junio 20, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en Moreno, Provincia de Buenos Aires (2004)

DISCURSO EN LA CIUDAD DE MORENO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Néstor Kirchner
[2 de Diciembre de 2004]

Querido señor amigo y compañero Intendente municipal de esta querida localidad de Moreno; querido amigo y compañero señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores senadores; diputados; ministros; amigas, amigos, hermanas y hermanos que están presentes aquí; hermanos y hermanas que están afuera y que nos acompañan soportando el fuerte calor, el sol que hoy tiene la localidad de Moreno, la provincia y la Capital Federal: la posibilidad de compartir con ustedes otro día más de trabajo y esfuerzo, otro día más en la búsqueda de la dignidad que nos arrebataron en las últimas décadas en la Argentina, me llena de profunda alegría y los vengo a abrazar con el mismo compromiso y la misma fuerza de siempre; aquí estoy para trabajar junto a ustedes. 
Estamos dando una batalla gigantesca por recuperar la Patria, por volver a construir trabajo, como ese trabajo que estamos construyendo a través de estas dignas cooperativas que son un verdadero ejemplo para todos los argentinos.  Trabajo que honra para que las manos de nuestros trabajadores y trabajadoras puedan generar el sustento de dignidad para el propio hogar. Es el cambio profundo que queremos consolidar en la Patria. Claro, es verdad, hay algunos a los que solamente les preocupa cómo les va o cómo crecen ellos y en la Argentina llegó la hora de la solidaridad. Está bien que les vaya bien a los de arriba, pero que les vaya bien a los de abajo para que no haya tantos abajo y se puedan realmente ir recuperando. 
Tienen que aprender a ser solidarios. Queremos una Argentina que contenga a todos los argentinos; queremos que la bandera de la Patria vuelva a dar cobijo a todos y no solamente a unos pocos, que cuando cantemos el himno nacional, cuando levantemos la bandera y cuando gritemos ¡Argentina!, sea porque la Patria es para todos y no solamente para unos pocos. Esta es la gran tarea que entre todos tenemos que llevar adelante. 
Ustedes saben que algunos que por allí tienen la noble tarea de hacer periodismo muchas veces a uno lo critican porque dicen que no me gusta ir a las reuniones protocolares; ¿en qué reuniones protocolares puedo estar pensando cuando cada minuto que tengo lo debo dedicar al pueblo argentino para que este pueblo argentino pueda salir adelante?  Voy a las que juzgo que son importantes para el país.
Pero también esos mismos que escriben de esa forma, esos mismos que a veces se lamentan de la falta de trabajo y pobreza en la Argentina, si hubieran usado con firmeza esa pluma cuando la Argentina fue saqueada, el destino del país sería absolutamente distinto. Los que les falta trabajo y los pobres en la Argentina no necesitan lamentos con la pluma, necesitan solidaridad, acción y complementación para poder conseguir trabajo, inclusión social, dignidad, educación, salud, volver a ser considerados verdaderamente seres humanos. 
Es fácil hablar desde lugares muy cómodos de los sufrimientos de otros. Es hora de que no se tenga solamente el lamento sino la solidaridad para construir una Argentina distinta y eso es lo que estamos haciendo. Con errores y con aciertos, no hay seres humanos perfectos, todos tenemos virtudes y errores, tenemos que apoyarnos en las virtudes y corregir los errores. Pero todos tenemos errores, algunos de los que escriben y otros de los que intentamos trabajar. No hay seres perfectos, porque hay algunos de los escriben que creen que hacen todo bien, pero no pueden mirar su memoria para atrás porque escribieron cada cosa en cada momento y en cada tiempo, que si la memoria lo recordara nos daríamos cuenta qué es lo que nos ha pasado a los argentinos. 
Cuando días pasados destinamos parte de los recursos nacionales para dar el aumento en las asignaciones familiares, para aumentar y darles el premio que merecen nuestros jubilados y para dar el premio a los planes sociales, lo hicimos con el esfuerzo de la solidaridad para estar un poco mejor. Un gobierno que esté junto a su pueblo en forma permanente. 
Pero hay que tener en claro que se sale día tras día, no hay salidas mágicas, aquellos que nos hablaron de salidas mágicas después se terminaron yendo sin poder verle la cara al pueblo. Construir una nación, construir un país es el trabajo de todos los días; volver a darle la dignidad a este pueblo es el trabajo cotidiano; vencer a la corrupción es el trabajo cotidiano; lograr la inclusión social es el trabajo cotidiano; lograr que la mayor cantidad de chicos puedan estudiar es el trabajo cotidiano; llegar con las pensiones que merecen nuestros mayores es el trabajo cotidiano; la gran casa se construye, hermanos y hermanas, trabajando todos los días. 
Por eso estoy nuevamente en Moreno, por eso vinimos a anunciar más de 100 millones de pesos en obras, por eso venimos a apoyar fuertemente a las cooperativas, por eso venimos a abrazarnos en el trabajo cotidiano y digno con todos ustedes. Y sepan que tienen ante ustedes a un hombre común al que le toca en este tiempo de la historia ser Presidente, pero yo soy un hombre común como ustedes, tengo las mismas alegrías que ustedes, las mismas angustias. Me toca ser en este tiempo de la historia Presidente y quiero cumplir con mi pueblo, cumplir con esa esperanza de ir construyendo una Argentina distinta, y yo sé que si ustedes me ayudan, si tomados de la mano recorremos las avenidas de la Patria, vamos a construir la Argentina que necesitamos, la Argentina de la justicia y la solidaridad. 
El esfuerzo del señor Intendente, el esfuerzo cotidiano del señor Gobernador y todo el esfuerzo que ponemos nosotros, sin mezquindad de ningún tipo, va a seguir generando el camino de la recuperación.
Por eso les vengo a decir, queridos hermanos y hermanas, que vuelvo para seguir trabajando con ustedes, que dentro de pocos días estaré de vuelta por Moreno, que mi compromiso con esta gran localidad de Moreno es permanente y que el camino de reencontrar la alegría de un país distinto es meta de todos los días de todos nosotros.
Los abrazo fuertemente, muchas gracias Moreno, muchas gracias por compartir este momento, muchas gracias hermanas y hermanos de las cooperativas. Así, con la alegría de la esperanza y del trabajo, con la reconstrucción de los sueños, con la actitud positiva y con muy buena memoria. Tengamos buena memoria porque la buena memoria nos va a garantizar que nunca más tengamos que vivir lo que vivimos.
Muchísimas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada