febrero 02, 2012

Discurso de Yasser Arafat en el día de conmemoración de la Naqba (2003) -versión en español-

DISCURSO EN EL DÍA DE CONMEMORACIÓN DE LA NAQBA [1]
Yasser Arafat
[15 de Mayo de 2003]

Nosotros deseábamos mostrar gratitud a aquellos considerados débiles en la tierra, y hacerles líderes y hacerles herederos de nuestras generosidades, y establecerlos en la tierra: nuestro heroico pueblo palestino, en la patria y en la diáspora, nuestros hermanos queridos en la noble patria arabe, nuestros amigos, los hombres honorables y libres en el mundo, nuestros residentes de pie, firmes en los campos de refugiados, a quiénes creen en la constancia y el retorno, nuestros hijos y el fruto de nuestros lomos en las prisiones y casas de detención, nuestras generaciones que aumentan en valor y honor.
La gran conspiración sionista imperialista en contra de nuestra nación Arabe y nuestra patria Palestina, la cual empezó con el Congreso Sionista en 1897 en Basilea, Suiza, alcanzó su maldito punto máximo el 15 de mayo de 1948. En este día maldito, el estado de Israel fue establecido por la fuerza de las armas, como el resultado de la conspiración imperialista, sobre las ruinas de nuestra patria Palestina. Nuestro pueblo fue relegado de nuestra patria, en exilio, en la diáspora, y en los campamentos de refugiados por matanzas. ¿Ha olvidado el mundo y ha olvidado nuestro pueblo, la matanza de Deir Yassin y Qibiya y Nahalin y las otras matanzas en 1947, 1948, y desde entonces? En 1947, las fuerzas imperialistas que controlaron a las Naciones Unidas en ese momento forzaron la partición de nuestra patria, Palestina, en dos estados: uno Arabe Palestino y uno Judío Israelí. Pero el Estado de Palestina no se levantó, y nunca vio la luz del día, y ninguno dio incluso la mínima consideración a la decisión de legitimidad internacional, es decir a las Naciones Unidas considerando a nuestro pueblo y a su derecho a un Estado independiente en la histórica tierra de Palestina. Nuestro pueblo Palestino tuvo que escoger entre dos caminos: entre desaparecer y ser erradicado, y constancia, conflicto, y adhesión a nuestro derecho sobre nuestra eterna patria Palestina. Nuestro pueblo Palestino, un pueblo de valentía, no dudó en escoger el camino de pararse al frente de la batalla por la tierra, al frente de la batalla bendecidos por Alá, el primer sitio de oración y el tercer lugar más santo, el lugar que Muhammad alcanzó durante su jornada nocturna, y el lugar del nacimiento de Jesús. Nuestro pueblo no acepta humillación, desprecio, sumisión, obediencia, esclavitud, e imperialismo en los lugares santos a la Cristiandad y el Islam, porque es una creencia de este noble pueblo y en su sangre corre la sangre de fe y honor, amor a la patria y amor a la nación que aumenta, así como se expande la conspiración.
Palestina es nuestra patria, la tierra del frente de batalla y la tierra santa, nuestra patria y la patria de nuestros padres y abuelos, la patria de nuestros nietos y de las generaciones por venir. No tiene ningún sustituto, y no tenemos ninguna otra patria. Cada refugiado palestino espera al día cuando abrazará la patria y restaurará su identidad y el honor de ciudadano en su patria Palestina. Ellos son aquellos que han sido injustamente llevados fuera de sus casas sólo porque afirmaron que Nuestro Señor es Alá.3[iii] Nuestro pueblo palestino que está de pie en la tierra del frente de batalla, nuestra meritoria nación Arabe, nosotros somos la nación del valiente, una nación como el ave fénix. El pueblo palestino es el número más fuerte en la ecuación de guerra y paz en el Medio Oriente hoy. Ésta es nuestra situación y nuestra verdad en esta continua lucha que emprendemos por la causa de nuestro derecho a nuestra patria Palestina. ¿Al principio, algunos se preguntaron dónde estaba el pueblo palestino? ¿Se atreven a preguntar hoy dónde están ellos? ¿Hay alguien que diga hoy sobre nuestro pueblo que los más viejos están muertos y los más jóvenes han sido olvidados? Y qué tienen ellos por decir sobre los caballeros palestinos? Fares, Fares 'Ouda, el muchacho que desafió un tanque con una piedra y cayó como un mártir por la causa de los lugares santos, la patria, y la libertad. La verdad palestina exclama hoy. Está tan claro como el sol a lo largo del mundo, y nadie continuará siendo enajenado de ella y nadie la ignorará - porque Fares 'Ouda dijo las palabras que cada palestino debería decir, antes de caer como un mártir en el fuego del tanque Israelí: 'U obtenemos una patria, libertad, e independencia, o entramos en el camino del martirio por la causa de Alá, la patria, y el honor! Durante los últimos 55 años, los mártires y heridos han caído por la causa de la libertad de la patria y del retorno de sus hijos. Hoy, miles de hombres y mujeres palestinos son encerrados en las prisiones de ocupación y casas de detención, porque ellos no aceptan la ocupación y persecución y están determinados a lograr la libertad y la independencia. Ellos tienen la bendición, y tienen la promesa y el voto de que su libertad y su rescate son nuestra mayor preocupación y nuestra meta suprema. Su libertad es la libertad de la patria.
En las ciudades de Palestina, en sus campamentos de refugiados, en sus asentamientos y pueblos, sus llanuras, sus montañas, sus bosquecillos de árboles y sus costas, sobre 70,000 mártires y heridos han caído defendiendo la libertad e independencia de la patria y los lugares santos al Islam y a la Cristiandad. Ellos tienen bendición y gloria. Ellos están entre los mártires y los santos, que son los mejores amigos de los mártires quiénes mejoran la tierra con su sangre por la causa de la independencia y libertad y el establecimiento del Estado independiente de Palestina cuya capital es Jerusalén, si Alá lo lega, ellos entraran en la mezquita así como habían entrado en ella la primera vez; Alá nunca falla a Su promesa. Por medio de nuestras batallas, nuestros sacrificios, nuestra unidad nacional, y nuestra determinación, nuestra nación se ha impuesto a sí misma y a su causa sobre la ecuación en el Medio Oriente y en todos los intentos por erradicarlo, para hacerlo desaparecer, o para convertirlos en un pueblo esparcido en la diáspora, en el exilio, y en los campamentos de refugiados. La verdad política con la cual ninguno discrepa hoy es que la guerra estallará en Palestina y la paz empezara desde Palestina, el Estado Palestino independiente cuya capital es Jerusalén.
Nosotros hemos declarado en el pasado que la opción de paz, la paz del valiente, la cual firmamos con nuestro socio Yitzhak Rabin, de memoria bendita, es nuestra opción estratégica. Pero el poder despótico y la conspiración enorme rechazaron y están rechazando todavía nuestra opción por la causa de una paz justa, eterna y comprensiva en Palestina, Siria, y el Líbano y en la región entera de acuerdo con la legitimidad internacional y sus resoluciones: 242, 338, 425, 194, 1397, y otras resoluciones y acuerdos, entre la más reciente como la "Hoja de Ruta". Quien quiera que piense que una falsa paz puede engañar a nuestro pueblo está alucinando. No habrá ninguna paz sin un pleno retiro Israelí de todos los territorios palestinos y árabes, a la línea del 4 de junio de 1967. Igualmente, los asentamientos ilegales, que pillan nuestra tierra, nuestra nación, y nuestra libertad deben dejar de existir. Los colonos deben dejar nuestra tierra palestina. La paz no puede venir y la seguridad no puede ser mantenida a la sombra de la ocupación y de los asentamientos. Éste es el principio aprobado por los árabes de acuerdo a la iniciativa del coronado Príncipe saudita Abdullah. Ésta es la base del principio de la conferencia de paz de Madrid, la conferencia de Washington, y la conferencia de El Cairo, y las conferencias de Sharm Al-Sheikh, Taba, Wye River y París, entre otras. Este principio es tierra por paz.
En un momento, cuando la conspiración se está expandiendo y los conspiradores en contra de nosotros y en contra de toda la región proliferan, yo llamo a nuestro pueblo y a nuestra noble nación árabe a cerrar filas por el retorno de nuestros territorios ocupados, por la causa de nuestra libertad y nuestra defensa de los lugares sagrados a la cristiandad y el Islam en la tierra bendita. Yo llamo a nuestro pueblo y a nuestra Nación a estar de pie en contra de esta tormenta que está pasando por encima de todos nosotros en la región. Nosotros triunfaremos, con la ayuda de Alá. Mis heroicos hermanos y hermanas, yo llamo a ustedes, todos, a estar sujetos a la disciplina nacional, para respetar el régimen general y la solidaridad social, según la cual aquellos con medios ofrecerán ayuda al necesitado. Nosotros estamos a bordo de la nave de la libertad, aferrándonos a la solidaridad, y unidos. Ésta es la fuente de fuerza y elevación para nuestro pueblo, ante la cara del más arrogante conspirador y la máquina de guerra y destrucción en su posesión. Yo les bendigo a todos, y les doy la mano a cada uno de ustedes, cada mujer, persona mayor, muchacho o muchacha, y les digo: Esta patria, los lugares santos a la cristiandad y al Islam, Jerusalén y las otras ciudades santas, nuestros pueblos y los campamentos de refugiados, son todos nuestra responsabilidad, yo les instruyo a que protejan esta responsabilidad y la defiendan con su alma y su sangre. Hagan ustedes que perduren con fortaleza, y ustedes lo pueden hacer sólo con la ayuda de Alá; y no lamentarse por ellos, ni sentirse afligidos debido a sus complots.
YASSER ARAFAT

Fuente: http://www.marxists.org/espanol/arafat/2003/mayo15.htm
[1] Nakba es un término árabe (النكبة) que significa "catástrofe" o "desastre", utilizado para designar al éxodo palestino que dio inicio el 15 de mayo de 1948.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada