junio 08, 2012

"Las reformas constitucionales y las creencias religiosas" Comunicación del Ministro de Interior, Ramón Gómez, al Gobernador de Santa Fe, que expresa el pensamiento del Presidente, H. Yrigoyen (1921)

LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES Y LAS CREENCIAS RELIGIOSAS [1]
Ramón Gómez
[22 de Abril de 1921]

Excelentísimo Señor Gobernador de la Provincia de Santa Fe:
DR. ENRIQUE M. MOSCA

Buenos Aires, abril 22 de 1921.
Tengo el agrado de dirigirme al Señor Gobernador por especial encargo del Excmo. Señor Presidente de la Nación, para llevar a su conocimiento las observaciones que le sugiere la discusión promovida en la Honorable Convención Constituyente de esa Provincia sobre cuestiones de carácter religioso. 
Las luchas religiosas que dividieron a la humanidad pertenecen ya a una época remota y en el grado de elevación que han alcanzado las ideas fundamentales de la vida en el fuero íntimo del espíritu, renovar su discusión «podría aparecer inusitado.
Ha contribuido al bienestar del pueblo argentino no verse hondamente dividido por causas de esta índole, y en el respeto recíproco de todas las opiniones hallaron con razón los organizadores de la nacionalidad un factor eficiente para la paz social.
Las leyes no generan ni extinguen las creencias en las almas y entre tanto la pública discusión de sus postulados y preceptos crea siempre antagonismos.
La misión de los altos poderes del Estado es de paz y de armonía y este «resultado sólo se obtiene desenvolviendo una acción moral y positiva y este resultado con prudencia, para evitar todo motivo de choque en el campo de las ideas y de los sentimientos, cuando ello no tiene por objeto asegurar una mayor felicidad para los pueblos.
Al llevar a la consideración de V. Excelencia estos anhelos inspirados en los altos propósitos ligeramente esbozados, me permito invocar también la solidaridad de ideales y aspiraciones con las cuales se han alcanzado las grandes conquistas de que hoy disfruta el país y que para, llegar a culminarlas, los argentinos que nos convocáramos en el gran movimiento de opinión, fijamos como regla de conducta invariable, el reconocimiento y restauración de las bases esenciales de la nacionalidad tal como estaba consagrada en sus estatutos cardinales.
No dudo que el Señor Gobernador ha de poner una vez más al servicio de tan elevados fines todos los justos prestigios de su acción ciudadana y de su alta investidura de gobernante.
RAMÓN GÓMEZ
Ministro del Interior

Fuente: “Ley 12839. Documentos de Hipólito Yrigoyen. Apostolado Cívico – Obra de Gobierno – Defensa ante la Corte”, Talleres Gráficos de la Dirección General de Institutos Penales, Bs. As 1949.-
[1] Nota del Ministro del Interior, trasmitiendo el pensamiento del Presidente Yrigoyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada