junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner durante la firma del Decreto que restituye el Régimen Jubilatorio a Investigadores Científicos (2005)

DISCURSO DURANTE LA FIRMA DEL DECRETO QUE RESTITUYE EL RÉGIMEN JUBILATORIO A INVESTIGADORES CIENTÍFICOS.
Néstor Kirchner
[25 de Febrero de 2005]

Señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; autoridades nacionales, provinciales; funcionarios del CONICET; representantes de la Mesa del Diálogo y la Academia de Ciencias; científicos, señoras, señores: entre las tantas utopías que tenemos los argentinos planteadas por delante, en una sociedad que fue fuertemente penetrada por el pragmatismo dependiente, ni siquiera por un pragmatismo con sentido de realización nacional, está el recuperar el perfil de un país autónomo, el perfil de un país integrado al mundo pero con capacidad de elaboración, con capacidad de competitividad, mostrando la calidad de lo que puede brindar.
Es evidente que el país factoría se fue consolidando en la década del 90, la idea de terminar con el pensamiento, la idea de quitarle capacidad y valor agregado a la producción argentina, la idea de quitarle el rol central y vital que tiene en el desarrollo de una sociedad la capacidad de investigación y de encontrar las nuevas respuestas a nuevos y viejos problemas, y también el centro de la construcción cultural y valorativa de nuestra sociedad, en lo cual tuvieron que ver no sólo los gobiernos; gobiernos, periodismo -porque esta es la realidad- y muchos otros factores que generando determinados microclimas fueron olvidando temas centrales como cuál debe ser el centro y el eje del hombre y la mujer argentinos que necesitamos. Se empezó a premiar al que era más pícaro, al que es capaz de hacer plata más rápido, al que es capaz de cruzar los escalones y violar todos los controles, las normativas y las convivencias de una sociedad, y se entró a dejar de lado al argentino que nosotros necesitamos, que es el que más estudia, el que más investiga, el que más trabaja, el más honesto, el verdadero ejemplo en que una generación puede mirarse y puede tomar de ellos la construcción de las alternativas que esta sociedad necesita. Entonces se fue desvalorizando todo hasta llegar en su momento a decir esa frase que mencionó recién el ministro Filmus, ese conocido caso de mandarlos a lavar los platos. Triste caso, lamentable, penoso caso que se dio acá en la Argentina. En una época tan reciente, tan reciente.
Por eso nosotros vamos a poner todos nuestros esfuerzos, confiamos seriamente en nuestros científicos, confiamos en los chicos y en nuestros becarios. Estamos restaurando derechos, tendríamos que estar consiguiendo nuevos derechos. Estamos restaurando lo que fue arrebatado impunemente, como el caso de la jubilación del 85 por ciento del último sueldo. Como lo hicimos con los docentes días pasados, con el 82 por ciento; como lo hicimos con los docentes universitarios, donde prácticamente ya estamos terminando con ese cartelito que tenían: “docentes universitarios debajo del nivel de pobreza”. Algo lamentable, vergonzoso para los argentinos. Pero trabajando juntos vamos dando esos pasos que para otros parecerán muy poco pero para los argentinos empezar a superar esa escalera es realmente importante.
Obviamente, como bien dijo el Ministro, el aumento es el aumento, no se puede recuperar -ustedes más que nadie lo saben- lo arrebatado, lo perdido, lo entregado durante tanto tiempo, en poco tiempo, pero está marcando una pauta que debe ser definitiva para la sociedad argentina; está marcando una pauta de que todos los argentinos deben mejorar gradualmente pero para que la Argentina se recupere gradualmente y más rápido todos aquellos que tienen capacidad de elaboración de pensamiento, de dotarla del valor agregado que esta sociedad necesita para poder crecer, deben tener una prioridad clara y concreta. Una sociedad que no prioriza lo que necesita, en este caso algo fundamental como son los científicos, no puede tener ningún tipo de destino.
Estamos dando este paso hoy, vamos a persistir en el esfuerzo, lo dijimos el año pasado cuando nos sentamos y nos mirábamos incrédulos a veces; nos han golpeado tanto a los argentinos que es difícil creernos. Porque se trabaja para que no recuperemos la posibilidad de creernos entre nosotros, siempre se trabaja para tratar de desviar el sentido de la verdad. Pasa en muchas instituciones a veces este tipo de cosas. Por eso estoy muy feliz de compartir con ustedes este momento y esta decisión, y también decirles que es posible la construcción de esa Argentina diferente.
Hace un año y medio los argentinos iniciábamos la tarea del canje de la deuda en default, las cosas que nos dijeron. Que éramos locos, irracionales, de mí dijeron cualquier cosa. Los sabios del neoliberalismo, los profetas de las respuestas económicas de la Argentina. Hoy los ven en los diarios diciendo “va a llegar a tanto”. Que había que levantar la fecha, que era una barbaridad la quita que hacíamos; que no la hicimos para sacarle nada a nadie sino que fue una voluntad última del pueblo argentino de tratar de cumplir con su obligación, una obligación que fue creada, armada, estructurada para saquear al pueblo argentino. Solidariamente los argentinos fuimos armando una estructura pero dijimos al mundo: podemos pagar esto, podemos pagar el 25 por ciento de los cien mil millones de la deuda privada post default, no podemos pagar otra cosa. Mucha gente, el pueblo argentino en la calle ni hablar, pensadores, intelectuales nacionales también, pero editorialistas de diarios, de diarios importantes en la Argentina que acompañaron también en su momento, por supuesto, procesos nefastos en este país, decían que cómo los argentinos no honrábamos nuestra deuda, cómo éramos tan maleducados. No levantaban la vista, no veían más allá, la exclusión social, el empobrecimiento de nuestros sectores medios, el quiebre de la estructura productiva, la pérdida global, total del país, el desguace global que sufrió esta Argentina. Porque cuando hablamos de la pérdida del Estado no estamos hablando solamente del remate del capital nacional ni del robo que se hizo sobre el Estado argentino, sino de la otra mayor pérdida: hicieron perder neuronas, construyeron un Estado clientelista. Cuando ahora queremos reconstruir el Estado no tenemos memoria, han desaparecido los cuadros que durante tantos años sostuvieron los vaivenes de la política argentina, como cualquier Estado serio que tiene neuronas permanentes que piensan, que elaboran, que guardan memoria y ayudan a las distintas alternancias políticas a gobernar. Todo eso fue destruido. Claro, eso hay que escribirlo muy chiquitito y muy despacio, porque muchos de los que escriben fueron cómplices de todo ese tipo de situaciones. Yo lo digo sin problemas, porque no vine para quedarme toda la vida acá adentro ni para hacer complacencia con nadie, sino con los errores y virtudes que pueda tener decir lo que siento y lo que pienso, porque en esta Argentina lo que más falta hace es un gran manto de sinceridad y no de hipocresía. Y animarnos a decir las cosas que sentimos y pensamos.
Hoy cuando a la mañana fui recibiendo datos –esperamos tener el miércoles o jueves los definitivos- no es para ponerse contento porque tuvimos que llegar, pero sí va a demostrar que los argentinos podemos, que vamos a tener un buen resultado, calculo yo, en el canje de la deuda; que habremos hecho la mejor negociación de la historia del mundo. Está bien, nuestra deuda es la más grande de la historia del mundo, para el libro de Guinness, ni hablar. Una cosa acompaña la otra. Pero miles y miles de millones que iban a ser saqueados de las arcas de los argentinos han sido salvados y ganados por todos los argentinos. Y ustedes van a ver cómo señores... siempre me dicen que no diga apellidos, pero yo los digo, total, ¿por qué no los voy a decir si aquí en la Argentina es hora? Solanet, los de FIEL, todos estos señores que escribían largas hojas en La Nación. Creo que Solanet es asesor económico de La Nación o de la familia. Han escrito largas notas sobre el “desastre que han hecho”, que hay que prorrogar y demás, y ahora van a decir “el exitoso canje argentino”. Del drama que ellos mismos crearon, porque ellos fueron funcionarios de todos los gobiernos desde 1976 a la fecha. Sí señor Solanet, usted fue funcionario de todos los gobiernos. Es una realidad, no se lo digo para agraviarlo sino para que tenga memoria, nada más. Equivocarnos, nos podemos equivocar todos.
De modo que realmente se dan dos cosas muy importantes: compartir con los científicos, con nuestros becarios, que son un verdadero orgullo y un verdadero ejemplo para que nuestros hijos se miren, indudablemente en ustedes está gran parte de la recuperación nacional, que la sociedad los vuelva a valorar, como creo que los está valorando y que sean el verdadero espejo en el que los argentinos nos miremos; y este Estado que aunque lento se está empezando a dar cuenta de que sin nuestros pensadores, sin nuestros intelectuales, sin aquellos que van construyendo el verdadero capital nacional –que ése es el verdadero gran capital nacional que permite después el capital nacional material – es imposible la reconstrucción de un país en pluralidad, en consenso, en diversidad, con independencia y con integración al mundo.
Les agradezco mucho lo que ustedes hacen, como presidente de la Nación en este tiempo circunstancial de la historia que me toca estar y como argentino. Siento por ustedes un gran respeto y también siento una gran vergüenza muchas veces cuando los miro, porque es una Argentina que se cansó de hablar de estas cosas y después siempre miró al costado y los dejó en la sombra. Cuando más sean ustedes el centro de la vida nacional seguramente más se estará recuperando nuestro querido país.
Muchas gracias, mucha fuerza y a seguir trabajando en forma conjunta para que desde la verdad relativa de todos logremos esa verdad sintetizadora que nos permita acceder a las verdades y respuestas que nuestro país necesita.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada