junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el 121° Aniversario de la localidad de Vedia, Buenos Aires (2006)

DISCURSO EN EL ACTO POR EL 121 ANIVERSARIO DE LA LOCALIDAD DE VEDIA, EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Néstor Kirchner
[23 de Mayo de 2006]

Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires, querido amigo Felipe Solá; señor Intendente municipal, querido amigo Alberto Conocchiari; señor ministro del Interior; ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires; señor Arzobispo de Mercedes y Lijan, gracias por estar acá; señores legisladores; amigos e intendentes: cada vez que llego a este querido pueblo de Vedia - y gracias a Dios lo puedo hacer por segunda vez - siempre llego con el corazón quebrado, pero llego también como sintiéndome parte e hijo de este pueblo.
Yo conocí a Vedia, me lo fueron contando a Vedia, en noches de mates, esperanzas y vino, de las que tantas veces hemos tenido con amigos y hermanos que ya no están y que como yo creían firmemente en una Argentina distinta, todos los chicos: el gringo, el rata…Tantas horas y tanto tiempo que me fui enamorando de Vedia. La historia me permitió venir y les puedo asegurar que cuando ustedes me ven a mí acá, véanlos a ellos también, porque yo estoy cumpliendo con el compromiso de honor del compañero, del amigo, de tantos sueños, que equivocados y acertados, hemos tenido porque nadie es perfecto y seguramente en las ganas de hacer cometemos errores ayer, hoy y los cometeremos mañana en forma cotidiana.
Pero también, cuando miro los rostros de todos ustedes, tengan la firme seguridad del pleno compromiso, que tenemos con nuestro pueblo argentino. No me interesa un segundo estar sentado en el sillón presidencial para permitir que pasen las inequidades que pasaron en el país.
Venimos a dar lucha, venimos a dar pelea por un nuevo amanecer, venimos a buscar la justicia y la equidad, venimos a jugarnos con el pueblo argentino, tomados de la mano para caminar las avenidas de la Patria y volver a levantar esa celeste y blanca, que nos vuelva a cobijar a todos los argentinos con sentido de justicia y equidad.
Los que se quieran quedar discutiendo si sos de tal o cuál lugar, de tal o cuál partido que se queden. La democracia da para todos, pero yo les pido a todos los argentinos que en forma plural, por arriba de la cuestión partidaria, tengamos presente que hay Patria, chicos y viejos que están esperando que los que tenemos la responsabilidad de la hora gobernemos y pongamos lo mejor que tenemos para que nuestro país vaya adelante.
En estos 121 años de Vedia venimos con el señor Gobernador con las inversiones que traemos - millonarias ellas - pero no es un acto de generosidad del gobierno provincial o del gobierno nacional, es el reconocimiento, es la victoria de ustedes que van logrando el pan, logrando el lugar que merecen y el reconocimiento del gobierno provincial y el gobierno nacional a las manos callosas de los vedianos, que nunca la abandonaron y lucharon para que este pueblo, ante las distintas contingencias, siga dando pelea, siga creyendo en sus pioneros, siga creyendo en su historia.
Nosotros venimos a celebrar los 121 años de Vedia con honor, con orgullo y felices de sentirnos en este, nuestro pueblo. También les quiero comentar a ustedes, en estos 121 años y de acá a todos los argentinos, y les quiero contar en la intimidad qué duro que aquellos que han quebrado el país no se retiran así nomás, que nos agravian, nos descalifican, nos atacan y nos quieren quebrar. Y por el contrario, yo les puedo asegurar que ante cada agravio, ante cada ataque, ante cada presión que me hacen para que torzamos el rumbo y no pensemos en los más, llego fortalecido a mi casa y me abrazo a mi compañera, a mis hijos y recuerdo a tantos viejos luchadores que pusieron tanto porque esta Argentina vaya adelante, que a la otra mañana tempranito salgo retemplado para seguir dando la pelea. ¡Que se vayan acostumbrando, voy a seguir peleando, voy a seguir luchando por la convicción, por los principios, por un nuevo país y por una Argentina para todos!
Cuando me tocó asumir sentía vergüenza cuando miraba lo que cobraban nuestros jubilados nacionales: 150 pesos. Dimos ocho aumentos mínimos, a lo mínimo que ganaban hasta llegar a 500 pesos, con los 30 del PAMI.  Por primera vez en 14 años les pudimos subir el 11 por ciento a todos los jubilados. Y claro que es insuficiente, pero empezamos el camino del reconocimiento; nos cuesta 3.300 millones de pesos, que recaudamos los argentinos, pero priorizamos a nuestros jubilados nacionales que estuvieron tanto tiempo de la mano, solos, sueltos, olvidados, llorando en sus casas, en su cocina, en la Patria, que los había dejado de lado.
Claro que sentía vergüenza cuando veía el 60 por ciento de pobreza y hemos bajado casi 30 puntos, hemos bajado la desocupación, la indigencia y hemos multiplicado la inversión. La Argentina va creciendo y ha logrado en la discusión de su deuda privada una quita de 67.000 millones de dólares. Por primera vez logramos tener una quita y cuidar los bolsillos de los argentinos.
También me decían que era un irresponsable por pagarle al Fondo, que cuidara los dineros y las reservas y yo de lo que más me preocupaba era de cuidar a la Argentina del Fondo, que era lo más importante. Porque teniendo al Fondo afuera, tenemos vida, tenemos esperanza, tenemos sueños. Ya sabemos lo que nos pasó y lo que sucedió. Puedo decir que lo logramos, porque le hemos pagado al Fondo, estamos recuperando nuestras reservas y estamos cumpliendo con todos nuestros compromisos.
Por eso les pido solidaridad a los argentinos. Sé y reconozco del trabajo de todos los argentinos, desde la industria al campo, pero también tenemos que pensar que hay que cuidar el bolsillo de los argentinos y que un pedazo de carne, un pedazo de pan, un poco de agua y un poco de acompañamiento tienen que llegar a todas las mesas argentinas. Es la tarea de un Gobierno que siente y que quiere a su pueblo.
Para eso, claro, tiene que haber solidaridad. Voy a seguir trabajando solidariamente por todos los sectores. No me interesa que me ataquen o agravien bajo ningún aspecto, porque mi deber es trabajar por todos los argentinos.
Pero también desde Vedia, en estos 121 años, les pido a todos que tengamos la capacidad de crear un marco de gobernabilidad amplia y plural que permita consolidar las esperanzas y los sueños de todos.
Recién escuchaba lo que decía Felipe en el sentido de que va a llegar el tren a Vedia y la verdad es que me emocioné. Cristina me decía que ése era el tren en el que Evita había venido a Buenos Aires desde Junín y me golpeó más fuerte aún. 
Miren ustedes lo qué habrán hecho con esta Argentina que hace 60 años venía este tren casi parecido al que viene hoy, lo quisieron desarmar y nosotros lo tenemos que modernizar. Tenemos que volver a unir todo el país, como corresponde, con el tren, pues todos los países lo tienen como un instrumento de desarrollo con aportes del Estado, porque muchas veces, en lugares muy chicos, el tren no da rentabilidad financiera, pero da rentabilidad social, da seguridad, da cobertura, acompaña a los pueblos, ayuda al desarrollo de los pueblos, dignifica a los pueblos.
Por eso, muchas gracias, Alberto; muchas gracias por todo. Me he incorporado como vecino de Vedia; si ustedes no lo quieren, mala suerte, pero yo vengo igual. Estoy feliz y contento. 
Cristina me dice: “voy o voy a Vedia”. Bueno, “vas”, dije yo. No tenía...”Y voy y voy a Vedia porque quiero ir al pueblo de nuestros amigos, de nuestros compañeros, de la familia que quiero conocer y quiero conocer a Vedia”, porque tantas veces ella también escuchó hablar de Vedia con tanto cariño de ellos. Por ello, hoy realmente nos sentimos muy felices.
Muchas felicidades por estos 121 años. Tengan la seguridad que este Presidente temporal de la historia, que me toca ser a mí, va a estar acompañándolos permanentemente, que voy a venir a Vedia en actos oficiales, como vengo hoy, pero también voy a venir a Vedia a comerme un “asadito” y a compartir con ustedes momentos de alegría como amigo y con cariño.  Voy a venir a Vedia para poder tocarlos y abrazarlos, a sentirme uno más de ustedes. 
La verdad es que estoy profundamente emocionado, pero creo, Alberto, que estamos cumpliendo; estamos cumpliendo con nuestro pueblo, estamos cumpliendo con los pueblos vecinos, a los que también quiero ir a recorrer, estamos cumpliendo con todos aquellos que creen que es posible construir una Argentina mejor con humildad, con grandeza, con generosidad.
Ustedes saben que a mí me dicen que yo me peleo mucho y que discuto mucho, no importa. ¿Saben por qué discuto mucho y me peleo mucho? Porque no soy hipócrita. Si yo pienso que mienten o que dicen algo diferente, yo les digo lo que pienso. Esto es así. 
Por eso, algunos amigos periodistas y otros no tan amigos, dicen: “No, la libertad de prensa”. Yo la defiendo pero con mi alma a la libertad de prensa, pero también la libertad de expresión. El hecho de ser periodista no da la impunidad de decir cualquier cosa. Y cuando uno tiene las manos limpias, se para y dice lo que tiene que decir con todas sus fuerzas y todas sus ganas.  Esta es una realidad clara y concreta y así debe ser la Argentina.
También dijo Alberto, y tiene razón, que algunos siguen recorriendo los canales de televisión e insultando; yo voy a seguir recorriendo las ciudades, el barrio, el pavimento, el barro, la pobreza, a los que necesitan, porque ésa es mi tarea como Presidente: estar al lado de ellos con todas mis fuerzas.
Muchas gracias, hermanos y hermanas de Vedia; muchas gracias por este cariño y este afecto; muchas gracias por este sentimiento. Los amo profundamente y estoy feliz de estar en estos 121 años de Vedia, estar junto a ustedes y disfrutar del gran cumpleaños. 
¡Viva la Argentina, viva la provincia de Buenos Aires, viva Vedia!
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada