junio 20, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en las Jornadas de Inclusión Social (2004)

DISCURSO EN LAS JORNADAS DE INCLUSIÓN SOCIAL
Néstor Kirchner
[29 de Noviembre de 2004]

Queridos amigos intendentes de distintos lugares del país y de distintos pensamientos políticos que se encuentran presentes aquí en este verdadero día de trabajo; autoridades nacionales y provinciales; argentinos y argentinas que hoy realizamos esta gran reunión entre todos nosotros para compartir las tareas concretas de la recuperación de la patria y de los argentinos: todos estos rostros que hoy vemos aquí, ya están golpeando decididamente las puertas de la inclusión social que se debe dar en la Argentina, porque son los rostros del trabajo, del esfuerzo y de la dignidad de la patria que nunca más pueden quedar al margen del desarrollo argentino. 
Es la Argentina de los argentinos que quedaron sin voz durante muchísimo tiempo, durante una larga década y esta presencia de todos ustedes y de las manos del trabajo y del esfuerzo de una punta a la otra de la Argentina, más allá de cualquier ubicación partidaria, es la Argentina en la que se ha dado un punto de inflexión. Ya no hay más tiempo para la impunidad, llegó la hora de la justicia, del trabajo, del esfuerzo y de una Argentina que nos contenga a todos y esto debe ser claramente entendido. 
Claro, queridos amigos y amigas, que este trabajo llevado adelante con mucho esfuerzo por las organizaciones sociales, llevado adelante también con mucho esfuerzo por los distintos municipios, llevado adelante por distintos dirigentes, por distintos profesionales con absoluta solidaridad, fue para encontrar el camino y la respuesta que tenemos que dar para ir superando paso a paso la Argentina a la que no queremos volver.
Es por eso que el tema de las cooperativas nace como un objetivo claro para recuperar la dignidad como lo es también el tema de la inversión pública. Por eso, nos hemos mantenido firmes en que gran parte del superávit fiscal argentino esté destinado a la inversión pública, a las cooperativas, al trabajo, a tratar de reincorporar con todas nuestras fuerzas a aquellos hermanos y hermanas que quedaron excluidos. Y lo vamos a seguir haciendo con toda nuestra potencialidad.
También quiero decirles que no importan las trabas que nos pongan, no importan aquellas tareas que a veces parecieran querer generar algún grado de desaliento. Cuando un pueblo se pone en marcha, cuando un pueblo decidió recuperar su dignidad, cuando un pueblo quiere volver a ser protagonista, cuando un pueblo sin distinción de color se toma de la mano como hoy y decide avanzar por las avenidas de la patria, es nuevo también el horizonte de la nueva Argentina. El nuevo amanecer está ahí nomás, lo tenemos cerca, nos tenemos que acompañar unos a los otros para poder lograrlo. 
Después de años de que nuestra Argentina estuvo en recesión y paralizada, muchas veces tratan de buscar en cuestiones banales, en cuestiones secundarias tratando de entorpecer el camino. Yo estoy tratando de poner todo lo que está a mi alcance sin renunciar a un solo principio ni a una sola actitud o a alguna cosa que hayamos dicho antes de ser gobierno. Claro, sé que a algunos les molesta y les gusta más verme de cocktail en cocktail que me venga a abrazar con ustedes en la construcción de una nueva Argentina, la Argentina que todos nosotros deseamos tener. 
Ustedes ven que algunos comentaristas o algunos periodistas escriben preocupados por la seguridad del Presidente y uno ve la línea política y el concepto que tienen y no tengan dudas que lo que menos les preocupa es la seguridad del Presidente. A ustedes sí les preocupa, pero a ellos no, lo que tratan de generar es la confusión. Por eso yo deposito en ustedes el acompañamiento, lo deposito en su afecto, en su cariño, en la decisión de un pueblo argentino; no hay mayor seguridad que la que me puedan dar todos ustedes acompañándonos a cambiar el rumbo y que no volvamos a caer.
Ven, queridos hermanos, que está bajando la indigencia, ven que está bajando la pobreza y que está bajando el desempleo y lo estamos logrando con mucho esfuerzo y vamos a persistir y vamos a lograr el objetivo. Porque nuestro objetivo, no es meramente una declamación sino una acción concreta. Queremos una patria para todos los argentinos.
Llegó la hora de que esas banderas argentinas que suenan tan fuerte en nuestros corazones cubran toda la patria, que haya una bandera argentina larga y grande que nos dé cobertura a todos los argentinos para que empecemos a sentir más propia esta patria que es nuestra patria y como patria nuestra, nos debe abrazar a todos, a nuestras familias, a nuestros hijos, a nuestros abuelos a nuestros jubilados para volver a sentir que la patria nos cobija. La Argentina es nuestra y hagámosla para todos, la Argentina quiere estar de pie, la Argentina quiere volver a sentir orgullo de sí misma y es una tarea a lograr por todos los argentinos. 
Emociona ver las cooperativas como trabajan, verlas en La Matanza, en Santa Fe, en Chaco, en el Sur, en el Norte, pasando por Olavarría y tantos lugares de la Argentina. Cuando estuve en Jujuy me emocioné hasta las lágrimas cuando veía las manos de los jujeños mostrando las viviendas construidas por ellos y en las que iban a vivir sus familias con un orgullo y dignidad propios del criollo y del patriota argentinos.
Por eso les quiero decir, mucha más inversión, muchas más cooperativas y trabajo argentino. Sé que el camino es largo, nadie puede prometer que el sol amanezca de un día para otro después de lo que han hecho en la Argentina. Pero tampoco tienen ante ustedes a un Presidente que les viene a pedir que lo sigan, porque ya sabemos lo que nos pasó por seguir y seguir. Lo único que les vengo a pedir es que me ayuden, que me acompañen, que nos tomemos de las manos y que juntos construyamos la Argentina que estamos necesitando en forma absolutamente solidaria. 
Queridos compañeros, queridos amigos, queridos hermanos y hermanas: aquellos que creen que tratando de poner todo tipo de trabas, aquellos que en vez de poner la capacidad de autocrítica negativa, de reconocer los errores que han cometido, de darse cuenta que la Argentina no llegó por sí sola a esta situación, en vez de sacarse la bolsa de la espalda y tratar de creer que son paracaidistas húngaros, tendrían que tener un gesto solidario con la Argentina y tratar de tener una capacidad de autocrítica constructiva. Pero no hay problemas, si ellos se quieren seguir escapando en helicóptero, que lo hagan, yo pongo mi espalda y pongo con el pueblo argentino todo mi esfuerzo para poner este país de pie. No hay problemas, si quieren seguir huyendo que sigan, acá estamos con toda nuestra fuerza argentina a poner todo nuestro esfuerzo para construir un país con todos. 
También vamos a seguir defendiendo con la fortaleza la posición argentina tanto interna como externa. No nos van a amilanar ni nos vamos a dejar atropellar. Primero, queremos generar una Argentina sustentable y la generación de una Argentina sustentable marca que lo primero que hay que atender y resolver es lo que estamos haciendo dentro de nuestra patria que ha sufrido durante tanto tiempo y allí van todos nuestros esfuerzos. Y, en segundo lugar, nos cambiarán las fechas, pasarán las cosas que puedan pasar, no importa, seguiremos trabajando con todo nuestro esfuerzo para que la Argentina pueda potenciarse con todas sus fuerzas para seguir en el camino del crecimiento. Pero no nos corran, no tenemos miedo y sabemos qué tenemos que hacer en cada paso: siempre en cada paso que damos, primero la Argentina, primero los argentinos, primero la patria, primero nuestra bandera, primero el país. 
Yo les quiero agradecer de corazón verlos trabajar, ver trabajar a esta cantidad de agrupaciones y de localidades presentes aquí, ver esta verdadera asamblea popular, una asamblea popular convocada en base al trabajo digno y al trabajo nacional, ver esta pluralidad presente, recuperar la capacidad de los sueños, recuperar la capacidad de la esperanza, da una gran fuerza espiritual, queridos hermanos y hermanas.
Por eso, los convoco con todas mis fuerzas a seguir soñando, a transformar las ilusiones en realidad, a seguir manteniendo nuestra capacidad transgresora, a poder construir una Argentina que sea absolutamente viable para todos, con absoluta amplitud, con absoluta pluralidad, con el fin de la impunidad, con una Argentina que no sea de unos pocos poderosos o de la concentración económica, sino con una Argentina que sea de los trabajadores, de la clase media, de los empresarios nacionales, una Argentina que vuelva a construir su frente externo, una Argentina que recupere su autoestima, una Argentina que vuelva a respetar al que investiga, al que trabaja, al decente, al que estudia, una Argentina donde se levante la bandera en cada rancho de la patria para volver a decir: acá está la Argentina, acá estamos los argentinos y este país lo estamos haciendo en nombre de nuestros abuelos para nuestros hijos.
Muchas gracias, mucha fuerza argentinas y argentinos; muchas gracias señores intendentes y por la patria, por la Argentina y por todos.
Gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada