marzo 04, 2012

Mensaje del Gobernador de Chubut, Martin Buzzi, en el acto de toma de posesión del cargo (2011)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE CHUBUT
Martin Buzzi
EN EL ACTO DE TOMA DE POSESION DEL CARGO
EL 10 DE DICIEMBRE DE 2011

Muy buenas tardes a todos.
(Saludos protocolares…)
Hoy se inicia un nuevo ciclo en la vida institucional del Chubut.
Hoy estamos dando un paso más en la consolidación de nuestro sistema democrático.
El primer mensaje que deseo transmitir es que este será un gobierno de unidad.
Un gobierno abierto al diálogo con todos los sectores, sin ningún tipo de exclusiones.
Pero que al mismo tiempo ejercerá plenamente todos y cada uno de los poderes y atribucionesdelegados por nuestra Constitución.
Tengo el honor de presidir un gobierno cuyo objetivo fundamental es continuar la obratransformadora realizada durante los últimos años.
Una obra que, sin lugar a dudas, ha mejorado las condiciones de vida del pueblo, y que a partirdel día de hoy, tenemos la responsabilidad de profundizar con renovada energía, pero tambiéncon nuevas y mejores políticas.
Por primera vez en la historia reciente, estamos poniéndole punto final a las crisis cíclicas quecada ocho o diez años nos obligaban volver a empezar.
Siempre desde un punto de partida que significaban fuertes retrocesos e inmensas pérdidas derecursos humanos y materiales.
Esa fue la historia que acompañó al país y a la provincia, de fracaso en fracaso durante años.Esa es la historia que nunca más debemos repetir.
En el año 2003, luego de enfrentarse al riesgo de la desintegración económica y social, Néstor Kirchner al frente de la presidencia de la Nación iniciaba la reconstrucción del país,enfrentando las condiciones de una adversidad extrema.
Una situación verdaderamente límite que solo pudo ser superada con el esfuerzo y elcompromiso de todos los argentinos.
Y gracias al coraje y la voluntad inquebrantable que tuvo el ex Presidente, a la hora de tomarlas decisiones cruciales que nos permitieron volver al lugar que nunca debíamos haber abandonado.
El de la defensa irrestricta de los intereses del pueblo y de la Nación.
Como parte de ese mismo proceso de reconstrucción, Mario Das Neves, a quien deseo expresarle aquí el justo reconocimiento que se merece por el gran trabajo realizado como gobernador, también comenzaba en Chubut la dificilísima tarea de sacar a la provincia del caos, el desgobierno y la crisis social que padecíamos.
Por eso decimos que el año 2003 quedará para siempre en la memoria de los argentinos y de los chubutenses como un momento refundacional de nuestros mejores sueños y proyectos.
Una verdadera bisagra histórica que marcó el inicio de una nueva etapa de esperanza.
Porque allí se gestaron las condiciones, repito, de la recuperación del país y de la provincia.
Fueron esos años de dura lucha contra la adversidad, cuando la provincia y la nación trabajaron unidas.
Sumando todos nuestros esfuerzos en un mismo sentido y en una misma dirección.
Para avanzar, paso a paso, en la recuperación de la producción, el trabajo, la salud, la educación y del propio estado, que dejó de ser un estado ausente para volver a ejercer sus funciones indelegables.
Por esta razón, nos enorgullece decir hoy ante ustedes que elnuevo gobierno no nace del fracaso, sino del éxito del proceso de reconstrucción nacional y provincial que nos permitió como sociedad: Salir del infierno, como supo definir a la primera etapa de su gobierno el ex Presidente Néstor Kirchner.
Es decir, superar la inédita situación de un país postrado, con sus bases económicas destruidas, endeudado hasta el límite de lo inimaginable y sumergido en la pobreza y la exclusión.
Una Argentina que se asomaba peligrosamente al abismo de la desintegración.
Y por otro lado, consolidar un nuevo rumbo para el país y la provincia.
Sobreponiéndonos a la voluntad de quienes se resistían al cambio y apostaban nuevamente alfracaso.
Un rumbo que permitió inaugurar la etapa más prolongada de crecimiento sostenido de laeconomía, desendeudamiento del país y progresiva mejora de la situación social sobre la base de ubicar al trabajo como el principal factor de integración social.
Repito: el 2003 quedará impreso en la memoria colectiva como un momento crucial para lavida de los argentinos y también de los chubutenses.
Han transcurrido ocho años y, más allá de cualquier matiz político o ideológico, hoy es posiblehacer un balance sereno y objetivo del camino recorrido.
Y concluir que la tarea realizada fue inmensa.
Nuestra misión no es volver a empezar sino continuar construyendo sobre lo hecho.
Planteando nuevas políticas para enfrentar los desafíos de la etapa que se inicia.
Se trata de garantizar la sustentabilidad de todos los logros alcanzados, especialmente en el campo social, con más crecimiento productivo y más desarrollo.
Porque necesitamos asegurar con nuevas iniciativas de gobierno las condiciones para que el crecimiento económico, la creación de empleo y las mejoras sociales se sostengan como políticas permanentes durante muchos años más.
Este será el principal objetivo de mi gestión: impulsar las políticas que permitan hacer sustentable las altas tasas de crecimiento con inclusión social.
Desde el gobierno propondremos al conjunto de los sectores sociales y políticos un programa destinado a impulsar, en el campo de la economía, la educación y la mejora de las políticas sociales, aquellas transformaciones estructurales que necesita Chubut para pasar delcrecimiento al desarrollo.
Esto significa: avanzar en la sustitución de importaciones, en la industrialización, estimular la innovación tecnológica, la calidad educativa y, por supuesto, fortalecer el papel del estado a través de la inversión pública y el aliento a la inversión privada.
Señores legisladores: la tarea realizada en estos años, como dije, ha sido inmensa.
Pero lejos de estar concluida, representa solo el inicio de un largo camino que nos exige continuar con las transformaciones iniciadas.
Y al mismo tiempo, alentar la creación de nuevas fuentes impulsoras del crecimiento, imprescindibles para que nuestra economía siga expandiéndose.
En decir: apoyándonos en el gran potencial de nuestros recursos, vamos a asumir seriamente eldesafío de la industrialización y la diversificación productiva.
Chubut, con la impronta reconocible de la Patagonia y su cultura emprendedora, está formadapor regiones de características y estilos de vida muy diversos.
Juntas forman una identidad extraordinariamente rica en matices.
Esa diversidad de regiones posee al mismo tiempo un denominador común: en todas ellasviven familias chubutenses, con vidas y costumbres diferentes, pero con idénticos derechos y legítimas aspiraciones de justicia social y de progreso para sus hijos.
También las une el gran potencial de crecimiento que poseen a partir de sus propios recursoshumanos y materiales.
En la combinación inteligente de esa gran diversidad de recursos está, sin duda, la llave de nuestro futuro.
El desafío que nos plantea el desarrollo de todo nuestro potencial de recursos supone la inteligencia de reconocer que la clave está, precisamente, en nuestra diversidad.
Que no debe llevarnos a contraponer entre sí como excluyentes los recursos de cada una denuestras regiones, sino a complementarlos.
En el inmenso territorio de Chubut, pueden convivir armónicamente sectores y actividadesproductivas extraordinariamente diversas.
Integrando distintas cadenas de valor y, en definitiva, contribuyendo a hacer más sólida, sustentable y competitiva nuestra economía.
Combinando: Las industrias, con la expansión de la agricultura y la ganadería.
La explotación de nuestros inmensos recursos minerales con el desarrollo del turismo.
Las nuevas energías, como la eólica, con el sector energético tradicional.
Y así podríamos seguir mencionando innumerables actividades, todas enmarcadas en el cuidado de nuestro medio ambiente y la preservación de la fisonomía que nos caracteriza.
Antes de exponer los lineamientos del programa de gobierno en cada una de las áreas, voy a detenerme brevemente en una cuestión que considero trascendente desde el punto de vista político e institucional.
Aquel modelo que dejamos atrás también impregnó nuestra vida política, cuya reconstrucción tenemos la obligación de continuar en los próximos años.
Porque así como las crisis trajeron desesperanza y derrotismo en la población, en algunos sectores de la dirigencia se instaló la visión miope y retrógrada de concebir el éxito político a partir del fracaso de sus adversarios.
Sin detenerse en las consecuencias y los riesgos que para la sociedad trajeran sus actitudesmezquinas.
Señores: estamos en una etapa en la que, como lo ha remarcado la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, debemos dejar definitivamente en el pasado las conductas anacrónicas de la vieja política.
Como el obstruccionismo, los enfrentamientos estériles y, como decía, la forma de concebir el éxito de unos a través del fracaso de los otros.
Esas conductas, que la sociedad rechazó y rechaza, son reconocibles todavía en la vida interna de partidos e instituciones.
Y también en el modo en que,no pocas veces, se ha planteado la relación entre gobierno y oposición, o entre los representantes de los máximos poderes del estado.
Por esa razón: asumo como propio ante ustedes el compromiso de trabajar desde mi gobierno a favor de la consolidación de una institucionalidad política madura y plenamente transparente.
Esto lo exige la sociedad, y es la forma de contribuir entre todos a dar un nuevo paso en la reconciliación del pueblo con la dirigencia y las instituciones políticas.
Respetando la pluralidad y al mismo tiempo manteniendo el consenso necesario para continuar hacia adelante con las políticas de estado.
Se trata de un mandato que nos obliga a unirnos en un trabajo común.
Haciendo que prevalezca el diálogo constructivo por sobre las disputas mezquinas y los enfrentamientos motivados en conductas personalistas o autoritarias, con sus efectos nocivos para las instituciones.
No es una novedad decir que el gobierno que hoy se inicia surge de un proceso electoral que, ante la opinión pública del país y ante los propios chubutenses, dejó planteado un interrogante sobre el funcionamiento y la transparencia de nuestras instituciones.
No sólo eso: en lo político la sociedad chubutense había quedado fragmentada, con el riesgo cierto de sumergirse en una cadena interminable de conflictos y divisiones políticas que, sin lugar a dudas, hubieran afectado la gobernabilidad y la vida de los propios chubutenses.
Esa fue la razón que nos llevó a tomar, junto a mi compañero de fórmula Gustavo Mac Karthy, las decisiones políticas que tomamos.
Creí en su momento - y creo también ahora - que mi responsabilidad como gobernador electo era interpretar el mensaje de la sociedad.
Un mandato inequívoco, como quedó expresado en las urnas meses después.
Entonces: en vez de profundizar los enfrentamientos y las divisiones, fuimos al encuentro dequienes habían sido nuestros ocasionales adversarios.
Hoy puedo reflexionar ante el pueblo de Chubut que aquella determinación era la única que se correspondía con el sentido de responsabilidad institucional que debe inspirar, siempre, toda decisión transcendente.
Hoy no puedo dejar de señalar que nos sentimos orgullosos de haber contribuido a restablecer el diálogo entre los distintos sectores de la dirigencia que representan legítimamente a la inmensa mayoría de los chubutenses.
Me refiero al justicialismo, pero también a las demás fuerzas políticas.
Porque en la nueva etapa que se inicia todos tienen una importante función que desempeñar.
Y este gobierno se compromete a valorar con sinceridad sus aportes, ideas e iniciativas, en la medida que estas sirvan a la provincia y a los chubutenses.
Nuestro gobierno, como dije, será fiel a la vocación de unir aquello que estaba desunido.
Comenzando por fundar una nueva relación entre la provincia y la nación, que no estará basada ya en el enfrentamiento y las disputas políticas, sino en la colaboración, el trabajo y el esfuerzo conjunto.
Señores legisladores: tenemos por delante una tarea distinta a la ya realizada.
Esto lo está planteando con mucha claridad la Presidenta de la Nación, al reflexionar sobre las prioridades que tiene el país para los próximos años y la necesidad, repitiendo sus palabras, de afinar las políticas.
No tengo ninguna duda que nosotros en Chubut debemos trabajaren la misma sintonía.
Porque tenemos que ser plenamente conscientes que los inmensos logros obtenidos representan solo el inicio de un largo camino que es imprescindible recorrer.
Que tiene como norte el desarrollo y la plena integración social.
Es decir, la libertad y la justicia entendida en el más amplio sentido del término.
Vamos a sostener el ritmo del programa de obras públicas con el propósito de seguir integrando las distintas regiones y pueblos de la provincia.
Durante nuestro gobierno la inversión del estado, a partir de la suma de esfuerzos de los municipios, la provincia y la nación, seguirá cumpliendo su función insustituible: la de ser un factor dinamizador de la actividad en sectores básicos que hacen al desarrollo de nuestra infraestructura en cada pueblo de la provincia.
Chubut necesita seguir construyendo más caminos, más infraestructura de servicios, más viviendas, más escuelas, más centros de salud.
Porque, si bien se ha avanzado mucho, son también muchas las familias chubutenses que todavía esperan acceder a mejores y más dignas condiciones de vida.
Mucho se ha hecho en materia de salud, especialmente en infraestructura y equipamiento sanitario, pero está claro que debemos contar con más y mejores recursos humanos para brindar a nuestra población la atención que se merece y, sin lugar a dudas, mejorar el funcionamiento del sistema de asistencia, particularmente de nuestros hospitales.
Mucho se ha hecho en educación, con la construcción de nuevas escuelas en toda la provincia y el desarrollo de una infraestructura básica que contribuyó, también, a mejorar de manera sustancial los índices de escolaridad.
Ahora, además de continuar desarrollando nueva infraestructura y equipamiento, el desafío es concentrar todos nuestros esfuerzos en mejorar la calidad educativa, un objetivo que debe ser asumido en conjunto por los distintos actores involucrados: el estado, los docentes, los alumnos y también los padres y los chicos.
El objetivo estratégico de mejorar la calidad de nuestra educación nos llevará tiempo, recursos y mucho trabajo.
Aunque los frutos de esta inmensa tarea no se vean en el corto plazo, este gobierno asume ante la sociedad el compromiso de proponer un ambicioso programa destinado a elevar los estándares educativos en todos los niveles del sistema de enseñanza. Porque somos plenamente conscientes que el futuro laboral de nuestros jóvenes depende en buena medida de que logremos producir un salto cualitativo en la educación de nuestros niños y jóvenes.
En el campo de la seguridad pública, arrastramos una importante deuda con la sociedad, especialmente en determinadas regiones y ciudades de Chubut donde se registran altos índices delictivos. Vamos a enfrentar el flagelo de la inseguridad desde el primer día, trabajando en un nuevo Plan de Seguridad en forma coordinada con la justicia, el poder legislativo y las fuerzas de seguridad.
En ese marco, propondremos una reforma que permitirá mejorar la coordinación entre nuestras políticas con las de la nación, incluyendo la posibilidad de realizar en nuestro territorio acciones conjuntas con de las fuerzas federales y nuestra policía.
En el terreno de la economía, tenemos por delante un desafío que si bien es previo a la crisis internacional, cobra mayor importancia en las difíciles circunstancias actuales cuando los hechos que se suceden especialmente en Europa, nos obligan a estar atentos y alertas.
Como lo ha señalado la Presidenta de la Nación, hay que adelantarse con medidas e iniciativas concretas a los posibles impactos que puedan producirse en la región y en nuestro país.
En cuanto a la economía de Chubut, está claro que acompañó la tendencia del conjunto del país, creciendo a tasas sostenidas durante todos estos años.
Pero también es verdad que lo hizo apoyándose, fundamentalmente, en la reactivación de nuestras actividades tradicionales, preexistentes a la crisis del 2001, como claramente sucede con el sector energético, que se vio beneficiado por los altos precios del petróleo fijados por el comercio internacional.
Dicho de otro modo: el nuestro fue hasta ahora un crecimiento relacionado de un modo directo, aunque no excluyente de otros factores, con la expansión de la inversión en obra pública y sus efectos multiplicadores sobre las empresas proveedoras y el empleo en el sector de la construcción y otras ramas de la economía.
Un crecimiento en buena medida financiado a través del fuerte aumento de los ingresos públicos dependientes del incremento de las regalías como consecuencia del mencionado aumento de precios de los hidrocarburos.
La ausencia de un dinamismo transformador de nuestra base económica tradicional, que permitiera desarrollar con ímpetu nuevos sectores productivos y agregar a las existentes nuevas cadenas de valor, representa sin lugar a dudas una asignatura pendiente.
Una asignatura que será asumida con fuerza y decisión por este gobierno desde el primer día de gestión para hacer más sólido el tejido del Chubut.
Vamos a convocar en forma inmediata a todos los empresarios con intereses en la provincia a presentar nuevos proyectos y planes de inversión.
Comprometo mi decisión de impulsar con la mayor celeridad posible los nuevos proyectos que permitan crear más riqueza y más trabajo para los chubutenses, especialmente para nuestros jóvenes.
Pondremos también un especial esfuerzo en atender las problemáticas de aquellos sectores en dificultades. Comenzando por la actividad pesquera, un sector afectado por una crisis que vamos a enfrentar no solo con iniciativas específicas, analizando de manera particular la situación decada empresa, sino proyectando en conjunto con la nación un cambio profundo del modelo de explotación pesquera de la provincia.
En el campo de la justicia tenemos una importante tarea que cumplir.
Este gobierno se propone reforzar el diálogo maduro. Respetando en un todo la independencia de poderes, pero al mismo tiempo revitalizando la comunicación y la coordinación para hacer más eficaz y contundente el accionar del estado.
Porque existe en la sociedad una demanda de un mejor funcionamiento de justicia que no vamos a eludir.
Más seguridad en el marco del respeto irrestricto de los derechos humanos: esa es la política que vamos a seguir.
Finalmente, quiero mencionar de un modo muy especial a las familias chubutenses que están padeciendo el grave problema causado por las cenizas.
Mi primer acto de gobierno será tomar las decisiones pertinentes para que, como corresponde, el estado les brinde la asistencia que nuestra gente necesita.
Lo haré no solo como un acto de solidaridad en nombre de todos los chubutenses, sino como una obligación que no puede postergarse ni un día más.
Vamos a fortalecer el funcionamiento de las instituciones y, decididamente, dar un paso adelante en una reforma política que signifique un avance en las formas de participación ciudadana.
Este gobierno va a enviar al parlamento un proyecto de ley para instaurar el voto electrónico. Con el objetivo de hacer más transparente nuestro sistema electoral, proponiendo su implementación como mínimo en las elecciones legislativas de 2013. Y con el objetivo de que la próxima elección a gobernador, en 2015, pueda ser realizada através del voto electrónico.
Convoco a los dirigentes de todas las fuerzas políticas, a los legisladores, a los representantes gremiales y empresarios, a todas las fuerzas vivas de la provincia, a poner lo mejor de cada uno en la nueva etapa que hoy comenzamos.
No pretendo un apoyo incondicional a las iniciativas del gobierno. Sí aspiro a que podamos trabajar juntos, poniendo siempre en un primer plano el interés de los chubutenses. Sin mezquindades, con humildad y mucha –reitero, mucha- vocación de servicio.
Porque esto, y no otra cosa, es lo que espera de nosotros el pueblo del Chubut.
Muchas gracias.
MARTIN BUZZI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada