciones de futuro que podemos tener.
Hace poco en esta bendita provincia, en Clemente Onelli, en el medio de la nieve, fueron plantados cerezos que dieron frutos en tiempos diferentes de aquellos tradicionales y que son de una productividad extraordinaria. Allí va a concurrir la provincia y aún esta política que nos anunció la nación a través del Congreso de Municipios de Bariloche, municipios de la Patagonia donde se nos viene a proponer socorrernos con créditos a pequeñas y medianas empresas que seguramente se van a integrar en esta intención que tenemos, pero es imposible que todo esto pueda hacerse si no nos volvemos realistas para arrancar con una provincia que, a pesar de los difíciles momentos que ha vivido, debe tener la responsabilidad de replantearse su futuro.
Pido disculpas porque he dicho verbalmente, con mucho sentimiento, lo que debía haber leído, seguramente en la letra de lo que ustedes leerán han quedado en el tintero muchas cosas, pero si bien tengo memoria, no tengo la suficiente para acordarme de todo, solamente decir además, que la sensibilidad social no la hemos perdido, nuestra acción social está en el camino debido, con los planes del PROMIN, PRONUR, PRONONO, en donde reiteramos el aumento progresivo de todos aquellos chicos, fundamentalmente, que son atendidos por nosotros; que nuestra obra pública está encausando, a través del programa PASPAI, varias obras chicas, más de 120, para todos los colegios que necesiten algún tipo de restructuración que, a través de fondos nacionales específicos, vamos a calefaccionar más de la mitad de nuestros colegios en pocos meses más.
Todo esto no significa que nosotros entendamos que no debemos mantener los principios básicos de una estructura que es tan querida por nosotros, tanto peronistas como radicales, y aquí reafirmo la voluntad en Río Negro de una educación pública y gratuita, pero esa educación pública y gratuita debe también adaptarse a las circunstancias de las posibilidades; no es cierto que seamos insensibles, no es cierto que queremos someter al docente.
Me dirijo a los docentes con el mayor sentimiento que pueda tener: Les pido por favor que vuelvan a las clases, que no tomemos medidas que resientan a nuestros niños, que no sean ellos el objetivo final de nuestras discrepancias. Llamo a dialogar a las bases docentes, a aquellos maestros que sé que han hecho los sacrificios en todos los tiempos para concurrir a sus clases; no interesa si las divergencias son a lo mejor con el gremio. Invoco el respeto que siempre ha tenido la docencia rionegrina hacia un futuro mejor. Tengan la seguridad que como gobernador de la provincia no se me pasa por la cabeza faltarle el respeto a esa dedicación que tiene el docente por sus chicos. Podré no entenderme con quienes los representan pero tienen las bases el mayor de los respetos y de los afectos que se merecen por su accionar.
En nuestro sistema de salud queremos un hospital público descentralizado y eficiente; poco a poco hemos desentrañado definitivamente aquella vieja antinomia de la salud pública y la privada. Hemos dicho que la salud es el producto final que necesitamos darle al rionegrino consumidor -no interesa de dónde venga-, que necesita interrelacionar su forma de actitud hacia la sociedad para no superponer la aparatología que hace que unos y otros se la disputen en regiones cercanas haciendo que se gasten fondos que no se necesita gastar y que hace que por problemas de localismos en distintos hospitales tengamos las mismas cosas. Queremos un hospital que administre salud para todos, que sea organizado; la salud debe ser pública y gratuita para aquellos indigentes que lo necesitan pero no lo tiene que ser para aquellos que tienen la obra social y pueden pagarla. Nadie habla acá de una obra social privatizada, solamente queremos una obra social eficiente, que a corto plazo cualquiera de los afiliados vaya con la tarjeta inteligente y tenga la respuesta inmediatamente y que no dependa cada mañana del humor de un empleado, de si está bien o mal para darle una respuesta. Queremos en todo sentido una obra social depurada en sus gastos, se tiene que terminar con las sobrefacturaciones y para eso reclamamos la solidaridad no solamente de todos los médicos sino de todos los rionegrinos.
Es muy difícil saber interpretar y comprender cuando se toman medidas especiales para una región en lugar de tener el elogio de las otras tenemos el reproche. Hace poco tiempo hubo que tomar aquí en la ciudad de Viedma algún tipo de medidas que atenuara el impacto de lo que vamos a hacer y que a mí directamente me tiene trastornado en función del perjuicio que se le causa a esta querida capital, sin embargo, en lugar de tener el apoyo, en varias de las ramas como es el
IPROSS por ejemplo, he tenido la petición de otros lugares para que se apliquen las mismas medidas que se aplicaron acá, o sea un pago que se hizo a cuenta de lo atrasado y que significaba destrabar las dificultades que tenían las clínicas y los médicos de Viedma; esa no es la solidaridad que tiene que tener Río Negro, esa no es la respuesta que tenemos que tener los rionegrinos.
Cómo es posible que llevemos y lleguemos con nuestro egoísmo a enfrentarnos de esa manera, cómo es posible que se nos reproche que hayamos concurrido en socorro en determinado momento de las economías que sufrieron su embate, o es que acaso no se ha desgravado al turismo y a la producción primaria con el 3 por ciento como consecuencia del pacto fiscal pero que ahora, como no se está aplicando todavía el sustitutivo del consumo que era el proyectado, podríamos volverlo a aplicar.
O es que acaso, no hemos socorrido y desgravado aquella zona que han sufrido el impacto de una embestida prácticamente nacional injusta, como ha sido la zona de El Bolsón; o es que acaso no hemos intentado socorrer a la fruticultura en su momento; cómo es posible que ahora que hay que socorrer a esta capital se nos quiera decir que estamos haciendo preferencias. Este es el pensamiento de este gobernador, no tengo pelos en la lengua para decir que justifico la marcha del otro día en esta ciudad, que no se vuelva a repetir en las otras, porque el impacto que aquí ocasionan las medidas que tomamos son muy superiores, los comprendo, los justifico y hasta créanme, tal vez yo mismo los hubiera acompañado, pero esto que nos está sucediendo, debemos de replanteárnoslo aquellos que estamos en el camino de la política y que queremos llegar a nuestra sociedad con la sinceridad que ella nos exige, es muy lindo hablar de la ética, de la solidaridad, pero cuando se habla de ética y solidaridad en esta fenomenal transformación que tiene la política como herramienta para eso, tenemos que aplicarla todos los días en los hechos prácticos, invocando todos esos equilibrios, es que llamo a todos los rionegrinos a querernos un poco más, invoco a que los rionegrinos nos respetemos absolutamente todos, creo que las mujeres y los hombres de Río Negro deben darse cuenta de todas estas situaciones que necesitamos mejorar.
Creo sí, que estamos en un momento álgido que debemos superar, creo sí, que todavía no hemos terminado el camino de las dificultades, queremos marchar hacia un perfeccionamiento, hemos recuperado hoy algún tipo de capacidad de pago, hoy la provincia de Río Negro puede disponer de un 30 o 35 por ciento de su coparticipación que nos lo absorben pero nos lo devuelven -vale aclararlo porque sino figura en los papeles que nos absorben toda la coparticipación nuestros acreedores financieros- la toman totalmente como garantía y nos devuelven toda aquella porción que no está pactada, que sea absorbida por los intereses porque hace a su garantía, a su forma de garantía. Esto significa que aún en el sacrificio que tenemos que hacer, tenemos que readaptar esos recursos, existe la posibilidad que a este Estado lo reformemos y lo transformemos en estos próximos cuatro meses, a esto estamos dedicados. Aspiro comenzar a tener la posibilidad de readecuar la puntualidad en el pago de los salarios, trataremos en el mes
de marzo de hacerlo con una mayor premura; veníamos pagando entre el 10 y el 30, pensamos que podemos pagar entre el 10 y el 20, sé que todos van a hacer fuerza. La presencia de nuestros amigos en la sala, la presencia de los dos senadores nacionales de distintos partidos, la presencia de un diputado nacional del justicialismo que seguramente, en conjunto con el gobernador, irán a hacer fuerza a Buenos Aires para equilibrar esta situación, habla del comienzo de un Río Negro distinto. Quiero llegar a todos ustedes, quiero decirles a todos ustedes que solamente me queda en mi vida un empeño, que es llevar a la provincia a buen puerto; solamente aspiro en mi carrera política a no fracasar, no fracasar en esto porque aquí sí se va la vida.
Gracias.
PABLO VERANI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada