junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de llamado a licitación para el Plan de Modernización Ferroviaria, Línea Sarmiento (Corredor Once-Moreno) (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE LLAMADO A LICITACIÓN PARA EL PLAN DE MODERNIZACIÓN FERROVIARIA, LÍNEA SARMIENTO (CORREDOR ONCE-MORENO)
Néstor Kirchner
[21 de Febrero de 2006]

Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor vicejefe del Gobierno, a cargo del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; señores ministros del Poder Ejecutivo; señores Intendentes; autoridades municipales; señores empresarios; amigo Aníbal; amigos en general: la verdad es que creo que los argentinos tenemos que ir viviendo paulatinamente actos de sinceramiento, porque cuando uno ve que – a los que están acá y a los que están detrás de la televisión – se protesta contra el funcionamiento de los ferrocarriles puede haber tres razones fundamentales, pero hay una esencial, y cuando uno ve algunos chicos con las cámaras corriendo y diciendo: miren cómo anda el tren.
Y cómo van a andar los trenes, si durante años los estuvieron vaciando, cerrando, los trataron de hacer desaparecer del mapa, trataron de hacer desaparecer a los trabajadores desaparecer a los trabajadores ferroviarios y trataron de hacer desaparecer la comunicación ferroviaria en la Argentina.
Argentinos lo que nos pasa con los trenes ahora es el vaciamiento que sufrió el país y podemos empezar a hablar de la época de Onganìa, cuando se armó la famosa discusión con los japoneses, ¿se acuerdan ustedes? A partir de ahí empezó toda esta historia, eran inversiones japonesas que en ese momento querían venir al país, inclusive Ilia que tuvo una actitud en su momento creo yo muy responsable. Es decir, siempre a través de distintas medidas o como cerró su intervención el señor Gobernador: “ramal que cierra es ramal que para” todas estas cosas, todo este vaciamiento nos dejó lo que tenemos hoy y obviamente esa es la verdad esencial y hay que asumirla. No se sale de un día para otro, si pueden salir a vender la noticia y decir: “Qué mal que viaja la gente”. Es cierto, que mal que viaja la gente, pero de un día para otro eso no se arregla. Que lo digan los mentirosos, los demagogos, los que quieren hacer populismo corto, eso de un día para otro no se arregla.
Esto es una inversión que va a llevar tiempo y los argentinos nos vamos a dar cuenta que paulatinamente vamos a ir mejorando. Esta inversión creo que lleva cuatro años, paulatinamente se irán inaugurando distintos tramos, son 400 millones de dólares y es con financiamiento la licitación y es un gran desafío que nos lanzamos para recuperar los trenes en la Argentina.
El otro tema es la tarifa, son los hermanos argentinos más humildes los que trabajan allí, parte de los subsidios van allí para que las tarifas no suban. Claro hay economistas neoliberales que dicen: ¡como tienen ese gasto público en tarifas, como generan esos subsidios! Claro ellos viven muy bien, viajan muy bien, tienen siempre trabajo, están demasiado bien. Entonces, se olvidan de que hay algunos argentinos que apenas han conseguido un trabajo ahora, después de gran sufrimiento durante muchísimo tiempo y que el transporte y todo lo demás genera un gasto muy importante, pero nosotros lo que estamos tratando de hacer es ayudar a los que menos tienen, solidariamente, con los recursos de todos los argentinos y evidentemente deben aportar los que más tienen. Esto también es otro tema central que hay que tener en cuenta, que hay que recordar, que hay que tener buena memoria para poder ir asumiendo con absoluta responsabilidad.
El otro tema son los concesionarios, y algunos son pícaros, y algunos están acá, porque la verdad hay algunos acá. Yo no me caso con nadie; no se ponga colorado, yo lo que quiero es que trabajen para la gente. Es decir, tiene que funcionar bien, el Secretario de Transporte tiene que controlar bien, nosotros tenemos que controlar bien y las cosas tienen que funcionar bien. Porque ponemos mucho esfuerzo en este tema, mucho esfuerzo.
Lo digo sinceramente, he contado hasta diez varias veces para tomar algunas determinaciones. Eso también existe porque sería negar la realidad, espero que hayan entendido, que entiendan, ya tomamos una caducidad de concesión y Dios quiera que los demás se embalen definitivamente y nos den la satisfacción que esperamos todos los argentinos. Espero eso, espero que ustedes también, pero esto es central y esencial. Tenemos que hablar con sinceridad a los argentinos porque si no este doble discurso y esta cosa que la dirigencia política habla una cosa y la gente otra, hablemos las cosas tal cual son.
El tercer elemento fundamental es la responsabilidad del ciudadano de cuidar los trenes, no los rompan, no permitan que los rompan, esos son bienes argentinos. Ahora que estamos comprando en España, en Portugal, se están fabricando nuevos no los rompan, cuídenlos, porque no están perjudicando a nadie, están perjudicándose a sí mismos y a todos los argentinos. Hay que cuidarlos, entonces cuidémoslos porque son patrimonio argentino. Ya los vamos a volver a querer como los queríamos en un tiempo, como antes, con fuerza.
Yo sé que empieza en este Gobierno y seguirá en otros, y los argentinos volveremos a tener los trenes que merecemos. Como dijo Felipe con toda claridad, en todos los lugares del mundo siempre hay algún subsidio estatal que ayuda al funcionamiento de los trenes, porque es la forma de que el tren se convierta en un servicio público y no en la rentabilidad individual para determinados grupos económicos. El Estado tiene que tener un rol de presencia promotora, a algunos no les gustará, hasta en Estados Unidos es así, ni hablar de Canadá y demás.
Es fundamental hablar estas cosas con absoluta claridad, tenemos mucha esperanza, queremos mucho a los trenes, cómo no vamos a querer a los trenes, como no vamos a querer algo que es fundamental, queremos que lleguen a toda la Argentina. Cuando veía que la gente quería viajar otra vez al interior en los trenes y no había lugar, porque recién están empezando, y porque tenemos todavía estos trastos viejos que tenemos que ir renovando, que estamos comprando, se me caían las lágrimas de bronca, pero son años de vaciamiento, durante años se vació la Argentina. Entonces, la inversión no se puede hacer de un día para otro, se está haciendo ahora porque nos estamos recuperando. Hemos renegociado bien la deuda privada, ahorramos 70 mil millones de dólares; le pagamos al Fondo. Nuestro superávit fiscal primario lo estamos destinando a las necesidades argentinas.
Si me permiten me voy a salir un poco del tema, pero hoy leí en un prestigioso diario argentino: “El Presidente miente”, en otras palabras decía que yo mentía. Yo lo voy a decir con todo afecto y con todo respeto, porque yo tengo respeto por esos periodistas, creo que se han equivocado. En el tema que salió con un título grande “viene una reforma impositiva” “hay comisión formada”. Les quiero decir a los argentinos que están acá y a los demás que yo me puedo equivocar, seguramente lo hago todos los días, pero mentir no miento. No he visto a ningún diario ni a ningún periodista, o a la mayoría de ellos, sacar fe de erratas o rectificarse, ellos no se equivocan nunca, siempre tienen la verdad, nos quieren escribir el país a través de su diario, o de los medios. Se tienen que dar cuenta de que los argentinos ya hemos aprendido a desconfiar de ciertas cosas.
Le quiero decir con todo respeto a este amigo periodista que respeto, que nunca formamos una comisión para tratar una reforma impositiva, no hay ni un decreto presidencial, no hay ninguna resolución de la ministro de Economía, y no hay ninguna comisión. Les abro todos los despachos, toda la Casa de Gobierno, donde quieran ir a buscar, y si ese periodista encuentra un decreto o una resolución de la formación de la comisión, no hablamos más, si no le pido que haga una fe de erratas, aunque sea chiquitita, porque nunca se conformó. Y los nombres que dicen, tampoco; algunos ni siquiera sé quiénes son. No niego que el periodista que escribe la nota sea avezado, puede ser avezado y muy bueno, pero es falible, o por ahí le dieron una información equivocada. Que culpa tengo yo si le dieron una información equivocada. Pero a todos los argentinos, el día que empecemos a trabajar en una reforma de impuestos, que hay que hacerla con tiempo, con forma y demás, se lo vamos a comunicar. Y a este amigo periodista también le digo, ya que dice: “Kirchner nos pelea por la agenda”, que me importa la agenda a mí, me importa el país, la gente, no la agenda, cómo puede ser, es increíble  La verdad es que me vengo a enterar ahora que estaban compitiendo conmigo por la agenda. Si yo no tengo diario, radio, televisión ni nada. Y eso de que le me escapó la tortuga, como decía, me parece que se les escapó a ellos.
Creo que son buena gente, son buenos periodistas, tienen la suerte de trabajar en un buen diario, a veces es digno decir que estaban mal informados. Dicen: “nos informó un miembro de ADEBA”. Desafío públicamente a que algún miembro de ADEBA diga que le dijimos nosotros que había una comisión que estaba reformando los impuestos, uno que lo diga, porque va a estar mintiendo si lo dice.
Esto es para que empecemos a hablar con sinceridad de todos los temas. Nosotros podemos acertar, nos podemos equivocar, este país viene creciendo al 9 por ciento, este país tiene 4 millones más de ocupados, este país bajó la desocupación al 10.2, este país bajó la pobreza del 57 por ciento al 34, la indigencia del 27 al 12 por ciento, este país tuvo en enero 1.600 millones de superávit, pero los gastos en inversión pública, obra pública, inversión social, becas, educación los doblamos, es decir que tenemos un gran superávit fiscal pero hemos doblado la inversión pública que hemos hecho.
Yo digo: por qué no me ayudan un poquito, ayúdenme, si soy un ser humano falible. Esa gente que tiene la posibilidad de ayudar que lo haga, en un sentido de crítica constructiva, dejemos de lado esa actitud autodestructiva que a veces también la tienen los medios, porque parece que los únicos responsables siempre son los militantes gremiales, o los militantes políticos, y ha habido ladrones, sinvergüenzas y demás, seguramente, pero el día que escuche de los medios de prensa una autocrítica, estamos empezando a andar la nueva Argentina, porque si no ellos nunca se equivocaron.
Uno va a creer más en un medio si tiene la capacidad de autocriticarse, o decir: “tuve una mala información. Les puedo asegurar que han sacado informaciones, aún este prestigioso diario, que nunca se cumplieron, pasa, son informaciones, son análisis, todo eso bárbaro. Pero tengan en claro que como Presidente no les miento a los argentinos, trato de trabajar lo mejor posible, hago todo lo que está a mi alcance, tratamos de llevar adelante estas obras, el viernes vamos a firmar la interconexión eléctrica Mendoza-San Juan, que para el desarrollo industrial de esa región es bárbaro, es decir, trabajo, trabajo y más esfuerzo.
A estos prestigiosos amigos les digo que esta es la verdad, no voy a salir a decir una cosa por otra, para que voy a formar una comisión clandestina, en qué mundo viven, es increíble. A veces a uno le cuesta creer el tipo de análisis. Y les digo con toda sinceridad, no les discuto la agenda a ustedes, cómo les voy a discutir la agenda, esa no es mi tarea, mi tarea es gobernar, hacer todo lo que pueda por mi Patria.
Quiero agradecerles a todos la presencia, todos tenemos un sueño, ustedes, la gente que nos mira por televisión, los dueños de los medios, los periodistas a los que me refería, que algún día recuperemos los trenes al servicio del pueblo. Hoy estamos haciendo un gran esfuerzo subsidiando al tarifa ¿Saben cómo quieren que le saque el subsidio a la tarifa? Claro, hay algunos que no se dan cuenta que favorece a millones de argentinos. Creo que hay que ayudar a los que más necesitan, con mayor esfuerzo, y así me critiquen todos los días, voy a seguir ayudando a esa tarifa porque esa tarifa ayuda a que muchos argentinos vayan a trabajar, en esta Argentina que intenta salir del infierno, y que espero que cuando termine mi mandato, el 10 de diciembre, lo pueda hacer.
Muchas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada