junio 20, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en Sáenz Peña, Provincia de Chaco (2004)

DISCURSO EN PRESIDENCIA ROQUE SÁENZ PEÑA, PROVINCIA DEL CHACO
Néstor Kirchner
[18 de Noviembre de 2004]

Señor gobernador de la provincia del Chaco; señor gobernador de la provincia de Formosa; señor Intendente Municipal; señores intendentes; autoridades nacionales, provinciales, municipales; organizaciones libres del pueblo presentes aquí; amigas, amigos; compañeros, compañeras; correligionarios; amigos todos: en una Argentina que ha sufrido tanto, en la que nos han golpeado tanto, les quiero decir de corazón a los hermanos chaqueños y a las hermanas chaqueñas que más allá de los tiempos electorales nos abracemos todos fuertemente en el himno que une a todos los argentinos, que es nuestro Himno Nacional que nos va a dar la fortaleza para reconstruir y refundar la patria con todas nuestras fuerzas. 
Entre ustedes, chaqueños y chaqueñas, junten mucha fuerza, traten -más allá de las diferencias- de acordar. El problema creo que no es de los chaqueños y chaqueñas que trabajan día a día y cotidianamente aquí, el problema es de aquellos que a veces se olvidan a donde pertenecen y cuando crecen un poco se olvidan de los hermanos que dejan en su tierra; esto es lo importante. 
Por eso les digo que he venido a que este querido Chaco, como he ido a Formosa, a Corrientes, a Jujuy, a levantar la bandera del Norte Argentino que durante tanto tiempo estuvo olvidado y en las manos de Dios.
Es hora de que la patria toda -lo digo como hombre del Sur- y el centro del país se dé cuenta que este Norte Argentino necesita la mano solidaria y la actitud de todos los argentinos para recuperarse de los golpes sufridos y volver a ser un lugar de trabajo, paz y amor como deseamos todos. 
En esa tarea, como dijo el señor Gobernador cuando firmábamos el acuerdo días pasados, estamos reconstruyendo la posibilidad de recuperar el tren del Belgrano; en esa tarea hemos lanzando la licitación privada del gasoducto del Noreste y en esa tarea –escúchenme bien- sin vender falsas ilusiones y paso a paso como a mí me gusta -primero hacer el proyecto, después la licitación, luego firmar el contrato y brindar cuando terminemos la obra-, vamos a avanzar paso a paso con el acueducto que es la obra deseada por todos los chaqueños. 
Es una bandera de todos los chaqueños que no debe ser usada bajo ningún aspecto por ningún gobierno municipal, provincial o nacional, incluyéndome, con ningún fin electoral. Es un acto de justicia que el pueblo del Chaco tenga gas y agua como corresponde, como también correspondía hacer lo que acabamos de firmar aquí en el Chaco con el señor Gobernador, dar el apoyo para que los jubilados chaqueños no tengan ningún sobresalto; ayudar a sanear la caja de jubilados para que nunca más tengan problemas, y acá hemos traído el dinero para hacerlo. 
De común acuerdo con el señor Gobernador, los diputados nacionales, senadores y el Intendente hemos firmado obras de vivienda y rutas que son para todos los chaqueños, obras en las que el Gobierno Nacional invierte tratando de devolverle la potencialidad al Chaco.
También les quiero decir que centenares de millones durante los años que corren se van a invertir en el Chaco como corresponde y vamos a venir a visitar las obras. Le pido al pueblo del Chaco que sigan viendo cómo avanzan para que si se paran me avisen, porque no hay mejor control que el del pueblo. 
Ustedes saben -y desde el Chaco quiero aprovechar para hablarles a todos los argentinos- que lamentablemente todavía queda alguna dirigencia, alguna gente en este país responsable de las cosas que nos pasaron, responsables de haber formado parte en algún momento de gobiernos que no estuvieron a la altura de la historia, que en vez de ayudar les gustaría que a la Argentina no le vaya bien.
Nosotros le vamos a seguir tendiendo las manos solidarias, pero le vengo a pedir al pueblo del Chaco, no que me siga, porque ya sabemos lo que nos pasó por seguir, seguir y seguir, lo que le vengo a pedir al pueblo chaqueño es que me ayude, que nos tomemos de la mano, que caminemos por la avenida de la patria y le digamos a la Argentina toda y al mundo entero que la Argentina de la dignidad y la justicia se puso en marcha, que se terminó la corrupción en el país, que se premia el trabajo, que se premia al que más estudia, al que más investiga, que se premia a aquel que mejor hace las cosas en la sociedad. 
Bien decía alguien muy importante de la Argentina en su momento que todos los hombres son buenos pero controlados mejor. Ustedes controlen a todos los funcionarios y al Presidente también para que esta patria pueda ir hacia delante. 
Para poder reconstruir fuertemente el país, para poder solucionar el problema del endeudamiento externo, para seguir bajando la indigencia, la pobreza y el desempleo, hay que tener claras políticas nacionales de inversión y recuperación de la economía argentina que nos lleven a reconstruir la clase trabajadora, la clase media y los empresarios nacionales, porque allí está la estructura fundamental que nuestra patria necesita. 
Es obvio que seguiremos diciéndoles las cosas que corresponden, porque la crisis en la Argentina es verdad que fue por una dirigencia que no estuvo a la altura de la historia -por ser suave- pero también la responsabilidad de los organismos multilaterales de crédito es muy grande, y el Fondo no se pude hacer el desentendido, debe hacerse una autocrítica cuando con las políticas del Fondo se llenó de pobres la Argentina. ¡Ellos van a tener que cambiar, la Argentina está de pie! ¡La Argentina tiene la lucha concreta de volver a recuperar su capacidad y su autonomía! 
Yo les quiero agradecer profundamente, vengo de una provincia muy chica, soy un hombre del interior. Algunos cuando ven que defendemos con tanta fuerza el federalismo y una patria mucho más equilibrada dicen “ahí va caminando el pingüino”. Y sí, soy un pingüino que está al servicio de la patria y lo digo de corazón.  Siempre lo digo y cuando vengo al Chaco con el calor que hay aquí me siento más pingüino que nunca.
Pero la verdad es que hay algunos que viven hablando todo el día, que hablan de los pobres y no los conocen, algunos que estuvieron muy poco tiempo en sus cargos públicos y no fueron capaces de hacer nada; algunos que formaron parte de un gobierno que se escapó en helicóptero por atrás de la Casa de Gobierno; algunos que se ponen serios y dicen “a la Argentina hay que darle más ajuste”. ¡Mientras me toque ser Presidente se terminó el ajuste a espaldas del pueblo, es hora de que otros hagan los esfuerzos! 
Yo sé que en este lugar están manos callosas de trabajo, están productores chaqueños que buscan el apoyo decisivo de la Provincia y de la Nación para encontrarle rumbo y futuro a su producción; están organizaciones libres del pueblo que colaboran, trabajan y creen en un futuro distinto; están empresarios, comerciantes, trabajadores. Yo llamo a todos los chaqueños a trabajar juntos en la recuperación global de la Argentina y a trabajar juntos con la presencia de nuestro querido amigo el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, en la repotenciación del Norte Argentino, que es la asignatura pendiente.
Yo me quiero despedir de todos ustedes y siento, chaqueños, que me han hecho emocionar. He visto miles de rostros aquí y en la calle con un cariño y con un afecto que me ha conmovido hasta el alma y me ha comprometido eternamente con este querido Chaco, Roque Sáenz Peña, Villa Angela, Resistencia, Las Leonas, El Impenetrable.  Esos brazos abiertos y estos argentinos y argentinas que levantan la bandera nacional, que levantan la insignia patria diciendo: ¡luchemos todos para que nuestra bandera nos vuelva a contener a todos los argentinos! ¡Luchemos todos para que nuestra bandera nos ayude a emprender una patria para todos! ¡Luchemos todos para vencer la indigencia! ¡Luchemos todos para vencer la pobreza, para recuperar la alegría, para sentir lo que somos capaces!
Argentinos y argentinas: recuperemos la autoestima. Durante mucho tiempo nos dijeron que los argentinos no servíamos y que había que traer todas las cosas de afuera, demostrémonos a nosotros mismos y al mundo entero que los argentinos somos de los mejores y que tenemos una gran patria, una gran Argentina, que merece ser vivida con orgullo y dignidad. 
Muchas gracias chaqueños, muchas gracias chaqueñas, muchas gracias señores intendentes, señor Gobernador, señores legisladores; muchas gracias a todo el pueblo del Chaco, muchas gracias compañeros. Les dejo mi corazón sureño, les dejo el abrazo del frío pero el sueño de una patria caliente que nos albergue a todos.
Muchísimas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada