junio 20, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la presentación de las bases del Régimen de Abanderamiento y Charteo de Buques (2004)

DISCURSO EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DE LAS BASES DEL RÉGIMEN DE ABANDERAMIENTO Y CHARTEO DE BUQUES
Néstor Kirchner
[6 de Agosto de 2004]

Señores gobernadores; señores ministros del Poder Ejecutivo nacional y provincial; autoridades nacionales, provinciales y municipales; señores intendentes; legisladores; representantes gremiales; señores empresarios; señoras, señores, hermanos trabajadores que se encuentran en la Plaza acompañándonos en esta decisión que estamos tomando: realmente creo que las expresiones de quienes me antecedieron en el uso de la palabra han sido suficientemente claras.
Estamos dando un paso trascendente, uno de los tantos pasos trascendentes que tenemos que dar en la Argentina y seguramente, ante estos pasos trascendentes como la decisión de terminar con este decreto que avergonzó durante años a los argentinos, también surgen las fuerzas de la reacción, que existen, que están y que no quieren ver en la Argentina el avance de un proyecto nacional que definitivamente recupere la identidad perdida, la equidad, la justicia y la inclusión social.
Se han acostumbrado a creer que la racionalidad, el concepto y el pensamiento que vale es el equilibrio de los intereses que no son nuestros y cada vez que hablamos de defender los intereses de nuestra Patria nos quieren marcar como irresponsables, como irracionales, como aquellos que no entendemos lo que está pasando en el mundo. Vaya si entendemos lo que está pasando en el mundo que tomamos esta medida para terminar con la inequidad que durante tantos años destruyó la Marina Mercante Argentina. 
Decíamos que cuando llegamos a esta Casa Rosada no lo hicimos para dejar las convicciones en la puerta. Hace pocas horas tomamos otra determinación que es defender los intereses de los argentinos, el bolsillo de los argentinos, y defender una herramienta que es una de las pocas que nos quedaron de la devastación que sufrimos los argentinos en el manejo de la ecuación energética: ante el abuso del aumento de las naftas por parte de las empresas petroleras que trabajan en la Argentina, colocar las retenciones no para recaudar sino para poner equilibrio y tope a un petróleo que se explota y se obtiene en la Argentina, que nos quieren colocar al precio internacional y que los argentinos lo paguemos con nuestra espalda, nuestro sudor y nuestro esfuerzo. Entonces mal acostumbrados nos encontramos también con algunos que escriben, hablan y que en vez de defender los intereses de los argentinos permanentemente salen a defender los intereses que no son nuestros.
Estas son las cosas que pasan en la Argentina, para ustedes, para los que nos miran por televisión. Por eso medidas como las retenciones, como la determinación de la línea de bandera, como la de defender la industria naval, medidas que tiendan a combatir la indigencia, la pobreza, a generar empleo, que permanentemente aceleren el crecimiento de consumo, las vamos a seguir tomando.
La única forma de poder construir una Argentina con equidad y con justicia es tener la decisión y la voluntad de encontrar un país equilibrado, donde la clase trabajadora vuelva a ser la clase trabajadora, donde la clase media pueda volver a ser la clase media y donde también, aparte de aquellos que quieren venir a invertir a la Argentina y los recibimos con los brazos abiertos, estén nuestros empresarios nacionales como orgullo del crecimiento económico de este país.
Son temas que definitivamente los debemos reconstruir con mucha fuerza y mucha decisión. Bien decían acá recién que este es el primer paso, obviamente que tenemos que trabajar y lo estamos haciendo en la conformación de medidas de carácter industrialista que tiendan a posibilitar la competitividad de nuestros astilleros y armadores para consolidar definitivamente la recuperación de la industria naval argentina.
Estuvimos en el astillero Río Santiago, hemos recorrido y conocido otros astilleros de la Argentina y vamos a trabajar firmemente para que recuperen todo el espacio perdido. Podemos decir con orgullo que se han realizado acuerdos y contratos, en el caso específico de la República de Venezuela, para avanzar en la posibilidad de tener mucho trabajo y muchas posibilidades de convenios y acuerdos que permitan la reactivación y la mano de obra.
Tenemos que reconstruir la Argentina y la tenemos que reconstruir del abismo al cual nos han llevado. Nosotros no generamos estos 170 mil millones de dólares de deuda que tiene la Argentina, no generamos los casi 18 millones de pobres con los que tuvimos que empezar el gobierno, respecto a los 15 millones que tenemos hoy; no generamos la cantidad de indigentes; no generamos la bandera roja para las industrias y los empresariados nacionales; no tiramos el consumo a los niveles lamentables que se llegó; nosotros como todos ustedes, desde el lugar que podíamos, levantamos nuestra voz ante lo que estaba pasando. Por eso duele profundamente cuando aquellos mismos dirigentes que fueron voceros y que se cansaron de elogiar las políticas aplicadas en los 90 en la Argentina hoy nos quieren decir qué es lo que hay que hacer, en vez de tener por lo menos una actitud muchísimo más humilde ante la cantidad de errores, si fue hecho de buena voluntad, o ante la cantidad de horrores, si fue hecho de mala voluntad, de este proceso de entrega y desnacionalización tremendo que sufrió la Argentina.
Por eso les pido mucha firmeza a todos los argentinos, mucho convencimiento, tenemos que avanzar paso a paso, con absoluta decisión, y tenemos que construir un país que nos contenga a todos. Este Gobierno tiene la absoluta decisión de hacerlo, porque no vinimos a durar en aquella silla, a mí no me interesa que me digan “buen día señor Presidente, buenas noches señor Presidente”, me interesa que los argentinos vean que hay otro argentino que siente la Patria como ellos y pelea con las herramientas que tiene para hacer una Argentina distinta .
Por eso, amigos y amigas, autoridades presentes: mucha firmeza, mucho convencimiento, y también mucha capacidad de autocrítica, porque cuando hay vocación de hacer también uno se equivoca. Nosotros no tenemos ningún problema en corregir todo aquello que no se ha hecho correctamente, pero no queremos corregir aquellas cosas que para algunos sectores de la concentración argentina no se han hecho correctamente porque perjudican sus intereses; aquellas cosas que no se han hecho correctamente y perjudican a los argentinos van a ser corregidas inmediatamente porque nadie es perfecto. La teoría de esta Argentina que cada vez que un hombre o una mujer se sienta en ese sillón se vuelve perfecto es lo peor que nos puede haber pasado a los argentinos. Somos hombres comunes, con errores y con virtudes como cualquiera y debemos tener la capacidad de corregirnos permanentemente. Por eso tengan la seguridad absoluta de que nunca vamos a estar en el encierro o la tozudez de una idea que perjudique al desarrollo o a la reconstrucción de la Argentina.
Les quiero agradecer profundamente vuestra presencia acá, la solidaridad, el convencimiento, la unidad. Volvemos a recuperar de a poco el sentido de pasión por la Patria y pasión por las cuestiones de la Argentina, pasión por la bandera, pasión por recuperar y luchar por utopías que creíamos que era imposible poder llevarlas adelante. Seamos absolutamente unidos y solidarios todos, que no nos dividan cuestiones menores y que con absoluta amplitud con todos los sectores de la sociedad argentina reconstruyamos o hagamos la transición hacia la construcción de un proyecto nacional que nos vuelva a dar esa identidad que nos permitió hacer de la Argentina lo que hicieron aquellos que se jugaron por ella.
Muchísimas gracias a todos.
 NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada