enero 09, 2011

"Discurso de la Victoria de la Guerra de las Malvinas" Margaret Thatcher (1982) -Versión en español-

DISCURSO DE LA VICTORA DE LA GUERRA DE LAS MALVINAS, PRONUNCIADO EN LA REUNION DEL PARTIDO CONSERVADOR EN CHELTENHAM
Margaret Thatcher
[3 de Julio de 1982]

Hoy nos encontramos con los resultados de la batalla de las Malvinas. Nuestro país ha obtenido una gran victoria y nosotros tenemos el derecho de estar orgullosos. Esta nación tuvo la resolución de hacer lo que sabia que tenía que hacer, para hacer lo que sabía que era correcto.
Combatimos para mostrar que la agresión no es provechosa, y que a los bandidos no se les puede permitir que obtengan su botín. Luchamos para apoyar muchas cosas en el mundo: el Consejo de Seguridad, la Commonwealth, la Comunidad Europea y los Estados Unidos. Sin embargo, nosotros luchamos solos, luchamos por nuestro pueblo y por nuestro territorio soberano.
Ahora que todo ello ha terminado, las cosas no pueden ser las mismas de nuevo, nosotros hemos aprendido algunas cosas de nosotros mismos una lección que desesperadamente debíamos aprender. Cuando comenzamos, había personas irresolutas y pusilánimes: aquellos que pensaron que Gran Bretaña no podía por mucho tiempo llevar la iniciativa por sí misma; la gente que pensó que no podríamos por mucho tiempo hacer las grandes cosas que hicimos; y aquellos que creían que nuestro declive era irreversible —que nosotros nunca podríamos volver a ser lo que fuimos. Estaban aquellos que nunca podrían admitir —quizá algunos estén aquí hoy— que el pueblo podía haber estrepitosamente negado la idea —en el centro de sus corazones— y que ellos temían que fuera verdad con su secreto temor: que Gran Bretaña no era la nación que había construido un Imperio y controlado una cuarta parte del mundo.
Bien, ellos estaban en un error. La lección de las Malvinas es que Gran Bretaña no ha cambiado y que esta nación todavía tiene sus excelentes cualidades que la han caracterizado a lo largo de la historia. Esta generación puede igualar a la de sus padres y abuelos en habilidad, coraje y resolución. No hemos cambiado. Cuando los temores de guerra y los peligros para nuestro pueblo nos llaman a las armas, entonces los británicos son como siempre han sido: competentes, con coraje y resolutos.
Cuando se llama a las armas ¡ah!, ese es el problema
Se debió tomar para la batalla en el Atlántico Sur los astilleros para adaptar los buques en forma, antes de tiempo, para reacondicionar los buques mercantes y los buques de crucero, para fijar plataformas de helicópteros, para convertir los barcos hospitales, todo lo mas rápido posible de lo que se pensaba; y se debió afrontar las demandas de la guerra por cada parada para ser retirada y cada hombre y mujer para hacer lo mejor.
El pueblo británico fue amenazado por soldados extranjeros y el territorio británico fue invadido por ellos, y de ese modo la respuesta fue incomparable. Sin embargo, ¿por qué necesitamos una guerra para mostrar nuestras cualidades y reafirmar nuestro orgullo? ¿Por qué hemos sido invadidos antes de que dejáramos aparte nuestras egoístas intenciones y empezáramos a trabajar juntos como sólo nosotros podemos trabajar, y realizar cosas como sólo nosotros las podemos lograr?
Ese realmente es el cambio en nosotros y con la nación que tenemos. Hemos visto que el espíritu en el Sur Atlántico —el espíritu real de Gran Bretaña— se encendió por la guerra, pero ahora puede ser encendido por la paz.
Tenemos el primer pre-requisito. Sabemos que podemos hacerlo —no hemos perdido el talento. Ese es el factor Malvinas. Nosotros nos hemos probado a nosotros mismos por nosotros mismos. Esa es la lección que no debemos olvidar. Sin embargo, es una lección que debemos aplicar a la paz justo como nosotros hemos aprendido en la guerra. La vacilación y nuestras dudas nos han proporcionado el camino para el éxito y el orgullo. Tenemos la confianza y debemos usarla.
Basta con mirar a la fuerza de tareas, como lección objetiva. Cada hombre tenía su propia tarea que hacer y la hizo estupendamente. Oficiales y soldados, suboficiales superiores y nuevos reclutas, cada uno cuenta que su contribución fue esencial para el éxito del conjunto. Todos son igualmente valiosos, cada uno fue calificado de otra manera.
Al trabajar juntos, cada uno fue capaz de hacer algo más que lo que podía hacer en su mejor momento. Como un equipo levantaron el promedio del nivel de los mejores y por cada uno, haciendo todo lo posible lograron en conjunto lo imposible. Esa es una imagen exacta de Gran Bretaña en la guerra, no aún de Gran Bretaña en la paz. Pero el espíritu ha despertado y la nación ha empezado a afirmarse. Las cosas no volverán a ser lo mismo otra vez.
En todo el Reino Unido, los hombres y mujeres se preguntan ¿por qué no podemos alcanzar en la paz lo que podemos hacer tan bien en la guerra?
Y tienen buenas razones para preguntarlo.
Miren lo que los trabajadores británicos aeroespaciales hicieron cuando su avión Nimrod [1] necesitaba modificaciones importantes. Ellos sabían que sólo rebasteciendolo en el aire de combustible podria su grupo de tareas ser debidamente protegido, y manejaron en la mesa de dibujo aquellos cambios complicados para aviones aeronavegables en dieciséis días; un año más rápido de lo que normalmente se necesitaba para el caso.
Así esos logros, de haber sido hechos en tiempo de paz, podrían establecernos como fabricantes de aviones para el mundo.
Este desempeño récord se logró no sólo por el excelente trabajo en equipo, sino también por la brillante perfomance de nuestras fábricas en el país, que reflejaron nuestras fuerzas en ultramar. Es uno de los elementos duraderos de nuestro éxito en el Atlántico Sur, por los que nuestras tropas fueran magníficamente conducidas. Ningún elogio es demasiado alto para la calidad y la experiencia de nuestros comandantes en el campo.
Su ejemplo, también debe ser tomado a pecho. Ahora es el momento de la gestión para levantar la mira y conducir con la profesionalidad y la eficacia que se sabe que es posible. Si las lecciones del Atlántico Sur deben ser aprendidas, entonces tienen que ser aprendidas por todos nosotros. Nadie puede permitirse el lujo de quedarse fuera. El éxito depende de todos nosotros -diferentes en calidades, pero igualmente valioso.
He leído otra vez durante la semana pasada, un discurso poco conocido de Winston Churchill, que hizo justo después de la última guerra. Esto fue lo que dijo: “Tenemos que encontrar los medios y el método de trabajar juntos no sólo en tiempos de guerra, y de angustia mortal, sino en tiempos de paz, con todas sus desconciertos y el clamor y el ruido de las lenguas."
Treinta y seis años, tal vez estamos empezando a aprender nuevamente la verdad que Churchill tan claramente nos enseñó.
Vimos las señales cuando, esta semana, la NUR llegó a entender que la huelga en los ferrocarriles y en el metro no encajaba -no coincide con el espíritu de estos tiempos. Y, sin embargo el martes, ocho hombres, los líderes de ASLEF, entendiendo mal el nuevo estado de ánimo de la nación, se dispusieron a llevar el ferrocarril a un paro. Ignorando el ejemplo de la NUR, a los viajeros a quienes se supone deben servir, y los empleos y el futuro de sus propios miembros, este minúsculo grupo decidió utilizar su poder indudable ¿para qué? para retrasar la recuperación británica, que todo nuestro pueblo tardo mucho tiempo para ver.
Sin embargo, podemos recordar que el lunes, casi una cuarta parte de los miembros de la NUR volvió a trabajar.
Hoy, apelamos a cada conductor de tren para poner primero a su familia, sus compañeros, y su país, continuando su trabajo mañana. Esa es la verdadera solidaridad que puede salvar puestos de trabajo y que se encuentra en la orgullosa tradición de los ferroviarios británicos. Pero no es sólo en los ferrocarriles que tenemos que encontrar los medios y el método de trabajar juntos. Es tambien aplicable en el NHS (el Sistema Nacional de Salud). Todos los que trabajan allí están cuidando, de una manera u otra a los enfermos.
Para hacer frente a sus necesidades ya hemos ofrecido a los trabajadores auxiliares casi exactamente lo que le hemos dado a nuestras Fuerzas Armadas y a nuestros maestros, y más de nuestros funcionarios han aceptado. Todos nosotros sabemos que hay un límite a lo que todo empleador puede darse el lujo de gastar en salarios. Los aumentos propuestos a las enfermeras y trabajadores auxiliares en el Servicio de Salud son el máximo que el gobierno puede permitirse el lujo de pagar.
Y no podemos evitar una verdad incuestionable. El Gobierno no tiene dinero propio. Todo lo que necesita lo toma de los impuestos o lo toma prestado con interés. Es todo de ustedes - cada uno aquí - los que pagan.
Desde luego, hay otro camino. En lugar de tomar el dinero abiertamente de nuestro pueblo, de los impuestos o préstamos, podemos tomarlo a escondidas, mediante subterfugios. Podemos imprimir el dinero para pagar con la inflación más alta lo que no nos atrevemos a cobrar en impuestos y no podemos tomar prestado.
Pero ese método de mala reputación ya no esta abierto para nosotros. Correctamente este Gobierno lo ha abjurado. Cada vez más esta nación no lo tendrá. Nuestra gente tiene ahora confianza suficiente para afrontar los hechos de la vida. Hay un nuevo espiritu de realismo en Gran Bretaña.
Eso también forma parte del factor Malvinas.
La batalla del Atlántico Sur no fue ganada por ignorar los peligros o negar los riesgos.
Fue alcanzado por hombres y mujeres que no se hacia ilusiones sobre las dificultades. Las afrontamos directamente y fuimos determinados a vencer. Eso es cada vez más el estado de ánimo de Gran Bretaña. Y es por eso que la huelga ferroviaria no es aceptable. Ya no estamos dispuestos a poner en peligro nuestro futuro sólo para defender las prácticas de dotación acordada en 1919, cuando las máquinas de vapor surcaban las pistas del ferrocarril Grand Central y el automóvil aún no se había hecho cargo del caballo.
De verdad ahora ha pasado otra vez aquello Gran Bretaña no está preparada para ser empujada alrededor.
Hemos dejado de ser una nación en retroceso.
Tenemos en nuevo lugar recién descubierto –la confianza que nace en las batallas económicas en el país y probado y encontrado verdadero a 8,000 millas de distancia.
Aquella confianza viene del redescubrimiento de nosotros mismos, y crece con la recuperación de nuestra dignidad.
Y así, hoy, podemos alegrarnos de nuestro éxito en Islas Malvinas y se enorgullecen del logro de los hombres y las mujeres de nuestro grupo de trabajo.
Pero lo hacemos así, no como en algún parpadeo pasado de una llama que pronto debe estar muerta. No nos alegramos de que Gran Bretaña haya vuelto a encender aquel espíritu que encendieron las generacioines pasadas y que hoy ha comenzado a arder tan intensamente como antes.
Gran Bretaña se encontró otra vez en el Atlántico Sur y no mirará hacia atrás a partir de la victoria que ha ganado.
MARGARET THATCHER

Traducción libre: © www.constitucionweb.com
[1] El Hawker Siddeley Nimrod es un avión de patrulla marítima desarrollado en el Reino Unido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada