febrero 22, 2013

Discurso de la Presidenta, Cristina Fernández, en el acto de conmemoración del aniversario del Bautismo del Lago Argentino en el Calafate (2013)

DISCURSO EN EL ACTO DE CONMEMORACIÓN DEL ANIVERSARIO DEL BAUTISMO DEL LAGO ARGENTINO EN EL CALAFATE
Cristina Fernández
[15 de Febrero del 2013]

Muy buenos días a todos y a todas. Señor Vicegobernador de la Provincia; señor Intendente, vecino de esta querida localidad de El Calafate; señores diputados e intendentes de localidades vecinas; diputados provinciales; amigos, amigas, compañeros, vecinos, abanderados, abanderadas y escoltas de todos los colegios calafateños; pioneros a los que siempre les damos ese lugar de privilegio que deben ocupar quienes vinieron a fundar estas tierras en épocas muy difíciles, donde no había ni Ruta 40 ni celulares, ni interconectado ni gasoducto ni acueducto ni nada, era simplemente pampa, voluntad y patria, como lo hizo el Perito Moreno.
Hoy estamos recordando precisamente el bautismo del Lago Argentino descubierto por nuestro Perito Moreno, un gran patriota.
La verdad que hoy es un día de mucha felicidad, primero porque acabamos de firmar un convenio para un viejo proyecto que me desvelaba y era que en esa vieja manzana que está en la avenida principal y que todos conocen como el nombre de manzana de la Gendarmería, cuando en realidad es manzana del Estado Nacional, unida a lo que hoy es el predio del Consejero Agrario, que es municipal y que la municipalidad le ha destinado otro lugar, se construya allí el Anfiteatro del Bosque, que sea algo muy típico de El Calafate, donde podamos festejar todos los 15 en Calafate, sin armar carpas, en una construcción netamente sureña, netamente patagónica. Por eso el convenio a 99 años de comodato como único fin precisamente de este proyecto, que va a salir del pueblo, de los hijos del pueblo, y esperamos que antes del 2015 podamos festejar. ¿Vamos a hacerlo antes del 2015? Más te vale. O sea que el próximo festival, no el del 14 pero sí el del 15 lo podamos festejar allí en ese lugar.
Ustedes ya saben cómo me gusta todo el tema constructivo, pero la idea es utilizar el predio, con sus magníficos árboles, no vamos a tirar un solo árbol -los árboles son sagrados, los árboles no se tocan, por lo menos acá en Calafate sobre mi cadáver únicamente-, como ingreso al anfiteatro, por eso se va a llamar Anfiteatro del Bosque todo lo que hoy es el Consejo Agrario, con esta arboleda añosa e ir caminando para que la gente pueda ingresar y que el escenario esté de espaldas al viento, de modo tal que se pueda estar al aire libre y no solamente podamos usarlo una vez al año sino que se puedan proyectar películas, hacer espectáculos teatrales, culturales, en esta Calafate que ya lo único que le falta creo que es eso. Por eso queríamos traer no este regalo, porque no es ningún regalo, sino esta contribución a mejorar también la calidad de vida de los calafateños y la oferta turística de El Calafate que es de todos los argentinos. Esto que quede claro, como las cataratas del Iguazú, el Perito Moreno está acá pero es de todos los argentinos como lo son todas las riquezas turísticas de todo el país.
Y estamos también muy felices porque acabamos de inaugurar una ampliación del Centro Comunitario, de más de 1000 metros cuadrados. ¿Qué nombre tiene el CIC Alicia? Ah, todavía no tiene, a armar concurso para el nombre. La verdad que está equipado con todas las más modernas instalaciones para salud, para atención temprana de la niñez, para atención de aquellos que tienen alguna discapacidad de carácter neurológico, todo con mobiliario hecho por carpinteros de aquí de El Calafate, con consultorios ginecológicos, odontológicos, de niños, en fin, una obra muy importante que además está en un barrio apartado si se quiere. Porque la idea es precisamente que no haya desigualdades, uno de los ejes de nuestro gobierno es precisamente la lucha contra la desigualdad y queremos que todos los calafateños, los que tienen la suerte de vivir en el viejo Calafate, en el centro, donde están todos los servicios, y aquellos que han venido después y han construido sus casas en los alrededores, en los distintos barrios de El Calafate, tengan los mismos servicios y la misma calidad de vida que deben tener todos los habitantes de una localidad. Por eso lo hemos celebrado con mucha alegría por parte de todo el personal que está atendiendo con tanto amor, los vecinos regalando sus cuadros, hay unos cuadritos muy bonitos regalados por los propios vecinos, con un parque hermoso para juegos, un lugar magnífico.
Y también, como no podía ser de otra manera, hoy inauguramos lo que ha sido la ampliación, la triplicación del aeropuerto internacional. Me olvidaba de la Ruta 40, antes del aeropuerto, recién lo decía Arturo Puricelli respecto de su madre de 95 años, que no lo puede creer y sí, yo me acuerdo que cuando Néstor era gobernador… ya hace más de 10 años que no gobierna Santa Cruz, ¿como se nota no? Pero bueno, me acuerdo que comenzó la Ruta 40 por el Turbio, porque era el lugar que más lo necesitaba porque el Turbio estaba prácticamente aislado, no tenía gas, no tenía rutas. Una vez alguien dijo, un dirigente nacional que vino una vez al Turbio dijo que cuando se iba del Turbio y miraba para atrás él sentía que los que estaban allí se quedaban, esa era la sensación que tenía. Un dirigente sindical importante, no está con nosotros hoy pero en aquella época me acuerdo que dijo eso y fue una frase que me quedó muy grabada porque era esa sensación de abandono, esa sensación de quedarse, no te llegaba el gas, no te llegaba la ruta, no había aeropuerto, no había nada. Había nada más que la mina con sus mineros, con su esfuerzo, con sus habitantes haciendo patria ahí en la frontera. Ahora está totalmente integrada, vamos a seguir trabajando y hoy nada más y nada menos que haciendo la usina termoeléctrica, también una obra que bueno, ¡si habremos discutido con esa obra! Nosotros queríamos transformar a Río Turbio en una localidad turística y además hacer ajo y nos pintaban “no al ajo y no al turismo, sí al carbón”. Bueno, ajo, turismo y carbón también ahora, ¿por qué hay que ser excluyentes? Yo creo que esta es la clave y esa ruta 40 que él empezó siendo gobernador es una de las grandes deudas, no solamente de toda la democracia y de toda la historia argentina, porque es una ruta maravillosa que es la columna vertebral de la República Argentina, que va desde Jujuy a Tierra del Fuego, y nos falta terminar. En Santa Cruz no había un solo kilómetro, el primer kilómetro de Ruta 40 lo empezó construyendo Néstor Kirchner gobernador y espero que el último kilómetro lo termine Cristina Kirchner presidenta.
Por eso siempre vamos por más. Pero esta Ruta 40 va a cambiarle también el perfil turístico a toda la zona cordillerana porque ya no solamente se va acceder desde el aeropuerto o desde la Ruta Nacional número 3, que son las vías de acceso, sino que es un paseo fantástico porque se está uniendo a todas las otras obras que estamos haciendo con Vialidad Nacional en el resto del país, la Ruta de los Siete Lagos y todo lo que va a ser el cordón cordillerano, más la Ruta del Vino, o sea para que tengan, para tomar vino, para los lagos, para todo.
Estaba hablando también del aeropuerto, donde me regalaron algo muy lindo, una réplica del decreto que él firmó el 30 agosto 1999 -aquí está su firma- cuando otorgó la concesión del aeropuerto. Un aeropuerto que fue construido íntegramente con fondos provinciales. En aquel momento todo lo que se hacía en la provincia era con fondos provinciales porque la Nación, no solamente a nosotros, en realidad no había obras de infraestructura en todo el país, pero a nosotros un poquito menos porque como no estábamos de acuerdo con algunas políticas nacionales nos dejaban un poquito más de costado. Pero nunca esto fue motivo de queja ni de excusa, al contrario, fue motivo de esfuerzo, trabajo y voluntad para transformar una realidad que era adversa. Los que se quejan no merecerían ser gobierno ni acá ni en ninguna parte, porque en definitiva si se quejan los gobernantes qué le queda la gente digo yo ¿no?
Vamos a hacer entonces muchas cosas y me estaba acordando de este aeropuerto que lo inauguramos y me acuerdo el orgullo de él y hoy, con fondos nacionales, con fondos del fondo fiduciario hemos triplicado el aeropuerto, hemos pasado de más de 3000 metros a 9200 metros cuadrados, casi 10.000 metros de aeropuerto, que además ahora es Aeropuerto Internacional de El Calafate, porque por disposición de este gobierno hemos instalado la aduana, hemos instalado también el control de migraciones, pero lo que es más importante: en esta semana comenzó a funcionar el aparato ILS que permite que los aviones puedan aterrizar en forma automática. Ustedes recordarán que muchas veces durante el invierno nos quedábamos sin aviones por el mal tiempo, ahora van a poder entrar porque ese aparato, esa tecnología permite que desde la trompa prácticamente sea traído el avión y sea aterrizado. Esto va a permitir también desviar vuelos que no puedan aterrizar en Comodoro o en Tierra de Fuego y que lo puedan hacer en Santa Cruz. Los fondos son por supuesto absolutamente nacionales, porque obviamente por el altísimo grado de endeudamiento que tiene la provincia no podíamos hacerlo a través de préstamos. Con todo lo que ya se le ha prestado a la provincia, préstamos del Banco Nación que están pagando más otras cosas, realmente es un gran esfuerzo que el Gobierno Nacional hace para destinar estos fondos fiduciarios a este aeropuerto que es para todos los argentinos, fundamentalmente para el turismo que nos visita de todas partes del país.
Cuando recién estaba allí me acerqué a un montón de turistas porque había llegado un avión -también tenemos mangas, tenemos dos mangas hoy en el aeropuerto de El Calafate- había turistas brasileros, ecuatorianos, holandeses, franceses, de distintas partes del país, misioneros, había de la provincia de Buenos Aires, ustedes saben que es realmente un aeropuerto internacional. Por eso les decía del gran esfuerzo que ha hecho el Gobierno Nacional autorizándole al fondo fiduciario aplicar más de 100 millones de pesos para hacer esta ampliación que se hace con el esfuerzo -vuelvo a reiterar- del Gobierno Nacional. Yo creo que todas las otras pequeñeces hay que dejarlas allí porque no vale la pena, creo que tenemos que poner toda la energía, toda nuestra fuerza en trabajar y seguir sacando las cosas adelante, sobre todo en esta década ganada de los argentinos, donde también Santa Cruz, como el resto de las provincias argentinas, ha recibido obras en materia de infraestructura como nunca antes se había visto en la historia, obras como el CIC que estamos inaugurando y ampliando hoy, obras que tienen que ver también como el convenio que acabamos de firmar para que en el predio de Radio Nacional podamos instalar un centro de sismología, que lo necesitamos también, que nos estamos sacudiendo un poco en la cordillera últimamente.
Quería terminar agradeciéndoles a todos los hombres y mujeres, a los intendentes, a Javier que está haciendo una gran tarea sin ningún tipo de apoyo por allí que no sea del Gobierno Nacional y muchas veces poniéndole palos en la rueda. Yo les pido a todos que por lo menos si no hacen cosas que dejen trabajar tranquilos a los que trabajan, porque la verdad que es una pena que se pierda esfuerzo, que se pierda tiempo, que se pierdan voluntad y ganas poniéndole palos en la rueda a la gente que hace.
También un agradecimiento a todos los intendentes que hoy nos acompañan y sé que con mucho esfuerzo están llevando adelante sus localidades, vamos a seguir ayudándolos siempre desde el Gobierno Nacional porque tiene bien un gran compromiso con los 40 millones de argentinos, no importa si son de Santa Cruz, de Jujuy,  de Salta, de Misiones, de Tierra del Fuego, de la provincia de Buenos Aires, el compromiso es con todos, porque él soñaba con esta Argentina grande.
Quiero terminar con una cosita muy linda que me entregaron en el CIC las chicas que trabajan con los niños que tienen problemas neurológicos –niños, también hay otros que por allí tienen algún problema que no les permite entender. Pero quiero terminar con una frase que es muy linda, esto tiene la foto de los chiquitos hermosos con los que trabajan con mucho amor, con mucho cariño y dice algo así como: “Nadie puede volver el tiempo atrás para hacer un nuevo camino, pero todos podemos volver a empezar y hacer un nuevo final”. Y me parece que de esto se trata, me parece que El Calafate, Santa Cruz, la Argentina merecemos un final distinto a aquellos finales terribles que hemos tenido a lo largo de la historia, merecemos un final que sea maravilloso, que sea comprensivo y que sea además del comienzo de otras nuevas historias, porque en realidad nunca nada termina, siempre vuelve a empezar. Lo importante es saber que tenemos el compromiso, la voluntad, el sacrificio, para seguir ayudando a cada uno de nuestros compatriotas. Yo lo decía el otro día en Comodoro cuando hablaba a nuestros vecinos, que sufren las mismas cosas que hemos sufrido siempre los patagónicos, esa sensación de abandono, de aislamiento, de cosas que nos faltan, pero ya cada vez menos, esas columnas de 132 kilovatios que ya están llegando acá y que nos van a interconectar al Turbio, a Río Gallegos para tener luz. Hoy tienen luz porque tienen generadores que les hemos mandado desde Buenos Aires, porque si no estarían a oscuras en Río Gallegos, ¿no es cierto Intendente?  No le vamos a reclamar la deuda que  todavía nos debe la provincia por los generadores porque la gente tiene  que tener luz y les vamos a seguir dejando los generadores pese a las deudas. Pero lo importante sinceramente es que todos tengamos una clara comprensión del esfuerzo y la unidad que tenemos que tener para salir adelante, que solamente pelean los que no tienen motivos para  trabajar o no saben trabajar, los que tenemos que trabajar todos los días no tenemos tiempo de peleas, tenemos que estar viendo qué es lo que hacemos. Por eso la idea del centro de sismología, del anfiteatro, por eso la Ruta 40, por eso la línea de 132 kilovatios. Sueño con Santa Cruz interconectada al sistema eléctrico nacional, porque les voy a contar una anécdota. Cuando era diputada nacional había un diputado de la oposición que no voy decir porque hoy es un gran amigo, un gran intendente además, me debe estar escuchando y pensará ahora dice el nombre y me matan,  no lo voy a decir; cuando me querían pinchar o acicatear me mostraban una boleta con el cero coma cero cero seis que se paga, o cero coma no sé cuánto, por el hecho de que Santa Cruz no está interconectada eléctricamente y entonces es un plus que antes también se le pagaba a la provincia de Misiones, pero cuando se interconectó se dejó de pagar a Misiones y solamente quedamos nosotros. Así que sueño el día que conectemos a Santa Cruz con el tendido de 500, ¿cuándo va a ser José? Bueno, este año muchachos, lo dejamos ahí, este año nos  interconectamos. Sueño con que en la factura de luz no vuelva a aparecer nunca más ese coma cero cero cero seis  porque va a significar que la Argentina es un país diferente, que Santa Cruz está interconectada. Me encanta el perro, no  puede haber un acto patagónico sin perro, ya me sentía mal sin ese perro. Pero bueno, ustedes no saben, yo sufría como diputada porque sabía cuando él levantaba la mano yo decía ahí viene el sablazo por el cero coma cero seis. Y no más santacruceños, no vamos a tener que dar cuenta de nada, es más, podemos pedir cuentas de las muchas cosas que hemos hecho los presidentes que hemos nacido aquí en Santa Cruz -yo no pero me siento casi nacida aquí- por todo nuestro país. Porque somos profundamente argentinos, los patagónicos  sentimos la patria de una manera no mejor ni peor que nadie sino tal vez diferente, como es en el país profundo también, como se siente cuando uno va a esos lugares de los confines, allá en Salta, en la frontera, en Chaco, en Formosa, en Misiones. Cuando uno va a esos lugares así que parecen alejados casi de la mano de Dios, sin embargo cuando una charla con los habitantes advierte que Dios está entre ellos por la forma en que sienten, por la forma en que vivencian las cosas. Y por allí aquellos que tienen tantas cosas, que tienen de todo, no tienen tiempo ni de mirar ni de escuchar a Dios, debe ser por eso, los que estamos un poquito más alejados por ahí tenemos tiempo de escucharlo. Estoy ya, Lito, disputando…, decí que no hay papisa pero te estoy disputando algún lugar. Lito es nuestro sacerdote, nuestro amigo en realidad, nuestro vecino a quien tanto queremos, un cura del pueblo, de esos que hay en tantas partes y que nos encontramos a diario a lo largo y a lo ancho del país. Porque todos somos la Iglesia, nunca lo olvidemos, no confundamos jerarquías con la Iglesia, la Iglesia somos todos y cada uno de nosotros. Eso me lo enseñó Lito, cuando yo andaba medio peleada me dijo vos también sos la Iglesia cuando creés en Dios.
Así que con este día…, me puse a hablar de Dios y salió el sol, habían pronosticado lluvia para el mediodía, yo dije no, Dios y alguno que a lo mejor le está hablando al oído, que le gusta mucho Calafate, le dijo “dales un poquito de sol”. ¡Dale sol y vamos para adelante, dale argentina! Muchas gracias, gracias Calafate, gracias Santa Cruz. Gracias a todos, los quiero mucho, que Dios los bendiga  a todos ustedes y a sus familias. Gracias.
CRISTINA FERNANDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada