junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la colocación de la piedra fundacional de la automotriz Honda, en Campana (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE COLOCACIÓN DE LA PIEDRA FUNDACIONAL DE LA AUTOMOTRIZ HONDA, EN LA LOCALIDAD DE CAMPANA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Néstor Kirchner
[15 de Noviembre de 2007]

Señora Presidenta electa ; señor gobernador electo -acerté, lo dije tantas veces- realmente estoy feliz que Daniel sea gobernador electo de la provincia de Buenos Aires; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires, querido amigo Felipe; señor presidente, directivos y operarios de la empresa Honda; monseñor Sarlinga, es un placer compartir con usted esta hermosa puesta en marcha de esta inversión; señor Intendente Municipal de Campana, licenciado Adalberto Tonani; señora intendenta electa –vienen fuertes las señoras, presidenta, intendentas, gobernadoras, es importante lo que está pasando en el país; autoridades nacionales, provinciales, municipales; señoras y señores: yo tengo una profunda felicidad hoy y ustedes me van a entender, porque somos todos parte de esta Argentina.
Cuando asumí el 25 de mayo de 2003, me tocaba discutir con distintas organizaciones sociales cómo otorgábamos los planes sociales para que los argentinos pudieran sobrevivir. A cuatro años y medio, me estoy despidiendo de mi gestión acompañando a las autoridades de Honda, colocando la piedra fundamental de una empresa automotriz y ellos cumplieron con la palabra empeñada.
Se imaginan qué cosa diametralmente opuesta; realmente, siento una felicidad profunda, porque esta es la Argentina que nosotros queremos, la Argentina de la industria, la Argentina de la convergencia de la industria y del campo, la Argentina con valor agregado, la Argentina donde nuestros técnicos, nuestros ingenieros tengan todas estas posibilidades de realizarse, tengan trabajos dignos.
Cuando estuvimos con la gente de la empresa Honda inaugurando en Florencio Varela la fábrica de motos, dijeron: “vamos a traer la industria automotriz”. Yo les tomé la palabra y cumplieron. El Gobierno también cumplió, y juntos el sector privado invirtiendo y el gobierno acompañando esas inversiones, vamos profundizando la reconversión económica.
Antes de salir hacia aquí, me comunicaban que en el mes de agosto el crecimiento también estuvo arriba del 9 por ciento, 9,1 por ciento, es decir, la Argentina sigue pujante, con fuerza, generando empleo. Creo que tenemos en nuestras manos una gran posibilidad trabajando todos los argentinos desde la pluralidad, con consensos, sabiendo y teniendo calidad en la diferencia. Sin agraviarnos, sin descalificarnos podemos construir una Argentina que los argentinos nos merecemos y podemos estar a la altura de lo que han pensado nuestros pioneros.
Creo que se van consolidando todas las variables económicas; evidentemente estoy absolutamente convencido que los tiempos que les vienen a los argentinos van a ser mucho mejores que los que nos han tocado vivir. Eso es muy importante, porque los argentinos tenemos que apostar en positivo, que lo que venga siempre sea mejor que lo que se va, porque nos va a ir a todos mejor y siempre las alternativas que se vayan generando tienen que ser superadoras a las que están, porque de esa manera, desde el punto de vista creativo no de quiebre, es sumar, sumar y sumar para que las cosas nos vayan yendo cada día mejor.
Creo que la inversión habla por sí sola, van a trabajar más de mil argentinos, más de setecientos operarios en la construcción de la fábrica Honda. Imagínense ustedes, se han vendido 524.000 automóviles este año; en un solo mes, en agosto, se vendieron 53.000 que fue todo lo que se vendió en el 2002 y según las tendencias, estaríamos arriba de 600.000 en el 2008 y de 700.000 en el 2009. Esto es bárbaro, porque va garantizando la transformación y la reconversión de la Argentina.
Les agradezco profundamente habernos dado la oportunidad de estar en esta inauguración. Sé que les va a ir muy bien, apostamos al éxito, que tengan mucha rentabilidad, porque si a ustedes les va bien nos va a ir bien a todos los argentinos. Nos va a alegrar ver a muchachos y muchachas jóvenes trabajando, con futuro, con ilusiones, con esperanzas, con sueños, con la recuperación de la autoestima que es tan lindo.
Les deseamos honestamente la mayor de la suerte. Creo que las palabras en este caso son mucho menos expresivas que la realidad que ustedes han anunciado y que hoy se pone en marcha.
Que Dios los acompañe, que tengan muchísima suerte y que realmente esta Argentina se profundice. Gracias, en serio, quiero que lo sepan todos los argentinos, gracias a la empresa Honda por cumplir su palabra, porque no la han cumplido con un gobierno en un tiempo determinado de la historia; la cumplieron con el Estado Argentino, la cumplieron con la Nación Argentina y eso es muy importante, porque cuando se crean esas confianzas el futuro siempre es promisorio.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada