marzo 02, 2013

Mensaje del Gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2013)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE CORRIENTES 
Ricardo Colombi 
EN LA APERTURA DEL PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE MARZO DE 2013

Honorable Legislatura:
Como lo indica nuestra Constitución, vengo a este Honorable Cuerpo a dar apertura al ciclo de Sesiones Ordinarias Año 2013. Una vez más voy a rendirle cuentas al pueblo de Corrientes a través de sus representantes y a reforzar el compromiso de este gobierno con el futuro de nuestra provincia.
Hace poco más de tres años pusimos en marcha el programa que la ciudadanía votó, lo que no deja de constituir una novedad, habida cuenta de las recurrentes rupturas de lo que se denomina “contrato electoral”. 
Podemos exhibir sin complejos los logros de nuestra gestión, porque la Provincia ha avanzado de un modo decidido y verificable.
No vamos a valernos de las cuestionadas cifras del INDEC para darle sustento, ni de relatos infundados, sino de cuestiones palpables que todos los correntinos conocemos.
Quienes integramos este equipo de Gobierno, nos propusimos sentar las bases y desplegar un conjunto de iniciativas para poner a Corrientes en un lugar de liderazgo nacional en temas críticos dependientes de la gestión pública y su constante articulación con la sociedad en su conjunto.
Nuestras herramientas son las que hemos exhibido con orgullo: trabajo intenso, proximidad con los ciudadanos, preparación técnica, atención a la voz de los correntinos, vocación de servicio y capacidad de rectificar el rumbo en caso de percibir que salimos del camino correcto.
Desde el primer día hemos centrado nuestros esfuerzos en algunas cuestiones que consideramos vitales y que exceden un programa de coyuntura:
- El respeto al compromiso asumido.
- El fortalecimiento del Estado como promotor del progreso.
- La jerarquización de los gobiernos municipales.
- El trabajo codo a codo con el sector privado para impulsar el desarrollo y la generación de empleo.
- La lucha frontal para corregir las desigualdades sociales.
- El reconocimiento y puesta en valor de nuestros activos culturales.
Esta propuesta, es el pedestal de inicio de una Provincia que se piensa a sí misma como un modelo propio, que pueda resultar inspirador para todos los argentinos: una Provincia con políticas serias, sustentables, adecuadas a sus posibilidades, que se construye con el esfuerzo de un millón de correntinos, donde todos somos importantes y donde cada uno tiene algo para aportar.
Un ex-presidente argentino decía dos cosas que hoy siguen vigentes: “a la Argentina la arreglamos entre todos o no la arregla nadie” y “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”. Yo comparto esas ideas y sería muy bueno que todos las hiciéramos nuestras, para que nadie en el país vea en un adversario un enemigo y en un opositor un traidor a la patria.
El pilar fundamental de nuestra acción, es reconstruir la confianza pública en base a decir la verdad. No prometimos cosas que escapaban a nuestras posibilidades como provincia. Poner a resguardo la credibilidad es esencial para el futuro.
Sabemos que para llegar lejos necesitamos no sólo de solidez técnica, sino también de confianza social, y nuestra gestión ha consolidado al mismo tiempo una perspectiva administrativamente sólida y políticamente creíble.
El futuro, esa referencia tan insistentemente planteada en los discursos políticos, es para nosotros algo que se construye hoy, no es una referencia vacía, no es un sueño, es el resultado del trabajo que se apoya en la credibilidad social. Sin confianza en la palabra no hay futuro.
La seriedad y el trabajo son la contracara del discurso hueco. Porque ningún futuro venturoso se nos pondrá a disposición sin nuestro compromiso y esfuerzo. Nuestros logros sólo serán consistentes si son nuestros, nada que se logre sin trabajo puede ser valorado ni resultar duradero.
Ninguna operación de marketing puede transformar en verdadero lo que no lo es. Nosotros sabemos que no vivimos ni en el país de las maravillas, ni en la provincia de las maravillas, pero sí que nacimos en una provincia maravillosa y llena de oportunidades.
Nos ha tocado gestionar en las buenas y en las malas, pero siempre hemos honrado la palabra.
Trabajando juntos logramos cosas importantes que podemos mostrar con orgullo.
- Recuperamos la solvencia del Estado. Corrientes hoy cumple con sus compromisos, no sólo paga sus deudas, ha hecho del pago de los salarios en tiempo y forma una marca registrada.
- Tampoco nos endeudamos para sostener el funcionamiento normal del Estado, al contrario, hicimos una histórica y muy ventajosa reestructuración de nuestra deuda.
- Jerarquizamos a nuestros municipios, destinándoles cada año más recursos, para que sean constructores de sus propios destinos.
- Implementamos el Plan Alimentario Corrientes, lo que nos permite afirmar con orgullo que tendremos futuro, porque nuestros niños crecerán sanos y fuertes.
- Trabajando coordinadamente con el sector privado, logramos que nuestra producción alcance sus máximos históricos y el desempleo sus niveles más bajos.
- Después de más de 15 años, logramos el levantamiento de la veeduría del Banco Central sobre el Banco de Corrientes, que hoy es una herramienta eficaz para impulsar el desarrollo.
- Hemos hecho el mayor reequipamiento de la Policía en toda su historia, para que esté en condiciones de ofrecer seguridad. Sabemos que la lucha contra el delito es una demanda ciudadana legítima y el primer deber del Estado es garantizar la misma; no nos interesa minimizar el problema, sino trabajar para superarlo.
- Jerarquizamos a nuestros docentes titularizándolos después de décadas.
- Pagamos el 82% móvil a nuestros jubilados.
- Pusimos a miles de correntinos bajo la cobertura del IOSCOR, mediante nuevos convenios con distintas asociaciones profesionales.
- Ampliamos las licencias por maternidad a 180 días, ahora las madres correntinas tienen la licencia más prolongada del país. Es una forma más de fortalecer la familia.
- Estamos modernizando integralmente el sistema de transporte de energía.
Se trata de realizaciones que han sido posibles básicamente por dos factores: porque pusimos manos a la obra sin esperar, sin abundar en discursos, sin excluir; pero sobre todo porque la sociedad se sumó al esfuerzo que ha hecho esta gestión en un marco de consenso y construcción conjunta.
Estamos seguros de que vamos por el camino que eligieron los correntinos para poner a la Provincia bien arriba.
Otro de los pilares de nuestra acción, consiste en una decidida defensa de un Estado jerarquizado, de calidad técnica, previsible y cercano a los ciudadanos.
Ya ha sido dicho hasta el hartazgo, pero los tiempos que corren nos obligan a repetirlo; en el origen de la mayoría de las crisis provinciales y nacionales, hay una crisis fiscal que deja sin herramientas a la política para incidir en la economía, para enfrentar conflictos sociales o sencillamente para garantizar el cumplimiento adecuado de sus funciones.
Luego de años de bonanza, tanto el Estado Nacional como algunas Provincias, han vuelto al déficit; y están iniciando un camino ya recorrido traumáticamente: aumentos de impuestos y tasas, endeudamiento, dilación en los pagos, conflictividad social.
Nunca como en este momento la centralización de recursos fue tan extrema. Nosotros no queremos hacer de esa situación un reclamo, que resultaría legítimo, sino convocar a una reflexión.
¿Cómo es posible que un gobierno que dice defender la acción estatal y el país federal, esté en conflicto con muchas provincias por un esquema de distribución de recursos que no reconoce el federalismo?
Los recursos en manos del Estado Federal superan el 75 % del total recaudado, y luego de una década de crecimiento inédito en la historia de nuestro país, el Gobierno Nacional sigue argumentando la existencia de una emergencia para impedirle a las provincias acceder a lo que les corresponde.
A esta altura debemos señalar que de los 1.116 millones presupuestados por la Nación por diversos conceptos a ser ejecutados en la Provincia, sólo 424 efectivamente se han desembolsado.
Es decir, de cada 10 pesos anunciados, enviaron menos de 4. Con respecto a los 273 millones comprometidos por el Gobierno Nacional para obras de agua y cloacas, el incumplimiento fue del 100%. Remitieron sólo el 32% de los recursos previstos para obras viales y apenas el 19% de los fondos que debían ser destinados por el PROMEBA para el Barrio La Olla. También sufrieron recortes los programas educativos y el Fondo Sojero.
Con esas actitudes se lesiona la confianza en la política y se castiga injustamente a los correntinos.
Nosotros venimos de “otra escuela”, en Corrientes ningún gobierno municipal, ni ningún intendente, son discriminados por no estar alineados con el oficialismo.
Sabemos que los ciclos económicos no son infinitos y sobre todo no nos llenamos la boca hablando de prudencia, la ejercemos; tampoco usamos el Estado como herramienta de construcción de nuestra base electoral: los ciudadanos nos eligen por nuestras políticas y entre ellas una de las más relevantes es cuidar y fortalecer el Estado: pero de verdad!
Nuestra perspectiva lamentablemente no ha sido acompañada, porque existe una cultura política mezquina. Estamos entre las dos provincias con mejor performance fiscal del país y sin embargo no hemos logrado que nuestra legislatura nos acompañe en un proceso financiero orientado a incrementar la inversión y mejorar la infraestructura. Quiero que los correntinos sepan esto, porque sucede mientras decenas de provincias se financian a corto plazo para pagar sueldos.
Esos créditos a los que no accedimos, implican menos calidad de vida para las familias, mayores costos para nuestros productores, imposibilidad de crear empleo, servicios más caros, menor atractivo para inversiones. Nos hubiera gustado tener un debate más serio sobre esta cuestión, porque la paradoja es que muchos de los que votaron negativamente, se llenan la boca reclamándole obras a este gobierno.
Ponemos énfasis en esta cuestión, porque somos conscientes que los servicios públicos esenciales, esos que atienden a todos los ciudadanos, pero que son críticos para la población menos favorecida, son los que dependen de la buena calidad de la infraestructura y de la solvencia del presupuesto público; nos parece que hay que dejar en claro la contradicción que existe entre la declamada sensibilidad social y las trabas para realizar las obras que necesitamos para vivir mejor.
Les quiero dar un ejemplo. Si no queremos más cortes de luz, tenemos que invertir en la red y para invertir, hacen falta recursos. Es tan sencillo que todos podemos entenderlo, por eso necesitamos acceder al crédito, a un crédito razonable, destinado a obras fundamentales.
Intentar impedirlo es la consecuencia de una visión política que privilegia la pelea sobre la construcción, el impedir sobre el hacer. Se han quedado en el pasado, el futuro es de los que entienden que al progreso se llega sumando esfuerzos!
A pesar del incomprensible impedimento para financiar obras que beneficiarán a toda la Provincia, no nos detuvimos.
- Modernizamos integralmente el sistema de transporte eléctrico provincial, mediante la construcción de obras fundamentales como la Estación Transformadora Corrientes Este, la de Paso de los Libres Norte y la de Colonia Brugne, que no podemos habilitar por controversias con Transnea.
- Y tres líneas de alta tensión: Mercedes - Paso de los Libres, Mercedes - Goya y Paso de la Patria - Corrientes Este, que significan 426 kilómetros de redes que se incorporarán este año al sistema, una cifra inédita para nuestra provincia.
- Estamos completando el doble abastecimiento eléctrico para 17 de los 25 departamentos y construimos 600 kilómetros de electrificación rural. Todas estas obras requirieron una inversión de nuestros recursos que superan los 430 millones de pesos.
Permítanme aquí hacer una aclaración. El proceso de privatizaciones de los 90, que otorgó contratos de concesión por 90 años, como el caso de Transnea por ejemplo, no dio resultados. Prueba de ello es que cuatro gobernadores de distinto signo político en diciembre pasado solicitamos el traspaso de las instalaciones concesionadas por el Estado Nacional a las respectivas provincias: Formosa, Chaco, Entre Ríos y Corrientes.
Los Defensores del Pueblo de Formosa, Chaco y Corrientes, hace pocos días se pronunciaron en el mismo sentido.
El Nordeste es víctima de una visión equivocada de los 90 que el actual gobierno nacional no supo o no quiso cambiar.
En el día de ayer un simple equipo de maniobra se rompió. Transnea no tiene los repuestos para repararlo y resulta inaceptable que no tengamos la potestad de intervenir para recuperar la energía para los correntinos.
- Además, mejoramos la infraestructura de servicios esenciales para la educación, la salud y la seguridad.
- Desarrollamos infraestructura moderna para impulsar la industria del turismo con obras claves, como el Aeropuerto Piragine Niveiro, el nuevo Aeropuerto del Iberá, la incorporación de una nueva puerta de acceso a los Esteros del Iberá a través de Concepción y la financiación de proyectos turísticos.
- Por primera vez Corrientes tiene una política integral de desarrollo industrial.
- Estamos transformando la infraestructura de las Instituciones Deportivas, para que más niños, jóvenes y adultos se alejen de las calles y para que nuestros deportistas tengan las condiciones necesarias para alcanzar su máximo potencial.
- Honramos la fe de los correntinos poniendo en valor nuestras iglesias.
- Fue este gobierno quien concretó las obras más importantes que se han llevado a cabo en la Capital, como son la canalización del Arroyo Pirayuí que evitará las inundaciones de distintos barrios o la construcción de la Av. Jorge Romero que conecta a la Costanera Sur con el resto de la Ciudad, entre otras.
- Y estamos iniciando la obra más esperada por los correntinos. Hace unos días realizamos el llamado a licitación para la construcción del gasoducto de Paso de los Libres, con una inversión de 13 millones de pesos. Finalmente tendremos gas en Corrientes. Corrientes será la primera provincia del NEA en contar con este recurso estratégico.
Como ustedes sabrán, las políticas para ser evaluadas necesitan sostenerse en el tiempo, y para ello es imprescindible que su financiamiento no se discontinúe.
Durante el 2012, debido al enfriamiento económico, la Nación dejó de auxiliar a muchos gobiernos locales; con ello se suspendieron decenas de programas y consecuentemente esas administraciones no sólo han incumplido, sino que no saben como re-organizarse frente a los desafíos que enfrentan.
En cambio, nuestra provincia, que en algún momento fue señalada como “inviable”, es hoy y lo va a seguir siendo, una referencia decidida en materia de calidad de manejo de los recursos; no sólo por su solidez sino porque la misma ha sido conseguida sin asfixiar al sector privado.
No creemos que la solidez del Estado deba ser el resultado de perseguir a productores, empresarios o comerciantes; sino que debe ser fruto de la buena gestión y de reglas claras bien aplicadas. Todos debemos contribuir a sostener al Estado, pero en un marco de razonabilidad.
Nuestra visión toma el cuidado en las cuentas públicas como un fundamento y nunca como un fin en sí mismo.
Justamente por la calidad de nuestra administración financiera es que pudimos:
- Hacer una recomposición del salario del empleado público tres veces superior a la inflación real.
- Mejorar las jubilaciones y pensiones de nuestros mayores, seis veces por encima del promedio nacional.
- Aumentar, tal como fue comprometido en la campaña, cuatro puntos la coparticipación municipal, del 15 al 19%, o para ser más claros, destinarles 285% más recursos en sólo tres años.
- En el caso de la Capital, la Ciudad cuenta hoy con la mayor disponibilidad de fondos en décadas. En 2009 recibía 128 millones de pesos por coparticipación y hoy recibe 342 millones, casi el triple. Y esa tendencia continúa, en enero de 2009 había recibido 9 millones y en el mismo mes de este año recibió 36 millones, cuatro veces más. Una muestra clara de nuestra vocación de justicia y equidad. No perseguimos intereses mezquinos, nuestro único objetivo es que los vecinos de la Capital vivan cada día mejor.
Si estas ideas sencillas, pero a la vez potentes, se entendieran a nivel nacional, creemos que el país marcharía mucho mejor.
La economía argentina se ve beneficiada por precios internacionales excelentes de los productos que exportamos. Las tasas de interés internacionales son las mínimas de la historia. Toda la región crece sin inflación. Los países vecinos toman deuda a largo plazo e impulsan su infraestructura de manera decidida. Nosotros creemos que la Argentina podría hacerlo y nos gustaría andar ese camino, no sólo para que el Estado acceda a financiamiento barato, sino para que nuestras empresas y familias puedan acceder al crédito.
Hoy el Banco de Corrientes es una herramienta eficaz en la promoción del desarrollo. No sólo es una entidad totalmente saneada, sino que ha colocado más de 1500 millones de pesos en créditos al sector privado, es el 41% del dinero que se presta en Corrientes, y el sector privado le ha devuelto su confianza aumentando sus depósitos en un 139 %. Durante esta gestión triplicamos el patrimonio neto del BanCo y lo colocamos bien arriba: primeros en rentabilidad sobre patrimonio neto, según el Banco Central.
Pero no cuidamos al Estado desde una perspectiva conservadora, sino porque creemos que la verdadera capacidad de intervención pública se basa en disponer de herramientas y recursos para producir resultados.
El futuro queda lesionado cuando se usan las herramientas estatales de un modo inadecuado, cuando por emitir en forma desmedida se instala la inflación, cuando para financiar al sector público hay que generarle imposición a los trabajadores, cuando el Estado actúa discrecionalmente apoyando a provincias y municipios sólo en función de su alineamiento político.
El país ha perdido competitividad en los últimos años de la mano de la negación de la inflación, de la banalización de los problemas, de la falta de un diálogo sectorial fructífero y de una carga impositiva imposible de sostener para muchos sectores económicos.
Nuestro presente provincial, con ideas claras, llevadas a la práctica por una actuación cotidiana decidida, es el verdadero constructor de un futuro mejor.
Quiero referirme ahora a un aspecto fundamental de nuestra acción de gobierno. Esta gestión ha puesto a los municipios en un lugar central de nuestra política, no sólo porque nuestra historia así lo exige, sino porque creemos que hay cuestiones claves de la vida colectiva que se definen en el espacio local: la calidad de vida, la práctica democrática y la competitividad económica.
Sólo un vínculo fuerte entre gobiernos municipales permeables a las demandas sociales y técnicamente competentes; y sociedades civiles responsables, organizadas y solidarias, pueden mejorar nuestra vida cotidiana.
Somos la única provincia que cuenta con una hoja de ruta de creciente asignación descentralizada de recursos, un esfuerzo realizado en un marco institucional ejemplar, sin favoritismos.
Fui intendente, siempre lo digo con orgullo. Se todo lo que se puede hacer desde ese lugar si se cuenta con recursos, por eso asumí un compromiso de honor con los intendentes que voy a respetar hasta el último día de mi mandato, y aspiro que se proyecte como política de Estado en el tiempo.
En el proceso de fortalecimiento de los gobiernos locales que hemos iniciado hace más de tres años, está el germen de una nueva política para Corrientes. La relación de los territorios con el Gobierno Provincial va rumbo a vínculos de creciente cooperación y ha abandonado esa perspectiva mendicante y descalificadora que se ve en otras Provincias, donde los gobiernos municipales están a expensas del gobierno provincial.
Nosotros vemos en este proceso un activo intangible de trascendencia para la Provincia de Corrientes, porque donde hay subordinación política no puede haber creatividad ni innovación y por supuesto no puede haber futuro.
La existencia de gobiernos locales fuertes, diversos, que ejercen el autogobierno con posibilidades materiales ciertas, es un modo de concebir el poder que está en la base de nuestra propuesta.
Como fue dicho, los municipios cuentan hoy con más recursos, pero además hemos implementado un programa de equipamiento municipal sin precedentes, a tasa cero, que les permitió adquirir maquinarias fundamentales que eligen los mismos municipios y que deben pagar durante el transcurso de su gestión para no trasladarle deudas a quienes los sucederán.
El Plan Estratégico Participativo y sus políticas de regionalización, descentralización y fortalecimiento institucional de municipios es una de las iniciativas más importantes de nuestro gobierno.
El PEP es el resultado de un esfuerzo sostenido, desarrollado en diversas ciudades de toda la Provincia. La presencia permanente en todo el territorio provincial, y la realización efectiva de una política de desarrollo económico y social de la vida local, ofrecen un balance claramente positivo, el cual apunta a la conformación de un pacto de ciudadanía, tal como lo establece nuestra Constitución, proponiendo un pacto correntino para el crecimiento y el desarrollo que plantee el modelo que aspiramos todos los correntinos desde la base del consenso y la acción conjunta.
A diferencia de muchas provincias que han experimentado procesos de centralización creciente, Corrientes vive un proceso de descentralización política efectiva. No es un proceso casual: es el resultado de una política de promoción del modelo descentralizado, previsto en la nueva Constitución.
No hacemos política para regodearnos en el poder; por eso desde siempre hemos concebido nuestra acción con el objetivo de resolver la deuda social que la Provincia tiene.
El futuro de Corrientes necesita de todos los correntinos y sólo una provincia con inclusión plena y cierta, puede ser la provincia protagonista que queremos.
Por eso hemos actuado de un modo transversal y pusimos en terreno un conjunto de acciones sanitarias, educativas y sociales que articuladas generen un escenario distinto en las familias. Pero el cambio más importante es que hemos llevado el desempleo a su punto más bajo.
Cuando las políticas sociales en lugar de promover la emancipación, se constituyen en un modo permanente de sobrevida, terminan siendo impropias de una democracia.
Este Gobierno se ha comprometido con saldar esta deuda histórica, como corresponde, invirtiendo para apuntalar el futuro.
Para ser breves hay un solo ejemplo que quiero darles y es el Plan Alimentario Corrientes, el más completo del país, al que destinamos más de 400 millones de pesos al año para que todas las mujeres embarazadas, las madres en el período de lactancia, y los niños y jóvenes hasta la mayoría de edad, reciban una alimentación adecuada. Todos los días en las escuelas de Corrientes se sirven 250.000 desayunos y meriendas reforzados y más de 80.000 almuerzos, que junto al Programa 1000 días, a la Tarjeta Sapucay y a programas específicos para cada necesidad, nos permiten afirmar que tenemos futuro porque tendremos una generación de ciudadanos saludables, con capacidad para estudiar, trabajar y pensar.
Los otros pilares de este proceso de inclusión social son la educación y la salud; y en ambos casos avanzamos en aspectos esenciales: mejor acceso a los servicios, mayores garantías para su funcionamiento, mayor inversión y reconocimiento a los agentes al frente de estas tareas.
No es casual que poco a poco los indicadores nos devuelvan mejoras importantes en ambos campos.
Para tener una perspectiva adecuada, antes de entrar en detalles, es importante que sepan que en nuestra provincia el 86% de los estudiantes asisten al sistema de educación pública.
- Construimos 27 escuelas nuevas y ampliamos y refaccionamos otras 863, invirtiendo más de 300 millones de pesos.
- Hoy en Corrientes garantizamos la cobertura de Sala de 5 años para el 99% de los chicos y estamos trabajando para universalizar la Sala de 4 años.
- En un contexto donde cada vez son más los jóvenes que no estudian ni trabajan, en Corrientes alcanzamos el cuarto puesto en el ranking de terminalidad secundaria.
- Normalizamos después de años el Consejo General de Educación.
- Titularizamos a más de 9.000 docentes, un reclamo que llevaba décadas.
- Creamos múltiples opciones de educación superior, mejorando notablemente en cantidad y calidad la oferta educativa, iniciamos la gestión con 16.000 alumnos en 16 localidades y ahora son 35.000 alumnos en 34 localidades.
- Además creamos 6 nuevos institutos de formación docente superior en San Luís del Palmar, Ituzaingó, Mburucuyá, Caa Caatí, Alvear, Sauce y Santa Lucía, con más de 28 ofertas educativas.
- Recuperamos la Inversión en Escuelas Técnicas, que pasó de 20 millones anuales a 100 millones y desarrollamos una propuesta de calidad que nos permitió homologar toda la oferta educativa.
- Jerarquizamos a los docentes aumentando el salario básico 208%, es decir, más de tres veces la inflación real.
En los 90, la Nación le impuso a las Provincias la transferencia de los servicios educativos sin las partidas presupuestarias correspondientes. Esto implicó una mayor carga para las provincias y un alivio para la Nación.
Cada año el Poder Ejecutivo determina unilateralmente el haber mínimo docente y envía a las provincias -sólo el primer año- montos en negro para sumar a los salarios de los docentes en actividad, sin considerar a los jubilados.
Al año siguiente, cada Provincia debe hacerse cargo íntegramente de esos fondos y acordar además el blanqueo en el salario básico, esquema que es aún mucho más costoso teniendo en cuenta las bonificaciones y el impacto en los jubilados. 
Sólo en el año 2013, de los 3.150 millones de pesos que se invertirán en salarios de los docentes correntinos; 3.000 millones –el 95% de los recursos- los aportará la Provincia, en tanto que Nación sólo se hará cargo del 5% restante.
Hoy, 20 años después de una transferencia impuesta unilateralmente de modo abrupto, injusto y sin planificación, el Gobierno Nacional sigue sosteniendo un sistema educativo con la matriz de los 90.
Sabemos que más y mejor educación significan más y mejor futuro, por eso para nosotros la educación es una prioridad innegociable y hacemos este esfuerzo para sostenerla.
En materia de salud no solamente logramos llevar la atención a más personas, sino que fundamentalmente estamos mejorando la calidad. Cada día más correntinos reciben una atención mejor.
- Para eso desarrollamos un exitoso Programa de Gestión de la Calidad.
- Creamos el Programa Provincial de Gestión de Farmacias Hospitalarias.
- Somos la única provincia que tiene un programa de acreditación de laboratorios y otro de control de infecciones.
- Creamos el primer servicio público de atención domiciliaria.
- Somos líderes en vacunación infantil.
- Hicimos la mayor inversión en infraestructura en décadas, lo que nos permitió construir hospitales nuevos con recursos propios, en Ita-Ibaté, Yapeyú, Alvear, Mocoretá, Paso de los Libres, Riachuelo, Tatacuá, Colonia Carolina, Juan Pujol y Barrio Pirayuí (Capital), además de refaccionar y ampliar otros tantos.
- Más de 200.000 personas participaron de los operativos sanitarios en los barrios.
- A través del Programa 1000 días garantizamos el cuidado y la alimentación de las embarazadas y sus hijos hasta los dos años de vida.
- Nos da mucho orgullo que el Instituto Cardiológico ya realice trasplantes múltiples, incluidos los de corazón.
- Del mismo modo que nos enorgullece que el hospital pediátrico Juan Pablo II ya esté realizando implantes clocleares.
Sin embargo; no se podrá resolver la deuda social, ni construir un Estado más jerarquizado, ni dotar a los gobiernos locales de las herramientas que necesitan, si Corrientes no mejora su competitividad.
Al respecto corresponde que señalemos, que como lo evidencian indicadores de diversas fuentes, Corrientes es una de las provincias que ha liderado en los últimos años los porcentajes de crecimiento económico, pero siendo muy significativo no es lo más importante.
A diferencia de otras provincias que han basado su crecimiento en ocasionales transferencias nacionales, Corrientes está en condiciones de seguir sosteniendo sus programas y a partir de dicha certidumbre es que se apalancan procesos de largo aliento, en un contexto inédito.
La Provincia tiene una estructura económica diversificada y hemos atendido esa diversidad con programas distintos, pero con criterios uniformes: profesionalización de la gestión, articulación público-privada, programa de obras de infraestructura para el desarrollo, impulso a la inversión y sobre todo búsqueda de una producción de calidad que genere más y mejores empleos.
La diferencia con otros momentos de nuestra historia económica es que tenemos una política productiva articulada, pensada y llevada adelante con un nivel de acuerdo sectorial inédito.
Estamos convencidos, no sólo de que el desarrollo y la sustentabilidad no son incompatibles, sino que desarrollarnos nos permitirá defender mejor nuestros activos naturales.
En ese sentido quiero destacar una vez más que uno de los objetivos centrales de este gobierno es preservar los recursos naturales de los correntinos para los correntinos. Quiero ratificar que bajo nuestro mandato, nunca cederemos la potestad sobre los Esteros del Iberá.
Necesitamos seguir mejorando la calidad de vida de los ciudadanos, pero vamos a hacerlo sin hipotecar los recursos que también le pertenecen a las futuras generaciones. Y nadie mejor que los mismos correntinos para velar sobre lo que es nuestro.
El esfuerzo productivo provincial se ha hecho en un marco de planificación estratégica y hoy estamos generando empleo legítimo para los correntinos, en un marco de articulación sectorial y territorial.
- Corrientes ya alcanzó las 500.000 hectáreas forestadas, lo que la convierte en la provincia con la mayor área plantada del país. Y ya estamos construyendo en Santa Rosa el primer Parque Industrial especializado en madera, para agregarle valor a nuestra producción.
- Hoy somos el primer productor de arroz, cosechando el 42% del total nacional.
- Ya tenemos el tercer stock ganadero detrás de Buenos Aires y Santa Fe y vamos por el segundo lugar.
- Cuando les decimos a los jóvenes que Corrientes tiene futuro, lo decimos con fundamento. De acuerdo con la Encuesta Permanente de Hogares, Corrientes tiene los índices de Actividad Económica y Empleo más altos de toda la región, superando a Chaco, Formosa y Misiones. No son datos nuestros, son datos del Gobierno Nacional.
Nuestra visión de provincia contiene una impronta de orgullo legitimo; para nosotros la correntinidad y ser correntinos es un rasgo distintivo, creemos con convicción que hemos aportado al engrandecimiento de la Nación desde sus orígenes, creemos en nuestra cultura, nuestra historia y nuestra identidad, como fuerzas inspiradoras.
Hemos asumido el compromiso cívico de transferir a las próximas generaciones el orgullo de nuestra identidad, tanto como la responsabilidad de ser cada día mejores ciudadanos, más comprometidos con los valores de la solidaridad y el trabajo.
Porque disfrutamos y amamos esta condición de correntinos, es que en estos años hemos hecho de la puesta en valor de nuestros recursos culturales un aspecto central de nuestra gestión; quizás la expresión más acabada y visible de dicha política es la magnificencia que ha adquirido nuestra Fiesta Nacional del Chamamé
Ahora quiero dirigirme con mucho respeto al Gobierno Nacional. Los correntinos con poco hemos hecho mucho. Y hemos hecho los deberes para poder aspirar a que la Nación cumpla con sus compromisos para que podamos concretar las grandes obras que necesita la Provincia, como el Puente Goya - Reconquista, el segundo puente Corrientes - Resistencia, los nuevos puertos de Ituzaingó, Ita Ibaté y Lavalle, el aprovechamiento hidroeléctrico de Garabí, las obras proyectadas con los excedentes de Yacyretá y Salto Grande, para que el gas, que por primera vez está llegando a Corrientes, se extienda a toda la Provincia.
No merecemos andar mendigando por estas obras. Los correntinos somos tan argentinos como cualquiera y queremos que el Gobierno Nacional cumpla sus promesas. Acá no pedimos plata para sueldos o aguinaldos. Acá necesitamos estas obras para seguir construyendo futuro.
Un apartado central en la visión del futuro que propongo al pueblo de Corrientes es el referido a la Justicia. En el debate acerca de la Justicia está la clave central de la política argentina actual.
Muchos sienten hoy que están en riesgo el Estado de Derecho, las libertades básicas y los derechos fundamentales. Durante mucho tiempo, el riesgo provino de los enemigos de la democracia, de los extremismos ideológicos, de los poderes económicos, del partido militar. 
El problema es que hoy los peligros para la democracia vienen desde el interior de la propia vida democrática. Vienen de concepciones autoritarias, de visiones absolutistas, que conspiran contra la Constitución, contra el pluralismo político, contra los equilibrios republicanos. Pretenden dividir a la sociedad, desacreditar al sistema de justicia, convertir la vida parlamentaria en un reñidero. No es casual por ello el ataque a las instituciones judiciales, la vulneración de su autonomía.
Frente a este panorama, nuestro gobierno defenderá con firmeza los valores de la Constitución. No negociaremos la defensa del derecho de propiedad, de la libertad de expresión, del pluralismo de las ideas, de la libertad de trabajo, de las libertades básicas de todos y cada uno.
Defenderemos la independencia de la Justicia. Trabajaremos por su modernización, la calidad profesional de sus integrantes, la actualización de las leyes y procedimientos y la vigencia efectiva del derecho como mecanismo de igualdad, equidad y paz social. 
Creemos en una justicia para todos. Lucharemos por el acceso al derecho y la justicia de los que menos tienen. Contra cualquier forma de discriminación y cualquier intento de abuso de posiciones dominantes.
Nosotros creemos de verdad en la libertad de trabajo, en el derecho a producir, a innovar y crear riqueza, en el papel igualador de la política social y en una paz basada en la convivencia armónica de todos los correntinos.
Señores legisladores, el año 2001 significó un punto de inflexión en la historia de Corrientes. En una amplia y participativa alianza electoral, social y política, nos correspondió tomar el timón. Lo hicimos con convicciones e ideas que significaban cambio y transformación.
Hoy, entre todos estamos logrando hacer de nuestra querida provincia un lugar nuevo y diferente.
Quiero subrayar dos ideas que guiaron este tiempo, ideas que están fuertes y firmes en todo lo que hacemos: CAMBIO y ENTRE TODOS.
Muchos van a hablar de cambio en estos tiempos, pero los correntinos sabemos que el cambio empezó hace tiempo y que no se puede parar.
Los correntinos sabemos lo pernicioso y perjudicial que es el centralismo y sabemos que tenemos derecho a un federalismo genuino, que respete los derechos de cada región, ciudad y pueblo de esta provincia y del país.
Sabemos también que la construcción de una Corrientes grande debe partir del afianzamiento de nuestras instituciones, de nuestros valores y de nuestras virtudes y no como el furgón de cola de los caprichos que OTROS y en OTROS lugares, pergeñan.
¿Cómo salimos los correntinos de aquella crisis histórica?
Salimos acordado, mediante el diálogo, salimos como decía, ENTRE TODOS.
Así fue como unimos filas con el PJ en los años 2001, 2003, 2005 y 2007, así fue como pudimos abrir aún más el arco de diálogo y solidaridad, incorporando a partidos provinciales a este gran esfuerzo de lanzar y sostener cambios tan trascendentales.
Quisiera subrayar palabras que he usado: Solidaridad, Cambio y Esfuerzo.
Quiero subrayarlas porque vemos el peligro de que lo que hemos logrado, se pierda. El peligro de retroceder, de regresar a la cultura de la imposición sobre el diálogo.
Hay gobiernos que prefieren decirle que hacer a la gente, antes que escucharla. Y confrontar, antes que dialogar.
Vemos también el peligro de ese gran engaño para el pueblo que es el facilismo. Porque lo que es gratis, y no es cierto que sea gratis, nos lleva a la cultura de lo fácil y desde ella a la dependencia. Lo gratuito no existe, alguien en definitiva paga.
Las falsas prodigalidades alguien las paga. ¿La pagarán nuestros jubilados? ¿Serán las generaciones próximas? ¿Será otro tiempo de postración y dependencia?
Los correntinos sabemos que los privilegios que hoy te dan, te los quitan mañana, que lo único sólido y duradero es lo que logramos con nuestro trabajo.
Hay que volver a las fuentes de la buena política, que no es otra que el humanismo, que es hacer política de los hombres, por los hombres y para los hombres.
El humanismo sabe que la política debe acompañar a ese núcleo central de la sociedad que es la FAMILIA.
Con la familia aprendemos la generosidad y el respeto por los hombres y la vida. Nada mas y nada menos.
Señores legisladores, invito a todos a acompañar el esfuerzo y la esperanza de un pueblo que espera de sus representantes compromiso con la tarea diaria y gestos de grandeza para seguir construyendo el futuro. Hemos avanzado mucho y queremos seguir haciéndolo, derribando las barreras de la intransigencia, promoviendo una cultura de diálogo y realizaciones.
Y sabemos que es posible:
- Porque somos un millón para ponerle el hombro a nuestra provincia!
- Porque somos los herederos de San Martín!
- Porque a través de nuestros héroes de Malvinas demostramos que si algo nos sobra, es coraje!
- Porque somos rigurosos y a la vez sensibles; y tenemos en nuestros corazones a los que sufren!
- Pero sobre todo, porque tenemos un compromiso ineludible con las futuras generaciones de correntinos!
Dejo formalmente inaugurado el período ordinario de sesiones 2013 de esta Honorable Legislatura.
RICARDO COLOMBI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada