enero 09, 2011

"Sermón del Montículo" Margaret Thatcher (1988) -Versión en español-

DISCURSO PRONUNCIADO A LA ASAMBLEA GENERAL DE LA IGLESIA PREBISTERIANA DE ESCOCIA
Sermón del Montículo [1]
Margaret Thacher
[21 de Mayo de 1988]

Me siento enormemente honrada para haber sido invitada a asistir a la apertura de esta Asamblea general de la Iglesia Presbiteriana Escocesa de 1988; como estoy profundamente agradecida que usted me haya pedido que ahora les dirija unas palabras.
Soy muy consciente que su continuidad histórica se extiende por más de cuatro siglos, durante los cuales la posición de la Iglesia Presbiteriana de Escocia ha sido reconocida en el derecho constitucional y confirmada por los sucesivos reyes. Surgió a partir de la independencia de la mente y en el rigor del pensamiento, que ha sido siempre una característica poderosa de los escoceses, como ya he tenido la ocasión de conocer, y se ha mantenido cerca de sus raíces, inspirando un compromiso con el servicio de todas las personas.
Por tanto, estoy muy sensible con el importante ascendiente que la Iglesia de Escocia ejerce en la vida de toda la nación, tanto a nivel espiritual como por los amplios servicios humanitarios que proporciona su departamento de responsabilidad social. Y soy consciente también del valor de sus preservantes relaciones que la Iglesia de Escocia mantiene con otras Iglesias.
Tal vez sería mejor, moderador, que comenzara hablando personalmente como cristiana, así como política, sobre la forma en que veo las cosas.
Leyendo recientemente, encontré por casualidad una frase crudamente simple:
"El cristianismo es la redención espiritual, no la reforma social".
A veces, el debate sobre estas cuestiones se ha polarizado demasiado y ha dado la impresión de que las dos son muy diferentes. Pero la mayor parte de los cristianos consideran como un deber personal cristiano ayudar a su prójimo, a los hombres y mujeres, y la vida de los niños como un bien precioso. Estos deberes no provienen de ninguna legislación secular aprobada por el Parlamento, sino que les son impuestos por ser cristianos.
Pero hay un número de gente que no son cristianos y que también aceptarían aquellas responsabilidades. ¿Cuáles entonces son las marcas distintivas de cristianismo?
Ellas no se derivan de la social, sino desde el lado espiritual de nuestras vidas, y personalmente, yo identificaría tres credos en particular:
▪ En primer lugar, que desde el principio el hombre ha sido dotado por Dios con el derecho fundamental para elegir entre el bien y el mal.
▪ En segundo lugar, que hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios y, por lo tanto, se espera que usemos toda nuestro propio poder de pensamiento y de juicio en el ejercicio de aquella elección y, además, que si abrimos nuestros corazones a Dios, él se ha comprometido a trabajar dentro de nosotros.
▪ Y en tercer lugar, que Nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, cuando se enfrentó a su terrible elección en su vigilia solitaria, decidió entregar su vida para que nuestros pecados fueran perdonados. Recuerdo muy bien un sermón de un domingo de “Armisticio”, donde nuestro predicador dijo: "Nadie se llevó la vida de Jesús, él decidió entregarla".
Vuelvo a pensar en muchas discusiones en mi vida temprana, cuando todos conveniamos en que si uno intenta tomar los frutos del cristianismo sin sus raíces, los frutos se marchitan. Y no vienen otra vez a no ser que se nutran sus raíces.
Pero no hay que profesar la fe cristiana e ir a la Iglesia, simplemente, porque queramos reformas sociales o un mejor nivel de comportamiento, sino porque aceptamos la santidad de la vida, la responsabilidad que viene con la libertad y el sacrificio supremo de Cristo, expresado tan bien en el himno: "Cuando contemplo la maravillosa cruz, sobre la cual el príncipe de gloria ha muerto, mi beneficio más rico ya se cuenta, pero la pérdida, vierte el desprecio sobre todo mi orgullo."
También puedo decir unas palabras sobre mi creencia personal sobre la importancia del cristianismo en la política pública: - dar las cosas que son del César?
El Antiguo testamento establece en el Éxodo que los Diez mandamientos fueron dados a Moisés; la prescripción en Levítico para amar a nuestro vecino como a nosotros mismos y, en general, la importancia de observar un estricto código de normas. El Nuevo Testamento es un registro de la Encarnación, las enseñanzas de Cristo y el establecimiento del Reino de Dios. Otra vez tenemos los énfasis en el cariño de nuestro prójimo como a nosotros mismos " y hacer a usted como sería hecho por…"
Creo que si juntamos todos estos elementos claves del viejo y nuevo testamento, obtendremos: una visión del universo, una actitud apropiada para trabajar y los principios para dar forma a la vida económica y social.
Se nos dice que debemos trabajar y utilizar nuestros talentos para crear riqueza. "Si uno no quiere trabajar que tampoco coma", escribió San Pablo a los Tesalonicenses. De verdad, la abundancia más que la pobreza tiene una legitimidad que se deriva de la naturaleza misma de la creación.
Sin embargo, el Décimo Mandamiento -No codiciarás- reconoce que ganar dinero y la posesión de las cosas podría convertirse en actividades egoístas. Pero no es la creación de la riqueza lo que está mal, sino el amor al dinero por sí mismo. La dimensión espiritual viene a la hora de decidir lo que uno hace con la riqueza. ¿Cómo podríamos nosotros responder a los numerosos llamados de ayuda, o invertir dinero para el futuro, o apoyar a los maravillosos artistas y artesanos cuyos trabajos también glorifican a Dios, a no ser que nosotros primero hubiéramos trabajado mucho y utilizado nuestros talentos para crear la riqueza necesaria? Recordemos a la mujer con la jarro de Alabastro de ungüento.
Confieso que yo siempre he tenido dificultad con la interpretación del precepto bíblico: “amar al prójimo como a nosotros mismos” hasta que leí algunas de las palabras de C.S. Lewis. Señalaba que exactamente no nos amamos a nosotros mismos cuando nos caemos debajo de las normas y creencias que hemos aceptado. De hecho podríamos incluso odiarnos por algún hecho indigno.
Nada de esto, por supuesto, nos dice exactamente qué tipo de instituciones políticas y sociales nosotros deberíamos tener. Sobre este punto, los cristianos muchas veces realmente no están de acuerdo, aunque es una marca de las costumbres cristianas que lo hagan con cortesía y respeto mutuo. Lo que es cierto, sin embargo, es que cualquier conjunto de medidas sociales y económicas que no se funde en la aceptación de la responsabilidad individual, no hará nada más que daño.
Somos todos responsables de nuestras propias acciones. No podemos culpar a la sociedad si desobedecemos la ley. Simplemente, tampoco podemos delegar el ejercicio de la piedad y la generosidad a los demás. Los políticos y otros poderes seculares deberían esforzarse por sus medidas para sacar lo bueno de las personas y para luchar por el mal: pero ellos no pueden crear uno o suprimir el otro. Ellos sólo pueden ver que las leyes animen los mejores instintos y convicciones de las personas, instintos y convicciones que estoy convencida están mucho más profundamente arraigadas de lo que suele suponerse.
En ninguna parte, es esto más evidente que en las relaciones básicas de la familia, que están en el corazón de nuestra sociedad y son la escuela de nuestras virtudes cívicas. Y es sobre la familia que en el gobierno construimos nuestra propia política para el bienestar, la educación y el cuidado.
Ustedes recordarán que Timoteo fue advertido por San Pablo que cualquier persona que se niega a mantener a su propia casa (es decir, su propia familia) ha renegado de la fe y es "peor que un incrédulo."
Debemos reconocer que la sociedad moderna es infinitamente más compleja que las de los tiempos bíblicos y desde luego que nuevas ocasiones enseñan nuevos deberes. En nuestra generación, la única manera de garantizar que nadie se quede sin sustento, ayuda o una oportunidad, es tener leyes que aseguren la salud y la educación, pensiones para los ancianos y el socorro a los enfermos y los discapacitados.
Pero la intervención por el Estado nunca debe llegar a ser tan grande que elimine de forma efectiva la responsabilidad personal. Lo mismo se aplica a los impuestos; ya que mientras usted y yo trabajaríamos con mucha fuerza en cualquier circunstancia, hay indudablemente unos que no lo harían a no ser que el incentivo estuviera allí. Y necesitamos sus esfuerzos también.
Moderador, recientemente ha habido grandes debates sobre la educación religiosa. Creo fuertemente que los políticos deben ver que la educación religiosa tiene un lugar apropiado en la currícula escolar.
En Escocia, como en Inglaterra, hay una conexión histórica expresada en nuestras leyes entre la Iglesia y el Estado. Las dos conexiones son de una clase algo diferente, pero las disposiciones en ambos países son diseñadas para dar la expresión simbólica a la misma verdad crucial: que la religión cristiana - que, desde luego, incorpora muchas de las grandes verdades espirituales y morales de Judaísmo - es una parte fundamental de nuestra herencia nacional. Y creo que es el deseo de la inmensa mayoría de la gente que esta herencia debe ser conservada y promovida.
Durante siglos ella ha sido nuestra misma sangre de vida. Y de verdad somos una nación cuyos ideales se basan en la Biblia.
Además, es imposible entender nuestra historia o la literatura sin comprender este hecho, y esto es el fuerte caso práctico para asegurar que a los niños en la escuela se les de instrucción adecuada, en la parte que la tradición judeo-cristiana ha jugado en el moldeado de nuestras leyes, costumbres e instituciones. ¿Cómo podríamos darle sentido a Shakespeare y Sir Walter Scott, o de los conflictos constitucionales del siglo XVII, tanto en Escocia como en Inglaterra, sin algunos conocimientos fundamentales?
Pero voy más lejos que esto. Las verdades de la tradición judeo-cristianas son infinitamente preciosas, no sólo, como creo, porque ellas son verdaderas, sino también porque ellas proporcionan el impulso moral que solo puede conducir a aquella paz, en el significado verdadero de la palabra, que todos anhelamos por mucho tiempo.
Afirmar valores morales absolutos no debe demandar la perfección para nosotros mismos. Ningún verdadero cristiano podría hacer eso. Es más, uno de los grandes principios de nuestra herencia judeo-cristiana es la tolerancia. La gente con otra fe y cultura siempre han sido bienvenidas en nuestra tierra; asegurada su igualdad conforme a la ley, el respeto apropiado y la amistad abierta. No hay absolutamente nada incompatible entre esto y nuestro deseo de mantener la esencia de nuestra propia identidad. No hay ningún lugar para la intolerancia racial o religiosa en nuestro credo.
Cuando Abraham Lincoln habló en su famoso discurso en Gettysburg de 1863, del "gobierno del pueblo, por el pueblo, y para el pueblo", él dio al mundo una definición clara de la democracia que desde entonces ha sido adoptada ampliamente con entusiasmo. Pero lo que él mismo enuncia como una forma de gobierno no era en sí mismo cristiano, pues en ninguna parte de la Biblia se menciona la palabra “democracia”. Lo ideal sería que, cuando los cristianos se encuentran, como cristianos, para tomar el consejo juntos, su objetivo no sea (o debería serlo) averiguar cuál es la intención de la mayoría, que es la mente del Espíritu Santo, algo que puede ser muy diferente.
Sin embargo, yo soy un entusiasta de la democracia. Y tomo aquella posición, no porque crea que la opinión de la mayoría es inevitablemente derecha o verdadera de verdad, que ninguna mayoría puede llevarse los derechos humanos dados por Dios -sino porque creo que ese es el que más eficazmente salvaguarda el valor del individuo, y, más que cualquier otro sistema, frena el abuso de poder por uno pocos. Y eso es un concepto cristiano.
Pero hay pocas esperanzas para la democracia si los corazones de los hombres y mujeres en las sociedades democráticas no pueden ser tocados, por una llamada a algo más grande que ellos mismos. Las estructuras políticas, las instituciones del Estado, los ideales colectivos, no son suficientes.
Nosotros los Parlamentarios podemos legislar para el Estado de Derecho y, la Iglesia, puede enseñar la vida en la fe. Pero al fin y al cabo, el papel del político es humilde. Siempre he pensado que todo el debate acerca de la Iglesia y el Estado no ha dado nada comparable a la visión de aquel hermoso himno: "Yo voto por ti mí país" [2]. Comienza con una afirmación triunfante de lo que podría describirse como el patriotismo secular, una cosa noble de hecho, en un país como el nuestro: "Yo voto por ti mí país, por encima de todas las cosas terrenales; entero, sin reserva y perfecto el servicio de mi amor".
Se va a hablar de "otro país del que me enteré mucho tiempo atrás", cuyo rey no puede ser visto y cuyos ejércitos no pueden ser contados, y “el alma por alma y en silencio sus frutos brillantes límites". No el grupo por el grupo, o el partido por el partido, e incluso la iglesia por la iglesia -pero el alma por alma- y cada uno cuenta.
Que, los miembros de la Asamblea, es el país que ustedes principalmente sirven. Ustedes luchan por su causa bajo la bandera de una iglesia histórica. Su éxito importa mucho -tanto en lo temporal como para el bienestar espiritual de la nación. Os dejo con la sincera esperanza de que estamos más cerca de ese otro país cuyos "caminos son los caminos de suavidad y todas sus caminos son la paz."
MARGARET THATCHER

Traducción libre: © www.constitucionweb.com
[1] El “Sermón del montículo” es el nombre dado –a modo de critica- por la prensa escocesa a este discurso que fuera pronunciado en una iglesia ubicada en la colina artificial de Edimburgo, señalando una suerte de paralelismo caricaturesco con el “Sermón de la Montaña” de Jesús. Se ha señalado que por él, Thatcher ofreció una suerte de justificación teológica para sus ideas sobre el capitalismo y la economía de mercado, con lo que quiso dar en la Gran Bretaña de entonces, un mensaje en hipérbole a la opinión religiosa generalizada, que en esa epoca se alineada políticamente con la "izquierda moderada". En cualquier caso, caber recordar que Margaret Thatcher, a diferencia de los conservadores estadounidenses, no exigía ningún compromiso religioso de sus aliados políticos. Por ejemplo, uno de sus principales portavoces -Norman Tebbitt- era un ateo declarado. Thatcher también, a lo largo de su carrera parlamentaria, votó a favor de la legislación liberal sobre el aborto, y nombró a varios hombres gay en su gabinete [uno - Avon, hijo de Harold Macmillan, fue una de las primeras víctimas del SIDA], y en su gobierno inició una extensa campaña de relaciones sexuales más seguras.
[2] Esta cita y las siguientes hasta el final se corresponden con el título y parte de la letra de una canción patriótica británica conocida como: “I Wow to Thee, My Contry”, que fuera creada en 1921 con un poema del diplomático Sir Cecil Spring, y la música de Gustav Holst, donde describe como un cristiano debe su lealtad tanto a su patria como al reino de los cielos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada