marzo 04, 2012

Mensaje del Gobernador de Chubut, Mario Das Neves, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2009)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE CHUBUT
Mario Das Neves
EN LA APERTURA DEL 37° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1° DE MARZO DE 2009

Señores diputados, pueblo de Chubut.
Vengo a esta Casa a hablarles con la franqueza de siempre. Explicarles la realidad de lo que hemos hecho. Y el compromiso de lo que vamos a hacer. No será este un año sencillo. Habrá que transitarlo con mucha responsabilidad para poder llegar al final del camino. Estamos en tiempos difíciles. El mundo nos está dando una señal, que no podemos soslayar. No somos de los que nos quebramos ante las dificultades. Lo hemos demostrado. Tampoco tenemos la necedad, de quienes esconden los problemas debajo de la alfombra. 
No pretendemos crear escenarios de pánico para salvaguardar nuestras obligaciones. La provincia de Chubut está preparada para enfrentar los nuevos tiempos. Los de la crisis económica que sacude al mundo. Para eso, necesita de la solidaridad de su clase política y de su comunidad. Solo involucrándonos todos, vamos a sortear esta coyuntura de la mejor manera. Nosotros, cumpliendo con la responsabilidad ineludible de Gobernar. La gente, entendiendo que sólo la participación y el compromiso nos harán pisar firme.
Esto lo tiene claro el Estado. Y tendrán que entenderlo empresarios y trabajadores. Renunciando a mejores ganancias en beneficio de lo que para nosotros es una cuestión de Estado: el sostenimiento de las fuentes de trabajo. En estos cinco años abrimos las puertas del Estado, generando condiciones favorables para los emprendimientos privados. El empresariado encontró apoyo financiero y crediticio. Y también previsibilidad. Esto es: encontró el futuro.
Los trabajadores se vieron beneficiados porque desde ese principio comenzaron a crecer las fuentes de trabajo: creamos, en total 40 mil. Es cierto, no sólo en el sector privado. También en el Estado. Pero no para alimentar el clientelismo. Sino porque se hizo necesario. La ecuación es fácil: si se construyen más escuelas hacen falta más maestros, más porteros. Si hay más hospitales y centros, se necesitan más trabajadores de la salud. Si crece la obra pública se requiere de más mano de obra. Nosotros estamos empeñados a no renunciar al sostenimiento de los puestos laborales. Los tiempos pueden ser difíciles, pero más difícil nos resultaría ver que una persona pierde su trabajo. Por eso, los tiempos que se vienen sólo afectarán a aquellos que demuestren falta de compromiso hacia los demás. El Gobierno y el Estado estarán al lado de los que trabajan y se esfuerzan. De los que por años debieron afrontar todo tipo de situaciones económicas. Y han dado muestras de compromiso y lealtad. Será un año plagado de vaivenes. Pero nos sentimos con la suficiente firmeza para sortearlo sin mayores costos sociales. Tomamos previsiones, incentivando la participación de todos los actores en la búsqueda de soluciones, que le posibiliten al empresario sostener sus ganancias y a los trabajadores su salario. No es el tiempo de pedir, sino de dar. No habrá soluciones mágicas ni milagros. La austeridad, el compromiso y la solidaridad son herramientas necesarias para enfrentar a esta complicada coyuntura.
Como siempre tenemos de muestro lado la voluntad y le fe. Y la certeza que seguiremos hacia adelante construyendo la provincia que soñamos. El mundo tiene nuevos desafíos. Por lo tanto debemos pensar profundo. Y tomar decisiones fuertes. No pretendo sectorizar estas realidades dentro del Estado. Pero hay cuestiones difíciles de obviar. Las circunstancias actuales obligan a llamar a una reflexión autocrítica a algunos sectores. Entre ellos al Poder Judicial en torno a la formulación del presupuesto de gastos que proyectó para 2009. Otras veces me referí a la Justicia en este recinto. Con críticas a aquellos sectores que, desde mi visión, no entendían del todo bien los mensajes de la comunidad. Dije recién que no es difícil advertir que estamos en las puertas de momentos duros. De modo que es responsabilidad de quienes administramos dineros públicos actuar con suma prudencia. Resalto y destaco que la autonomía del Poder Judicial es uno de los valores más significativos de la República. Que se alcanza permitiendo que quienes son titulares de ese Poder desarrollen los programas y políticas que tiendan a su fortalecimiento. Esta administración siempre ha respetado esos principios. Pero no hay manera de justificar el comportamiento insular que a veces desarrollan algunos de sus miembros.
Cuando son escasos, los recursos deben ser distribuidos en forma equitativa para el logro de los distintos objetivos públicos. Les pido en este sentido con la responsabilidad que me toca en el manejo de los dineros del estado, que vean este contexto. Que aprecien globalmente el problema, y se ajusten a la realidad. De la actitud de todos dependen los resultados del corto plazo. Esta es una provincia con su potencial en pleno desarrollo. De nuestra actitud depende llevarlos adelante como lo hicimos hasta ahora.
Desde que llegamos a la administración provincial hemos puesto energía, creatividad, audacia y transparencia para manejar los dineros públicos. Y los resultados están a la vista. Pusimos la energía en cuestiones básicas que hacen a mejorar el nivel de vida de la población. Vivienda, trabajo, salud y educación, para refundar la provincia y para que su gente recupere la fe. Tomamos decisiones siempre mirando hacia adelante. Y empezamos a construir un Chubut distinto. Con iguales oportunidades para todos. Y donde todos tengan ganas de vivir. Hemos alcanzado el Gobierno para transformar la sociedad. Y abrir caminos hacia los cambios estructurales que la realidad impone.
Un repaso por ese tránsito hacia la concreción de nuestro proyecto de provincia nos permitirá entender desde donde arrancamos. Y hacia donde queremos ir. La política de vivienda que venimos llevando adelante tiene como principal objetivo la atención de los sectores más desprotegidos y olvidados de la sociedad. Para lograr ese objetivo implementamos cuatro programas que se transformaron en la columna vertebral de nuestra política de vivienda: El Plan Federal, el Plan Mejor Vivir, el Promeba y el programa de lotes con servicios. Pero también pensamos en otros programas, destinados a resolver problemáticas más específicas como la construcción de viviendas tuteladas destinadas a nuestros queridos los abuelos, viviendas de servicio para personal de salud, educación y policial y viviendas rurales, para darle una respuesta a los pobladores de nuestro interior más profundo. Quiero hacer una especial mención al Promeba. Sin dudas se ha transformado en el alma de nuestra política de vivienda, porque tenemos la convicción que la respuesta que propone es la más adecuada. Y porque además está claramente dirigido a los sectores de la población de menores recursos. Más trabajo y decisión nos permitieron llegar a más de 14 mil familias. Y dar respuestas en total, a más de 25 mil con una inversión de mil cien millones de pesos.
Quiero decir que nuestras decisiones, generadas a partir de una clara política de inclusión y del reparto equitativo, llevaron a la gente a entender que lo mejor se construye desde la solidaridad. Y esto se refleja en el cumplimiento del pago de las cuotas de las viviendas de aquellas familias que ya fueron beneficiadas. Heredamos en 2003 una cartera con un nivel de cumplimiento que no llegaba al 39 por ciento. Hoy podemos decir que ese cumplimiento supera el 76 por ciento. Esto nos permite aspirar a una mayor y más rápida respuesta para el futuro.
Aún con las dificultades planteadas, vamos por más. El 2009 nos encuentra de cara a nuevos desafíos porque entendemos al techo propio como el pilar fundamental donde se apoya la familia. Asignamos para este año un presupuesto de 400 millones de pesos. El Plan Federal involucrará la puesta en marcha de 4.000 nuevas viviendas más.
Y se encuentran en formulación nuevos Promeba. Lo dijimos hace cinco años: esta es la democracia de los hechos. La creación de fuentes de trabajo significó para este Gobierno un compromiso insoslayable. Nos comprometimos en diciembre de 2003 a crear seis mil puestos. La cifra nos quedó corta. Cinco años después podemos exhibir que hemos cumplido largamente con ese compromiso. Pero sabemos que no podemos sentarnos a mirar nuestro ombligo mientras haya un solo chubutense sin empleo.
Por eso, la tarea de fomentar la radicación de empresas y la permanencia de la obra pública como ejes motorizadores de mano de obra plena, no sabe de paréntesis. La recuperación y consolidación del empleo formal fue uno de los primeros pasos. Los números están a la vista: en diciembre de 2003 había 63.904 empleados. A diciembre de 2008 la cantidad de empleos creció a 97.362. Y teníamos a Diciembre de 2003 5.370 empresas inscriptas. Hoy tenemos 8.026 empresas. Esto representa un crecimiento de 49,5 por ciento en lo que hace a las empresas y un 52,4 de trabajadores.
Un párrafo aparte para el impuesto del 8 por mil destinado a la capacitación y a la policía del trabajo. Un impuesto clave para la formación y la salida laboral y para la custodia de las leyes en vigencia. Esto lo deben pagar las empresas. En 2003 la recaudación total fue de 3.674.689 pesos. En 2008 de 22.164.725. El crecimiento fue del 503 por ciento. Esto no solo demuestra el compromiso del empleador. También su confianza.
Nuestro trabajo del área no se agota. Hemos recuperado escuelas fábrica e invertido en capacitación en los últimos 3 años más de 23 millones de pesos, con casi 10 mil beneficiarios. Capacitación orientada a la construcción, instalación de servicios, gastronomía, hotelería, turismo, pesca, manipulación de alimentos, fortalecimiento de productores minifundistas caprinos y ovinos, agricultura y textiles.
El diálogo permanente y un trabajo en conjunto con los sectores de la producción nos ha permitido desarrollar acciones concretas para el sostenimiento de una política agropecuaria. Esto significó una asignación efectiva de recursos en materia de subsidios para fortalecer las organizaciones productivas y créditos por un monto total en el periodo 2003-2008 superior a los 84 millones de pesos. Así se atendió principalmente al sector de pequeños y medianos productores recuperando el desarrollo de nuestros valles, creando nuevo capital en el sector forestal y fortaleciendo la producción ganadera de nuestra meseta manteniéndonos como principal provincia productora e industrializadora de lanas. El crecimiento de la producción fue acompañado por una presencia oportuna y efectiva en los momentos en que las contingencias climáticas afectaron su desarrollo.
Así lo hicimos durante las inundaciones del 2004, las nevadas extremas del 2005-2006, la sequía y los efectos de la erupción del volcán Chaiten llegando con acciones directas a más de 3.200 productores con una erogación total de 24,5 millones de pesos. Reconociendo que muchas de las políticas que llevamos adelante como estado no solo depende de la asignación de recursos, sino del esfuerzo y el trabajo de nuestros agentes. Hemos puesto especial atención en el mejoramiento de las condiciones laborales. Así lo hicimos con los convenios colectivos de trabajo de La Trochita, La Hoya y la normalización y resguardo laboral del combatiente de incendios forestales.
De esta manera dimos solución definitiva a 25 años de espera sancionando el Estatuto del Servicio Provincial de manejo del Fuego, un instrumento único a nivel nacional. Quiero decirles que consideramos una prioridad mantener e incrementar la capacidad instalada del sistema sanitario provincial. Cuidar la salud de la población, más que una obligación del gobierno, es un derecho de la gente. Con el objetivo de profundizar los cambios en el modelo de salud de la provincia, elaboramos y pusimos en marcha el Plan Estratégico 2008-2011.
Propone una serie de principios que tienen que ver con equidad, universalidad, calidad, integralidad, continuidad y solidaridad. Para ello se propuso una serie de objetivos, programas, acciones y actividades tendientes al cumplimiento de las metas establecidas por dicho plan. Las actividades se relacionan con los problemas y potencialidades del sector público de salud y de la función rectora de todo el sistema sanitario de la provincia. Por eso, tomamos la decisión de continuar con la inversión en capacitación e incentivo para la radicación de profesionales a fin de poder contar con recursos humanos calificados y accesibles para toda la población.
Y también, acercando la salud a la gente actuando sobre sus determinantes, en base a la atención primaria. Dentro de las prioridades y retos del sector, nos propusimos mejorar la accesibilidad, la calidad y la eficiencia del sector público. Considerando tres estrategias como centrales: la gestión centrada en el usuario, la gestión participativa y la gestión de procesos. Puedo mencionarles programa y acciones puestos en marcha cuyos resultados están a la vista. Seguro provincial de salud que ofrece un conjunto de prestaciones básicas a la población beneficiada. La continuidad del plan Nacer con más de 10 mil beneficiarios. La mejora en la calidad hospitalaria y los trabajos constantes con profesionales idóneos en el tratamiento de la salud mental, las adicciones, la epidemiología y la atención de los adolescentes.
Puedo agobiarlos con datos. Pero quiero detenerme en uno que lo planteamos el 10 de diciembre de 2003: la mortalidad infantil. Durante 2008 se redujo un 12 % respecto del año 2007, ubicándose en el 8,9 x mil. Esta cifra nos coloca como una de las provincias con menor tasa de mortalidad infantil en el país.
No obstante, es una tarea diaria la de fortalecer las políticas materno infantiles para reducir las causa evitables de mortalidad materna e infantil. Cuando planteamos los proyectos de Inversión Pública en infraestructura pensamos en lograr un desarrollo armónico a lo largo y ancho de un territorio irregularmente poblado. Buscando reducir paulatinamente los niveles de pobreza y desigualdad social. Y generar un equitativo crecimiento económico con amplia participación. Construyendo así las bases de un desarrollo sostenible que genere bienestar social y aumente la capacidad económico productiva provincial.
Quiero decirles que la inversión pública total en materia de infraestructura, esto es obras y servicios públicos, alcanzó en los últimos cinco años los 4.000 millones de pesos. Significó un cambio sustancial respecto a la política de los últimos 10 años. De esa cifra un 65 por ciento corresponden a obras financiadas con recursos nacionales. El resto fue realizado con presupuesto provincial. Resulta claro que cuando la inversión pública es planificada con participación, se transforma en soporte del desarrollo social, económico y territorial. Este concepto de eficacia y efectividad está ligado estrechamente a la cantidad y calidad de la inversión pública. Pero esencialmente al concepto de equidad. Y en tal sentido son elementos indispensables para responder a las necesidades generales y sectoriales en materia de educación, vivienda, salud, red vial, deportes y cultura. Así es que puedo decirles, que durante esta gestión se han construido 41 escuelas nuevas, hay 13 en ejecución y 8 en proceso de licitación. Esto posibilita la existencia de 449 aulas ejecutadas, 131 en ejecución y 91 en licitación. Construimos 60 SUM y Gimnasios, tenemos 12 en ejecución y 11 en licitación.
En materia de salud hicimos 29 centros de salud y puestos sanitarios, 2 hospitales nuevos y 9 ampliaciones y refacciones. Construimos 4 edificios nuevos para la administración pública, 5 en el área de seguridad y 9 gimnasios, albergues y centros relacionados con el deporte, obras para el desarrollo turístico y para la cultura. Quiero hablar especialmente de nuestra política relacionada con los recursos energéticos. Desde el comienzo de la gestión, en Diciembre de 2003, nos propusimos dos objetivos.
Hacia el interior de la Provincia, realizar obras de infraestructura que permitieran igualar las posibilidades productivas de numerosas localidades del interior con las ciudades de mayor población. Para tal fin formulamos el proyecto más ambicioso, el gasoducto patagónico. Su realización se mencionaba como una utopía, y no nos tembló el pulso. Con ideas creativas logramos un mecanismo de financiamiento que permitió que hoy en día no solo las localidades previstas inicialmente como Río Mayo, Alto Río Senguer, Gobernador Costa, José de San Martín y Tecka cuenten con el suministro de gas natural por redes, sino que “Fuimos por más” y ampliando el contrato inicial incluimos la extensión de la red a Río Pico y Corcovado.
En las localidades beneficiadas con el suministro de gas natural, se acometió la tarea de transformar la generación eléctrica que se realizaba con gas oil, por el nuevo combustible, permitiendo significativos ahorros que contribuyen a amortizar el costo de esta obra. Con gas natural y mayor oferta de potencia eléctrica, y la finalización de las interconexiones eléctricas, destinadas a vincular localidades para optimizar los recursos de prestación del servicio, hoy podemos asegurar que están dadas las condiciones para la ampliación de las fronteras productivas de nuestra Provincia y que nuestra frase “No hay Pueblos Grandes ni hay Pueblos Chicos” sea guía de nuestro accionar.
El otro objetivo que nos propusimos era terminar con la situación que condenaba a nuestra Provincia a ser exportadora de materias primas energéticas sin valor agregado. Es por ello que iniciamos la tarea de desarrollar, en un esquema de asociación público-privado, distintos proyectos de generación, los cuales comenzaron a ser posibles a partir de la construcción de la interconexión en 500 Kilovoltios que inicialmente llegó a Puerto Madryn y posteriormente a Pico Truncado, obras realizadas por el gobierno nacional en colaboración y con aportes de las provincias. En el marco actual del derrumbe de precios de los Comoditis energéticos y la crisis financiera internacional, con las dificultades que representan para los proyectos de inversión en emprendimientos de generación, estamos logrando los aportes financieros que nos permitan la etapa final de montaje del equipamiento de última generación ya adquirido. Esto nos permitirá, no solo aportar la energía eléctrica que el país necesitará para retomar el ritmo de crecimiento logrado en los últimos años, sino que además lograremos mayores ingresos por venta del gas natural.
No solo se han desarrollado emprendimientos energéticos con participación del estado provincial, también hemos acompañados aquellos emprendimientos llevados adelante por grupos privados que claramente demostraron que no tenía pretensiones de obtener prebendas y beneficios fiscales exagerados.
En este marco, se están desarrollando en la provincia distintos proyectos de generación eólica, que también son posible en la actualidad por la existencia de la interconexión eléctrica al sistema nacional.Entre ellos podemos mencionar el Proyecto denominado “Pampa de Malespina” que ya ha logrado su reconocimiento como agente Generador del Mercado Eléctrico Mayorista por parte de la Secretaria de Energía de Nación y en nuestra Provincia realizó la presentación del Estudio de Impacto Ambiental el pasado 7 de Enero en la Localidad de Camarones, y prevé para la instalación de 80 Megawatios, una inversión total de 744 millones de pesos, con un gasto local no inferior a los 151 millones de pesos. Esta inversión es absolutamente privada y cuando se concrete provocará un impacto altamente positivo en una región en la cual la baja de los precios del petróleo tiende a afectar el nivel de demanda de mano de obra. Ya sea con participación del estado provincial o acompañando los proyectos privados, lograremos el objetivo de transformar una provincia que solo vendía Comoditis energéticos por una nueva realidad en la cual los habitantes de nuestra provincia también se beneficien de la cadena de valor del sector.
Decía al inicio, que cuando comenzamos nuestra gestión nos encontramos con un estado que tenía muchas deudas con los ciudadanos, muchas de ellas de un alto grado de urgencia en el orden de prioridad. Ya detallé alguna de ellas. Teníamos también la convicción, que los temas ambientales debían tener su tratamiento. Teniendo en cuenta la diversidad en que se plantea la problemática ambiental en esta provincia maravillosa, hemos creado las herramientas necesarias para poder desarrollar una política de estado en la materia. Redactamos un moderno código ambiental; creamos el Ministerio de Ambiente y a través del mismo formulamos los programas y ejecutamos las acciones que garantizan una activa política ambiental.
En ese marco, quiero destacar el Programa Provincial de Residuos Sólidos Urbanos. Tiene como meta la eliminación de todos los basurales a cielo abierto de la provincia, y con ese objetivo se ha trabajado a través del equipo técnico en la determinación de los diversos modelos para lograr el objetivo. Este servicio sin dudas marcará, un antes y un después en la calidad ambiental, teniendo en cuenta que se suma a las grandes obras de saneamiento, cloacas, plantas de tratamientos de afluentes, agua potable, gas, luz eléctrica y urbanización de barrios.
Hace pocos días, pusimos en funcionamiento la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos para Esquel, Trevelín y zona de influencia. Pero no hicimos solo eso. Ya se abrieron en Casa de Gobierno, transmitido por el Canal de Televisión Provincial, los sobres de la licitación para el corredor de la Ruta número 25, con la disposición final en Pasos de Indios y en pocos meses más estaremos haciendo lo mismo con la Ruta 40, con disposición final en Gobernador Costa. Para las grandes ciudades, tramitamos a través de la Secretaria de Ambiente, el financiamiento vía Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo, para los complejos de tratamiento de la comarca del Golfo San Jorge, que se encuentra en tramitación, esperando para los próximos días el llamado a licitación para las plantas de separación y disposición final de la comarca VIRCH Valdéz.
Siempre dijimos, y lo sostuvimos con hechos, que para nosotros la educación es una cuestión de Estado. Al iniciar nuestra gestión en el 2003 el Sistema Educativo Chubutense enfrentaba desafíos acuciantes cuyas causas ya han sido analizadas y diagnosticadas oportunamente. En este contexto crítico de falta de condiciones estructurales, salariales, de recursos materiales y de infraestructura, la pregunta crucial que nos hicimos fue ¿QUÉ HACER?. Como modificar el sistema educativo desde las capacidades de la propia política educativa?, teniendo en cuenta la decisión insoslayable de contar con un presupuesto que nos permitiera concretar esas capacidades y sostener la voluntad política de la educación como prioridad. Por ello es que desde el 2003 a la fecha este presupuesto aumentó más de un 300 %.
Con este objetivo elegimos algunas estrategias. Para nosotros las únicas que nos permitirían cambios estructurales en la organización, gestión, prácticas y sentido del sistema educativo provincial que le competen al Estado como actor principal, diferenciándose de otras muchas alternativas educativas que las propias escuelas pueden desarrollar. Así fue como consideramos los ejes a abordar en el corto y mediano plazo, que tienen que ver con:
-la Justicia Social y la Equidad;
-el abordaje de lo Pedagógico Curricular;
-la formación superior No Universitaria;
-la Extensión del tiempo Escolar;
-el Salario Docente;
-el Nuevo Secundario;
-la Educación Popular;
- y la cultura del Esfuerzo.
Repito, la cultura del esfuerzo .La justicia social e igualdad es una condición indispensable para mejorar la calidad educativa. Por ello aumentamos la oferta de nivel inicial como un factor clave de inclusión escolar y de disminución del fracaso escolar posterior. Con los edificios inaugurados en el 2008, más los próximos a inaugurar, mañana a las 9 de la mañana, la 421 tiene un edificio nuevo en Comodoro Rivadavia, y licitar en el 2009, llegamos al 55 % de edificios nuevos en el total de las escuelas de nivel inicial.
Esto implica generar 1400 vacantes más que en el 2008. Implementamos políticas que enfrenten el problema de la repitencia. Al respecto, desde el año 2005 nuestra provincia ha escalado cuatro lugares.
También debo agregar que Chubut posee una tasa de deserción más baja que la del promedio nacional. En el período 2003/2006 la matrícula se incrementó en un 2% cuando la media regional para Patagona fue de 0,3%. En cuanto a la Educación Especial se incrementaron los cargos de 565 en el año 2003 a 650. Se aumentaron las horas cátedras para los equipos técnicos que atienden las diferentes necesidades educativas especiales, de 278 en el 2003 a 1603 horas en el 2008.
Pusimos en práctica políticas integrales de apoyo a las escuelas más vulnerables, con entrega de libros, becas por un valor de 18.600.000 pesos provenientes del presupuesto provincial y 5.500.000 del presupuesto nacional, equipamiento informático y apoyo específico para los docentes. Ante la existencia de marcadas disparidades y fragmentaciones en el QUÉ y CÓMO se enseña, se ha encarado el proceso para elaborar los nuevos diseños curriculares para nivel inicial, primario, secundario y secundario técnico. Los que se consensuarán con todos los docentes entendiendo a éstos como verdaderos protagonistas del quehacer educativo. Asimismo la Provincia del Chubut distribuye libros gratuitamente en eventos escolares, considerando a las estrategias de promoción de la lectura como un eje central para lograr un cambio en la calidad de los aprendizajes. De esta manera, también entregamos anualmente a cada alumno de cuarto grado su propio libro “Chubut Pura Naturaleza”, libro de 4º grado muy recomendado para muchos hombres públicos, un libro sobre nuestra Provincia elaborado íntegramente por equipos del Ministerio de Educación.
Podemos decir que una impronta particular de esta gestión es el haber trabajado fuertemente en pos de la democratización de la formación docente. Entendiendo que la misma implica, no sólo asegurar el acceso, sino también la calidad de las propuestas formativas, por lo que resultó imprescindible sostener la capacitación gratuita como obligación del Estado, con estrategias que van desde la regulación de las ofertas privadas de capacitación hasta la coordinación de acciones focalizadas y masivas como fueron y lo son los Congresos Provinciales de Educación. Por otra parte se han reabierto los Centros de Actualización e Innovación Educativa en Puerto Madryn, Trelew, Comodoro Rivadavia y Esquel. Se creó el primer Instituto de Formación Docente Artística Nro 814 y el 813 de formación docente en la Comarca Andina.
En cuanto a la formación superior, se articuló el profesorado de Danzas Folklóricas con la Licenciatura del Instituto Universitario Nacional Artístico a través de la Secretaría de Cultura. Otra política para desarrollar en el 2009 es la creación de nuevos anexos de los Institutos de Formación Docente en el interior Provincial lo que nos permitirá aumentar las posibilidades de nuestros alumnos de elegir la docencia y cursar la carrera en su lugar de residencia.
Un hito importantísimo en este nivel, es la construcción de la querida Escuela de Arte en Trelew -tampoco solicitada por ninguna representación gremial, sino años de lucha de los docentes de la Escuela Municipal de Arte de Trelew- con un presupuesto de 28. 373.506 pesos con 85 centavos.
Se crearon dos anexos del Centro Regional de Educación Tecnológica Nro.812 con sede en Comodoro Rivadavia, ampliando así la oferta de Tecnicaturas Superiores no universitarias estrechamente vinculadas a la industria en Esquel y Trelew. La extensión del tiempo escolar ha sido para nosotros una política compensatoria. Esta brinda más tiempo de aprendizaje para los sectores más vulnerables y alejados de los centros urbanos y complementando la relativa carencia de apoyo pedagógico en el hogar, se han convertido 41 escuela de jornada simple a jornada extendida. Acuérdense de la emergencia económica, una de las primeras medidas fue terminar con la jornada completa, siempre el hilo se corta por lo más delgado.
La evolución de los salarios docentes durante el período 2003-2008, sin gastos de ubicación para el Maestro de año de jornada simple ha evolucionado de 372,10 en 2003 a 1500,00 en el 2008, un 303 % más.
Para un Maestro de jornada simple con 13 años de antigüedad de 528,24 en el 2003 a 1919,86 en el 2008 un 263,4% más. Para un Director de jornada completa con 16 años de antigüedad de 1085,15 a 3887,06 un 258,2 % más. Asimismo los gastos de ubicación se incrementaron en un 50% a partir de Agosto del 2008. Asumimos el importantísimo desafío de un nuevo secundario, que encaramos en el 2008. Requirió la creación de 13 escuelas secundarias nuevas. Pero esto no sería suficiente si no se encaran medidas concretas que permitan reconstruir este nivel en crisis.
Estas medidas concretas no sólo pasan por la obligatoriedad y el cambio de estructura sino por estrategias que permitan superar el modelo fragmentado que dejo la implementación de la Ley Federal, sumado a la emergencia de nuevas culturas juveniles. En ese sentido estas decisiones requieren de una fuerte inversión y de un compromiso de todos los actores del Sistema Educativo. Educación y trabajo fue una conjunción distinta a las tradicionales y cuyo objetivo primordial es atender a aquella población de jóvenes y adultos que no han tenido la oportunidad de escolarizarse o han quedado en el camino.
Esta propuesta está centrada en la Alfabetización, la Formación Profesional de competencias emprendedoras en la educación secundaria.
Los Centros de Formación Profesional, además de su oferta convencional, han instituido conjuntamente con la Secretaría de Trabajo el programa “Recuperación de Escuelas Fábrica” con una inversión de a 3.900.000 pesos, con dos objetivos sustanciales: la capacitación del personal no docente y la capacitación de jóvenes para el mundo del trabajo, contando con la colaboración fundamental de las Empresas. La Formación Profesional tendrá su propio edificio en la Ciudad de Puerto Madryn. El primero en la provincia.
Implementamos el programa de emprendedores en la educación secundaria. Este programa está orientado a formar a los jóvenes en el desarrollo del comportamiento emprendedor y en la generación de planes de negocios acordes con las políticas de desarrollo local y regional, y ha impactado en el 34% de las localidades de la provincia alcanzando la participación del 27% de los establecimientos educativos, logrando la presentación de 190 proyectos productivos. En el 2008 Chubut fue sede nacional de este programa gestado en nuestra Provincia, donde jóvenes emprendedores de todo el país presentaron sus proyectos productivos.
En esta línea de trabajo se sancionó la Ley por la que se crea un fondo provincial de desarrollo productivo. Este financiará los proyectos que jóvenes egresados del nivel secundario técnico quieran llevar adelante. Quiero terminar estos párrafos dedicados a la cuestión de la Educación reflexionando sobre la cultura del esfuerzo. Todos los ejes puestos en marcha requieren un esfuerzo para recuperar la autoridad familiar y escolar. Es necesario que la familia y la escuela garanticen la dedicación, el estudio y en última instancia, el respeto por la institución escolar.
El respeto, también como un valor imprescindible al esfuerzo de los agentes del sector público, incluye a los efectivos de la policía. Y como la seguridad es un deber indelegable del estado y una preocupación social atendible, desde el poder ejecutivo pensamos, desde le primer día, que incluir e integrar resultaba imprescindible para dar la batalla contra la delincuentes.
Garantizar la educación gratuita, la salud pública y la capacitación laboral para acceder a los nuevos empleos, generados en estos casi seis años fue un paso necesario para separar claramente quienes tienen aprendido el compromiso, el esfuerzo y los valores para aprovechar las oportunidades que el gobierno posibilito, de aquellos que no logran insertarse.
Aquellos que habiendo sido objeto de las mayores carencias concebibles no pueden ver la oportunidad de vivir tranquilos, libres y respetados. Aquellos que se revuelven en la miseria de sus incertidumbres vitales y la emprenden con odio hacia sus vecinos, convirtiéndolos en victimas de un enojo que viene de otros tiempos, de otros responsables, de otros olvidos. Por eso la inclusión primero y la rigurosidad después.
Para ser rigurosos en la aplicación de las leyes, hemos encarado soluciones legislativas nuevas como el código procesal, la policía judicial, el nuevo edificio del cose, mas presupuesto para nuevos juzgados, fiscalías y defensorías. Hemos solicitado y promovido una y otra vez más restricciones y control del cumplimiento de medidas restrictivas, si se decide la libertad condicional o la excarcelación de personas imputadas en delitos. Y además contamos con 3.808 agentes en la policía provincial, administramos una flota de 400 vehículos, mantenemos 99 unidades operativas como comisarías y otras dependencias, creamos nuevas divisiones policiales y adquirimos el equipamiento necesario para el funcionamiento integral de la fuerza. Y vamos por más y por supuesto como vamos por más. Este año prevemos incorporar 400 nuevos efectivos y más de cien móviles de distinto tipo, equipamiento para la investigación y tecnología aplicada. Haremos mas controles y seremos más rigurosos.
Pero todo esfuerzo será poco sino logramos volver a los valores inculcados, al compromiso de los padres con la responsabilidad social en lugar de desatención, a la comunicaron familiar, al vinculo del amor y la contención. “Los ojos de los jóvenes estarán cerrados a los consejos y abiertos a los ejemplos”.
Ejemplos que no solo vendrán de la mano de gobernantes, sino de los entrenadores deportivos, de maestros, de patrones, de gremialistas, de artistas, de vecinalistas. En suma de una sociedad que premie los esfuerzos y el trabajo, la solidaridad y la justicia, de una sociedad que señale valientemente a los delincuentes y rechace la ley del mas fuerte.
Que construya un acervo cultural centrado en la integración y la solidaridad. Para esta administración provincial es de vital importancia reconocer en los emergentes de la comunidad cuales son las necesidades y los puntos de encuentro entre la acción del Estado y la generación de políticas culturales. Para nosotros la cultura, en su constante dinámica, nos infiere un permanente desafío. Mucho podemos decir respecto a lo que en beneficio se ha hecho desde la cultura. Pero esta vez, quiero detenerme en un ejemplo muy sencillo, muy masivo: las fiestas populares. Porque cada celebración se transforma en el espacio en que la comunidad revalúa su propia identidad. Resulta tan indiscutible como gratificante apreciar el crecimiento que las fiestas populares han tenido en nuestra provincia. Las localidades plasman en ellas su sentir cotidiano, sus actividades características y sus particularidades productivas. Este es un ciclo en el que el pueblo de Chubut promueve y acentúa las raíces culturales de cada región. Por eso, sentimos como un deber del Estado el resguardo de estas manifestaciones, apoyando y difundiéndolas. Por eso hemos entregado aportes económicos a todas las fiestas populares para incentivar y facilitar la concreción de cada una de ellas. Son más de 50 fiestas a lo largo y a lo ancho de la provincia. Que desde cada rincón del mapa de Chubut forman parte del extenso calendario cultural. Pero también la historia representa para nosotros un precepto de identidad cultural. Por eso durante 2008 hemos puesto en marcha dos museos: el de la familia del General Perón en Camarones y el del Soldado de Malvinas en Rawson.
Dos obras de infraestructura pero también de homenaje y de recuerdo. Ganados con absoluta legitimidad por sus protagonistas. No se agotó el trabajo en la revalidación de las fiestas y la historia. Artesanos, músicos, teatreros, plásticos y escritores han encontrado espacios generados especialmente para el desarrollo y el estímulo. Y la concreción de los nuevos Certámenes Culturales Evita que no han dejado de crecer en cada edición, propiciando un intercambio constante entre los jóvenes participantes, los docentes y los artistas consagrados. Somos concientes que la educación también se edifica más allá del aula. Por eso entendemos al deporte como un eje insoslayable para que niños y jóvenes completen su formación intelectual y física, alejados de los crecientes peligros de estos tiempos. Un joven que ocupa su mente y su cuerpo de manera sana podrá enfrentar los riesgos con una visión distinta. Más amplia, para diferenciar con claridad, lo bueno de lo malo. Para hacer más eficiente las políticas del sector, creamos hace dos años la sociedad de economía mixta Chubut Deportes.
Hoy podemos decir que fue una decisión acertada .Inclusión social, integración regional, contención y previsibilidad son algunos de los ejes que nos permitieron fortalecer y consolidar los programas de desarrollo del deporte. Los 40 millones de pesos que nuestro gobierno destinó para obras de infraestructura deportiva durante 2008 son una clara demostración del lugar que esta gestión le asigna al deporte. Los más de 28 mil chicos, más de 28 mil chicos, que durante el año pasado participaron de los Juegos Evita y la incorporación de los adultos mayores son una prueba de ello. Logramos mejorar el régimen de ayuda económica a deportistas y entrenadores entregando 400 beneficios en todo el territorio provincial. La ayuda a instituciones y la promoción de eventos nacionales e internacionales son otras respuestas de esta sociedad mixta. La presencia del Rally Dakar representó no sólo un evento deportivo: la salida, una vez más, de Chubut al mundo que durante días puso sus ojos en los paisajes de nuestra provincia. Podemos agobiar con eventos y certámenes y nombres. Pero para resumir, voy a detenerme en uno: el de Omar Andrés Narváez.
No sólo por su logro boxístico. También por su ejemplo. Hoy exhibe un récord deportivo. Pero además, muestra otro: el de la tenacidad, la responsabilidad y la constancia. Es una demostración cabal de que cuando se quiere, se puede. Omar quiso. Y pudo.
Decimos siempre que los caminos son fundamentales: unen a los pueblos y acortan sus distancias. Exhibimos con satisfacción estas cifras: en 2003 la red pavimentada provincial era de 742 kilómetros, red provincial pavimentada. En cinco años se construyeron 512 kilómetros con una inversión de 505 millones de pesos. Lo que es importante, impactante pero también nos hace reflexionar sobre el pasado. Se reconstruyeron 871 kilómetros de caminos de ripio y se abrieron 3688 km. de nuevos caminos vecinales, había gente que estaba aislada en la provincia. Se incrementó la red caminera en un 50 por ciento en 5 años de gestión. Otra utopía, hasta escuché algunas ironías y risas cuando decíamos que íbamos a llegar, el día que inauguramos la Planta de Adoquines en Trevelin, me acuerdo que en ese discurso dije que íbamos a llegar también a todos los pueblos. Que todos los pueblos también tenían que tener su primera cuadra de asfalto. Y así avanzamos, hoy tenemos ya 159 cuadras pavimentadas.
Esta administración construyó 40 puentes nuevos y 5 pasarelas, algunos destruidos por la inundaciones de 2004. Se está reconstruyendo el 86 por ciento de la red pavimentada nacional con un total de 1.900 kilómetros. En cuanto al pavimento urbano se hicieron 159 cuadras de adoquines y asfalto en 29 comunidades del interior. Tenemos en nuestra provincia una belleza paisajística y recursos naturales, en varios casos, inigualables. Flora y fauna se unen para ofrecer a los visitantes, días inolvidables. El turismo resulta un elemento multiplicador. Hemos realizado fuertes inversiones no concebidas como un gasto. Todo lo invertido en turismo, vuelve. Pero también generamos desde aquí formas no convencionales de promoción que nos han dado excelentes réditos. La vigilia de los pingüinos y las ballenas son claros ejemplos.
Y también es un ejemplo el valor que nuestra gente le da a este recurso. La hospitalidad y generosidad con que se recibe y trata al visitante, es un valor agregado que no puede edificarse ni comprarse. Nace de lo más profundo. Cada habitante de Chubut sabe que lo mejor que nos puede pasar es que el turista vuelva. Y cada habitante de Chubut trabaja para que eso suceda. Su protagonismo es clave para cualquier planificación.
El concepto de exhibir Chubut al mundo fue consolidado con presencia internacional. La Casa de Chubut en París ayudó a posicionar nuestros productos en mercados mundiales con participación en ferias y misiones comerciales. Producto de esto el 45 por ciento de las empresas participantes logró concretar negocios y el 98 por ciento de los empresarios quedó satisfecho con el resultado de las mismas. No son números menores. Además nos consolidamos en el cuarto lugar del ranking de provincias exportadoras y formamos un espacio para el debate nacional en el cual 22 provincias asumieron el compromiso de llevar adelante la formación del Consejo Federal de Comercio Exterior.
Y llevamos adelante un plan de acción que apunta a la radicación de proyectos industriales, turísticos y comerciales que generen un mayor valor agregado a la producción de nuestra provincia. Para eso creamos el programa Invierta en Chubut, convertido después en ley –gracias-, estableciendo un marco jurídico claro que dinamice la actividad económica provincial. Y cuando hablamos de apoyo a las inversiones tenemos que hablar de nuestro querido Banco del Chubut.
Todos hemos sido testigos de la total recuperación y normalización del Banco del Chubut S.A. Esto significó el saneamiento de su patrimonio y su recupero económico financiero. Pero no debemos perder la memoria sobre los hechos trascendentales del pasado. En 2003, encontramos un Banco que había perdido más de 200 millones de pesos en tres años. Y tenía una morosidad del 82 por ciento. Un triste balance, una dolorosa prueba del fracaso. Digo hoy, que esa realidad que diezmó la capacidad operativa de la entidad, nunca mermó nuestras ganas de devolverle los objetivos para los que fue creada. Una herramienta de fomento y estímulo para empresarios honestos, productores y trabajadores de la provincia. Los chicos, los medianos y los grandes. Por eso, con el tiempo, transformamos al Banco del Chubut, en una entidad solvente, rentable y eficaz, gracias a la voluntad política de este Gobierno, a la gestión de equipos técnicos comprometidos en llevarla adelante y a la confianza que tan contundente decisión despertó en la gente. Así se ejecutó un nuevo modelo de banca pública que contempló medidas de modernización que lo convirtieron en un actor social protagónico para el crecimiento de Chubut, y en partícipe insustituible para la evolución y el desarrollo de nuestra comunidad. La gestión encarada se propuso cumplir con preceptos irrenunciables, a saber, integración social, financiación de proyectos productivos y reinversión de las utilidades en el sector privado. Con la inteligencia de reconocer en ello un multiplicador del empleo, palanca dinamizadora por excelencia del crecimiento y la inclusión. Solo daré algunas cifras: hoy el patrimonio del Banco es 1500 por ciento más fuerte que en Diciembre del 2003, cuando contabilizaba 14 millones de pesos. Hoy supera los 225 millones de pesos.
El Banco volvió a ser lo que nunca debió dejar de ser: el Banco del CHUBUT, como es hoy, el Banco de todos los chubutenses. Lo logramos con honestidad, esfuerzo, capacidad y acción. No fue fácil. Por eso, recordemos siempre lo que pasó, lo que se había hecho con el Banco. Mantengamos viva la memoria. Porque los pueblos que olvidan su historia, están condenados a repetirla. Por eso vamos a hablar del otro Banco. El que vivió la etapa más nefasta de su historia. Ese otro Banco esta siendo juzgado en los tribunales de Trelew.
Allí están sentados funcionarios y empresarios. La denominada Megacausa está revelando aquellas maniobras que se hacían a espaldas de la gente. El juicio, único en el País, marcará una bisagra histórica. Y su veredicto será un mensaje al corazón de la gente.
Una mención especial requiere la política respecto a la regularización de tierras que hemos llevado adelante, con la decisión de dar por terminados años de injusticia hacia quienes son sus auténticos dueños: nuestros aborígenes. A través del IAC más de 289 mil hectáreas pertenecientes a 17 comunidades aborígenes obtuvieron sus respectivos títulos de propiedad. Y hay trámites avanzados para regularizar de manera definitiva otras 54.150 hectáreas. Esta decisión, además de llevar tranquilidad a las familias que forman parte de esas comunidades, nos otorga a nosotros la tranquilidad de haberle puesto punto final a interminables años de espera injusta. Seguiremos adelante porque nuestras comunidades aborígenes no son usurpadoras.
En todo caso han sido otros los que pisaron y se quedaron con tierras que no les pertenecían. Siento la necesidad de agradecer el acompañamiento permanente de esta Legislatura a nuestra gestión de Gobierno. Más allá de las distintas pertenencias políticas y los disensos los diputados de esta Casa, supieron construir el ámbito necesario para discutir los grandes temas que involucran a los habitantes de la provincia. Una ley no es sino la conclusión del desarrollo de un trabajo previo, determinado por el debate, el enriquecimiento de la idea y finalmente la sanción a través de las herramientas que la democracia pone a nuestra disposición. El Estado concebido en la forma Republicana requiere del compromiso de los distintos poderes. Por eso, quiero resaltar el trabajo integrado entre el Legislativo y el Ejecutivo lo que nos permitió en cinco años abordar las responsabilidades que nuestras respectivas funciones nos reclaman. Me resulta imposible hoy y aquí, no mencionar la remodelación y modernización de este parlamento. Este nuevo edificio, cuyo proyecto ha sido valorado y premiado a nivel nacional, es un claro ejemplo de la tarea llevada a cabo. También lo es el Digesto Jurídico de la provincia, una obra de vital importancia para las instituciones. Su consolidación coloca a la provincia de Chubut a la vanguardia en materia de ordenamiento jurídico. Pueden contarse con los dedos de una mano las provincias que se encuentran en similares condiciones. Este Digesto ha sido votado en dos oportunidades y con dos conformaciones distintas de esta cámara lo que demuestra que las verdaderas políticas de estado trascienden a los gobiernos y a los hombres. Por último, agradecerle a la presidencia de esta casa y a los diputados, el ejemplo de austeridad que ha demostrado en el manejo del dinero de su presupuesto. Me arriesgo a decir, sin temor a equivocarme, que esta es la Legislatura más austera del querido país.
Señor vicegobernador, legisladores: esto nos llena de orgullo. Señores diputados: Resultaba indispensable recordar el pensamiento y la acción de este gobierno puestos en práctica desde el mismo momento en que la gente nos dio la posibilidad de ser los actores principales de la refundación de la provincia. Dijimos, hace más de cinco años: ES POSIBLE CAMBIAR. Desde esa convicción, comenzamos a transitar el difícil camino de transmitir nuestro pensamiento inalterable a quienes habían perdido la esperanza. Recuperar la fe fue el primer paso. Sabíamos que desde la fe se pueden reconstruir y hacer realidad lo sueños. Desde ese punto de partida, fuimos levantando piedra por piedra, transmitiendo que creer es hacer. Y que hacer es crecer. Asumimos, sin renunciamientos, nuestra responsabilidad de gobernantes. Para alcanzar una sociedad socialmente justa, igual para todos. Y un reparto equitativo de la riqueza que posibilite la inclusión de los sectores más vulnerables. Es posible cambiar. Fue posible. Cambiamos y seguiremos cambiando, es posible.
Es trabajo del gobernante crear un escenario de oportunidades igualitarias. Lo mismo es para que los que más tienen que para los que no tienen nada. A los que más tienen le abrimos las puertas para que puedan seguir consolidando su bienestar. A los que menos tenían le abrimos otra puerta: la de las posibilidades de abandonar ese mundo frustrante que durante largos años los aisló y excluyó de alcanzar una vida digna. Nuestra visión doctrinaria nos dice con claridad…” que donde hay una necesidad, hay un derecho”. Desde esa concepción, pusimos manos a la obra.
Y lo primero fue cambiar el rol del estado. Hacerlo útil y ejecutivo. Cambiar ese estigma del estado burocrático por el del estado ejecutor con capacidad de creación y promoción. La presencia del Estado resultó clave para ejecutar las políticas del cambio que nos habíamos propuesto. El que le habíamos prometido a la gente. Desde ese compromiso, el trabajo fue la herramienta del cambio. Hace pocas semanas, desde el interior de nuestra provincia, dije convencido que se había terminado la hora de los mesianismos. Por que esa es la concepción de quienes pretenden distribuir el poder y la riqueza entre unos pocos. El poder es de todos. Y la riqueza también es de todos.
Por eso, la construcción de un nuevo modelo no pasa por la imaginación de un mesiánico ni por la abundancia de promesas de algún ilusionista. Pasa por todos. Por las ganas y el sacrificio de todos. Los problemas se resuelven con la aplicación de políticas simples y sanas. Gobernar no es fácil. Pero se convierte en una labor sencilla cuando se la encara desde la responsabilidad y el compromiso. Como dije al principio, quiero serles franco. Frontal como siempre. La responsabilidad y el compromiso no debe ser solo patrimonio de los gobernantes. La sociedad también debe involucrarse.
Una sociedad que se hace responsable de su futuro y se compromete a alcanzarlo tiene más posibilidades de desarrollarse. Llegó la hora del protagonismo. Nosotros, desde este lugar de privilegio que nos dio la gente para ejecutar y ejercer la conducción política e institucional de la provincia. La gente, desde cada uno de los lugares que le reservó la vida. Somos concientes que no todos pueden elegir su destino. Pero si pueden hacer los esfuerzos para cambiarlo. Es un derecho de la gente exigirle respuestas al Estado, a quienes lo conducen. Pero también representa una obligación de la gente involucrarse. Asumir sus propias responsabilidades. Nosotros hacemos desde este lugar, creando posibilidades. El pueblo al lado, ejecutándolas. Dos pueden más.
Desde la convicción del cambio, fijamos metas claras. Un Estado solidario y creíble, con capacidad de organización. Con su recurso económico transparentado para la concreción de las pequeñas y grandes obras, en cada uno de los pequeños pueblos o grandes ciudades. Nosotros creímos que era posible la transformación. La creación de un modelo inclusivo, lo dijimos una y mil veces. El tránsito hacia esos objetivos imponía la creación de un escenario distinto. Donde los ejecutores supieran mirar hacia su alrededor. Y donde los protagonistas supieran concebir al cambio como un desafío propio y no como una ventaja ajena. Es en este andar en que convertimos a cuestiones desairadas por la historia, en cuestiones de Estado. Lo dije al principio: la educación, la salud, la vivienda y el trabajo. Pilares donde una sociedad se apoye sin temor a un nuevo fracaso. Pensamos que no era bastante ni era poco la construcción de un centro de salud, que la familia lo tenga cerca, pueda llegar rápido, encontrar un lugar digno. Y además, que haya un médico que la atienda. Porque creímos que no era bastante ni era poco que la mamá encuentre una escuela cerca de su casa donde enviar a su hijo, con la indumentaria imprescindible. Donde el chico encuentre un aula confortable. Y también, un maestro que le enseñe. Porque estuvimos convencidos que había llegado la hora de terminar con la angustiosa espera de un techo propio es que ideamos planes de viviendas justos y accesibles. Para que cada vez haya menos gente peregrinando de casa en casa o golpeando puertas ajenas, mendigando por lo que le pertenece. Un techo propio afianza la construcción y el desarrollo pleno de uno de los pilares de la sociedad como lo es la familia. Dije también que la creación de puestos de trabajo no fue una promesa: fue un compromiso. Bajamos la desocupación pero no nos conformamos. Descansaremos tranquilos el día que todos y cada uno de los que habitan este suelo, tengan un trabajo.
Tenemos mar y cordillera, valles fértiles y riqueza forestal, minería y paisajes hermosos. No puede haber manos ociosas. No descansaremos hasta que todas esas manos ocupen un lugar de trabajo. Ganen su propio salario. Construyan su propio futuro. No es ni bastante ni es poco. Es lo justo. Dije aquí hace un año que nuestros objetivos se convirtieron en nuestros deberes. Nos propusimos construir una provincia distinta, equitativa, solidaria e inclusiva. La gente debía recuperar la confianza en la clase política, en quienes la gobernaban. No resultaba fácil después de tantos desengaños. Pero también dije que traíamos con nosotros nuestra propia mochila de sueños. Nos preparamos para el mayor desafío porque teníamos la piel curtida por haber sufrido y vivido tiempos tormentosos. Entonces dije, …“estamos preparados para estas tempestades”.
Desde un inicio palpamos las prácticas miserables de utilizar las necesidades de la gente como el eje de las ambiciones personales. Nada puede compararse con tener que cambiar la dignidad por un plato de comida. Nos resultaba vergonzoso sostener un sistema misericordioso donde las necesidades de los demás se convertían en ventajas propias. Le pusimos fin al clientelismo descentralizando las acciones y dejando en otras manos las soluciones que requerían los sectores más vulnerables. No fue un paso más. Fue demostrar que nuestro único objetivo era cambiar. Cambiar las humillaciones por dignidad. Sufrimiento por el bienestar. No encontramos en nuestro camino enemigos políticos. Cada intendente, sea del partido que fuere, con la ideología que fuere, se convirtió en un aliado para cumplir un solo objetivo: solucionar con rapidez los problemas de la gente. Y terminar con sus angustias. No por reiterativo resulta menos importante destacar esta acción del gobierno. Así como para este gobierno no hay pueblos chicos ni ciudades grandes, tampoco hay intendentes buenos e intendentes malos. Ni gente mejor o gente peor. Sería un error imperdonable concebir la práctica política desde esa óptica irresponsable y discriminatoria. Todos merecen las mismas oportunidades.
Hemos dado muestras claras de ello al poner en práctica políticas sin resentimientos ni rencores. Impulsando, por primera vez en la historia de la provincia, algo muy serio, el diálogo político. Donde todos los sectores puedan sentarse alrededor de la misma mesa para discutir sobre el presente y planificar sobre el futuro. Con las disidencias y discrepancias que cada tenor doctrinario impone. Pero con la firme voluntad de no cercenar las inquietudes de quienes piensan distinto, de quienes tienen otra óptica respecto a las cuestiones de estado. Este diálogo político marcará, aún con sus disidencias, un antes y un después en la relación de los partidos y sus dirigentes. La política es el arte de lo posible. Es dinámica. No la transformemos en una herramienta inútil que sólo sirva a intereses sectoriales. Debe ser la herramienta útil para las soluciones del conjunto, para la conformación de una sociedad más justa donde todos, gobernantes y gobernados puedan convivir. Haciendo el mismo sacrificio, tirando todos del mismo carro.
A lo largo de estos cinco años transcurridos, atendimos las necesidades coyunturales con la premura y decisión que cada caso imponía. La provincia ha pasado por todos los desastres climáticos: inundación, sequía, cenizas de un volcán ajeno. Ceniza que nos volvió a golpear hace pocos días. No nos quedamos esperando que alguien venga a compadecerse y solucionarnos la situación. Tomamos el ejemplo siempre presente de los pioneros que le dieron a esta provincia su cuerpo y su sangre. De aquellos inmigrantes aprendimos varias lecciones: la voluntad, la decisión, los desafíos. Ellos fueron los que nos marcaron el destino. Ellos pudieron domar una provincia donde la adversidad era cosa de todos los días. Donde los mismos desastres climáticos atentaban contra cualquier posibilidad de crecimiento. Pero los enfrentaron con valentía. Y les ganaron la batalla. Aquellos ejemplos retemplan el alma. Por eso, fuimos a pisar la tierra mojada, a transitar los caminos desérticos, a respirar el aire impregnado de ceniza volcánica. Estuvimos al lado de la gente que sufría porque es la única manera de entender que hay soluciones que no pueden depender de una firma. Sino de una decisión inmediata. No digo esto como si fuera una patriada histórica. Lo recuerdo para tener presente que cada minuto, cada hora y cada día hay que cumplir con la misión del gobernante. No llegamos aquí para quedar en el bronce. Llegamos para hacer lo que había que hacer. Terminar con las injusticias, la inequidad, la exclusión y las necesidades.
Me iré, por la misma puerta que entré, el 10 de diciembre de 2011. Quiero repetir esto para que de una vez por todas quede en claro: me voy el 10 de diciembre de 2011 por la misma puerta por la que entré, muy feliz con el acompañamiento que estoy teniendo y vamos a seguir teniendo hasta esa fecha. Diputados, pueblo de la provincia: Saldamos muchas deudas. Y ahora, estamos trabajando para saldar las deudas que nos quedan. Es otra provincia. Distinta de la que encontramos. Ya no pesan sobre las espaldas de su gente la desesperación y la exclusión. Hay un reparto más parejo que lleva tranquilidad y previsibilidad. Estamos igualando. También es distinta la sociedad: nos acompaña en cada desafío. Por eso podemos y pedimos asumir otras responsabilidades. Y comenzar a pensar y a debatir los grandes temas. Aquellos que no solo aseguren el presente sino que también se conviertan en un crédito a largo plazo para las generaciones que vienen.
Llegó la hora de discutir qué hacer mirando hacia adelante. Porque podemos ser responsables de nuestro propio futuro. Queremos una provincia donde la gente tenga trabajo. Los niños futuro. Y los mayores, tranquilidad. Eso se llama inclusión. Y quiero detenerme en esta palabra. La inclusión nos habla de cómo aprender a vivir unos con otros. Significa estar unos con otros y cuidar unos de otros. Invita a ser parte de una nueva cultura, una nueva realidad. Creemos que el tema de la inclusión está dirigido directamente al corazón de nuestros valores. Se convierte en una oportunidad y un catalizador para construir sistemas democráticos mejores y más humanos. Inclusión significa cambio. Creemos que ambos, inclusión y cambio, son inevitables. Las comunidades inclusivas tienen la capacidad de crear el futuro. Y de alcanzar lo que queremos: una vida mejor para todos.
Sobre la base de estas definiciones, comenzaremos a transitar los días que nos quedan en el ejercicio del poder. La crisis no debe amedrentarnos, sino sacar lo mejor de nosotros. Convoco al pueblo de Chubut a seguir trabajando. En este lugar. Mirando este cielo. Pisando esta tierra. Muchas gracias.
MARIO DAS NEVES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada