enero 09, 2011

"Discurso de Brujas" Margaret Thatcher (1988) -Versión en español-

CONFERENCIA EN EL COLEGIO DE BRUJAS, BELGICA [1]
Margaret Thatcher
[20 de Septiembre de 1988]

Primer Ministro, Rector, Excelencias, señoras y señores:
En primer lugar, quisiera agradecerles por darme la oportunidad de volver a Brujas y en circunstancias muy diferentes de mi última visita, un poco después del desastre del barco de Zeebrugge, cuando el coraje belga y la devoción de sus médicos y enfermeras salvaron tantas vidas británicas.
En segundo lugar, permítanme decirles el placer que me causa hablar en el Colegio de Europa bajo el liderazgo de su distinguido Rector [Profesor Lukaszewski]. El Colegio juega un papel vital y cada vez más importante en la vida de la Comunidad Europea.
Y en tercer lugar, quiero también darles las gracias por haberme invitado a ofrecer mi opinión en esta magnífica sala.
Qué mejor lugar para hablar del futuro de Europa que un edificio que tan gloriosamente recuerda, la grandeza que Europa ya había alcanzado hace más de 600 años.
Su ciudad de Brujas tiene muchas otras vinculaciones históricas para nosotros en Gran Bretaña. Geoffrey Chaucer fue un visitante frecuente aquí. Y el primer libro impreso en el idioma inglés se produjo aquí, en Brujas por William Caxton.
GRAN BRETAÑA Y EUROPA
Sr. Presidente, usted me ha invitado a hablar sobre el tema de Gran Bretaña y Europa. Tal vez debería felicitarlo por su valentía.
Si ustedes creen algunas de las cosas dichas y escritas acerca de mis puntos de vista sobre Europa, debe aparecer algo así como que han invitado a Gengis Khan, para hablar sobre las virtudes de la coexistencia pacífica.
Quiero empezar de todos modos por deshacerme de algunos mitos acerca de mi país, Gran Bretaña, y su relación con Europa y para hacer eso, tengo que decir algo acerca de la identidad de la propia Europa.
Europa no es una creación del Tratado de Roma. La idea de una Europa no es propiedad de ningún grupo o institución. Los británicos somos herederos del legado de la cultura europea como cualquier otra nación. Nuestros lazos con el resto de Europa, el continente europeo, han sido un factor dominante en nuestra historia. Por 300 años fuimos parte del Imperio Romano y todavía es posible ver en los mapas los trazos en líneas rectas de las carreteras que construyeron los romanos.
Nuestros antepasados celtas, sajones, daneses, llegaron desde el continente.
Nuestra nación era –en aquella palabra favorita de la Comunidad- "reestructurada" en virtud de la regla de normandos y angevinos en los siglos XI y XII.
Este año, celebramos el 300 aniversario de la gloriosa revolución en la que la corona británica pasó al príncipe Guillermo de Orange y a la reina María.
Visitar las grandes iglesias y catedrales de Gran Bretaña, leer nuestra literatura y escuchar nuestra lengua: todo da testimonio de la riqueza cultural que nos hemos trazado de Europa y otros europeos de nosotros.
En Gran Bretaña estamos muy orgullos del camino en el que, desde la Carta Magna de 1215, hemos sido pioneros en el desarrollo de instituciones representativas como fortalezas de la libertad. Y orgullosos también de la forma en la que, por siglos, Gran Bretaña ha constituido un hogar para personas del resto de Europa que buscaban un santuario lejos de la tiranía.
Pero sabemos también que sin el legado europeo de las ideas políticas no podríamos haber logrado tanto de lo que hemos hecho. Del pensamiento clásico y medieval hemos tomado aquel concepto de la autoridad de la ley que delimita una sociedad civilizada del barbarismo. Y sobre aquella idea de la cristiandad a la que el Rector se refiere, la cristiandad durante mucho sinónimo de Europa, con su reconocimiento de la naturaleza única y espiritual del individuo, sobre aquella idea, todavía basamos nuestra creencia en la libertad personal y otros derechos humanos.
Muy a menudo la historia de Europa es descrita como una serie de guerras y disputas. Sin embargo desde nuestra perspectiva actual seguramente encontramos muchas más cosas de nuestra común experiencia. Por ejemplo, la historia de cómo los europeos exploraron y colonizaron -y sí, sin apología- civilizando gran parte del mundo es una historia extraordinaria de talento, habilidad y coraje.
Los británicos tienen una especial forma de contribuir con Europa. Por muchos siglos hemos contribuido a evitar que Europa cayera bajo el dominio de una sola potencia. Hemos luchado y muerto por su libertad. A pocas millas de aquí en Bélgica están enterrados los cuerpos de 120.000 británicos que murieron en la I Guerra Mundial. Todo ello no ha sido por la buena voluntad de luchar y morir. Europa podría haber estado unida hace ya mucho tiempo, pero sin libertad, sin justicia. El apoyo británico a los movimientos de resistencia a lo largo de la última guerra ayudó a mantener la llama de la libertad en muchos países hasta el día de la liberación.
Mañana, el Rey Baudouin asistirá a un servicio en Bruselas para conmemorar a muchos belgas valientes que dieron su vida en servicio con la Royal Air Force, un sacrificio que nunca olvidaremos.
Y fue a partir de nuestra isla fortaleza que la liberación de la propia Europa se montó. Y todavía, hoy en día, estamos juntos.
Cerca de 70.000 soldados británicos están estacionados en la parte continental de Europa.
Todas estas cosas son prueba de nuestro compromiso con el futuro de Europa.
La Comunidad Europea es una manifestación de la identidad europea. Pero no la única. Nunca debemos olvidar que al este del telón de acero, los pueblos que disfrutan de una parte de la cultura europea, sus libertades e identidad han sido cortadas de forma radical. Debemos considerar siempre a Varsovia, Praga y Budapest como grandes ciudades europeas.
No deberíamos olvidar que los valores europeos han ayudado a hacer de Estados Unidos un valiente defensor de la libertad como ellos la obtuvieron.
EL FUTURO DE EUROPA
Esto no es una crónica árida de hechos oscuros de las bibliotecas llenas por el polvo de la historia. Este es el resumen de cerca de 2000 años de compromisos británicos en Europa y de cooperación y contribución con Europa, contribución que hoy sigue siendo válida y tan fuerte como siempre. ¡Sí! Nosotros hemos mirado también a vastos horizontes —como otros— y gracias a Dios por ello, porque Europa nunca podría haber prosperado y nunca prosperará con miras estrechas, como un club que se mira hacia dentro.
La Comunidad Europea pertenece a todos sus miembros. Debe reflejar las tradiciones y las aspiraciones de todos sus miembros. Déjenme ser clara. Gran Bretaña no sueña con algo cómodo, una existencia aislada en el margen de la Comunidad Europea. Nuestro destino es Europa, como parte de la Comunidad. Pero esto no significa que nuestro futuro esté sólo en Europa. Pero tampoco lo es de Francia o España, o de cualquier otro miembro.
La Comunidad no es un fin en sí mismo. No es un mecanismo institucional que debe ser constantemente modificado de acuerdo a los dictados de algún abstracto concepto. No debe ser dosificado por regulaciones interminables. La Comunidad Europea es la forma práctica por la cual Europa puede asegurar un futuro próspero y con seguridad de sus pueblos en un mundo en el que hay otras poderosas naciones y otros grupos de naciones.
Los europeos no podemos permitirnos el lujo de gastar nuestras energías en discusiones internas o arcanos debates institucionales.
Ellos no son un sustituto para una acción eficaz.
Europa tiene que estar preparada tanto para contribuir con plenitud a su propia seguridad, como para competir comercial e industrialmente en un mundo donde el éxito va a los países que fomentan la iniciativa individual y a la empresa, más bien que los que intentan disminuirlos.
Esta tarde quiero exponer algunos principios rectores para el futuro que creo que asegurarán que Europa tenga éxito, no sólo en términos económicos y de defensa, sino también en la calidad de vida y en la influencia de sus pueblos.
COOPERACIÓN VOLUNTARIA ENTRE ESTADOS SOBERANOS
Mi primer principio rector es la siguiente: la cooperación dispuesta y activa entre estados independientes soberanos es el mejor modo de construir una Comunidad Europea exitosa.
Intentar suprimir el carácter nacional y concentrar el poder en el centro de un conglomerado europeo podría ser altamente dañino y podría poner en peligro los objetivos que esperamos lograr. Europa será más fuerte justamente porque conserva a Francia como Francia, a España como España, a Gran Bretaña como Gran Bretaña, cada una con sus costumbres, tradiciones e identidad. Sería un absurdo tratar de hacerlas encajar en alguna clase de retrato robot de la personalidad europea.
Algunos de los padres fundadores de la Comunidad pensaron que los Estados Unidos podrían ser su modelo. Pero el conjunto de la historia de América es muy diferente de la de Europa.
La gente iba allí para escapar de la intolerancia y las coacciones de la vida en Europa.
Ellos buscaron oportunidades y la libertad, y su fuerte sentido en los objetivos, a lo largo de dos siglos, han ayudado a crear una nueva unidad y el orgullo de ser al americano, tal como nuestro orgullo radica en ser británico o belga o el holandés o alemán.
Soy la primera en decir que uno de los grandes retos de Europa debería ser el hablar con una sola voz. Quiero vernos trabajar más estrechamente en todas las cosas que podamos hacer mejor juntos, que solos. Europa es más fuerte cuando nosotros lo somos, ya sea en el comercio, la defensa, o en nuestras relaciones con el resto del mundo.
Pero trabajar más estrechamente no requiere un mayor poder centralizado en Bruselas o que las decisiones sean tomadas por una burocracia que ha sido nombrada. Resulta irónico que justo cuando esos países, como por ejemplo la Unión Soviética, que han tratado de dirigir todo desde el centro, están aprendiendo que el éxito depende de distribuir el poder y las decisiones lejos del mismo, haya dentro de la Comunidad quien quiera ir en dirección opuesta.
No hemos hecho retroceder las fronteras del Estado en Gran Bretaña sólo para ver cómo se vuelven a imponer a escala europea, con un superestado ejerciendo un nuevo dominio desde Bruselas.
Ciertamente, queremos ver una Europa más unida y con un mayor sentido de objetivos comunes. Pero debe ser mediante un camino que preserve las tradiciones diferentes, los poderes parlamentarios y el sentido de orgullo nacional en el propio país de cualquiera, porque este ha sido la fuente de la vitalidad de Europa a través de los siglos.
FOMENTAR EL CAMBIO
Mi segundo principio rector es la siguiente: la política de la comunidad debe abordar problemas presentes de un modo práctico, por difíciles que sean.
Si no podemos reformar las políticas comunitarias que sean claramente erróneas o ineficaces y que están provocando con razón inquietud pública, entonces no conseguiremos el apoyo público para el desarrollo futuro de la Comunidad. Y es por eso que los logros del Consejo europeo en Bruselas en febrero pasado son tan importantes.
No era justo que la mitad del total del presupuesto comunitario, haya estado siendo gastado en el almacenamiento y la eliminación de los excedentes de alimentos.
Ahora bruscamente reducen aquellas acciones.
Era absolutamente equitativo decidir que la parte del presupuesto destinada a la agricultura en el presupuesto, se debía cortar con el fin de liberar recursos para otras políticas, tales como la ayuda a las regiones menos ricas y la ayuda a la educación de formación para empleos.
Se ha tenido también razón en introducir una mayor disciplina presupuestaria para hacer cumplir estas decisiones y para que el gasto comunitario tuviera un mejor control.
Y los que se quejaron de que la Comunidad estaba desperdiciando mucho tiempo en los detalles financieros; omitieron un punto. No se puede construir sobre bases erróneas, financieras o de otra índole, y estas fueron las reformas fundamentales acordadas el pasado invierno, que allanaron el camino para lograr el progreso notable que hemos alcanzado sobre el mercado único.
Pero no podemos dormirnos en lo que hemos logrado hasta la fecha.
Por ejemplo, la tarea de reformar la política agrícola común está lejos de ser completa. Ciertamente, Europa necesita una agricultura estable y eficiente. Sin embargo, la CAP se ha convertido en inmanejable, ineficiente y groseramente cara. La producción de excedentes no deseados no salvaguarda, ni el ingreso ni el futuro de los propios agricultores.
Debemos, seguir aplicando políticas que relacionen más estrechamente la oferta con las necesidades del mercado, y que reduzcan la producción y limiten los gastos.
Desde luego, debemos proteger a los pueblos y a las zonas rurales que son una parte tan importante de nuestra vida nacional, pero no mediante el instrumento de los precios agrícolas.
Abordar estos problemas requiere de coraje político.
La Comunidad, solo se dañara a los ojos de su propio pueblo y del mundo exterior, si carece de aquel coraje.
EUROPA ABIERTA A LA EMPRESA
Mi tercer principio rector es la necesidad de políticas comunitarias que alienten a las empresas.
Si Europa quiere prosperar y crear los empleos del futuro, la empresa es la llave.
El marco básico está allí: el Tratado de Roma que en sí mismo fue concebido como una Carta de Libertad Económica, aunque ello no sea como siempre ha sido leído, y menos aún aplicado.
La lección de la historia económica de Europa en los años 70 y 80 es que la planificación central y el control detallado “no trabajan” y que el esfuerzo personal y la iniciativa “hacen”; que la economía controlada por el Estado es una receta para el poco crecimiento y que la libre empresa en el marco de la ley trae mejores resultados.
El objetivo de una Europa abierta a la empresa es la fuerza motriz detrás de la creación del Mercado único Europeo en 1992. Por deshacerse de barreras, por hacer posible para las empresas que operan a escala europea, puedan competir mejor con los Estados Unidos, Japón y otros nuevos poderes económicos emergentes de Asia y otros países.
Y eso significa acciones para favorecer libres mercados, las acciones para ampliar las opciones y las medidas para reducir la intervención del gobierno.
Nuestro objetivo no debería centrarse en una regulación cada vez más detallada: hay que desregular y eliminar las restricciones sobre el comercio.
Gran Bretaña ha estado a la cabeza de la apertura de sus mercados a otros.
La ciudad de Londres ha estado desde hace mucho tiempo dando la bienvenida a las instituciones financieras de todo el mundo, por lo que es el centro financiero más grande y de mayor éxito en Europa.
Hemos abierto nuestro mercado para los equipos de telecomunicaciones, hemos introducido la competencia en el mercado de servicios e incluso en la propia red, dando pasos que otros en Europa sólo ahora están empezando a afrontar.
En el transporte aéreo, hemos tomado la delantera en la liberalización y hemos visto las ventajas en las tarifas más baratas y en las mayores posibilidades de elección.
Nuestro comercio de cabotaje está abierto a las marinas mercantes de Europa.
Nos gustaría poder decir lo mismo de muchos otros miembros de la comunidad.
En cuanto a los asuntos monetarios, permítanme decir esto. La cuestión clave no es si debe haber un Banco Central Europeo.
Las necesidades inmediatas y prácticas son:
● para poner en práctica el compromiso de la Comunidad de liberar el movimiento de capitales -en Gran Bretaña, lo tenemos;
● y la supresión en la Comunidad de los controles de cambio -en Gran Bretaña, los suprimimos en 1979;
● establecer realmente un mercado libre en los servicios financieros en la banca, seguros e inversión;
● y hacer un mayor uso del ECU.
Este otoño, Gran Bretaña publicará sus cuentas del Tesoro denominadas por ECU, y espera que otros gobiernos de la Comunidad hagan cada vez más lo mismo.
Estas son las reales necesidades, porque ellas son lo que la empresa comunitaria y la industria necesitan para que puedan competir eficazmente con el resto del mundo. Y ellas son los que el consumidor europeo quiere, ya que ellas ensancharán sus opciones y bajarán sus gastos.
Es a tales pasos prácticos básicos que la atención de la Comunidad debería estar dedicada.
Cuando aquellos hayan sido alcanzados y sostenidos durante un período de tiempo, estaremos en una mejor posición para juzgar el siguiente movimiento.
Es lo mismo con las fronteras entre nuestros países.
Desde luego, queremos que sea más fácil pasar los bienes a través de las fronteras.
Desde luego, debemos hacerlo más fácil para las personas que viajen a todas partes en la Comunidad.
Pero es una cuestión de sentido común que no podemos suprimir totalmente los controles fronterizos si debemos también proteger a nuestros ciudadanos del crimen, y detener el movimiento de drogas, terroristas e inmigrantes ilegales.
Eso fue subrayado gráficamente hace sólo tres semanas, cuando un valiente oficial aduanero alemán, cumpliendo con su deber en la frontera entre Holanda y Alemania, dio un golpe importante en contra de los terroristas del IRA.
Y antes de dejar el tema de un mercado único, puedo yo decir que no necesitamos nuevas regulaciones que eleven el costo de la mano de obra y que hagan al mercado de trabajo menos flexible y competitivo que el de nuestros proveedores extranjeros
Si vamos a tener un estatuto para las empresas europeas, este debería contener las regulaciones mínimas.
Y, por cierto, en Gran Bretaña lucharemos contra los intentos de introducir colectivismo y corporativismo a nivel europeo aunque la gente quiera hacer en su propio país, que es asunto suyo.
EUROPA ABIERTA AL MUNDO
Mi cuarto principio rector es que Europa no debe ser proteccionista.
La extensión de la economía mundial requiere que nosotros sigamos el proceso de eliminación de las barreras al comercio, y que se haga en las negociaciones multilaterales en el GATT.
Sería una traición si, superando las restricciones sobre el comercio dentro de Europa, la Comunidad erigiera una mayor protección externa.
Debemos asegurar que nuestro enfoque para el comercio mundial está en consonancia con la liberalización que predicamos en casa.
Tenemos la responsabilidad de dar una ventaja sobre esto, una responsabilidad que en particular es dirigida hacia los países menos desarrollados. Ellos no sólo necesitan ayuda; más que nada, ellos necesitan oportunidades comerciales mejoradas, si ellos deben ganar la dignidad de cultivar la fortaleza económica y la independencia.
EUROPA Y DEFENSA
Mi último principio rector concierne a la cuestión más fundamental: el papel de los países europeos en la defensa.
Europa debe seguir en la OTAN para mantener una defensa segura.
No puede haber ninguna duda de relajar nuestros esfuerzos, aún cuanto esto signifique tomar decisiones difíciles y reuniones de altos costos.
Es a la OTAN que debemos la paz que ha sido mantenido más de 40 años.
El hecho es que las cosas están de nuestro lado: el modelo democrático de una sociedad de empresa libre ha demostrado ser superior y la libertad está sobre la ofensiva, una ofensiva de paz en el mundo, por primera vez en mi vida.
Debemos esforzarnos por mantener el compromiso de los Estados Unidos en la defensa de Europa. Y eso significa reconocer la carga que pesa sobre sus recursos el papel mundial que ellos emprenden y su punto, que sus aliados deberían llevar la plena defensa de la libertad, en particular en Europa que crecen más los ricos.
Cada vez más, ellos buscarán a Europa para que juegue un papel en la defensa área, fuera de la zona, como hemos hecho recientemente en el Golfo.
La OTAN y la Unión Europea Occidental han reconocido desde hace tiempo, cuando los problemas de la defensa se encuentran en Europa, y han señalado las soluciones. Y ha llegado el momento en que tenemos que dar contenido a nuestras declaraciones acerca de un esfuerzo enérgico en la defensa, con mejor relación calidad-precio.
Esto no es un problema institucional.
Esto no es un problema de bosquejar. Es algo a la vez más simple y más profundo: se trata de una cuestión de voluntad política y coraje político, de convencer a la gente en todos nuestros países que no podemos depender para siempre de los demás para nuestra defensa, sino que cada miembro de la Alianza debe asumir una participación equitativa de la carga.
Debemos mantener el apoyo público a la fuerza de disuasión nuclear, recordando que las armas obsoletas no disuaden; de ahí la necesidad de la modernización.
Debemos cumplir con las exigencias para la defensa convencional y eficaz en Europa contra las fuerzas soviéticas que constantemente están siendo modernizadas.
Nosotros deberíamos desarrollar el WEU, no como una alternativa a la OTAN, sino como un medio de fortalecer la contribución de Europa a la defensa común del Oeste.
Y, por encima de todo, en un momento de cambio e incertidumbre en la Unión Soviética y Europa del Este, debemos conservar la unidad de Europa y resolver el modo que independientemente de lo que pueda pasar, nuestra defensa está asegurada.
Al mismo tiempo, tenemos que negociar sobre el control de armamentos y mantener la puerta abierta de par en par a la cooperación sobre todas las otras cuestiones contempladas en los Acuerdos de Helsinki.
Pero no olvidemos nunca que nuestra forma de viva, nuestra visión y todo que esperamos lograr, se asegura no por la justicia de nuestra causa, sino por la fuerza de nuestra defensa.
Sobre esto, nunca debemos vacilar, y nunca fallar.
EL ENFOQUE BRITÁNICO
Señor Presidente, creo que no es suficiente hablar en términos generales acerca de una visión europea o ideal. Si creemos en ella, tenemos que trazar el camino e identificar los pasos a seguir.
Y eso es lo que he tratado de hacer esta tarde.
Este enfoque no requiere nuevos documentos: ellos están todos allí, el Tratado del Atlántico Norte, la versión revisada del Tratado de Bruselas y el Tratado de Roma, los textos escritos por hombres con visión de futuro, un belga notable -Paul Henri Spaak-, entre ellos.
Sin embargo, por lejos que podamos querer ir, la verdad es que sólo podemos dar un paso a la vez. Y lo que necesitamos ahora es tomar decisiones sobre los próximos pasos hacia delante, en lugar de dejarnos distraer por objetivos utópicos.
La utopía nunca llega, porque sabemos que no nos gustaría esto, como si se hiciera.
Dejemos que Europa sea una familia de naciones, comprendiendo y apreciándose mejores unos a otros, haciendo más juntos, pero disfrutando de nuestra identidad nacional no menos que de nuestro esfuerzo común europeo.
Vamos a tener una Europa que desempeñe plenamente su papel en el resto del mundo, que no mira hacia afuera sino solo hacia adentro, y que mantiene aquella comunidad del Atlántico -que Europa en ambos lados del Atlántico, es nuestra más noble herencia y nuestra mayor fortaleza.
Les doy las gracias por el privilegio de darles esta conferencia en la magnifica sala de este gran colegio.
MARGARET THATCHER

Traducción libre: © www.constitucionweb.com
[1] En esta famosa conferencia, Margaret Thatcher expone su visión sobre el futuro de la Unión Europea, defendiendo –según le han reprochado sus detractores- una postura acusadamente euroescéptica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada