marzo 05, 2012

Mensaje del Gobernador de Neuquen, Jorge O. Sobisch, en el acto de toma de posesión del cargo (1999)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE NEUQUEN
Jorge Omar Sobisch
EN EL ACTO DE TOMA DE POSESION DEL CARGO
EL 10 DE DICIEMBRE DE 1999

Señor vicegobernador de la Provincia; señor presidente del Tribunal Superior de Justicia; señores miembros del Tribunal Superior de Justicia; señores legisladores provinciales; autoridades nacionales, provinciales, municipales; señor intendente de la ciudad de Neuquén; señores diputados nacionales; hombres y mujeres de la Provincia del Neuquén.
Mientras esperaba con la natural ansiedad asumir el cargo de gobernador de la Provincia, analizaba con mucha profundidad de qué manera me iba a comunicar nuevamente siendo gobernador de la Provincia con el pueblo, con los neuquinos. 
En ese análisis muy profundo que me llevó muchas horas y muchos espacios de reflexión, tenía dos opciones: escribir un discurso que tuviera que ver con una cuestión que estaba seguramente cargada de reflexiones y de la realidad que pensaba contar, que pienso contar a los neuquinos; cómo está la Provincia y cómo visualizamos el futuro. Pensé mucho en escribirlo pero al mismo tiempo que pensaba tenía la sensación -o en todo caso el miedo- de no poder reflejar en un discurso armado, escrito, las sensaciones, las vivencias y lo que le quiero transmitir al pueblo de la Provincia, así que finalmente decidí hacer algunos apuntes y reflejar en mis palabras lo que he vivido como gobernador del ’91 al ’95, lo que viví antes de llegar a ser gobernador de la Provincia y fundamentalmente estos cuatro años del ’95 en adelante, que espero me hayan dado la madurez necesaria y la fortaleza política para encarar este tramo tan difícil que nos toca vivir a los neuquinos. Y en este marco de reflexión, mis primeras palabras van a ser para hacer un análisis de la situación que vive la Provincia del Neuquén; un análisis que de ninguna manera pretende encontrar culpables de las situaciones difíciles que nos han tocado vivir y que seguramente tendremos que afrontar. Y por qué es esta primera reflexión? Porque la sociedad neuquina en su conjunto está esperando que los hombres y mujeres que accedemos al poder, tengamos la palabra serena, la reflexión y fundamentalmente planes y un proyecto para encarar los tiempos que vienen y que, en todo caso, seamos capaces de asumir la responsabilidad que nos han delegado, y asumir la responsabilidad que nos han delegado, de ninguna manera implica descalificar a aquellas personas que legítimamente han ocupado el espacio político antes que nosotros, la sociedad en su conjunto será en todo caso la que tenga la responsabilidad de hacer un análisis, la misma sociedad que me ha encomendado ser reflexivo, maduro y plantear las soluciones para los tiempos que vienen y asumir con responsabilidad, con fortaleza y con vocación de servicio los desafíos que tenemos por delante. Nuestro pasado, todo nuestro pasado, tiene que servir para enriquecernos, para construir, para encontrar en la madurez de los que nos precedieron, de los errores y de las virtudes hacer el nuevo libro que vamos a escribir todos juntos los neuquinos; los errores no volverlos a repetir; las virtudes, aplaudirlas y construir en base a ellas. Esta es la primera reflexión que sale de lo más hondo de mi corazón, pero algo más sale de haber escuchado durante cuatro años a los hombres y mujeres de la Provincia que nos pedían a todos nosotros estos actos de grandeza; basta de echarnos la culpa, basta de descalificarnos, basta de hablar mal de los proyectos ajenos, cuando no somos capaces de construir un proyecto que sea propiedad, no solamente de nosotros sino de todos los neuquinos y que refleje sus pensamientos, sus expectativas y los que están pensando para el futuro.
En este marco, y siempre con esta misma firmeza y con esta vocación, quiero decirles a todos los neuquinos que nos encontramos en una situación difícil o, en todo caso, que estamos en una situación difícil con una fuerte deuda. Es por todos conocido que la Provincia tiene una deuda de seiscientos millones de dólares, es por todos conocido también que arrastramos un déficit estructural de veinte millones de pesos que, probablemente, se pueda profundizar una vez que conozcamos los números a partir de haber asumido el gobierno. Pero no solamente hay un déficit estructural en lo económico; en este devenir de intercambios de acusaciones y de no sentarnos a meternos profundamente adentro de los problemas, hemos perdido de vista la fortaleza de las instituciones, hemos perdido de vista la fortaleza de la Legislatura Provincial, hemos perdido de vista la fortaleza de la Justicia, la fortaleza de los empresarios, hemos perdido de vista la fortaleza de los sindicatos que están trabajando por el bien común y defendiendo los intereses legítimos que cada uno tiene que defender. Este es el gran desafío; sí, sin lugar a dudas, tenemos problemas económicos pero el gran desafío es construir un pacto social con todos los sectores de poder; unirnos atrás de los grandes proyectos de una Provincia fuerte y poderosa y ofrecerles a los más humildes nuestra capacidad creativa, la fortaleza de la Justicia, la fortaleza de la Legislatura, con hombres y mujeres que estén diseñando las leyes que sirvan de soporte a las acciones que tengamos que realizar desde el Poder Ejecutivo. Ese es nuestro primer y gran desafío, la convocatoria amplia sin ningún tipo de exclusiones, aprender de nuestros errores, saber que si somos capaces de hablar, vamos a ser capaces de encontrar las soluciones y saber también que si somos capaces de reconocer que tenemos problemas, seguramente vamos a encontrar el camino también para solucionarlos, no con la varita mágica sino con esfuerzo, con responsabilidad y apelando a lo más profundo que tenemos los argentinos: las instituciones de la democracia; y los hombres y mujeres que la componen y sentados con el Poder, los hombres y mujeres que han depositado su confianza en nosotros.
Y en este marco tenemos que instrumentar un profundo y fuerte impulso a partir de una reforma del Estado, que cambien y que acompañen a los sectores de la producción, del desarrollo, de la Seguridad, de la Salud, de la Educación porque pareciera que estos sectores son patrimonio del Estado; no, estos sectores son patrimonio de la sociedad organizada y el Estado tiene la responsabilidad de hacerlos fuertes, ejecutivos, con una amplia capacidad de acción, con una fortaleza que permita una Educación que nos proyecte hacia el futuro; una Salud que contenga a todos los sectores de la comunidad y una Seguridad que llegue de la misma forma a estos sectores de los cuales recién hablaba. Nada de esto se puede hacer en esta situación de crisis económica si no recuperamos la confianza, como decía recién, en las instituciones.
Y a mí me han elegido para plantear soluciones y tomar las decisiones que sean necesarias pero debo hacer algunas reflexiones que creo que son interesantes, antes de pasar a las medidas que voy a anunciar al pueblo de la Provincia del Neuquén; y estas reflexiones tienen el peso de la sinceridad, tienen el peso de la realidad y, de ninguna manera, pretenden tener el peso de una queja o de un reproche sino que esta es nuestra realidad y la tenemos que pintar tal cual es.
Voy a dar tres ejemplos de cuál es el poder adquisitivo de los empleados en los distintos sectores de la Provincia del Neuquén: en la Administración Pública provincial, el sueldo mínimo es de quinientos sesenta y nueve pesos; en comercio, el sueldo mínimo es de trescientos noventa y seis pesos, y en la UOCRA el sueldo mínimo, por treinta días de trabajo, es de doscientos sesenta pesos; de manera que nosotros tenemos que instrumentar acciones para que todos sigan ganando bien pero sin lugar a dudas aquí hay un desequilibrio, no adentro del Estado sino en la sociedad en su conjunto, que todos juntos tenemos la obligación de remediar. Nada de esto, insisto, se puede hacer si seguimos teniendo este déficit estructural que tenemos. Dije en más de una oportunidad que iba a asumir en plenitud la función de gobernador y que iba a desarrollar todas aquellas acciones que estén contenidas en la Constitución y en las leyes vigentes.
Voy a leer las acciones que vamos a realizar desde el Poder Ejecutivo, al amparo, insisto, de la Constitución y de las leyes vigentes.
Hemos planteado una reducción del déficit y una contención del gasto con muchísima fortaleza y también queremos que sea con una gran transparencia, no atacando a nadie sino atacando a esta realidad que nos hace mal y sin echar culpas. Y la primera decisión pasa que para dar el ejemplo hay que empezar por casa; a partir del día de hoy, no hay más gastos reservados para el gobernador de la Provincia.
En este marco que hablaba, y volviendo a contar lo que les decía de la autocrítica, en algún momento, cuando caminaba durante estos cuatro años por distintos rincones de la Provincia, pensaba: yo también me equivoqué, yo tengo que asumir mi culpa; por eso lo de los gastos reservados, porque vi mucha marginalidad, vi mucha pobreza y yo no digo que nadie se merezca lo que gana y menos podría cuestionar al gobernador de la Provincia o a los que me precedieron pero sí comparando con lo que vi, creo que este esfuerzo vale la pena que lo hagamos todos y que empiece yo.
Se hará una reducción del ochenta por ciento de los viáticos actuales, pasaremos de gastar seis millones de dólares por año a un millón doscientos mil, produciéndole un ahorro a la sociedad neuquina de cuatro millones ochocientos mil dólares por año. Pasaremos a hacer una reducción del ochenta por ciento de las horas extras, de un millón y medio por año a trescientos mil, produciendo una reducción a la sociedad neuquina de un millón doscientos mil por año; reduciremos los gastos de publicidad de tres millones setecientos cincuenta mil a setecientos cincuenta mil por año, produciendo una reducción a la sociedad neuquina de tres millones de dólares por año; reduciremos los gastos de funcionamiento de cien millones de pesos por año a ochenta y cinco millones, produciendo una reducción de quince millones de dólares anuales; reduciremos los honorarios profesionales de veinte millones de dólares en el año a cuatro millones, produciendo una reducción de dieciséis millones; desafectaremos todos, absolutamente todos los vehículos de la Administración Pública, todos, el del gobernador, más los de todos los funcionarios, no va a quedar absolutamente un solo vehículo en la Administración Pública; pasaremos de un gasto de ocho millones y medio anuales a tres millones, con lo cual reduciremos cinco millones de dólares por año. Sacaremos todos los teléfonos celulares, absolutamente todos, más una reducción en telefonía para pasar de los cinco millones doscientos mil por año a un millón seiscientos mil, con lo cual reduciremos tres millones seiscientos en el año; pasaremos en limpieza y vigilancia de cinco millones a cuatro millones quinientos cincuenta mil, con lo cual reduciremos cuatrocientos cincuenta mil dólares en el año; pasaremos en alquileres de tres millones setecientos a un millón ochocientos cincuenta mil, con lo cual reduciremos un millón ochocientos cincuenta mil en el año; pasaremos en la partida de agasajos en la primera etapa hasta que estemos bien informados, de un millón de pesos a quinientos mil dólares en el año; ésta es una partida que debemos achicar más todavía, no contamos con la suficiente información. Pero para dar un ejemplo de por qué la tenemos que achicar más todavía, vuelvo al ejemplo que les daba anteriormente, hemos gastado un millón de dólares en la partida de agasajos y hemos gastado un millón setecientos mil dólares en el año en todos los comedores escolares de la Provincia del Neuquén; obviamente, alguno de los dos tendremos que priorizar. Estoy seguro que los señores legisladores y quien nos acompaña desde el pueblo del Neuquén, no tienen duda de dónde vamos a achicar. Pasaremos de una reducción del gasto en suplencias y cargos administrativos en Educación, de veinticinco millones a quince millones; reduciremos diez millones de pesos por año. Pero aquí quiero hacer un alto para hacer una reflexión y que tiene que ver con muchos de los discursos agresivos que hemos escuchado en los últimos tiempos; tenemos censadas todas las escuelas pero traje algunas como ejemplo: la EPET Nº 14 del área centro, una escuela que tiene novecientos noventa y cuatro alumnos y tiene ciento noventa y cinco agentes, un agente cada cinco alumnos, el costo de personal anual es de un millón novecientos cincuenta y seis mil ochocientos noventa y dos, el costo total anual de la escuela es un millón novecientos noventa y cinco mil doscientos noventa. Gastamos, invertimos, como lo querramos decir, dos mil dólares por año por alumno y la diferencia que queda para el mantenimiento de la escuela, para seguridad, para todas las cosas que hay que hacer en la escuela, teléfonos, arreglos, etcétera, de esta cifra de dos millones de dólares anuales es treinta y ocho mil trescientos noventa y ocho pesos, el resto son sueldos. En el CPEM Nº 27 de Plottier: para un total de cincuenta y cuatro cargos hay ochenta y un agentes en este momento, un agente cada cinco alumnos, el presupuesto es de setecientos nueve mil ciento noventa y un pesos; el costo total anual es de setecientos cuarenta y cuatro mil doscientos noventa y tres, costo anual por alumno mil setecientos setenta y dos, lo que queda para mantenimiento en este edificio escolar son treinta y cinco mil dólares al año. En el CPEM Nº 15 de Senillosa: ciento tres agentes para una escuela de seiscientos treinta y nueve alumnos, un agente para seis alumnos, costo del personal anual, un millón setenta y ocho mil, costo anual de la escuela un millón noventa y dos mil, costo por año por alumno mil setecientos diez, queda para el mantenimiento de la escuela por año catorce mil pesos. En el Jardín de Infantes Nº 27 de Valentina: veintiún agentes, un agente cada ocho alumnos, costo anual doscientos veinticinco, costo de personal, perdón, costo anual doscientos treinta y tres, mil trescientos noventa por año por alumno y queda para mantenimiento de la escuela en el año ocho mil pesos. Y así podría dar como ejemplo muchas más escuelas, ahora le vamos a echar la culpa a los docentes o vamos a hacer una reflexión y vamos a analizar con toda la profundidad que el tema tiene. Lo más fácil sería echarle la culpa a alguien; yo no quiero echarle la culpa a los docentes, yo respeto y reivindico a los docentes en este acto, todos tenemos la responsabilidad de cambiar estructuralmente el sistema, en todo caso todos tenemos la culpa de lo que nos ha venido pasando. A este gasto importante o inversión, cuál es el resultado, la mejor Educación del país, todos sabemos que no es así, no tienen la culpa los docentes, señores legisladores, todos tenemos la culpa y todos tenemos la responsabilidad de cambiar no echándole la culpa a los maestros.
Sobre cinco mil agentes que ingresaron a la Administración Pública, vamos a hacer una revisión y pensamos que aquí se van a ahorrar treinta y seis millones ochocientos mil.
Esta decisión política que toma el Poder Ejecutivo al amparo de la Constitución y las leyes vigentes, significa que vamos a ahorrar o, en todo caso, vamos a cambiar la estructura del déficit en cien millones de dólares por año. Al mismo tiempo, hemos previsto un crecimiento en los ingresos, un crecimiento que hoy nos permite decir también, con mucha fortaleza y con los números sobre la mesa que vamos a crecer en los próximos años en recaudación de Ingresos Brutos, regalías, Impuestos Inmobiliarios, recupero de vivienda y ganancias del EPEN en treinta millones de pesos más, con lo que estaríamos hablando de una contención, de un ataque al déficit estructural de la Provincia de ciento treinta millones de dólares. Mencioné a lo último al EPEN y esto sirve para hacer una reflexión con respecto a las empresas del Estado y la primer reflexión es que el debate lo debemos centrar en para qué fueron creadas las empresas del Estado; las empresas del Estado fueron creadas para prestar servicio a la sociedad que es quien las mantiene. Ese será nuestro primer objetivo, llegar con un servicio mejor desde el punto de vista de la calidad y desde el punto de vista de la economía, con un servicio más barato que permita que lo que tiene que ver con el agua y con las obras de saneamiento se vea beneficiada la sociedad y lo que tiene que ver, por ejemplo, con el caso de la energía, de los caminos, sirvan para la producción y el desarrollo de la Educación, la Seguridad y la Salud. El debate se centró al revés, si privatizábamos o no las empresas, y se nos acusó durante mucho tiempo que íbamos a privatizarlas para adoptar recetas neoliberales; la única receta que nosotros vamos a aplicar es la receta de lo que necesitan los hombres y mujeres de la Provincia del Neuquén y después de un análisis muy profundo de las empresas del Estado, hemos tomado la decisión que somos capaces de mejorarlas sin privatizarlas.
Si el análisis nos hubiera dicho que había que privatizarlas, las hubiéramos privatizado y no nos hubiera temblado la mano; obviamente, instalaríamos el debate, lo hubiéramos instalado donde corresponde, en la Legislatura Provincial, hubiéramos elevado la propuesta correspondiente porque no estábamos facultados para hacerla.
A estos números que les he leído hemos incorporado en el análisis, números que nos permiten visualizar, no digo con mucho optimismo pero con algún optimismo, que a partir de la venta de los bienes físicos que tiene la Provincia en este momento que no se usan y que producen gastos, producir un recupero en el primer año de diez millones de dólares más, que después les voy a decir para qué vamos a aplicar estos diez millones.
Y tenemos una deuda con el gobierno nacional o una acreencia, perdón, de más de cincuenta millones de dólares que, de ninguna manera, vamos a dejar de pelearla. Entendemos, porque esto es parte del Pacto Fiscal, que lo vamos a conseguir, fue parte de las reuniones que mantuve con los que hoy están jurando como ministros, el doctor José Luis Machinea y el doctor Federico Storani, y hemos abierto un espacio de diálogo que pienso que la Provincia del Neuquén va a recuperar lo que le pertenece a partir de los pactos fiscales preexistentes.
Ustedes han escuchado que yo hablé del Poder Ejecutivo, voy a mencionar brevemente los dos Poderes que nos van a acompañar en esta gestión, que son el Poder Judicial y el Poder Legislativo. Yo quiero recordar que hace ocho años, en el año ’91, me sentaba en este mismo lugar y planteaba como un sueño de todos los neuquinos la reforma de la Constitución provincial, para que hubiera en estas bancas pluralismo político. Yo dije en aquella oportunidad: ojalá algún día pueda haber en esta Cámara más de un partido político. Se ha cumplido mi sueño, tal vez no me guste mucho pero bueno, estas son las reglas de la democracia que hemos construido todos.
No es mérito del Movimiento Popular Neuquino ni de quien les habla, es mérito de la sociedad neuquina. Así también lo dije en aquel discurso, todos ustedes, todos nosotros hemos contribuido a esto, el hombre que está en un paraje; el obrero; el empresario; absolutamente todos son parte de una realidad de la que tenemos que sentirnos orgullosos.
También soñaba en esa época cuando dije, más o menos así, no sé qué metodología vamos a usar porque no sabía si era a través de una Convención Constituyente o una enmienda.
Pero también sueño con algún día tener una Justicia independiente y hoy también tenemos que enorgullecernos de que eso pase en la Provincia del Neuquén, porque hay pocas provincias en la República Argentina que puedan decir esto y esto es mérito de toda la sociedad neuquina. Cuando me tocó pasar por los estrados judiciales tenía la seguridad y la tranquilidad de que iba a ser tratado con justicia, con equidad y con la responsabilidad de los hombres que están al frente de la Justicia.
A estos dos Poderes, desde el Poder Ejecutivo, como cabeza del Poder Ejecutivo también los convoco a que nos acompañen a hacer la profunda transformación que necesitamos todos los neuquinos.
La campaña política nos da la posibilidad de prometer cosas. Yo prometí en la campaña política que iba a presentar un Presupuesto equilibrado, un Presupuesto sin déficit. A fines de febrero aspiro a presentar ese Presupuesto a la Honorable Legislatura, aparte de las acciones que nosotros hemos realizado, vamos a presentarle a la Honorable Legislatura Provincial, cinco proyectos de Ley para que sean debatidos: un proyecto de Ley de una nueva escala salarial que comience a regir a partir del 1 de enero, que de ninguna manera le quite los derechos adquiridos que tienen los empleados públicos sino comenzar a diseñar una Provincia más viable, que todos aquellos que ingresen a la Administración Pública lo hagan con una norma que permita que no estemos en la situación de déficit y desequilibrio fiscal que hoy estamos viviendo. Al mismo tiempo, voy a presentar otro proyecto de Ley que, como tope máximo, el sueldo del gobernador sea de tres mil doscientos pesos y que sea tratado por el Poder Legislativo y, de ser posible, que alcance al resto de los Poderes de la Provincia del Neuquén.
Vamos a presentar -dentro del paquete de leyes- un proyecto de Ley para que sea debatido por los legisladores donde los empleados públicos de la Administración van a trabajar cinco horas, van a cobrar seis y, si los legisladores así lo apoyan, van a tener una reducción proporcional porque hoy cobran por siete horas. Vamos a presentar también a la Legislatura Provincial un proyecto de Ley de prescindibilidad, partiendo de la base de que es necesario presentar estos instrumentos y vamos a presentar en quinto lugar, un proyecto de Ley de jubilación anticipada. Este paquete permite que sin aprobar las cinco leyes -y a juicio de los legisladores- encontremos las mejores para producir la última reforma que nos está faltando para poder presentar un Presupuesto equilibrado. Si los legisladores deciden aprobar una, si deciden aprobar dos, si deciden aprobar tres o deciden aprobar cuatro o cinco, vamos a superar las expectativas del Presupuesto equilibrado. Si deciden no aprobar ninguna, yo seguiré desde el Poder Ejecutivo aplicando las reducciones para encontrar el equilibrio; pero voy a presentar un Presupuesto que no tenga déficit y si no apoyan ninguna de estas leyes, también me tendrán que decir de dónde vamos a sacar la plata. Es un gran desafío, todos tenemos el compromiso de asumirlo.
Y en este marco de lo que hablamos en la campaña política tiene que ser un compromiso de los políticos porque esto sirve para fortalecer la democracia.
En la campaña política dije que iba a presentar un Presupuesto equilibrado pero también dije que iba a devolver el veinte por ciento por zona desfavorable de acuerdo a cómo encontrara las finanzas de la Provincia. A partir del 1 de marzo vamos a comenzar a devolver el veinte por ciento de zona desfavorable a los empleados públicos, lo vamos a devolver en forma proporcional en los próximos cuatro años; no vamos a disponer ningún impuesto nuevo para devolver el sueldo a los empleados públicos, los diez millones que tenemos reservados de la venta de las propiedades, nos permiten ya tener los fondos para el año 2000 para cumplir este compromiso. Aspiro que de seguir en este camino, vamos a poder responder a este compromiso que tiene que ver con el marco legal; no se pueden cambiar las reglas de juego en el camino, yo puedo estar de acuerdo en que hay que modificar la escala salarial pero no le podemos quitar a nadie el derecho que tiene adquirido; o sea, esto más que un compromiso del gobernador es respetar la ley vigente y la seguridad jurídica que debe tener la Provincia del Neuquén, no solamente para los empresarios que vengan a invertir sino también para quienes componen la planta de personal.
Si somos capaces de hacer esta profunda transformación, si somos capaces de mantener la vigencia de las leyes, si somos capaces de fortalecer la estructura de la democracia como la Legislatura y el Poder Judicial, yo no tengo ninguna duda que vamos a tener cada día más hombres y mujeres del país que quieran venir a invertir al Neuquén; hombres y mujeres empresarios del extranjero que quieran invertir en Neuquén. Para esto tenemos una plataforma de desarrollo, tenemos obras que definen estratégicamente a la Provincia, tenemos inversores que están esperando venir a la Provincia del Neuquén. Yo no tengo ninguna duda que con las acciones que vamos a ser capaces de instrumentar dentro del Estado a corto plazo, van a ser realidad las inversiones que hoy están dudando si vienen o no a la Provincia. Cada acción que haya realizado el actual gobierno de la Provincia va a ser fortalecida, vamos a establecer una relación madura, de seguridad jurídica, de previsibilidad jurídica con los inversores del extranjero, de la República Argentina, del Neuquén, con un fuerte apoyo a la pequeña y mediana empresa; pequeña y mediana empresa que ya tiene el desafío del gobierno de la Provincia en sus manos, le hemos dicho que nos presenten un proyecto de Ley para cambiar la estructura de la oficina de pequeña y mediana empresa, a partir del proyecto de Ley que van a analizar los legisladores y que van a presentar los empresarios, el presidente del ente será un empresario, toda la comisión que la componga serán empresarios y quienes manejen la estructura administrativa de la pequeña y mediana empresa serán ellos. Vamos a romper la burocracia en beneficio de aquellos hombres y mujeres que quieran invertir.
En este concepto, el Banco de la Provincia del Neuquén y todas las empresas del Estado serán herramientas al servicio de la producción, del desarrollo, con una fuerte descentralización en la Educación, en la Salud, en la Seguridad y priorizando en la Seguridad el proyecto político de los neuquinos. Utilizando a la Policía provincial como una herramienta al servicio de la prevención y no de la represión, vamos a instaurar en la Provincia del Neuquén el diálogo permanente con todos los sectores, y al insulto responderemos con la mesa de diálogo abierta en cuanta oportunidad sea necesaria (golpeando el Estrado de la Presidencia).
A partir del día lunes, comienzo a reunirme nuevamente con todas las fuerzas de la producción y del trabajo. La primera reunión será el lunes o el martes con todos los productores de la Provincia del Neuquén para, juntos, instrumentar el plan que ya tenemos desarrollado; nos juntaremos con la industria, convocaremos a los empresarios, como les decía recién, nacionales y extranjeros y todos juntos instauraremos un marco distinto en la Provincia del Neuquén, el Estado será el punto de equilibrio entre las acciones que sea capaz de realizar la sociedad.
No más un Estado paternalista, un Estado que tiene la responsabilidad de llegar a los más humildes con una acción social que jerarquice, con una acción social que sea producto de la planificación y una acción social donde van a estar sentados en la mesa de la distribución, de los beneficios que esta acción social tenga que darle a los más humildes, todos los sectores de la comunidad que quieran participar con nosotros; basta de hacer política con la acción social. La Iglesia... (golpeando el Estrado de la Presidencia), los empresarios, los legisladores, todo aquel sector de la sociedad que nos quiera acompañar, está convocado porque hay un pueblo que está mirando a través de la marginalidad y la única forma de encontrar la paz social es incorporarlos a la Educación, a la Seguridad, a la Salud y que algún día, alguien, un hombre, una mujer de algún paraje tenga la misma satisfacción que tenemos nosotros de conducir los destinos de la Provincia.
Para esto los convoco, sé que soy un ser humano y puedo tener defectos pero tengo la decisión, la convicción y la fuerza que me dan todos y cada uno de ustedes, no a no fracasar yo, estoy decidido a acompañar el camino y a trazarlo con fortaleza para que no fracase la Provincia del Neuquén.
Muchísimas gracias.
JORGE OMAR SOBISCH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada