junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la Ciudad de Mar del Plata (2005)

DISCURSO EN LA CIUDAD DE MAR DEL PLATA
Néstor Kirchner
[19 de Febrero de 2005]

Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires, querido amigo Felipe Solá; señor Intendente Municipal, querido amigo Katz, realmente feliz de estar en esta Provincia y en esta querida Ciudad; señores ministros, autoridades; señores de las distintas organizaciones empresariales, vecinales, de ONG de esta querida ciudad de Mar del Plata:
La verdad es que me han conmovido los marplatenses, me han conmovido tremendamente y cuando hoy caminaba por La Rambla, por las calles de Mar del Plata, cuando entraba en este querido local, cuando cruzaba manos, abrazos y besos con distintos hermanos y hermanas de esta hermosa tierra marplatense, me conmovía profundamente, pero también me trajo un recuerdo: aquel día que me tocó asumir, cuando abrí la llave de un despacho y vi que un país se nos venía encima.
Nos habían hecho creer, nos habían hecho sentir que los argentinos no podíamos, que los argentinos éramos los peores del mundo, que los argentinos nos autodestruíamos entre nosotros, nos habían hecho perder la autoestima. Y cuando veo hoy que los brazos de los argentinos y argentinas se vuelven a levantar, cuando veo que vuelve a flamear con orgullo la bandera nacional, cuando vuelven a sentir orgullo de ser argentinos y de levantar la Argentina, se me caen las lágrimas de emoción porque está renaciendo la patria, la patria de todos, que es la patria que nos merecemos. 
Les puedo asegurar que no me guían –y créanlo, con la sinceridad y crudeza con que gusta hablar como hombre del sur que soy- terceras intenciones. Yo le pido al pueblo argentino y también a los dirigentes que no piensan como uno y que es bárbaro que así suceda en democracia, que terminemos con la tarea de la autodestrucción. Ser dirigente no es hablar mal del otro, sino ayudarlo a pensar bien al otro, porque pensando bien con el otro vamos a hacer el país que los argentinos nos merecemos. 
La Argentina este año ha vuelto a crecer casi el 9 por ciento y es uno de los países que más crece en el mundo. Les puedo decir que en diciembre la desocupación está rondando el 11,3, volviendo a bajar muy fuerte y en el trimestre va a estar en el 11,9 ó 12, teniendo otra baja muy fuerte –casi la mitad- de desocupación que cuando empezamos a gobernar. Le estamos ganando de a poco la batalla a la falta de trabajo y se la estamos ganando con la solidaridad de todos. 
Esta Argentina que viene creciendo hace 11 trimestres consecutivos, esta Argentina que un momento –y ustedes hermanas y hermanos de la provincia de Buenos Aires y de Mar del Plata lo saben- tuvo que ver y encontrarse con algunos que se enorgullecían diciendo “vamos a emitir estos bonos y estos papelitos que no valen nada”, recuperamos los bonos y devolvimos la plata, la moneda nacional al bolsillo de los argentinos como una clara y concreta acción de recuperación nacional. 
Esta Argentina que vivía de rodillas y con miedo ante los organismos multilaterales. Cuando venían las autoridades del Fondo Monetario Internacional, los que gobernaban el país estaban tres días sin dormir y nos entregaban en media hora. Se terminó el tiempo de arrodillarnos, hoy se defiende el interés nacional como elemento central y fundamental. 
Esta Argentina, con un crecimiento de la recaudación, con una inflación controlada, con reservas que están llegando a los 20.700 millones, después de haberla tomado con 8 ó 9 mil millones de reserva y, fundamentalmente, negociando el canje de la deuda con una quita histórica nunca vista en el mundo, entre el 70 y el 75 por ciento. Ya con lo que llevamos arreglado hemos ahorrado más de 25 mil millones de dólares. Es la primera vez que ganamos, es la primera vez que decimos: hacemos la quita y defendemos el bolsillo de los argentinos. 
Que sepan, con todo respeto, todos aquellos que tienen bonos argentinos en el mundo, que se presenten, les queda una semanita porque no va a haber otra oferta; ahora o nunca que la tomen o sino, problema de ellos porque nosotros hemos hecho todo el esfuerzo para que la Argentina pueda cumplir. 
El crecimiento de la inversión, la baja de la indigencia, la baja de la pobreza, es una Argentina que empieza a cambiar. ¡Pero cuánto nos falta todavía! Estamos tratando todavía de salir del infierno al que nos llevaron.
Por eso a veces cuando escucho que algunos se enorgullecen de la década del 90 y dicen que insertaron a la Argentina en el mundo, creo que ni insertaron a la Argentina en el mundo pero también lo peor que hicieron es que condenaron a la pobreza y al hambre a millones de argentinos. Sin ningún tipo de contemplación vendieron la patria, vendieron las empresas nacionales, remataron todo y, encima, se llevaron todo, generando un marco de corrupción que a la Argentina y a los argentinos nos ha avergonzado. 
Por eso ahora, a mí no me va a temblar la mano. A veces algunas decisiones parecen fuertes, pero si hay algo no está bien, el Gobierno debe proceder. Y por eso en estas horas, queridos amigos de Mar del Plata y de la Argentina toda, escúchenme bien, por eso en estas horas hemos procedido como hemos procedido: hemos tomados decisiones muy fuertes respecto de quienes conducían la Fuerza Aérea Argentina, porque ellos tenían la obligación de informarle al Ministro y al Presidente que había narcotraficantes que estaban utilizando un aeropuerto internacional argentino para transferir droga. 
Yo no vengo a quedar bien con nadie. No nos avisaron, hemos procedido y hay que ir hasta el fondo. Queremos saber el nombre de todos los culpables, la Justicia tiene que proceder con firmeza, la Justicia debe ser rápida y debe tener celeridad, porque no solamente está la voluntad política de un gobierno, sino que también tienen que funcionar los otros poderes y en este caso y en todos los casos, la justicia se debe aplicar con la responsabilidad que corresponde. 
También les quiero decir que se terminó ese tiempo de llamar al sacrificio y al ajuste. Hay que ajustar para que la Argentina pueda salir adelante. Al contrario, hay que aumentar la producción, el trabajo, el poder adquisitivo de la gente para que ésta pueda salir adelante; se terminó eso de que cada día vamos a estar peor. Cada día tenemos que estar mejor, paso a paso, pero cada día mejor, eso es lo que queremos los argentinos. 
Queridos marplatenses, queridos argentinos, queridos compañeros trabajadores de la UOCRA: ustedes saben que hemos puesto en marcha el plan de viviendas más ambicioso que recuerda los últimos años de la historia argentina, 120 mil viviendas. En abril, seguramente, lanzaremos otro para seguir reactivando, para seguir generando trabajo, para seguir dinamizando cada localidad, para seguir generando riqueza interna y consumo interno que, conjuntamente con el fuerte crecimiento de las exportaciones, van a acelerar la síntesis que la economía argentina necesita para crecer.
Nosotros no queremos un país que crezca solamente para unos pocos; tenemos que trabajar fuertemente en la distribución del ingreso. Basta de esta historia del vaso que nunca derrama. Esta Argentina tiene que crecer y tienen que crecer los empresarios nacionales, la clase media y la clase trabajadora, los argentinos en general para sentir en carne propia el crecimiento argentino. No como en la década pasada que sólo un pequeño grupo disfrutaba de ello. 
Yo les quiero agradecer profundamente, conjuntamente con Cristina. Le decía recién –es como cuando que consultan con la compañera cuando van a tomar una decisión, porque sé que ahora se va a enojar la custodia, se va a enojar éste, se va a enojar el otro- que nosotros veníamos y nos íbamos, pero vinimos y nos vamos a quedar a dormir en Mar del Plata. Porque se lo merece, es un hecho concreto y real, quiero estar acá, lo quiero realmente, en algún hotel nos van a alojar. 
Querido Gobernador, querido Intendente: a trabajar mucho, a hacer la Cumbre de las Américas, a hacerla con mucha fuerza y en la Cumbre de las Américas a defender el principio de la igualdad. No importa quiénes sean los que vengan o por más grandes que se sientan los que vengan, los argentinos y los pueblos de América, el pueblo de Chile, de Lagos; el pueblo de Uruguay, de Tabaré Vázquez; el pueblo de Brasil, de Lula; el pueblo de Venezuela, de Chávez; los pueblos de América y el pueblo argentino vamos a estar abrazados defendiendo el MERCOSUR, defendiendo a América del Sur y defendiendo la integración de los pueblos de América del Sur. 
Muchas gracias, Mar del Plata, hemos traído todo nuestro esfuerzo, cuenten permanentemente conmigo y, para terminar, no quiero dejar un tema sin tocar y por eso lo dejé para el final: Mar del Plata ha mejorado muchísimo y, en estos días, hay algunas incertidumbres respecto de la pesca y a mí no me gusta irme sin dejar de hablar todos los temas porque es la forma que entre el pueblo, la gente y los dirigentes nos creemos, que hablamos así, va y viene y ustedes tienen que saber lo que yo pienso. Es un tema que conozco y le he dado instrucciones claras al secretario Nieto; no tengan ninguna duda que la tarea, el desarrollo de la industria pesquera en Mar del Plata como en el resto del país, se va a seguir potenciando en un plano de igualdad y tenemos que encontrar la compatibilización de intereses para que nadie pierda un solo puesto de trabajo y se fortalezca la industria definitivamente con un proyecto estratégico. Debemos saber conversar y resolverlo. El Presidente va a ser garantía de llevar este tema adelante. 
Me voy profundamente emocionado, muchas gracias Mar del Plata, sé que tomados de la mano, sé que dejando de lado divisiones secundarias, sé que levantando una sola bandera que es la bandera de la patria y la bandera argentina que nos contenga a todos, sé que abrazándonos fuerte a la Argentina, sé que dejar la disputa, ésa en la que a veces nos encierra la vieja dirigencia de pelearnos partido contra partido, de sindicato contra sindicato, sé que si encontramos el vaso comunicante y espiritual de unirnos todos los argentinos en pos del trabajo, la producción y la dignidad, la justicia, la lucha contra la corrupción y contra la impunidad, un nuevo país va a asomar.
Muchísimas gracias, Mar del Plata; muchísima fuerza, mucho coraje, siempre adelante, siempre con convencimiento, es posible una Argentina con todos.
Muchas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada