junio 20, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de lanzamiento del Plan Nacional de Desarrollo local y economía social "Manos a la Obra" (2003)

DISCURSO EN EL ACTO DE LANZAMIENTO DEL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO LOCAL Y ECONOMIA SOCIAL "MANOS A LA OBRA"
Nestor Kirchner
[11 de Agosto de 2003]

Señora ministro de Desarrollo Social; señores ministros del Poder Ejecutivo nacional y provincial; señores presidentes de los consejos consultivos; representantes de organismos no gubernamentales e institucionales; autoridades nacionales, provinciales y municipales:
Nosotros abrazamos con mucha fuerza y pasión la implementación de políticas sociales integrales como "El hambre más urgente", en primera instancia; el "Plan Alimentario Nacional", ahora el plan "Manos a la Obra", que también es muy importante y, sucesivamente, van apareciendo distintos esquemas de políticas sociales absolutamente integradores, en una Argentina donde los argentinos debemos tener en claro, pero con absoluta claridad, qué tipo de país queremos construir. Porque esto es muy importante para poder visualizar las posibilidades que tiene Argentina de generar un proyecto alternativo que nos permita de una vez por todas realizar el país y la nación que nosotros queremos.
Hay que terminar decididamente con los discursos confusos, amarillos, que somos esto o que no somos; se construye un tipo de modelo en este país o nos resignamos nuevamente al viejo modelo que siempre quiere volver.
Fíjense ustedes que cuando se discute un plan económico en la Argentina, ese plan es el que plantean ciertos grupos concentrados de la economía o no hay plan económico; cuando se discute la forma de generar políticas sociales sucede lo mismo; cuando se discuten las políticas de salud, o son los que manejan el sistema de salud o, evidentemente, no pueden aparecer planes "Remediar" o esquemas alternativos que generen la posibilidad de tener una salud distinta o establecimientos distintos u hospitales distintos. En la política laboral sucede exactamente lo mismo.
Es decir que hay que entrar a perfilar qué Argentina es la que nosotros pretendemos; qué Argentina es la que vamos a llevar adelante y en esto hay que estar absolutamente claros, porque si nosotros no logramos conjugar una correcta alianza en la construcción de esa Argentina entre todos los sectores de la sociedad, más allá de cualquier partido político; en la producción nacional; en la consolidación de las empresas nacionales -obviamente abierto a las inversiones extranjeras pero en el marco de la construcción de un país-; en la fuerte inversión en obra pública como elemento de reconversión económica y generador de mano de obra, que es tremendamente importante; en políticas sociales activas; en políticas claras y concretas que nos determinen la consolidación de la construcción de un proceso económico productivo nacional, la Argentina no va a tener posibilidades de desarrollarse. Nuevamente vamos a estar con los objetivos y las metas que nos impuso aquella cultura del 90. Esa cultura, ese proceso del 90, a todos nosotros nos ha dejado claras marcas, muchas veces analizamos de esa misma forma y terminamos resolviendo de esa manera.
Por eso siempre que se anuncia este tipo de políticas o cuando se intenta cambiar las cosas, hay algunos dirigentes que dicen "ya van a los momentos difíciles y ahí vamos a estar nosotros" o "va a llegar esto". Pareciera ser que gobernar la Argentina siempre es castigar la espalda de los que menos tienen o de los sectores medios de la sociedad o la producción nacional o el trabajo nacional.
Honestamente, con los brazos abiertos, con el corazón abierto, pero con la decisión y con el claro rumbo que tenemos que tomar, los invito a que construyamos una Argentina donde sí tengamos que hacer un esfuerzo, pero un esfuerzo para estar mejor; donde sí tengamos que ser solidarios, pero solidarios para ir avanzando todos los días un poco a partir de esta Argentina que hoy está 10 kilómetros bajo tierra, de este subsuelo. Porque si no, nos vamos a encontrar siempre con las políticas de los lobbies o de aquellos que escriben en distintos medios diciendo que si acá no se hace tal y tal política la Argentina es impracticable; claros agentes de determinados grupos concentrados de la economía.
Es hora de que los argentinos empecemos a darnos cuenta de estos temas, que entremos a proceder solidariamente porque esto nos va a permitir construir un país distinto. A esto apelamos.
Venir –honestamente se los digo, con absoluta franqueza- para profundizar la Argentina que nos han dejado, bajo ningún aspecto fue mi intención cuando iniciamos este largo maratón, esta larga lucha y esta larga epopeya por conducir la Argentina. Creemos en las convicciones, creemos en un país distinto, sabemos de los matices y las diferencias que pueden existir, pero creemos también que definitivamente la madurez del pueblo argentino tiene que llegar a ese marco de saber que tenemos que colocar un ladrillito hoy, otro mañana, pero para entrar a construir un país que sea nuestro país, no un país que lo estemos mirando por televisión mientras hay millones y millones de argentinos que son excluidos sociales e institucionales.
Este es el gran desafío: este plan, esta inversión de 300 millones de pesos este año dirigido a 350 mil beneficiarios, 650 millones de pesos el año que viene, y todo el esfuerzo que podamos hacer y toda la obra pública que vamos a anunciar, que va a ser mucha y que con bastante esfuerzo la vamos a hacer, tiende a generar las bases de una Argentina distinta donde tengamos un Estado presencial, donde aparezca de vuelta no el Estado benefactor, sino el Estado que promueve, la provincia que actúa y el municipio que ejecuta, generando una clara funcionalidad donde la gente vuelva a darse cuenta que las instituciones del Estado juegan un rol fundamental. Esto junto con la inversión privada, que queremos que le vaya bien, que queremos que gane muchísimo dinero pero que también los argentinos ganemos muchísimas posiciones perdidas. Tiene que haber una clara complementación de intereses.
Esto es así, todos nuestros objetivos están dirigidos a este tema, no les tenemos miedo a los tabúes, no tenemos miedo a que si hacemos esto o no mañana pasaremos por todos los caminos y los senderos angostos que haya que pasar, pero todas las negociaciones, acuerdos y demás que tengamos que llevar adelante van a estar pensados en las viabilidad del conjunto del pueblo argentino, porque creemos que es imposible lograr acuerdos externos que no tengan sustentabilidad interna. Tiene que haber sustentabilidad interna con acuerdo externo para una Argentina viable.
Esta es la gran lucha y por eso nosotros decididamente estamos haciendo todo este gran esfuerzo para que las políticas sociales lleguen directamente a la gente, que haya inversión de acuerdo con nuestras posibilidades y Dios quiera que podamos demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de reedificar esta querida Argentina.
Muchas gracias y muchas gracias por estar aquí.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada