febrero 24, 2012

Mensaje del Jefe de Gobierno Fernando de la Rua, en la apertura de sesiones de la Legislatura (1998)

MENSAJE
DEL
JEFE DE GOBIERNO DE LA CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES
Fernando de la Rua
AL ABRIR LAS SESIONES EN LA LEGISLATURA
EL 1° DE MARZO DE 1998

Señoras y señores legisladores de la Ciudad de Buenos Aires: hoy es un día de celebración para la democracia. Con la apertura del período inicial de sesiones ordinarias de la primera Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, reafirmamos la vigencia de las instituciones republicanas y del principio de representación popular.
Como Jefe de Gobierno de la ciudad, siento el orgullo de participar de esta ceremonia fundacional plasmada bajo el signo de la participación y la esperanza. Cumplo además con el mandato constitucional de abrir estas sesiones ordinarias y dar cuenta del estado general de la Administración.
Nuestro proceso de construcción institucional da hoy un nuevo paso. Así como el 6 de agosto de 1996 pudo constituirse en la ciudad el Poder Ejecutivo que encabezo, tras las elecciones del 30 de junio; así como el 26 de octubre de 1997 se eligió la primera Legislatura de la Ciudad Autónoma, que se constituyó el 10 de diciembre del mismo año, inauguramos ahora su primer período de sesiones ordinarias.
La Argentina de la democracia, que asegura la fuerza y la permanencia del sistema, comienza a funcionar.
Nos toca ahora consolidarla, impulsando las realizaciones que nos demanda la gente y proyectando nuestra ciudad a un futuro de crecimiento, justicia y equidad social.
La Carta Constitucional de la Ciudad, que se distingue por la modernidad y el sello humanista de su concepción, nos reclama una amplia tarea de ingeniería legal, y exigirá una intensa obra legislativa durante los próximos meses. El esfuerzo valdrá la pena porque al concluir esta etapa inicial de trabajo de la Legislatura, se habrá conformado un verdadero modelo de organización jurídica institucional, progresista y participativa, digna del nuevo siglo y milenio que se avecinan.
Señalo solamente, entre el gran número de leyes requeridas dentro de este período y sin subestimar la importancia de ninguna otra, la que organice el Consejo de la Magistratura, la que constituya el Ministerio Público, y las que se refieran a los nuevos fueros contravencionales y de faltas, además de la creación de los Tribunales de Vecindad en los barrios.
Junto con el eficiente funcionamiento de la Justicia, será necesario también promulgar rápidamente disposiciones legislativas de protección de usuarios y consumidores, a menudo indefensos frente a inexplicables vacíos legales.
Si hablamos del mediano plazo, es inevitable referirse a la Ley Básica de Salud, cuya promulgación permitirá optimizar la universalidad y excelencia del servicio público de salud, al que tiene derecho toda la población.
Esta decisión de normalizar la ciudad, de ponerla en sintonía con su destino y sus potencialidades, representa una gran voluntad de cambio. Porque ni ustedes ni nosotros estamos aquí para dejar las cosas como están; ni ustedes ni nosotros estamos aquí para consentir la ciudad de la corrupción, de la insensibilidad social, de la ocupación indebida de espacios públicos, de la destrucción de los espacios verdes ni del despilfarro del dinero de los contribuyentes; ni ustedes ni nosotros estamos para prolongar un pasado de abusos y lamentaciones, sino para levantar juntos un presente y un futuro sustentados en la transparencia y la modernización.
De ahí que la colaboración entre el Gobierno de la Ciudad y la Legislatura, dentro del marco de las atribuciones que la Constitución otorga a cada uno de los poderes, resulte tan importante en estos tiempos.
Esa colaboración, como es obvio, consiste básicamente en la lealtad y el respeto mutuo; implica el acatamiento religioso del pluralismo, de la diversidad de opiniones, de la necesidad y pertinencia del debate de ideas, de la participación de todos los partidos y sectores, con presencia armónica de mayorías y minorías, tal como lo promueve el sistema democrático. Implica control y transparencia: no pasividad ni sumisión; implica el reconocimiento en plenitud de un poder sobre el otro y la admisión del peso y valor del tercer poder que nos regula y limita a ambos: el Poder Judicial.
Precisamente, la constitución de este poder debe ser uno de nuestros objetivos inmediatos para completar el andamiaje institucional de la ciudad.
Paso a describir, lo más brevemente que sea posible en el esfuerzo de síntesis el estado de la Administración.
Hemos hablado siempre de la necesidad de cuentas claras. Por eso corresponde iniciar esta parte de la exposición por el área de Hacienda y Finanzas.
Muchos esfuerzos debimos realizar para poner en orden las cuentas de la ciudad; para sanear las finanzas del la ex Municipalidad, se tomaron una serie de medidas extraordinarias. Entre ellas se destacan: un régimen de pago a cuenta por el 70 por ciento del valor de los principales contratos adeudados, hasta comprobar su legitimidad y que sus precios se ajustaran a los de mercado; la sanción de un decreto de contención del gasto que permitió disminuirlo en un 25 por ciento durante el segundo semestre de 1996; la eliminación del régimen de autorización de gastos sin control previo; y una política de ordenamiento y revisión de deudas que generó un ahorro del 40 por ciento -alrededor de 370 millones de pesos- en el pago de deudas pretendidas por los acreedores.
El primer presupuesto del nuevo Gobierno de la Ciudad fue presentado en tiempo y forma y aprobado por unanimidad por el ex Concejo Deliberante. El volumen total de gastos presupuestado para 1997 fue menor en 70 millones de pesos al erogado en 1996. Esta disminución se debió a importantes reducciones en los precios de los principales contratos, sin afectar la calidad de la cobertura de los servicios que la ciudad presta a sus vecinos.
Esta tarea tenaz y persistente empieza a dar sus frutos. Se ha transformado el perfil y la asignación del gasto; sin despidos de personal ni aumentar los impuestos, se incrementaron en un 50 por ciento, en relación a 1997, los recursos destinados a obras públicas.
El programa plurianual de inversiones prevé para los ejercicios 1998 y 1999 la asignación de una importante masa de recursos para obras que requiere nuestra ciudad. Algunas, de urgente implementación, apuntan a solucionar sus problemas crónicos, que periódicamente ocasionan serias dificultades a los vecinos, como lo hemos vivido hace poco con las inundaciones; frente a este problema, la ciudad ha presentado un plan hidráulico.
Otras obras tienen por objeto dotar a la ciudad de un perfil moderno, dinámico y cosmopolita, de cara al nuevo siglo.
En materia de obras para solucionar el problema de las inundaciones, hemos decidido acelerar el programa previsto para el bienio 1998-2000. En el término de veinte meses se concluirán las obras de entabicamiento del Arroyo Maldonado; la ampliación y reparación de la red de desagües pluviales, el dragado y conservación de márgenes de arroyos y la remodelación del Lago Soldati.
Junto a estas obras encararemos próximamente otras de mayor envergadura para terminar antes del nuevo siglo con el problema de las inundaciones en Buenos Aires: la reforma del sistema del Arroyo Medrano, la ampliación de la capacidad de escurrimiento del Vega, la construcción de aliviadores para el Maldonado y la restauración y reformulación de los desagües en la zona del bajo Belgrano, Parque Norte y Parque Tres de Febrero. Durante el presente ejercicio se iniciará el Programa “Buenos Aires y el Río”, cuyo objeto es recuperar el Río de La Plata para los vecinos.
Se invertirán alrededor de 60 millones de pesos en la continuación de la obra de extensión de subte “D”, una de las prioridades del gobierno; durante 1997, se inuaguraron las estaciones Olleros y José Hernández y está previsto habilitar este año la estación Juramento. La obra concluirá el año próximo con la apertura de la estación Congreso -en Cabildo y Congreso-, lo que permitirá conectar en treinta y cinco minutos los barrios de Belgrano y Núñez con el centro de la ciudad.
Este año iniciaremos también los estudios de factibilidad de la Línea “H” que correrá transversalmente a través de las avenidas Pueyrredón y Jujuy, desde la Facultad de Derecho hasta Parque Patricios. Se estima que las obras para su construcción darán comienzo en 1999.
El plan plurianual de inversiones tiene asimismo previsto destinar alrededor de 40 millones de pesos en el bienio 1998-1999 para el reciclado de los teatros Colón y San Martín.
El pésimo perfil de vencimientos de la deuda fue uno de los problemas más graves enfrentados por el nuevo Gobierno de la Ciudad. Sólo en 1997 vencían 422 millones de pesos de capital. Para enfrentar esta situación se recurrió a herramientas de crédito modernas. Se emitió el bono “Tango”, un empréstito internacional por 500 millones de dólares destinado a reestructurar el plazo de la deuda y disminuir el pago por intereses.
La presentación del bono en los mercados internacionales fue favorablemente acogida, lo que habla del prestigio y la confianza en la ciudad, constituyéndose en una operación financiera sin precedentes para un gobierno local. El éxito de este instrumento financiero permitió extender el vencimiento del capital de la deuda en hasta diez años, en lugar de veinticuatro meses, y posibilitó una rebaja de intereses del 16 al 11 por ciento, generando un ahorro de 20 millones de pesos anuales para la próxima década.
Un aspecto importante de la estrategia del ordenamiento fue provocar una reducción de los precios de compra mediante licitaciones transparentes y la adopción del sistema de precios testigo. Se incluyó en todos los contratos la cláusula anticorrupción, que determina la cancelación automática en caso de comprobarse algún ilícito durante o después del proceso de adjudicación.
A partir de agosto de 1996 se produjo un incremento de la recaudación de impuestos y se llevó a cabo una firme acción contra núcleos de corrupción en la Dirección de Rentas: hay diecisiete funcionarios procesados.
Ante el desorden y la falta de regulación que heredamos, el Gobierno de la Ciudad emprendió la reducción integral de las concesiones de espacios públicos otorgados por la ex Municipalidad. Para ello, se creó una Comisión de Verificación que analiza la legitimidad de la documentación presentada por alrededor de 600 concesionarios. Como resultado de este ordenamiento, se revocaron concesiones irregulares en lugares claves de la ciudad, recuperándose para los vecinos el complejo Golf/Velódromo y el espacio donde funcionaba el local bailable Ski Ranch en la Costanera. También se logró la devolución de la calle Los Ombúes, por parte del Club Gimnasia y Esgrima, y del Hostal del Lago, ambos ubicados en los bosques de Palermo. En estos lugares se han construido sitios de uso público y se han revocado otras concesiones y recuperado otros inmuebles, que han pasado al patrimonio de la ciudad.
El Banco Ciudad fue capitalizado con el aporte de cien millones de pesos, lo que permitió mejorar su performance financiera. Este aporte, junto con la utilización de la Gestión de Cobro de Créditos permitió al Banco pasar de una deuda de 93 millones en el ejercicio finalizado en octubre del 96 a una ganancia de 12 millones en el 97.
A través del Programa Ciudad 2000 se abrieron múltiples líneas de crédito destinadas a pequeñas y medianas empresas y microemprendimientos, con una tasa del 9.5 por ciento anual, una de las más bajas del mercado, particularmente entre las destinadas al financiamiento de bienes de capital.
La radicación de industrias de punta en áreas denominadas parques tecnológicos es un objetivo prioritario del Gobierno para transformar el perfil industrial de Buenos Aires. En el marco de este programa se encuentra en ejecución el reciclaje de un predio de 25 mil metros cuadrados para la localización, en la zona sur, de uno de estos parques destinados a empresas Pymes.
Se estableció la arquitectura del sistema integrado de información gubernamental, que en poco tiempo vinculará en una red informática las distintas áreas del Gobierno y posibilitará el acceso de los ciudadanos a información pormenorizada de la gestión.
En materia de información estadística, se publicó al Anuario Estadístico 96/97, importante instrumento que hacía seis décadas que no se editaba. También se avanzó en el restablecimiento del sistema estadístico municipal, que había caído en desuso.
En el área de Gobierno, y con el objeto de avanzar en la creación de una Justicia eficiente en la ciudad, se han elaborado los siguientes proyectos: Ley Orgánica del Poder Judicial, Ley Orgánica del Ministerio Público, Ley de Hábeas Corpus, Código Contravencional, modificación de la Ordenanza Fiscal a efectos de incorporar una tasa de justicia. Se han redactado los proyectos de Ley de Procedimiento Administrativo, la Ley de Creación del Ente Regulador de Juegos de Azar y la Ley de Ministerios. Se encuentran en proceso de elaboración los proyectos de Ley de Expropiaciones, Ley de Creación del Consejo Económico y Social, la Ley de Ética Pública y la Ordenanza sobre el emplazamiento de minimercados en estaciones de servicio.
Hemos impulsado activamente la aceleración del traspaso de la Justicia Nacional Ordinaria con competencia local al Poder Judicial de la Ciudad, con la conformación de comisiones de estudio y la intervención de organizaciones profesionales. El proyecto del Gobierno de la Ciudad ya fue girado al Poder Ejecutivo Nacional y estamos a la espera de que se eleve el correspondiente proyecto de ley al Congreso de la Nación.
Se encuentran en pleno desarrollo una serie de acciones tendientes a asesorar, colaborar y trabajar mancomunadamente con los vecinos en el tema de la seguridad, en el marco de los consejos de Prevención del Delito y la Violencia. Se han inaugurado siete consejos que funcionan en distintos Centros de Gestión y Participación. Los vecinos mismos, junto a asesores del Gobierno, se organizan y planean medidas para mejorar la seguridad en cada barrio.
En relación con el traspaso de la Policía Federal al Gobierno de la Ciudad, se han establecido canales de consulta y discusión con el Gobierno Nacional. En el ámbito de la ciudad se crearon tres grupos de trabajo formados por funcionarios y legisladores abocados a estudiar los aspectos operativos, jurídicos y presupuestarios del traspaso. Sabemos lo complejo del tema, pero no rehuimos los desafíos. El Gobierno de esta Ciudad está en contacto directo con la gente y vive este problema vital de la seguridad. Por eso, la posibilidad de implementar una nueva política es esencial. Queremos que el traspaso sea hecho con todos los recursos necesarios y con la autoridad suficiente para implementar una nueva política que cambie las actuales condiciones de la seguridad en Buenos Aires.
Por otra parte, se ha institucionalizado el Programa de Mediación Comunitaria. Consta de un módulo de mediación en los barrios a través de Centros de Mediación localizados en los Centros de Gestión y Participación, un módulo de Mediación Escolar, un módulo de capacitación para la Mediación Familiar y la apertura de un Registro de Mediadores para la ciudad.
Entre otras acciones destacables en el área de Gobierno puede mencionarse el retiro de anuncios publicitarios en infracción; el incremento en un 40 por ciento de la recaudación por infracciones de tránsito respecto a 1996, que debe todavía mejorarse por la gran evasión que existe frente a infracciones comprobadas; la recuperación para el patrimonio de la ciudad del edificio de Coronel Díaz y Beruti, que fue escriturado después de 25 años; la recuperación del edificio de Cerrito 750, futura sede del nuevo Poder Judicial; la substanciación de querellas por casos de corrupción a través de la Procuración General, que formalizó 1.200 sumarios administrativos por conductas irregulares de agentes de la ciudad y produjo 1.600 dictámenes jurídicos por mes; y el reordenamiento administrativo e informatización de la Dirección General de Registros y Certificaciones con énfasis en el control y prevención de la corrupción.
En cuanto a la desconcentración administrativa, los dieciséis Centros de Gestión y Participación que cubren la ciudad de Buenos Aires han acercado la gestión de gobierno a los vecinos de cada barrio. En cada centro ellos pueden resolver sus trámites referentes a Registro Civil, Dirección de Rentas, Infracciones de Tránsito, contando, además, con un Servicio Social Zonal y servicios de información general.
En la evolución del Programa de Descentralización y Modernización se han incorporado nuevos servicios a los centros de gestión y participación, como fiscalización de obras y catastro, defensorías de menores, defensa del consumidor, mediación comunitaria, talleres artísticos y culturales y consejo de prevención del delito y la violencia. Estas incorporaciones de servicios estarán acompañadas de mejoras tecnológicas, como equipos informáticos en comunicaciones telefónicas en red que facilitan la atención del vecino.
En esta primera etapa, el proceso de desconcentración administrativa será acompañado por un proyecto de ley de descentralización que se encuentra en estudio coordinando todos los niveles del Gobierno de la Ciudad y en las comisiones de la Legislatura, y que dará forma al mandato constitucional de la creación de las futuras Comunas.
El mejoramiento de los servicios fue también prioritario para nuestro gobierno desde el comienzo de la gestión. Para lograr este objetivo se tomaron importantes decisiones en materia de gestión y administración y se encararon, reactivaron o continuaron obras clave. Además de la extensión de la Línea D de subterráneos y las obras para prevenir inundaciones y recuperar la ribera ya mencionadas, quisiera exponer sucintamente otras acciones que, además de ahorrar recursos, permitirán dotar a Buenos Aires de una infraestructura de servicios acorde con su importancia.
Se recuperó la administración y el mantenimiento de las autopistas de la ciudad. Diez años después de la última licitación se llamó a concurso público para la recolección de residuos; se presentaron once oferentes y luego de un proceso transparente e inobjetable fueron seleccionadas las empresas ya a cargo de las tareas en las distintas zonas en que fue dividida la ciudad. A partir del 1° de febrero los nuevos concesionarios realizan diariamente la limpieza utilizando tecnología y procedimientos de última generación. Esta concesión permitió ahorrar alrededor de 40 millones de pesos anuales y provocará una sensible mejoría en el aseo urbano. Se ejecutó la primera fase de la obra de desagüe y control de la inundaciones en La Boca-Barracas, iniciada durante la anterior gestión y acelerada durante la actual, con un presupuesto original de 50 millones de pesos.
El año pasado se inauguró la rambla costanera, que permitió cambiar el rostro al barrio. Para abril de este año está prevista la fase final de la obra. Se inauguró la primera etapa de la bici-sendas, de ocho kilómetros y medio, que une la intersección de avenida del Libertador y Casares con avenida General Paz y Lugones. Se está ejecutando la obra de un nuevo tramo de 17 kilómetros, que unirá la intersección de la avenida General Paz y Roca con la Vuelta de Rocha. Este año esperamos completar la obra Ciclovías interparques/ Palermo-Centenario una red de 25 kilómetros de bicisendas, que conectan ente sí los principales parques y paseos de la ciudad. Esperamos habilitar con estas obras más de 50 kilómetros de bicisendas durante 1998.
Se comenzó la construcción de dos playas subterráneas de estacionamiento en la avenida 9 de julio; una a la altura de la calle México y otra a la altura de la avenida Santa Fe. La concesión de estos nuevos espacios generará ingresos económicos récord para la ciudad y contribuirá al descongestionamiento del tránsito en puntos claves. Se amplía el trabajo de mantenimiento de calles. Para completar la eficiencia del trabajo de bacheo se incorporó una máquina reparadora de baches de última generación, operada por personal propio. Se iniciaron, luego de una licitación pública, los trabajos de fresado y pavimentación de 500 cuadras. Se implementó un moderno sistema de control de taxis en Aeroparque, con dos cabinas, doce cámaras y un comando centralizado de video y un sistema de control de taxis, mediante tarjetas magnéticas, para verificación del parque de taxímetros de la ciudad.
Fue restaurada y puesta en funcionamiento la Fuente de Las Nereidas, la célebre obra de Lola Mora, orgullo de la ciudad, en la Costanera Sur. Se están llevando a cabo obras de base del Parque Triángulo del Este en un predio de once hectáreas, en la Costanera Norte de la ciudad. Se inauguraron o pusieron a nuevo más de treinta plazas y se realizaron arreglos diversos y mejoras en más de cien espacios verdes. Próximamente se continuarán las obras de la Autopista Illia, que incluye la construcción del ingreso por Suipacha, bajada por Pueyrredón, un nuevo desarrollo en Cantilo y el ensanche de la conexión con la General Paz.
Se incorporó, en fase de prueba piloto, el control fotográfico de infracciones de tránsito, con cámaras fijas y móviles en las calles.
En la Legislatura está en consideración un decreto de necesidad y urgencia para darle valor de prueba a la comprobación de las infracciones. Es imprescindible la sanción de esta norma. Pido la mayor urgencia a la Legislatura así como el mayor rigor en cuanto a las normas que sancionen las infracciones de tránsito.
Esta mañana, al salir para la Legislatura recibí la información de un nuevo trágico accidente en la Avenida del Libertador, por exceso de velocidad y violación de la luz roja del semáforo. Diariamente ocurren estas tragedias. El tránsito, que tiene dos aspectos: el de la incomodidad y el de la seguridad, debe encontrar en nosotros una respuesta que ponga el acento en la cuestión de la seguridad para preservar la vida y la integridad física de las personas, agredidas por parte de quiénes violan las normas de tránsito.
Éste no es un problema de recaudación: es un problema de seguridad y de defensa de la vida. El control fotográfico permite reemplazar a multitud de inspectores o policías que hoy faltan para el adecuado control; es decir, para comprobar las infracciones y producir, al mismo tiempo, un efecto educativo.
También se ha avanzado en el mantenimiento y mejoramiento del alumbrado y veredas, obras que fueron licitadas. Fueron licitados también los servicios de reparación de veredas en toda la ciudad con un ahorro del 45 por ciento respecto del régimen que regía anteriormente.
En materia de Planeamiento Urbano, se trabaja en proyectos de gran envergadura capaces de cambiar en sentido positivo la fisonomía de la ciudad, valorizando el espacio en la región metropolitana, el país y el MERCOSUR, rescatando sus zonas ribereñas; protegiendo y ampliando sus espacios verdes, e impulsando el desarrollo del sur urbano para armonizarlo con el crecimiento, a veces desmesurado, del norte.
Por eso hemos proyectado lo principal de las obras en la zona sur, para el desarrollo de ese sector de la ciudad, de modo de lograrlo en forma equilibrada.
El emprendimiento de Puerto Madero es el mayor proyecto urbano en marcha del mundo. Hemos impulsado su segunda etapa. Una ordenanza fijó las normas y garantías jurídicas que la inversión privada requería. También se resolvieron los problemas administrativos que trababan el proyecto urbano del Abasto, hoy en ejecución, que transformará el barrio y la vida de la gente. Del mismo modo, se están destrabando los obstáculos para el desarrollo crucial de la zona del ex Albergue Warnes. Se ha proyectado el Programa de Reciclado Integral de la Avenida Corrientes a partir del espacio público que constituirá el tramo que une las calles Callao y Alem, lo que significa, aplicando la norma que prohíbe el estacionamiento en ambas manos de la avenida, recuperar el espacio para el peatón y la vía tradicional y cultural que dicha avenida representó para la Ciudad de Buenos Aires.
De acuerdo con el artículo 29 de la Constitución, el Plan Urbano y Ambiental, será la ley básica a la que se ajustarán los proyectos urbanos y las obras públicas. Su diseño se implementa en consulta permanente con las principales asociaciones e instituciones profesionales, académicas y vecinales.
Al mismo tiempo, hay consenso para impulsar modificaciones al Código de Planeamiento Urbano con el objeto de alcanzar tres metas básicas: adecuar el Código a las nuevas instituciones y disposiciones de la Constitución; vincularlo en forma explícita con el Plan Urbano y Ambiental y, simplificar su lenguaje y ampliar su difusión a todos los vecinos.
Contrario a las normas particulares que resuelven situaciones de excepción, lo que hemos propuesto a esta Legislatura significa adoptar disposiciones de carácter general, que destraben el desarrollo de la ciudad y, principalmente, de los barrios del sur, sofocados por viejas normas que impiden su desarrollo urbano.
La recuperación del río para la gente es un objetivo central de nuestra gestión. Se trata de generar espacios verdes de uso libre y gratuito a lo largo de toda la costa, además de la ya habilitada Plaza Puerto Argentino, que hoy ocupa el lugar en el que estaba el Ski Ranch. Están en marcha obras en ambos lados de la ribera: en la Costanera Sur y en la Reserva Ecológica, se han previsto mejoras en 11 kilómetros de caminos interiores y otras obras en el área de muelles y en los pabellones administrativos. En la Costanera Norte, se trabaja en el espigón abanico de pescadores, en el playón mirador y en la rambla de Costa Salguero. También se promueve la forestación del borde ribereño de la Ciudad Universitaria y su apertura al uso público. Junto con la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional se trabaja en el relevamiento y catalogación de nueve áreas de protección histórica, con lo cual se avanza en la protección efectiva del patrimonio urbano.
En materia de vivienda, por primera vez desde su creación en 1967, la Comisión Municipal de la Vivienda comenzó a entregar viviendas escrituradas y con garantía hipotecaria por el saldo adeudado. El ritmo de licitación se ha duplicado y se efectuó una importante cantidad de obras en villas de emergencia y barrios carenciados, desde trabajos de saneamiento, mejoramiento urbano, infraestructura y pavimentación vehicular y veredas, hasta redes de agua potable y cloacas, regulación dominial, autoconstrucción asistida, reordenamiento parcelario, apertura de calles, relevamiento edilicio; obras ejecutadas, sobre todo en los barrios de Bajo Flores, Fátima, INTA, Lugano, Barracas y Zavaleta. La reactivación de esta Comisión incluye, entre obras en construcción y proyectadas, un total de 1.707 viviendas, con una inversión de dieciocho millones de pesos. A su vez, la organización de las villas de emergencia abarca un total de 1.530 viviendas con una inversión de dieciséis millones de pesos.
La protección del medio ambiente, que incluye tanto medidas de prevención como acciones directas, hoy es parte esencial de toda política urbana. A menudo, conflictos de intereses entre el desarrollo industrial y tecnológico, por un lado, y las demandas de los vecinos, por el otro, requieren consensos que contemplen el interés general.
Lo que no debe peligrar nunca es la salud y la calidad de vida de la población. Con esa orientación hemos trazado las políticas en este campo. Se han triplicado los controles de emisión de humos contaminantes y ruidos de transportes; la campaña se intensificará incorporando veinte bombas Bosch y cuarenta decibelímetros. Se ha logrado que la renovación de vehículos de transporte urbano se aplique estrictamente, sin prórroga, de modo que se incorporen unidades de nuevas tecnologías, menos contaminantes en cuanto a humos y ruidos.
En materia de control alimentario, se restableció el control alimentario, que era inexistente, y se duplicaron los operativos realizados y la cantidad de locales inspeccionados; aumentó un 70 por ciento el volumen de mercadería decomisada, y la cantidad de actas labradas creció en un 52 por ciento, lo que habla de la magnitud del problema. Por eso se capacitó a inspectores y responsables de cocinas y comedores escolares y de talleres en escuelas.
Está en marcha el programa de aire limpio con monitoreo de la calidad del aire, de combustibles alternativos, de innovación tecnológica y de cambio climático. A su vez, el programa de Difusión y Comunicación incluye desde el taller metropolitano de biodiversidad a la Semana del Medio Ambiente, a desarrollarse en junio y el Festival Latinoamericano de Cine y Video Ambiental en octubre.
Entre las campañas de control y fiscalización se lleva a cabo el control de humos, de insectos, de plagas y ruidos, y de las cuencas del arroyo Vega, y el mejoramiento y saneamiento de la zona de Mataderos, que es un viejo problema de la ciudad.
En el sector higiene y seguridad alimentaria, se han redoblado los operativos preventivos de fiscalización y control de calidad de materias primas y productos alimenticios, y se hará una evaluación epidemiológica y sanitaria.
En el área de proyectos normativos, se ha trabajado en los procedimientos de impacto ambiental, en el régimen de regulación de residuos patogénicos, control de tanques de agua, y un régimen de regulación general de alimentos para la ciudad.
Una de las grandes preocupaciones de la gente es el tema de la salud. La reconversión de los hospitales públicos fue uno de los ejes de nuestra propuesta. Estamos en condiciones de ofrecer los primeros resultados. En dieciocho meses de gestión fueron reconvertidos los hospitales Vélez Sársfield, Santa Lucía, Argerich, Zubizarreta y Pirovano. Las mejoras consisten en la extensión de la oferta de servicios de ocho a veinte horas, la implementación de turnos telefónicos con líneas rotativas de 8 a 16 horas, la incorporación de áreas de informes con procedimientos computarizados utilizables para quejas y sugerencias, y la provisión de credenciales de identificación y nuevos uniformes para el personal administrativo.
Durante 1998 se concretará la reconversión de cuatro hospitales más: el Piñero, el Durand, el Fernández y el Santojanni. Se ha firmado también un acuerdo con las universidades privadas para la utilización con diversos fines de los hospitales públicos, y con el canon percibido se financiará la Carrera de Investigador.
Esperamos asimismo, realizar importantes avances en el mejoramiento de la infraestructura hospitalaria durante este año y el próximo a través del proyecto de reforma del sector salud (Pressal). Se tiene previsto iniciar tareas de equipamiento y obra civil en los hospitales Argerich, Fernández, Santojanni y Durand entre abril y junio de este año, estimando su finalización a mediados de 1999, además de las ya inauguradas en diversos hospitales.
El Programa Médico de Cabecera fue otro de los ejes de nuestra propuesta en materia de salud. A partir del 1° de enero de 1997, cien médicos -ochenta clínicos y veinte pediatras- atienden en forma personalizada y gratuita, en sus consultorios privados, a los vecinos que no poseen cobertura social. En la Secretaría de Salud se instaló un Centro de Atención Telefónica -que recibe llamadas gratuitas- para que los vecinos puedan consultar sobre los beneficios del plan e incorporarse a él.
A partir de abril próximo se iniciará la segunda fase del Programa Médico de Cabecera, con la incorporación al plantel de profesionales, especialistas en tocoginecología. Dirigido también a la atención de la población femenina, se iniciará en pocos días más, el Programa de Atención Preventiva para la Mujer (PAP) en conjunto con la Dirección General de la Mujer con asiento en los hospitales Santojanni, Piñero y Penna.
Durante los primeros 18 meses de nuestra gestión se introdujeron importantes mejoras en el Servicio de Atención Médico de Emergencia -SAME-, dotándoselo de cincuenta nuevas ambulancias de alta complejidad; se incorporó al sistema de comunicaciones una central telefónica de alta tecnología; fueron ampliadas las postas de emergencia mediante la localización de puestos con ambulancias en la Autopista 25 de Mayo y el Aeroparque.
Otro de los ejes de nuestra gestión reside en la promoción de la solidaridad social, más necesaria que nunca ante las situaciones de exclusión, desocupación y marginamiento que se reiteran en nuestro tiempo y de las que la ciudad no está libre.
Hemos encarado prioritariamente la atención de las personas sin techo. Ver a las personas que duermen en la calle provoca gran dolor, sobre todo en los crudos días de invierno.
La premisa fue trabajar a partir de las necesidades y capacidades de las personas en dificultades, evitando confinamientos o reclusiones. Las acciones encaradas consisten en la implementación de un servicio de búsqueda, atención, albergue, derivación y reinserción social de las personas sin techo. En esto hemos logrado significativos éxitos porque muchos se han incorporado al mercado del trabajo y otros ya se han reintegrado a sus familias.
También abordamos por primera vez la atención de los chicos de la calle con un concepto integral que articula recepción, atención, capacitación y derivación. Trabajan en ello personal especializado cuya tarea es contactar a los niños en los lugares públicos y se ha refaccionado el Centro de Atención Integral para Niños y Adolescentes que funciona como centro de día. Este programa se está extendiendo y ampliando durante el presente año.
Se instaló una oficina de asesoramiento a jubilados para ayudarlos en el problema del reajuste de haberes, tramitación de expedientes y trámites judiciales.
Se otorgó la posibilidad a jubilados y pensionados de percibir sus haberes a domicilio, en caso de incapacidad. Se crearon Unidades de Contralor de Establecimientos Geriátricos. Se formaron Comités de Gestión en los hogares públicos con el objeto de mejorar la calidad de atención, el régimen de admisión y la eficiencia en los costos de alimentación, limpieza y vigilancia; se brinda apoyo a centros de jubilados mediante la provisión de entradas a espectáculos, actividades turísticas, cursos, talleres y festivales.
Hemos mejorado los servicios para mujeres y se han reacondicionado sus sedes, que estaban en pésimo estado. El Servicio de Asistencia a Víctimas de la Violencia Familiar y el Servicio de Asistencia al Maltrato Infantil cuentan con líneas telefónicas para dar contención y atender denuncias. En los centros integrales de la mujer se realizan tratamientos psicológicos y asesoramiento jurídico gratuito.
El servicio de asistencia de adicciones cuenta con un centro de tratamiento y hospital de día, con grupos de autoayuda. Se creó un centro de documentación, información y biblioteca de la mujer que cuenta ya con 500 libros, 300 documentos y 800 publicaciones periódicas.
La colonia de vacaciones de verano ofreció casi 20 mil plazas durante este año y el pasado; el servicio se destinó a niños convencionales y con necesidades especiales entre 4 a 12 años de edad, en un programa integral donde no se separan a los chicos con discapacidades, reuniéndolos con los demás. Este programa incluyó transporte, almuerzo y merienda. Las colonias continúan en temporada invernal, de abril hasta octubre, con la participación de 2.500 chicos.
En colaboración con UNICEF se realizó una interesante experiencia con niños de 7 a 14 años. Se trató de la consulta popular acerca de sus derechos, que se llevó a cabo conjuntamente con las elecciones legislativas del 26 de octubre del año pasado, antecedente que nos ha sido requerido por otras ciudades para implementar este sistema también en ellas.
Se lograron importantes ahorros en compras y contrataciones. En la compra de alimentos en crudo hubo ahorros hasta del 60 por ciento promedio en comparación con los costos anteriores y se estima conseguir a corto plazo economías superiores al 30 por ciento en la provisión de comidas elaboradas.
Se puso en marcha el Programa de Estímulo al Trabajo Voluntario Uno por otro, cuyo objetivo es promover el concepto de voluntariado en la práctica ciudadana de actividades voluntarias. Han participado más de 500 voluntarios en tareas realizadas en múltiples lugares de la ciudad.
En las Nochebuenas de los años 1996 y 1997, se habilitaron edificios y centros comunitarios para que las personas solas pudieran reunirse y esperar la Navidad en un ambiente cálido y amistoso. Diversas empresas y organizaciones sociales aportaron recursos para la Cena Navideña y el Gobierno proveyó espectáculos artísticos, posibilitando que 20 mil personas disfrutaran de esta forma de solidaridad.
Todos compartimos la preocupación por consolidar y modernizar el sistema educativo de la ciudad. Es sin duda el de más alta calidad y complejidad en el país y ha sido uno de los ejes centrales de nuestra gestión. Creemos en el papel central de la escuela pública en su universalidad y gratuidad, y en el protagonismo de los docentes que desde hace muchos años la apuntalan con capacidad y dedicación, y merecen todo nuestro reconocimiento. Al mismo tiempo, reconocemos los servicios brindados por la enseñanza privada que complementan el sistema y amplían las posibilidades de elección de los padres.
El Gobierno de la Ciudad aplica la Ley Federal de Educación en forma gradual. La propuesta consiste en estructurar la educación general básica en tres ciclos de tres, cuatro y dos años. Estamos avanzando en la actualización y modificación de los diseños curriculares. Se ha creado un Centro de Pedagogía de Anticipación para capacitación y formación docente, y capacitación para la gestión de instituciones educativas.
Se ha comenzado la reestructuración institucional y producción curricular en los institutos de formación docente. Se articula y reorganiza el Sistema de Educación Superior no Universitaria. Se reestructura el Área de Educación del Adulto. Se pondrá en marcha el bachillerato libre para adultos para atender a la demanda de la población con énfasis en la inserción laboral. La educación técnica ha merecido especial atención y se han firmado acuerdos de cooperación en esta materia con organismos educativos de Francia y el Reino Unido.
La infraestructura informática se extendió al 80 por ciento de las escuelas primarias, lo que significa un incremento de un 30 por ciento respecto de las cifras anteriores. También fueron conectados a la red Internet el 50 por ciento de las escuelas secundarias, número que será ampliado considerablemente este año. Se establecieron estrategias para responder a las necesidades socioeducativas de la población en las Zonas de Acción Prioritaria, constituidas por los sectores más desprotegidos de la sociedad, para atender allí especialmente el desgranamiento y el fracaso escolar. Ello significa dar continuidad a la prestación alimentaria y recreativa.
Se ha iniciado un programa de desarrollo de la comunicación social en el área educativa, con canales sistemáticos de intercambio de producciones mediáticas escolares.
Se trata de mantener una fluida comunicación entre la gestión, los docentes y los alumnos a través de publicaciones periódicas masivas. La producción de medios en las escuelas abarca 450 docentes y 12.000 alumnos, y se capacitará a 1.000 docentes y administrativos en el uso de los medios informáticos. Se ha incorporado la enseñanza del idioma inglés y se dará también prioridad al portugués, italiano y francés.
Está en marcha el Programa Ciudad Educadora, para la difusión de proyectos educativos innovadores y presentación de experiencias pedagógicas. Se han normalizado diversas actividades retrasadas, concursos docentes, tareas de capacitación, Juntas de Clasificación de Enseñanza Normal, Artística y de Adultos y Centro Educativo del Tango de Buenos Aires.
Se ha licitado y adjudicado a nuevos concesionarios el servicio de comedores escolares, que por años no se licitaban. Superadas las dificultades de la transición, se pudo mejorar la calidad de la dieta alimenticia incrementándose el aprovechamiento nutricional con un ahorro de 15 millones de pesos respecto del régimen anterior.
En materia de edificios escolares, en 1998 construiremos cuatro nuevas escuelas y se harán obras de refacción en otras cien, con una intervención de 65 millones de pesos. También, se reequiparán las bibliotecas escolares con nuevas tecnologías y renovación y actualización bibliográfica.
1998 es el Año Internacional de los Derechos Humanos. El Gobierno de la Ciudad organizará muestras, concursos y otras actividades conmemorativas de esta fecha. El Gobierno por primera vez ha creado una Comisión de Derechos Humanos en el ámbito de la Subsecretaría de Coordinación para ocuparse de las demandas en esta materia y coordinar acciones con organizaciones no gubernamentales. Esta Comisión ha publicado una Guía de Derechos Humanos e intervenido activamente en el diseño del Museo de la Memoria y en los grupos de trabajo para soluciones integrales para sectores carenciados y villas de emergencia.
En materia cultural, Buenos Aires ha sido tradicionalmente una ciudad de la cultura y las artes. Su vasta infraestructura de teatros, cines, salas de exposición, bibliotecas, librerías y pequeños y grandes centros culturales, se corresponde con la constante demanda y curiosidad intelectual de sus habitantes, que en materia de creación y consumo cultural se encuentra sin duda en uno los niveles más altos del mundo.
El aparato cultural público de la ciudad es también amplio y nuestra gestión ha procurado consolidarlo y afirmar su capacidad de llegar a sectores cada vez más grandes de la población.
La ciudad tiene una identidad que se basa en la integración, no en la exclusión, que debe ser protegida y fomentada. Hacía allí se encaminó nuestra política. Cultura para todos, cultura para toda la ciudad, recuperación de la identidad cultural de Buenos Aires, participación de la juventud.
En el área de movilización y difusión cultural, destacamos la organización de grandes festivales gratuitos al aire libre “Buenos Aires Vivo”, cuyas dos ediciones han tenido lugar en enero y febrero de 1997 y 1998, dirigidas especialmente a la juventud, que también tiene derecho a contar con su espacio en la ciudad, y también debe ser atendida, porque muchas veces fue excluida y alejada de los lugares donde se realizaban actividades culturales. Ahora le hemos devuelto su ámbito. Se ha dado un ejemplo muy claro de conducta y de cooperación porque en estos festivales masivos no ha habido problemas, y se superó el millón y medio de personas que asistieron a ellos. Junto a esto, se desarrollaron otros espectáculos al aire libre en parques y plazas de la ciudad a lo largo de todo el año.
En julio de 1997, pensando también en la juventud, se llevó a cabo en el Centro Municipal de Exposiciones la presentación del Festival “Buenos Aires no Duerme”. Durante diez días, y sin interrupción, creadores menores de treinta y cinco años desarrollaron actividades en disciplinas como video, historieta, fotografía, narrativa, artes plásticas, radio y muchas otras.
Los chicos de la calle tuvieron su espacio y se convirtió en un lugar protagónico para la ciudad con el efecto de un fenómeno sociológico de alto impacto que llamó la atención en todas partes; y ahora se nos ha pedido de distintos lugares del país que ayudemos a su implementación en las provincias.
La promoción cultural se articuló en los centros culturales en barrios, cuyo número se incrementó de veintidós a treinta y cuatro. En estos ámbitos funcionan centenares de talleres y cursos de las más variadas disciplinas. La respuesta del público fue notable: hubo veintiséis mil inscriptos para los cursos de verano y más de cuarenta mil para los de otoño e invierno.
Como es obvio, la política cultural del Gobierno de la Ciudad no se centró sólo en la movilización y promoción cultural, sino que desarrolló importantes programas en materia de preservación del patrimonio artístico y edilicio, en los espacios del teatro lírico y dramático, en museos y bibliotecas, en capacitación cultural, en la difusión de la tradición y la vanguardia de las artes visuales, y en apoyo de sus organismos estables, varios de los cuales realizaron giras por el interior y por países extranjeros con un éxito extraordinario que llevó el prestigio de Buenos Aires por el mundo.
Promovimos el Programa “Por la memoria de Buenos Aires” en coordinación con organizaciones vecinales y barriales de diversa índole. Se organizó la primera Fiesta de la Memoria, donde los vecinos definieron los lugares de la memoria común.
El Centro Cultural Recoleta, el principal complejo de artes visuales de la ciudad, desplegó una intensa actividad el último año, período en que fue visitado por más de un millón de personas. Además de dos centenares de exposiciones, se realizaron gran número de funciones teatrales, espectáculos musicales y cursos tuvieron lugar en él.
El Teatro Colón, orgullo de la ciudad, sigue siendo el escenario de ópera más importante del hemisferio. Se ha encarado la jerarquización de sus cuerpos estables y la modernización de sus estructuras administrativas, así como un plan de renovación y restauración edilicia, con apoyo presupuestario interno y créditos del Banco Interamericano de Desarrollo. Se informatizó la boletería y fue trasladada al tradicional y ahora reciclado Paseo de Carruajes. Se organizó, con notable repercusión popular el ciclo “El Colón por un peso” que significa abrir lo nuevo al público y a la participación popular.
Se han remodelado las salas de los teatros Presidente Alvear y Sarmiento. Se están reequipando las bibliotecas de la ciudad, tanto a través de la compra de libros y computadoras y conexiones a la red Internet. Organizaremos, en agosto de este año, un Encuentro de Pensadores y Escritores del Mercosur, y en octubre el Encuentro Internacional del Tango en cooperación con SADAIC.
Con el traslado del Museo del Cine a San Telmo se ha iniciado el Programa Nuevo Polo Cultural Sur. Coincide con ello el proceso de restauración y puesta en valor de las casas históricas de Ezcurra y Elorriaga, dependientes del Museo de la Ciudad.
Por separado, he acompañado las carpetas correspondientes a las distintas áreas de la ciudad donde consta información más detallada que deseo abreviar para no fatigar a la Honorable Asamblea. Ellas están a disposición de todos y contienen toda la información en el detalle que he omitido en esta exposición general que muestra lo vasto y amplio de los problemas que tenemos que afrontar.
Deseo señalar como, punto central, que ha sido un gran esfuerzo presentar el presupuesto equilibrado, que hoy está vigente. Todos los porteños conocemos las graves limitaciones existentes; falta de coparticipación federal precisamente en la jurisdicción que más fondos aporta; los pactos fiscales e impuestos que en un momento afectaron gravemente nuestra estructura tributaria; transferencia de hospitales y escuelas sin los recursos correspondientes. Todo esto se tradujo en un déficit fiscal propio y en un grave endeudamiento que solía financiarse con créditos del Banco Ciudad. La actual gestión para consolidar el patrimonio no ha acudido al crédito del Banco Ciudad, sino al reordenamiento administrativo y financiero, con la generación de ahorros. Esto tiene una gran importancia para propios y extraños y es un logro que debemos cuidar entre todos. Esta nueva etapa institucional de la Ciudad debe, necesariamente, generar mejoras sustantivas. Con la autonomía ha habido un nuevo ordenamiento, por mucho tiempo demorado.
Por eso quiero exhortar muy especialmente a los señores legisladores para que todos seamos conscientes de la importancia de preservar el equilibrio presupuestario. Hay una norma de Constitución, muy importante que debemos observar absolutamente, que es el artículo 53, que dice que toda norma que disponga o autorice gastos debe, imprescindiblemente, crear los recursos correspondientes. En principio, no se pueden prever
gastos y no se pueden impulsar programas para los que no se cuente con los recursos correspondientes. El equilibrio del presupuesto y la organización de los programas requieren que no se produzcan tensiones por desviación de recursos, por la creación de programas o proyectos de obra sin contar con los fondos necesarios o suficientes.
Ésta es la primera vez que juntos participamos de este hecho histórico para Buenos Aires. Es la primera vez que se inaugura, con una autoridad elegida popularmente, el período de sesiones ordinarias de la nueva Legislatura. Esto ocurre sobre el fin de un milenio y el comienzo de otro. Ahora debemos asumir los desafíos que nos plantea la gente; reflexionar sobre qué es lo que el Estado debe y lo que no debe hacer. Hay una peligrosa tendencia al repliegue del Estado. Tenemos que ser muy claros en cuanto a lo que es necesario asumir y a lo que no se puede dejar de hacer. En primer lugar, el Estado debe estar en capacidad de dar respuesta a las necesidades de los vecinos.
En segundo lugar, el Estado debe reflejar transparencia en sus actos de gobierno, sobre todo en cuanto a las licitaciones y a la negociación de los contratos. El Estado debe, en cada uno de sus actos, restablecer la confianza de la ciudadanía en las leyes y en el gobierno, el cual debe participar sin autoexcluirse. El Estado debe tener una visión estratégica del futuro. Si las empresas programan su gestión, el Estado también debe planificar su rumbo, para que no nos sorprendan, por imprevisión, hechos inesperados. El Estado debe hacer sentir a la gente el orgullo de vivir y pertenecer a esta ciudad. Debe hacer comprender que la ciudad es una oportunidad y no un problema o una tragedia; debe trabajar con sentido positivo y recuperar el concepto de servicio público, que es fundamental.
Por eso, legisladores, miembros del Gobierno y de la Administración, debemos trabajar con esta acendrada vocación. Hay desafíos visibles y evidentes.
En el Gobierno obtuvimos, en poco tiempo, buenos resultados en cuestiones muy graves. Para diciembre de 1996, la emergencia caracterizada por el peso de la deuda operativa había sido controlada. Para diciembre de 1997, aunque el peso de la deuda subsiste, pudimos presentar un presupuesto con superávit operativo y un plan trienal de inversiones, duplicando la inversión pública que surge de recursos genuinos, partiendo del principio de que, sobre el gasto del dinero público, debe prevalecer el concepto de inversión en obras.
Hay claras prioridades que plantea la gente: en materia de empleo, educación, seguridad y equidad social. Esto ocurre en un marco de ajuste general donde las tasas de desocupación han aumentado. Por eso tenemos que destrabar el desarrollo de la ciudad. La ciudad viene asfixiada por viejas normas, muchas veces arbitrarias, que ahogan el desarrollo de los barrios. Por eso hemos enviado el proyecto de Reforma del Código de la Edificación para que, sobre todo, los barrios del sur puedan tener un desarrollo edilicio y que el mismo provenga de una norma general y no de soluciones de casos particulares.
De este modo estaremos generando empleo, al igual que con las otras acciones y proyectos que deben estar dirigidos a crear una mejor calidad de vida para la gente y mejores oportunidades para todos.
Otro problema principal es la educación. Si se habla de una economía globalizada, debemos brindar una educación de nivel global, para que nuestros educandos puedan estar a la altura de los sistemas educativos más desarrollados del mundo. Para ello hemos incorporado nuevos contenidos como la enseñanza del idioma, la generalización de la enseñanza de la computación y la informática, y el acento en la capacitación de nuestros jóvenes para acceder a los nuevos empleos de los nuevos tiempos. Ésta es una tarea y un esfuerzo conjuntos del Gobierno y del sistema educativo, de los docentes y los alumnos y sus familias, para brindar las oportunidades de una educación del más alto nivel como factor igualador de la sociedad.
Otro problema es el de la seguridad. Es cierto que la ciudad no tiene policía y se habla de transferirle a la ciudad parte de la Policía Federal. Hemos promovido acciones en los barrios, como la organización de los vecinos, pero no alcanza. Esa participación es importante, pero debe complementarse con otras acciones efectivas. Sabemos que existe la intención de transferirnos un problema. Pero cuando existe un problema, debemos tener coraje y voluntad de asumir el desafío para implementar nuevas políticas que brinden mayor seguridad y tranquilidad a los vecinos en los barrios que hoy reclaman acciones concretas y miran al Estado sin distinguir a veces si es el nacional o el de la ciudad el que tiene responsabilidad en ello.
Cuando se avance con el programa de transferencia de la policía, el Gobierno espera contar con la colaboración de la Legislatura para implementar las acciones efectivas y necesarias. En este sentido, la instalación de la Justicia de la Ciudad en materia contravencional y el traspaso a la ciudad de la Justicia Nacional Ordinaria con competencia local, aparecen como aspectos de gran importancia. Los problemas que la gente plantea como prioridad, no deben estar excluidos de nuestro ámbito de preocupación por cuestiones jurisdiccionales.
Por eso debemos trabajar en problemas tan importantes como el empleo, la educación, la seguridad y la equidad social, porque el desempleo y las restricciones en muchos campos como ocurre con nuestros mayores jubilados, con las dificultades de los jóvenes para acceder al empleo- crean problemas sociales que debemos afrontar y resolver.
El vecino de Buenos Aires debe saber que la ciudad está con él para resolver los problemas y mitigar las desigualdades. Por eso hemos puesto el acento en programas sociales, muchos nuestros, otros que vienen de antes, pero entendidos con un amplio sentido de equidad y de justicia.
Para todo esto es necesario un gran esfuerzo de todos los poderes del Estado, acompañado por las organizaciones sociales y de la comunidad en su conjunto para alcanzar estas metas.
El Estado local requiere, además de reformas imprescindibles largamente demoradas; sistemas ágiles y estructuras flexibles; procedimientos transparentes y rápidos; controles útiles; nuevos arreglos organizacionales del sector público; nuevas formas de asociación con el sector privado. Su movilización es vital para que el Estado local continúe cumpliendo con sus funciones tradicionales indelegables en el campo social y económico, y tome a su cargo las tareas nuevas que los nuevos tiempos exigen: estrategias consensuadas globales y estructurales, información y asesoramiento a las fuerzas de la producción y el trabajo, formación y reconversión de recursos humanos, y esquemas innovadores de financiamiento y cooperación.
Debemos mejorar drásticamente la eficiencia y la eficacia del gasto, remozar las estructuras, transformar una pesada máquina burocrática cuyo peso todavía se siente alejada en muchos casos de la gente y sus necesidades, y convertirla en un mecanismo ágil de respuesta para la prestación de servicios de calidad para el pueblo, y facilitador del desarrollo en todos sus aspectos. Se trata de recuperar en plenitud la noción de servicio público y el prestigio de otros tiempos. Para eso requerimos el concurso de todos, y muy especialmente el de la Honorable Legislatura, para canalizar y dar un marco de referencia apropiada a las reformas.
Buenos Aires puede enfrentar con esperanza y optimismo el siglo que viene, siempre y cuando se adecue con inteligencia y decisión a los desafíos de este tiempo. Debe hacerlo en interés de todos sus habitantes y de sí misma como colectividad, pero además, frente a sus hermanas de todo el país que la miran esperanzadas con la anticipación del tiempo nuevo que seguramente vivirá la Nación a partir del año próximo.
El gobierno que encabezo, señores legisladores, les agradece el trabajo y la colaboración que la acción constructiva de todos ustedes brindará para el presente y el futuro de la ciudad. Tenemos por delante el desafío; asumamos el compromiso de cumplirlo.
Muchas gracias. (Aplausos prolongados).
FERNANDO DE LA RUA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada