junio 20, 2014

Resolución de apoyo a la lucha del pueblo negro norteamericano de la Primera conferencia Latinoamericana de Solidaridad –OLAS- (1967)

Primera conferencia Latinoamericana de Solidaridad –OLAS-
RESOLUCION DE APOYO A LA LUCHA DEL PUEBLO NEGRO NORTEAMERICANO
[1967]

CONSIDERANDO: 
Que la represión y la explotación inhumana a que ha sido sometido el pueblo afronorteamericano se remonta a la introducción de los primeros esclavos procedentes de África.
Que el trabajo esclavo, utilizado sobre todo en los estados sureños y el trabajo asalariado de los negros en general, contribuyó a la consolidación del capitalismo en Estados Unidos y por ende a la integración indisoluble de aquéllos a las corrientes sociales y económicas de la nación recién establecida.
Que no obstante la brutal explotación y discriminación a que es sometido, tanto en los estados del Sur como en los del Norte, el pueblo afronorteamericano es utilizado además como “carne de cañón” por el Gobierno de Estados Unidos para sus guerras imperialistas.
Que en épocas posteriores a ambas contiendas se agudizó extraordinariamente la discriminación y la represión más brutal, simbolizadas en las actividades criminales del Ku-Klux-Klan que asesinó a mansalva, como venía haciendo desde finales del siglo pasado, a centenares de veteranos.
Que la situación del afronorteamericano continuó siendo, en épocas de la postguerra, de excepcional miseria, explotación y discriminación política, económica y social.
Que los ingresos promedios del blanco norteamericano son superiores al doble del de los afronorteamericanos, en tanto que el desempleo entre éstos duplica al de los blancos.
Que en la mayoría de las ciudades norteamericanas los negros están condenados a vivir en condiciones de hacinamiento e insalubridad, en la más inhumana miseria, en los llamados “ghettos”, o barrios negros.
Que según los propios informes del Departamento de Estado de los Estados Unidos, los más bajos promedios de entradas económicas de la ciudad se concentran en los ghettos negros.
Que dentro de éstos también se encuentran los niveles más bajos de escolaridad y los más altos de desempleo. 
Que en cuanto a la discriminación educacional, existe un sistema escolar de estructura doble con escuelas separadas para las dos razas en el Sur, mientras que en el Norte se manifiesta la política discriminatoria mediante la llamada “segregación de facto”, que en la práctica implica el aislamiento de las escuelas en áreas geográficas correspondientes a los barrios negros.
Que agravando considerablemente las consecuencias inhumanas del racismo en Estados Unidos, actualmente el sistema jurídico de ese país prohíbe los matrimonios mixtos en numerosos estados. 
Que en Estados Unidos se practica la exclusión sistemática de los ciudadanos negros de los jurados, y se emiten fallos judiciales de carácter puramente racista, como el que culminara en la libertad de Leroy Wilkins, miembro del Ku-Klux-Klan acusado del asesinato de la luchadora integracionista blanca, Viola Luzzo, muerta en 1965.
Que mediante el aparato jurídico estadual y la aplicación del terror racista, de hecho se impide el voto de los negros en los Estados Unidos, inclusive en los condados donde constituyen mayoría.
Que además de habérseles despojado de sus más elementales derechos, el pueblo afronorteamericano es obligado a combatir contra el heroico pueblo de Vietnam en proporciones aún más escandalosas que en las dos guerras mundiales anteriores y la de Corea, ya que representando al diez por ciento del total de la población, los soldados negros constituyen el 19 por ciento de las tropas de combate.
Que como consecuencia de lo expuesto, el movimiento negro organizado habiendo atravesado un período de lucha por los derechos civiles que se extiende desde principios del siglo hasta mediado de la década del 60, ha alcanzado en la actualidad un grado de desarrollo y radicalización nunca antes logrado, tomando verdadera conciencia de los objetivos de las luchas de las masas negras, frustradas en sus aspiraciones a la libertad y a la igualdad que prometían las leyes de carácter reformista Promulgadas por las administraciones Kennedy y Johnson con las cuales el Gobierno imperialista de Estados Unidos trató de frenar el auge de esas luchas.
Que al mismo tiempo que el movimiento negro organizado ha alcanzado ese grado de desarrollo y radicalización, en el pueblo norteamericano en general crece cada día más la oposición a la agresión imperialista contra el heroico pueblo vietnamita, como ha quedado demostrado en las grandes manifestaciones y actividades realizadas en este sentido, que incluyen hasta la inmolación de ciudadanos como actos de protesta por esta guerra criminal; crece también la simpatía y el apoyo a la lucha del negro norteamericano, así como la conciencia de que en definitiva la lucha de todos los sectores del pueblo norteamericano está determinada por objetivos comunes.
Que en la nueva fase de la lucha del pueblo negro, simbolizada en las rebeliones de los ghettos de los ciudadanos de Watts, Selma, Chicago, Harlem, y más recientemente, Newark y Detroit, han surgido dirigentes que han sabido interpretar correctamente las inquietudes, inclinaciones y aspiraciones del pueblo afronorteamericano.
Que formulando consignas combativas de amplia aceptación entre las masas negras, como el “Poder Negro”, se ha avanzado en el proceso de toma de conciencia del pueblo afronorteamericano, con la que se pone fin a la aceptación pasiva de los crímenes de los racistas blancos y de la brutalidad policíaca, y se eleva a un plano superior las relaciones del movimiento negro estadounidense con las luchas de liberación nacional en Asia, África y América Latina, intensificándose en el seno del pueblo afronorteamericano la oposición a la brutal guerra imperialista en Vietnam.
Que durante los acontecimientos que están teniendo lugar estos días en Newark y Detroit, las masas negras han respondido valientemente a la brutal represión policíaca, convirtiendo prácticamente estas ciudades en verdaderos campos de batalla por sus derechos y reivindicaciones, lo cual constituye la mejor expresión del auge de la lucha del negro norteamericano contra la opresión y la discriminación de que es objeto por el gobierno imperialista de Estados Unidos.
CONSIDERANDO: En conclusión, que la discriminación racial es inherente al sistema capitalista y una de sus formas típicas de opresión, que en Estados Unidos ha abarcado varias minorías nacionales aunque siempre en un grado menor de intensidad que en el caso del pueblo afronorteamericano.
Que, consiguientemente, la lucha del negro norteamericano forma parte de la lucha de todo el pueblo norteamericano contra el gobierno imperialista de Estados Unidos y está unida por factores comunes de explotación, discriminación y opresión, a la lucha de todos los pueblos de África. Asia y América Latina contra el imperialismo yanqui, lo cual de hecho establece la necesidad y la conveniencia de integrar un movimiento de solidaridad militante entre el pueblo afronorteamericano y los pueblos de los tres continentes.
LOS PUEBLOS DE AMERICA LATINA, reunidos en la Primera Conferencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad, apoyan plenamente la lucha del pueblo negro norteamericano contra sus opresores, considerándola como parte de su propia lucha, y le exhorta a responder a la violencia racista del gobierno imperialista de Estados Unidos, con el incremento de la acción revolucionaria directa y el fortalecimiento de sus relaciones fraternales con los pueblos de África, Asia y América Latina que luchan contra el mismo odiado enemigo: el imperialismo yanqui.
Acuerdan además, proclamar el día 18 de agosto “Día de la Solidaridad con el pueblo negro de Estados Unidos de Norteamérica”, en recordación a los sucesos rebeldes iniciados en las calles de Watts por la población Negra de EE. UU., el 18 de agosto de 1965, que significaron un cambio en la estrategia de la lucha del negro norteamericano, abandonando las formas pacíficas de protesta, por manifestaciones violentas y armadas en contra de la opresión y discriminación imperialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada