mayo 02, 2011

Discurso de investitura de Julia Gillard, como Primera Ministra de Australia (2010)

DISCURSO DE INVESTIDURA COMO PRIMERA MINISTRA DE AUSTRALIA
Julia Gillard [1]
[24 de Junio de 2010]

Puedo decir a todos y cada uno de los australianos, con la mayor humildad, resolución y entusiasmo, que busqué la aprobación de mis compañeros de partido para ser la líder de los laboristas y la primera ministra de este país.
He aceptado ese respaldo.
Y me siento muy honrada de liderar a este país que me encanta.
Estoy totalmente comprometida con servir a nuestro pueblo.
Crecí en el gran estado de Australia del Sur.
Crecí en un hogar de padres trabajadores.
Ellos me enseñaron el valor del trabajo duro.
Ellos me enseñaron el valor del respeto.
Ellos me enseñaron el valor de hacer su parte a la comunidad.
Y son estos los valores los que me guiaran como primera ministra de Australia.
Yo creo en un gobierno que premia a los que trabajan más duro y no a los que se quejan más fuertes.
Yo creo en un gobierno que premia a aquellos que, día tras día, trabajan en nuestras fábricas y en nuestras granjas, en nuestras minas, en nuestras aulas y en nuestros hospitales, que recompensa el trabajo duro, la decencia y el esfuerzo. La gente que obra conforme a las normas, pone sus alarmas temprano, recoge a sus niños en la escuela, apoya a sus vecinos y le gusta su país.
Y también creo que el "liderazgo" alrededor de la autoridad, nace del respeto mutuo compartido por sus colegas; del trabajo en equipo y el trabajo duro;… el trabajo en equipo y el espíritu.
Son estas creencias que han sido mi brújula durante los tres años y medio del servicio más fiel que pude ofrecer a mi colega, Kevin Rudd.
Le pedí a mis compañeros un cambio de liderazgo.
Un cambio porque pensaba que el gobierno se estaba alejando de su camino y porque creo, fundamentalmente, que la educación y la sanidad básicas en las que confían los australianos, así como sus condiciones laborales, peligran en las próximas elecciones.
Amo a este país y no iba a quedarme cruzada de brazos viendo como la oposición iba a recortar la educación, la sanidad y a acabar con los derechos laborales.
Mis valores y mis creencias me han llevado a dar un paso adelante y ocupar el cargo de primera ministra
Hoy quiero hacer algunos compromisos con el pueblo australiano.
Quiero hacer en primer lugar un compromiso. Lideraré un gobierno sólido y responsable que tomará el control de nuestro futuro.
Un gobierno sólido y responsable para mejorar y proteger los servicios públicos esenciales y los derechos básicos de los que nuestra gente depende, incluyendo de manera significativa, los derechos laborales.
Deseo hacer dos reconocimientos.
Asumo mi parte justa de la responsabilidad en el historial del gobierno de Rudd, por nuestros logros importantes y de los errores cometidos.
Sé que el gobierno de Rudd no hizo todo lo que dijo que haría.
Y a veces, se desvió de su curso.
También reconozco que ciertamente no he sido elegida primera ministra por los australianos.
Y yo le pediré al Gobernador General que convoque a una elección general en los próximos para que el pueblo australiano pueden ejercer su derecho inalienable a elegir su primer ministro.
Entre ahora y esta elección, buscaré su consideración y su apoyo.
Y buscaré aquella consideración y apoyo a medida que surgimos de la crisis financiera más grande que el mundo ha enfrentado desde la Gran Depresión, con la deuda más baja, el nivel del desempleo más bajo y el crecimiento más alto de las economías del mundo.
Este es un logro que debemos estar orgullosos todos los trabajadores, empleadores, sindicatos, los negocios pequeños y grandes, las asociaciones patronales, quienes lo han hecho posible.
Le doy crédito a cada trabajador australiano por el sombrero que se ha logrado durante estos días de dificultades económicas.
Yo les doy crédito a los gigantes del Trabajo, Bob Hawke y Paul Keating, como los arquitectos de la prosperidad de Australia moderna.
Le doy crédito a John Howard y Peter Costello para continuar con estas reformas.
Y sobre todo dar crédito a Kevin Rudd, por haber liderado la nación en tiempos tan difíciles y mantener el empleo de la gente.
Y hoy puedo asegurar a cada australiano que su presupuesto será de nuevo superavitario en el 2013.
Así, después de haber visto la crisis financiera mundial y cómo ha respondido la nación, se ha reforzado en mí, mi convicción de que cuando este país esta unido, podemos hacer grandes cosas.
Es mi intención liderar un gobierno que utilice ese espíritu y esa voluntad que va hacer aún más para aprovechar los talentos de toda nuestra gente. Para hacer aún más para asegurarnos de que cada niño obtenga una vida justa y una gran educación.
Es mi intención liderar un Gobierno que haga más para aprovechar el viento y el sol y las nuevas tecnologías emergentes.
Voy a hacer esto porque creo en el cambio climático. Creo que los seres humanos contribuyen al cambio climático.
Y es tan decepcionante para mí como lo es para millones de australianos que no tengamos un precio para las emisiones de gases de CO2. Y en el futuro vamos a necesitar uno. Pero primero tendremos que establecer un consenso de la comunidad para la acción.
De ser elegida como Primera Ministra yo voy a llevar adelante el caso del precio para las emisiones de gases del CO2 en nuestro país y en el extranjero. Lo haré a medida que las condiciones económicas globales mejore y nuestra economía siga fortaleciéndose.
Hay otra cuestión sobre la que voy a buscar el consenso y que es la propuesta impuestos sobre las “super ganancias”. Los australianos tienen derecho a un reparto más equitativo de nuestra herencia, la riqueza mineral que se encuentra en nuestra tierra. Tienen derecho a una parte más justa.
Pero para llegar a un consenso, necesitamos hacer más que consultar. Tenemos que negociar. Y debemos poner fin a esta incertidumbre que no es bueno para esta nación.
Es por eso que hoy estoy abriendo la puerta del Gobierno a la industria minera y les pido que a cambio, la industria minera abra su mente.
Y hoy, me aseguraré que sea cancelada la publicidad sobre la minería pagada por el gobierno. Y a cambio de esto, pido a la industria minera que haga cesar su campaña publicitaria como una muestra de buena fe y respeto mutuo.
Las negociaciones se producirán con la industria minera. Ellos serán guiados por el Tesorero y el nuevo Primer Ministro Adjunto y Ministro Martin Ferguson.
NUESTRAS TROPAS EN EL EXTRANJERO
Tratando estos problemas quiero expresarles como primera ministra entrante a nuestras tropas, hombres y mujeres, en casa y en el extranjero: Somos un país agradecido y reconocemos su sacrificio. Nuestro país confía en ustedes para mantenernos a salvo. Para mantener la paz y honrar a los EE.UU. y las otras alianzas que son tan importantes para nuestra nación.
La pérdida más reciente de vida de los valientes soldados australianos en Afganistán y las heridas que han sufrido nuestras tropas nos recuerda a todos la profundidad del sacrificio que los servicios de nuestros hombres y mujeres pueden ser llamados a hacer.
Nuestros pensamientos están ciertamente con las familias en duelo.
Por último, quiero rendir homenaje a Kevin Rudd.
En última instancia, Kevin y yo no estaba de acuerdo sobre la dirección del Gobierno. Yo creía que teníamos que hacerlo mejor.
Sin embargo, Kevin Rudd, es un hombre de notables logros.
Hizo una historia maravillosa para esta nación al decir «Lo siento» a los australianos indígenas.
El fue el líder que retiró las tropas de Irak y tuvo la visión de reforzar nuestro compromiso en Afganistán.
El líder que nos guío a través de la crisis financiera mundial.
El líder, que recurrió a su inteligencia y determinación para la reforma de la salud, la lucha contra la falta de vivienda y para cerrar la brecha con los indígenas australianos.
Y estuvo a un soplo de lograr un acuerdo internacional sobre cambio climático.
Verdaderamente notable.
Por supuesto que voy a estar hablando con Kevin Rudd sobre su futuro en el Grupo Parlamentario de los laboristas.
También estoy encantado de estar aquí de pie con el nuevo viceprimer ministro, Wayne Swan.
Wayne nos guió a través de las aguas muy difíciles de la crisis financiera mundial. Ahora él está guiándonos en el superávit con empeño, para obtener economías en el presupuesto.
Wayne es un excelente Tesorero de este país y se que será un excelente viceprimer ministro.
Por supuesto, será necesario hacer algunos cambios consecuentes en nuestro Consejo de Ministros y los acuerdos ministeriales y voy a anunciarlo en el momento oportuno.
CONCLUSIÓN
En conclusión puedo decir a mis colegas reunidos, a los hombres y las mujeres de la prensa, que voy a dedicar mis habilidades a lo que yo creo.
Una nación donde se recompense el trabajo duro y donde la dignidad del trabajo sea respetado.
Una nación que se enorgullezca de la excelencia de su sistema educativo.
Donde el gobierno puede ser invocado para proporcionar servicios de alta calidad para todos los australianos.
Una Australia que puede lograr aún más cosas en el futuro. No debemos tenerle miedo al futuro.
Una fuerte Australia respetada como una fuerza global para el progreso, la paz y la tolerancia.
Una democracia brillante para que el mundo admire.
Y un santuario para todo nuestro pueblo.
Puedo decirle al pueblo australiano que habrá algunos días que les encante, y puede haber algunos días que los decepcione.
En todos los días, yo estaré trabajando plena y solidamente para ustedes.
JULIA EILEEN GILLARD

[1] Julia Eileen Gillard (Barry, Gales, 29 de septiembre de 1961), 27° Primera Ministra de Australia y primera mujer en el cargo. El 14 de septiembre del mismo año fue reelegida o confirmada en el cargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada