marzo 05, 2012

Mensaje del Gobernador de Neuquen, Jorge O. Sobisch, en el acto de toma de posesión del cargo (2003)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE NEUQUEN
Jorge Omar Sobisch
EN EL ACTO DE TOMA DE POSESION DEL CARGO
EL 10 DE DICIEMBRE DE 2003

Conciudadanos de la Provincia del Neuquén: el rol del Estado es el primer eje de nuestra propuesta política.
El Estado neuquino tiene un rol definido. Tiene fuerte presencia en las responsabilidades indelegables del Estado: salud, educación, seguridad, acción social, seguridad social, y promueve decididamente las inversiones y la generación de empleo por parte de la actividad privada.
La explotación de gas y del petróleo constituyen la principal fuente de nuestros ingresos.
Neuquén avanzó tomando decisiones trascendentes para el sector bajo el amparo de la Constitución nacional reformada en el año 1994.
El acuerdo más importante es firmado con Repsol-YPF Sociedad Anónima en España, con un compromiso de inversión de ocho mil millones de dólares para el período 2000-2017.
En el período 2000-2002, los años más difíciles del país, Repsol-YPF Sociedad Anónima invirtió dos mil cuatrocientos millones de dólares, un sesenta y nueve por ciento del compromiso inicial para el período 2000-2005, que era de tres mil quinientos millones de dólares.
Adjudicamos al sector privado las áreas marginales reconvertidas y la extensión de las concesiones.
Nos manejamos dentro del equilibrio presupuestario; controlamos la deuda; ordenamos las cuentas e incrementamos la recaudación impositiva propia a valores récord.
Más allá de ordenar las cuentas, hemos decidido transformar la economía provincial.
La página cinco del diario “El Cronista Comercial” del día de ayer muestra los resultados de un estudio realizado por la Fundación Sophia y la Fundación Konrad Adenauer. La Provincia del Neuquén lidera a las provincias del país en el cumplimiento de las reglas de transparencia presupuestaria. De cero a diez, a Neuquén se le asignan ocho punto uno; le siguen, Mendoza con seis punto nueve; San Luis con seis punto cinco, mientras que Buenos Aires y Córdoba tienen cuatro puntos cada una y existen doce provincias con cero punto.
Lamentablemente, ésta es la opinión de dos Fundaciones reconocidas internacionalmente, y en la Provincia del Neuquén no hemos podido aprobar los últimos presupuestos para beneficio de los intereses de los neuquinos.
La meta propuesta fue transformar y diversificar la matriz productiva de la Provincia.
Así fue que generamos planes sectoriales para cada una de las actividades productivas con rasgos distintivos, como la aplicación de políticas activas, incentivos a los productores, desgravaciones, apoyo en la comercialización, misiones al exterior para vender nuestros productos y fundamentalmente generando confianza en un país que producía exactamente lo contrario. Por ello financiamos con créditos promocionales a grandes y pequeños productores y a través del IADEP y el Banco Provincia los asistimos técnicamente con el Centro PyME.
Comenzaron a tomar vuelo el plan ganadero, el plan forestal, el frutícola, el apícola, el vitivinícola, el de fruta fina, hongos, aromáticas, cunicultura, el plan hortícola, el acuícola, lombricultura, rosa mosqueta. Y hoy podemos exhibir estos resultados. Cuando comenzamos la gestión teníamos estimativamente diez mil hectáreas en producción. Hoy la cifra llega a veinte mil, si contamos con los nuevos emprendimientos de San Patricio del Chañar, Añelo, Picún Leufú, Senillosa, Rincón de los Sauces, el norte y centro neuquino y el programa de reconversión productiva que alcanza a mil doscientos productores individuales.
La muestra más significativa de nuestro proyecto político productivo es San Patricio del Chañar, localidad que al comienzo de la gestión anterior se encaminaba hacia la obsolescencia de sus cultivos, sin haber conseguido generar valor agregado luego de más de veinticinco años. Hoy es la colonia agrícola productiva más importante de la Provincia, concentrando el setenta y cinco por ciento de la producción provincial de frutas de pepita y carozo. A la fecha, el sesenta por ciento de su producción se exporta a la Unión Europea, Estados Unidos y Brasil.
Se han proyectado siete bodegas con una capacidad de producción de veinte millones de litros y se están construyendo cuatro, una de las cuales ya se encuentra en producción; un frigorífico ecológico con una capacidad de dos millones cuatrocientos mil kilogramos y una planta de empaque con una capacidad operativa de setecientos mil bultos, más una planta de empaque y frío de cerezas.
En dos años desde su puesta en producción, la vitivinicultura neuquina recibió premios internacionales a la calidad y ya su potencial productivo alcanzó el cinco por ciento de la producción de vinos finos de la República Argentina.
Y antes de fin de año rehabilitaremos el resguardo fitosanitario de Centenario, luego de ocho años de paralización, constituyéndose en nuestra plataforma de exportación de productos agrícolas con instalaciones de SENASA y Aduana.
Implementamos un control muy estricto a partir de la acción conjunta y coordinada que realizarán la Policía, los guardafaunas y el CIPPA.
También es importante mencionar el impulso dado al Mercado Concentrador y al Centro PyME; estos organismos son modelo de gestión pública con gerenciamiento privado en la República Argentina, logrando el Mercado Concentrador autofinanciarse en el último año.
Profundizaremos la política productiva puesta en marcha en el año 1999, impulsando la industrialización de nuestra producción. Generar valor agregado refleja inversiones, tecnología, conocimientos, mano de obra calificada y precios de productos de calidad. Para esto tenemos que respetar requisitos y protocolos sanitarios que nos aseguren la entrada de los productos en los países receptores. Por ello, hoy tenemos un plan de lucha contra la carpocapsa que fue acordado con todos los sectores, con un presupuesto de siete millones de pesos y con un premio de doscientos dólares por hectárea para los productores que hagan las cosas bien. Vamos a incrementar en mil hectáreas la actual superficie hortícola provincial incorporando doscientos productores por año al sector hortícola y volviendo a la cultura de las quintas hogareñas. Tenemos el objetivo de abastecer el cincuenta por ciento del consumo provincial, con aquellas especies factibles de cultivar en la zona; ya pasamos del ocho al veinticinco por ciento en sólo dos años. La ganadería de la Provincia del Neuquén estuvo relegada por años. Con el incentivo ganadero -único en el país- y la participación activa de los productores, pusimos en marcha el sector, a tal punto que luego de veinte años se volvió a realizar en la Provincia un remate de hacienda. Los mataderos de Centenario y Senillosa están trabajando con la máxima capacidad disponible y obtuvimos el tránsito federal para el matadero de chivos de Chos Malal, y ahora, con la colocación del gas natural, buscaremos la habilitación de la Unión Europea para exportar nuestros chivos a Europa. Cuando comenzamos la gestión sólo un ocho por ciento de nuestra población consumía la carne neuquina, hoy estamos en el dieciséis por ciento. Nuestros objetivos son abastecer con producción propia un cincuenta por ciento del consumo de carnes de la Provincia y habilitar dos mataderos más para el tránsito provincial y cuatro con tránsito municipal. El potencial forestal en la cordillera es de un millón doscientos mil hectáreas, de las que seiscientas mil hectáreas corresponden a suelos de aptitud media a alta. A la fecha, hemos forestado cincuenta y cinco mil hectáreas en veinte años, por lo que es necesario establecer políticas más agresivas que den un impulso definitivo al sector. Nuestra meta es forestar diez mil hectáreas por año. Incrementaremos sustancialmente la poda y el raleo de nuestros bosques a través de un incentivo similar al que tenemos en marcha para la fruticultura y la ganadería. Por primera vez desde la construcción de El Chocón, el agua de este lago tiene otro uso que no sea el de generar energía, al haber iniciado la forestación de seiscientas hectáreas con salicáceas en el perilago, a treinta kilómetros de Picún Leufú. Por segundo año consecutivo pagamos el programa de confianza forestal a razón de seiscientos cincuenta mil pesos por año, sosteniendo la Ley nacional 25.080 porque la Nación sigue teniendo dificultades presupuestarias.
Incorporamos un plan provincial de granjas. Vamos a reducir la cantidad de carne de cerdo, pollo y huevos de origen extraprovincial y vamos a lograr una producción de seiscientas toneladas de miel de calidad exportable y habilitar dos plantas extractoras.
Le hemos dado un fuerte impulso a la acuicultura. Hemos firmado con especialistas chilenos un convenio para realizar un plan director que contemple las superficies de agua disponibles para la actividad, la atracción de inversores, la radicación de plantas elaboradoras y la integración de la cadena de valor con Chile. La experiencia nos indica que la única forma de vender es yendo a ver a los compradores. Pasado mañana parte a México una misión de empresarios, acompañados por nuestra gente de Producción y Turismo, a fin de vender frutas, hortalizas, truchas, frutas finas, vinos, turismo y otros productos neuquinos. Seguramente, cuando vuelva esta misión que mandamos al exterior, volverán los comentarios a ver en qué hotel pararon sin pensar en la capacidad de crecimiento que tuvo la Provincia del Neuquén al exportar sus productos.
Para este ambicioso plan es necesario dotar de obras de riego y electrificación rural a las áreas productivas. Vamos a resolver la problemática de agua para riego para Cutral Có y Plaza Huincul, realizando un acueducto de agua cruda desde el lago Los Barreales, que permita poner en producción dos mil hectáreas. Estamos realizando el estudio de factibilidad -hasta ahora con resultados positivos- que nos permita diseñar y construir una presa en la zona conocida como La Ramadilla, para abastecer de agua para riego a las cercanías de Zapala. Estos dos hechos plantean la política que va a seguir llevando adelante el Gobierno de la Provincia. Poner en valor sectores que, a partir de la transferencia de las áreas petroleras a otros lugares de la Provincia, pasaron a tener una economía deprimida. Vamos a recuperar estas áreas, vamos a combatir la desocupación y vamos a construir las herramientas para que la indigencia sea combatida con el trabajo y con la capacidad creativa de los neuquinos.
Vamos a construir junto a los municipios de Neuquén, Centenario, Vista Alegre y Plottier el canal que nos permita regar la meseta, habilitando una nueva zona de riego en el corazón productivo de la Provincia. Nos vamos a juntar con los señores intendentes adjuntos para desarrollar un proceso productivo sin egoísmos y con generosidad y capacidad política en beneficio de todos los neuquinos. Estamos construyendo un canal para duplicar la superficie en producción en Buta Ranquil, con una inversión de quinientos mil pesos. Se está ejecutando el proyecto que permita poner mil hectáreas más bajo riego al noroeste de Plottier, hacia la zona de las bardas. En pocos días más habilitaremos el acueducto que reconvertirá productivamente a Taquimilán. Son más de dieciocho kilómetros de cañerías que permitirán -como ya lo hicimos recientemente en El Huecú- llegar a cada chacra con agua a presión que permita regar por aspersión sin inconvenientes.
Están listos los estudios de factibilidad que permitirán construir a partir del año próximo una planta de tratamiento de frutas y hortalizas en la zona de la Confluencia, que permitirá a nuestros productores tener la suficiente autonomía para vender sus productos sin problemas sanitarios ni de conservación en Europa y Estados Unidos.
Se está construyendo en Villa La Angostura una planta de elaboración de aceites y esencias de rosa mosqueta, que aprovechará las más de diez mil hectáreas existentes en la Provincia, desde Aluminé hasta el Nahuel Huapi.
En Junín de los Andes apoyaremos al municipio en la creación de un parque verde, en una superficie de doce hectáreas, que permita generar las frutas y verduras que consumirán nuestros turistas, y esto mismo haremos con todos los municipios turísticos.
Tenemos el firme objetivo, como lo hemos hecho hasta el momento, de recuperar tierras entregadas por incumplimiento de obligaciones y tierras usurpadas. Hemos sancionado una ley para respetar el derecho de los que quieren trabajar la tierra. Vamos a combatir a los usurpadores que tienen la tierra para especulación inmobiliaria.
El turismo nos ofrece una enorme oportunidad como uno de los pilares del plan productivo. Avanzaremos decididamente en el desarrollo del turismo interno y del receptivo nacional e internacional, ofreciendo -dentro de los conceptos- la marca Patagonia, la protección ecológica y los estupendos paisajes neuquinos que se pueden disfrutar todos los días del año. Desarrollaremos y ejecutaremos programas provinciales específicos para poner en valor recursos y productos turísticos: turismo cultural, turismo aventura, turismo y deportes, turismo salud. En turismo salud es importante la puesta en marcha del proyecto del spa de Villa La Angostura con la Fundación Favaloro. En tres meses saldrá a licitación pública nacional e internacional el aprovechamiento integral de las termas de Copahue-Caviahue para lograr su transformación definitiva y convertirlas en un polo de desarrollo de la Provincia del Neuquén. Para hoy el turista, más que bellezas naturales, demanda comodidades y facilidades de todo tipo: infraestructura, comunicaciones, seguridad, hospitalidad, hoteles y fundamentalmente responsabilidad. La Administración tendrá que planificar, diseñar programas y proyectos, informar con precisión, supervisar rigurosamente las actividades de las empresas privadas dedicadas a la actividad turística. Los prestadores de servicios turísticos tendrán que esforzarse y esto les posibilitará acceder a programas de apoyo a su actividad junto a las empresas de turismo. Cada neuquino tiene que ser un buen vendedor de nuestros recursos turísticos; aquí, en el país y en el mundo. Pero hay indicadores en la Provincia que nos muestran que estamos por buen camino.
Si analizamos la variación del producto bruto provincial en los últimos años, Neuquén es la jurisdicción que más creció -un cinco punto tres-; la Provincia del Chubut, un punto, mientras que se verificó un retroceso en el resto de las provincias argentinas; insisto, Neuquén creció su actividad económica cinco punto tres; Chubut un punto y el resto de las provincias argentinas, incluida la Capital Federal, decrecieron en los últimos cuatro años. Paralelamente, la Provincia, en un año, bajó ocho puntos el índice de desocupación. Quiero recordar que cuando asumimos superamos el veintidós por ciento la desocupación en la Provincia. En mayo de este año llegamos a trece puntos. Pero, de acuerdo a las mediciones que se están llevando adelante en este momento y que no se han dado a publicidad porque algunas provincias -que no son del signo del Movimiento Popular Neuquino- no muestran los índices de crecimiento que a muchas autoridades nacionales les gustaría, no se han dado a conocer los índices. Pero debo decirles a los neuquinos que la Provincia del Neuquén, de aquel veintidós por ciento de hace cuatro años, va a registrar en este mes que viene nueve punto nueve de desocupación, la desocupación más baja de los últimos diez años en la República Argentina.
Y siguiendo esta tendencia, seguramente, el próximo trimestre estaremos en los siete puntos. Este es el producto del trabajo de las mayorías silenciosas de la Provincia del Neuquén, de los hombres y mujeres que se levantan todos los días a trabajar para laborar por un país mejor, dándole la espalda a los que rompen, destruyen y queman.
En el año 1999 -cuando recién asumimos el Gobierno, el primer año- recaudamos de recursos propios ciento cincuenta y ocho millones de pesos; en este último año estamos recaudando trescientos diez millones de pesos; crecimos un ciento noventa y seis por ciento en recursos propios.
Dando inicio a mi tercer período como gobernador del Neuquén, quiero fortalecer algunas líneas conceptuales de mi gestión de gobierno en acción social, educación, salud, vivienda, trabajo y obras públicas. La familia, como eje del crecimiento físico y social, y la mujer como la fuerza de la familia, serán los ejes de la nueva acción social. La comida como instrumento o herramienta de la transmisión del cuidado y el amor. Promoveremos y fortaleceremos las acciones ligadas a la producción de alimentos, como en los viejos tiempos, será el núcleo de las relaciones familiares. Se propone recuperar la transmisión oral del saber; generar los ámbitos físicos donde reproducir estos espacios de contención; recuperar la tradición de cocinar y, en ese ámbito, reaprender el manejo de alimentos y los hábitos alimentarios sanos y nutritivos. En este camino, vamos a transformar a los comedores en centros de alimentos. La diferencia con los comedores es que los centros de alimentos incorporarán la producción de alimentos a través de huertas y granjas, que desarrollarán los propios interesados, como recurso sustentable que impulse la movilidad del trabajo. Estos centros de participación, uno por barrio, deben ser los emisores de actividades sociales relacionadas a la cultura, el deporte, el conocimiento, arte, plástica y expresión, identidad propia y tradiciones populares. Debe ser el lugar de detección de las demandas sociales, con personal administrativo y técnico de la Provincia instalado en el barrio, además de los médicos, los odontólogos, los asistentes sociales, los nutricionistas, los servicios públicos, también pediremos la colaboración de las iglesias y de las entidades intermedias.
Desde el gobernador para abajo, vamos a bajar a los sectores más carenciados a trabajar juntos.
Procuraré los acuerdos necesarios para que las políticas educativas estén por encima de los intereses sectoriales.
Deberán reorientarse las asignaturas de los últimos tres años para que los egresados no sólo estén preparados para el inicio del nivel superior o universitario sino también para que quienes no continúen con sus estudios tengan las herramientas adecuadas para su inserción en el mundo del trabajo. Para esto debemos reforzar las escuelas técnicas provinciales y redefinir la política de los centros de formación profesional.
La Provincia del Neuquén tiene en la Escuela de Bellas Artes un verdadero centro de desarrollo artístico, y en esta gestión nos proponemos construir su sede propia. El 1 de marzo, con el inicio de las clases, comenzaremos su construcción definitiva.
Articularemos un centro tecnológico con los sectores académicos y de investigación, el Estado y emprendedores, para capacitar y realizar investigaciones aplicadas a los procesos productivos que se llevan adelante en la Provincia. Debemos revertir el hecho de que los puestos de trabajo generados en la Provincia sean ocupados por argentinos provenientes de otros lugares del país, como así también por extranjeros provenientes de países limítrofes. Si no somos capaces de resolver -a través de la educación- este problema central, estaremos humillando a miles de neuquinos a permanecer en los planes de empleo. Estamos decididos a encarar -a través de la educación- y a construir las herramientas para que los neuquinos no dependan más de los políticos de turno. Si no somos capaces de resolver, para mantener a los maestros y profesores consustanciados con las transformaciones del sistema educativo, tenemos que diseñar un plan de capacitación que tenga la suficiente flexibilidad para atender a los cambios que se vayan produciendo. El Gobierno mantendrá la vigencia de los comedores escolares en el nivel primario, refrigerios en el nivel medio, los transportes, el plan provincial de becas y el Premio Estímulo, estos últimos únicos en el país. Para lograr este objetivo se hace necesaria la apoyatura de administrativos, técnicos y profesionales que interactúen con la escuela. Fortaleceremos la administración escolar con personal debidamente capacitado para que el maestro se dedique a dar clases en el aula. La sociedad confía en la escuela, reclama por su tarea de enseñar y aprender; los niños deben asistir a la escuela para que se les enseñe y para ello requiere del maestro en el aula. A partir del próximo ciclo lectivo, fortaleceremos las escuelas con los técnicos, profesionales y administrativos que sean necesarios para que las directoras, subdirectoras y todo el plantel profesional esté en el aula educando a nuestros hijos.
No es tarea del docente dar de comer, hacer limpiar la escuela; es tarea enseñar y producir los cambios que se necesitan en la Argentina.
El hospital público debe ser representativo de esta política y queremos reivindicar su rol en la comunidad, no como una organización aislada sino en continua relación con los sectores interesados con la problemática social, a fin de potenciar el bienestar como un elemento central para el desarrollo de nuestra comunidad. Dado los cambios que la sociedad ha experimentado en los últimos años, resulta necesario mejorar y adecuar la atención en los barrios de nuestros grandes centros urbanos, fundamentalmente en la ciudad de Neuquén. Continuaremos afianzando nuestra política en materno-infancia, que nos permite seguir mejorando los resultados, colocándonos en los mejores niveles de Latinoamérica. A fin de seguir fortaleciendo el sistema, he dado instrucciones para diseñar un programa de asistencia estatal para la construcción de infraestructura hospitalaria privada y estamos avanzando en un objetivo buscado por el sistema, como es el Seguro Provincial de Salud. Los sectores privados de la salud también van a ser apoyados por el Gobierno, porque la Provincia del Neuquén no entiende salud privada y salud pública, entiende salud y todos debemos apoyarla en beneficio de la gente.
Propusimos y ejecutamos un cambio en seguridad. A fines de 2002 se establecieron requisitos distintivos para el ingreso a la Policía. Esta, sin lugar a dudas, es una de las transformaciones más importantes encarada en la institución policial. En este sentido, continuaremos con una fuerte capacitación del personal policial, con la incorporación de carreras terciarias y la construcción de la nueva Academia policial. Hoy más que nunca se hace necesario un fuerte desarrollo de control y evaluación de las acciones policiales, estableciendo mediciones de eficiencia interna y externa, con diseños de protocolos y circuitos para la atención al ciudadano y para el tratamiento de sugerencias y quejas.
Presentaremos un proyecto de Ley para la creación de la Agencia de Desarrollo Urbano Sustentable, con el objetivo de reformular y modernizar la política en materia de vivienda y urbanismo en la Provincia. La pregunta que se impone es: para qué crear un nuevo organismo si ya existe el Instituto de Vivienda? Bueno, porque hay cuestiones estructurales que están superadas y que deben actualizarse. La población podrá desarrollar la construcción de su propia vivienda involucrándose en el control y seguimiento de la misma. Así también, los señores intendentes de la Provincia del Neuquén tendrán una participación muy activa, diciendo a quién y cómo debemos dar la vivienda para también aquí combatir el clientelismo político. Se limitará el papel del Estado a la construcción y adjudicación de viviendas cuando ello sea estrictamente necesario. El Banco Provincia del Neuquén SA, en coordinación con el ente, se constituirá en la herramienta que gerenciará la administración de dichos créditos. El Instituto de Vivienda se reconvertirá, para ajustarse y adecuar sus funciones y actividades de conformidad a las del nuevo organismo.
Las obras públicas responderán a las propuestas políticas. Bajo esta consigna, la prioridad seguirá siendo la obra pública en educación, salud, seguridad e infraestructura asociada a la producción y el turismo. Coordinando con las áreas técnicas del Consejo Provincial de Educación se seguirá atendiendo la demanda de nuevos establecimientos en todos sus niveles y concretando la ampliación y/o refacciones que se requieran. En el área de Salud, estamos culminando importantes centros hospitalarios en Junín de los Andes, Centenario, Cutral Có y concretaremos los nuevos hospitales de Plottier, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y la zona este de Neuquén capital. Tenemos como desafío concretar el nuevo centro penitenciario de Senillosa, una obra pública de gran envergadura que generará empleo y permitirá recuperar las tierras que hoy ocupa en el centro de la capital la Unidad 9. Continuaremos con la ampliación de la Unidad 11 en Neuquén capital y las alcaidías de Chos Malal y Zapala. La nueva Academia de Policía proyectada cumple con los requerimientos de los centros de estudios, investigación y formación, y será un centro de referencia patagónico.
Priorizaremos en los próximos cuatro años la demanda de espacios para la práctica de deportes en cada barrio, paraje y ciudad de la Provincia. Tenemos que construir espacios de contención para nuestros jóvenes y lo vamos a hacer, porque tenemos que encontrar la salida y combatir la delincuencia.
Con la descalificación y con decir que los jóvenes no entienden, no vamos a encontrar las soluciones. Seguramente muchas cosas los jóvenes no entienden y algo de culpa deberemos tener los mayores. Propongo, además, el desarrollo de un nuevo sitio a urbanizar, un macro plan radicado en un área de aproximadamente cuatrocientas hectáreas en el sector del Parque Industrial de Neuquén y de la ciudad de Centenario. Este parque albergará un estadio de fútbol con una capacidad para veinticinco mil espectadores, un autódromo, más el autódromo de Cutral Có, que serán sede de eventos deportivos de alto nivel competitivo nacional e internacional. Colaboraremos con el Poder Judicial y el Poder Legislativo para concretar el proyecto del nuevo Palacio de Justicia y el edificio de la Honorable Legislatura Provincial. La construcción de la red vial y de comunicaciones seguirá siendo una prioridad de mi Gobierno. El desarrollo de la infraestructura es una condición esencial para la integración regional, el impulso del turismo y para que nuestra producción llegue a los centros de consumo y exportación en forma rápida y barata. Para ello, invertiremos seiscientos millones de pesos en obras viales provinciales y de red nacional. En este sentido, vamos a realizar la pavimentación del tercer tramo de la ruta de los Siete Lagos y del paso Cardenal Samoré; la ruta 23, desde el Paso Pino Hachado hasta Junín de los Andes; el Corredor Bioceánico de la ruta nacional 22 por Paso Pino Hachado, que quedará totalmente pavimentado en Chile y Argentina en el año 2005. Consolidaremos el Corredor Vial del Norte pavimentando la ruta 43 hasta Las Ovejas.
Y, alguna vez tenía que pasar de toro a escopeta!
En el área del Gran Neuquén -el mayor conglomerado poblacional y económico de la Patagonia- concluiremos las obras de la multitrocha y el tercer puente. Además, construiremos el cuarto puente sobre el río Neuquén -frente al Parque Industrial- que permitirá circunvalar la ciudad de Neuquén e intercomunicar el sistema de tránsito para el transporte pesado. Esto tiene dos motivos centrales: el primero, es tener cuatro puentes de comunicación con la Provincia de Río Negro y darle una circunvalación a la ciudad; fomentar la producción; el desarrollo, pero al mismo tiempo, cada vez les va a costar más trabajo cortar los puentes a los intolerantes.
La concreción del Ferrocarril Trasandino del Sur es y seguirá siendo un objetivo permanente de mi Gobierno. Financiamos el equipo de transferencia de cargas e instalación de la báscula oficial y agencia de la Aduana en Zapala. Y creo que estos datos vale la pena ser escuchados con atención: En el año 1999, pasaban por Pino Hachado mil trescientos noventa y nueve camiones transportando veintiún mil toneladas; este año pasan por Pino Hachado dieciséis mil doscientos treinta y ocho camiones, transportando doscientas seis mil toneladas de petróleo, gas, productos neuquinos. Gran parte de esta carga se transporta con camiones neuquinos -más de cincuenta- que financiamos con créditos del IADEP.
Tomamos la decisión de hacer Chihuido II y no hay marcha atrás. Asociado a este proyecto, se desarrollará una infraestructura industrial constituida por plantas de empaque, frigoríficos y bodegas. El mismo concepto de la concesión a Repsol-YPF se aplicó en el Aeropuerto de Neuquén y el Casino provincial. A través de la concesión del Aeropuerto de la ciudad de Neuquén, se continuarán las obras que están a la vista y se ejecutará la terminal de cargas.
Con el municipio de Neuquén terminaremos, a mitad del próximo año, la nueva terminal de ómnibus.
Asimismo, con la concesión del Casino, se está construyendo su nuevo edificio y un hotel a la vera de la ruta 22, lo que libera su actual emplazamiento, que se convertirá en el centro de convenciones de la ciudad de Neuquén.
Recuperamos las ciento veintisiete hectáreas de La Sirena, dando la Provincia la contraprestación al Ejército Argentino para incorporarlas a la ciudad.
En el Paseo de la Costa, ya están en construcción las obras de defensa en la isla 132 y accesos a la isla.
La Planta de Agua Pesada se mantuvo operativa y sus empleados conservaron el empleo, exclusivamente porque este gobernador contempló en la ampliación de la concesión del yacimiento Loma de La Lata-Sierra Barrosa a Repsol-YPF, el aporte de trece millones de pesos anuales a ese efecto.
También hemos ofrecido garantías de la Provincia, a través del IADEP, para el suministro de gas y energía eléctrica para abastecer a la Planta, las cuales no se instrumentan porque Nación ha puesto en crisis la continuidad de la sociedad que había funcionado sin inconvenientes hasta el presente.
Hace pocas semanas, en una conferencia de prensa, el gremio ATE anunció haber obtenido del Gobierno nacional fondos necesarios para poner en funcionamiento la Planta de Agua Pesada a partir del día 3 de diciembre. Hoy estamos a 10, la plata no llegó y lo único concreto es el aporte de trece millones de pesos que nosotros conseguimos. La Provincia está dispuesta a hacerse cargo de la Planta de Agua Pesada, pero no en el marco de aventuras demagógicas, caso contrario, que se haga cargo el gobierno nacional con ATE, de la Planta de Agua Pesada.
Privilegiaremos el control de los resultados, en lugar de la observancia de procedimientos y normas administrativas, que a su vez se relaciona con la evaluación del desempeño. Queremos flexibilizar la organización pública, para llegar en la forma más ágil posible a la prestación de los servicios. El reclutamiento y ascenso debe combinar criterios de promoción de grado o nivel en base al desempeño, habilidades y aptitudes adquiridas. En síntesis, no existen modelos preestablecidos; el camino debe transitarse teniendo en cuenta las tradiciones y estructuras constitucionales y legales, las fuerzas político-administrativas y las perspectivas económico-sociales.
Hemos atendido desde 1995 a un número muy grande de familias y de grupos de personas que en la actualidad engloban a más de veinticinco mil beneficiarios de planes sociales. En el medio de estas acciones de contención y distribución de beneficios, se aprovecharon grupos de intermediarios que, en base al ejercicio de presiones -cuando no, de violencia- crearon un sistema viciado que le quitaba a los beneficiarios una parte de los subsidios que debían y deben llegar a los más necesitados. Como es de público conocimiento, hemos decidido terminar con quienes lucran con las necesidades de los más carenciados. Pondremos en marcha un sistema de tarjeta magnética; con ella podrán disponer de efectivo en un sinnúmero de puntos habilitados en todas las localidades de la Provincia. La principal ventaja para el beneficiario será liberarse de los intermediarios, a quienes no tendrán que dejarles parte de sus subsidios; podrán, durante los treinta días del mes, utilizar la tarjeta plenamente en los supermercados, en los comercios de su barrio o del centro, adquiriendo las tarjetas o los vales para el colectivo, sacando dinero de los cajeros a cualquier hora y en cualquier día. Junto a la implementación de la tarjeta, pondremos en marcha el plan de obras públicas que dará ocupación a más de cuatro mil de los actuales beneficiarios. Con la información de todos los desocupados, su capacidad laboral, su formación, podremos también derivar a los beneficiarios en condiciones de trabajar a empleos en empresas privadas. Estas acciones implican un cambio en la lógica de la asistencia; implica poner el acento en la promoción del empleo más que en la contención del desempleo. Es público el impacto que nuestra decisión ha tenido en el orden nacional. Se ha abierto un debate fundacional en la Argentina entre quienes quieren seguir con el clientelismo, con la anarquía y quienes vislumbran un horizonte de transparencia, capacitación y trabajo genuino para los más carenciados.
La Constitución de la Provincia del Neuquén de 1957 constituyó una norma trascendente en el pasado. Los constituyentes supieron plasmar en normas los deseos y aspiraciones profundas del pueblo. La Provincia del Neuquén de comienzos del tercer milenio no es aquella de 1957; ha cambiado tanto la realidad en que la Constitución debe insertarse, que es hora de revisar nuevamente sus textos normativos. Cuando se sancionó, las circunstancias del país eran diametralmente opuestas a las actuales; las crisis económicas no tenían ni remotamente las dimensiones que después tuvieron; la premura, la escasez y la urgencia no constituían conceptos de todos los días. La decisión de reformar la Constitución emana de las entrañas del mismo pueblo que reclama la reducción de los costos del funcionamiento de la política; la simplificación de la burocracia estatal; la ampliación del período de sesiones; un nuevo régimen municipal; la modernización de la legislación y el Derecho Constitucional provincial. Asimismo, normas electorales que impidan las múltiples candidaturas, como así también limitar el mandato de todos los cargos electivos provinciales y municipales a una sola reelección, tal como ocurre con el gobernador y el vicegobernador. Debemos reafirmar el dominio imprescriptible de la Provincia sobre los recursos naturales del suelo, el subsuelo y el medio ambiente. Ya no rige la Constitución de 1853, ni la de 1949 ni la de 1956, sino el texto remozado de 1994. Es por ello que, en los próximos días, presentaré a esta Honorable Legislatura el proyecto de Ley declarando sujeta a reforma la totalidad de los artículos de la Constitución provincial, convocando a la ciudadanía neuquina a elección de convencionales constituyentes para su reforma.
Desde hace muchos años las provincias venimos reclamando y luchando por un país equilibrado y de igualdad de oportunidades para todos. Hoy, que asumo mi tercer período como gobernador de la Provincia del Neuquén, quiero dejar en claro que estos temas tendrán prioridad en la acción de gobierno. Debemos pasar de la retórica a los hechos y recordar cuál es el posicionamiento de quienes dirigen los destinos del país. Tenemos deudas pendientes como la Ley de Coparticipación y la Ley de Hidrocarburos. El año que viene serán diez años de la reforma de la Constitución nacional y aún las provincias no tenemos la jurisdicción sobre los recursos naturales. Expresamos nuestro desacuerdo con la política de fijación de precios sobre los recursos naturales. El precio del gas natural en boca de pozo es el más bajo a nivel internacional, lo cual impacta negativamente en nuestros ingresos por regalías y en las inversiones en exploración. Y estos son los productos de las malas políticas y de la demagogia del Gobierno nacional. Hace dos años, las reservas de gas alcanzaban a veinticinco años, hoy, como no hay inversiones en la Provincia -y de hecho en la Argentina- alcanzan solamente a trece. Hemos perdido doce años de reservas por las malas políticas y por seguir privilegiando los votos del conurbano bonaerense. La Nación argumenta solidaridad con los carenciados, sin embargo, los artículos de la canasta familiar se han incrementado de acuerdo a las reglas básicas de la economía. Precisamente, quienes son los mayores consumidores de gas del país nada tienen que ver con los carenciados. No entiendo, por ejemplo, que tengamos que subsidiar el precio de los hoteles cinco estrellas cuando sus habitaciones se cobran en dólares. Por supuesto, en la Capital Federal -y para beneficio de los más pudientes- con el argumento de que beneficiamos a los carenciados, cuando quienes consumen el gas de los carenciados es el veinte por ciento del gas que se produce en la Argentina, el otro ochenta por ciento lo producen y lo consumen y se benefician las grandes corporaciones, los grandes hoteles, las grandes empresas que siguen amontonándose en el conurbano bonaerense debilitando las economías regionales. Nos dicen que tenemos que ser generosos; la generosidad bien entendida y la solidaridad deben empezar por nuestra casa y por el fortalecimiento de un país mucho más equilibrado y mucho más justo.
Las provincias deben ejercer con plenitud los derechos sobre la propiedad de los recursos; el poder de policía; regular íntegramente el desarrollo de la actividad; recaudar directamente; establecer sus precios y asignar al producto de la explotación el destino que mejor resulte al bienestar de sus habitantes y de las generaciones que le sucedan. Esta es la verdadera reforma del Estado que el país necesita. La Nación debe ser la síntesis de las provincias organizadas. El país del interior es energía, gas, petróleo, turismo, vitivinicultura, agricultura, tabaco, caña de azúcar, algodón, carne, trigo -por citar las más relevantes- a diferencia de la Capital Federal y el conurbano bonaerense, un área de servicios y de especulación financiera.
Debemos ciento cincuenta mil millones de dólares. Cómo afrontaremos esta deuda? Las exportaciones no han aumentado con la devaluación, seguimos exportando veinticinco mil millones de dólares por año. El fortalecimiento de las economías regionales; el incremento de la producción; las exportaciones y la competitividad constituyen las bases de salida para una nueva Argentina. El objetivo es la eliminación progresiva de desigualdades, fortaleciendo la iniciativa de los Estados productores y adaptando la educación a estos cambios. Esta política en Neuquén es la que nos permitió sobrellevar la crisis y vislumbrar un futuro de esperanza para nuestra gente. Profundizaremos este camino, el del trabajo, la generación de recursos genuinos y avanzaremos un paso más.
A través del jefe de Gabinete, convocaremos a todos los sectores de la comunidad organizada, a los sindicatos, a los empresarios, a las iglesias, a todos los hombres y mujeres que quieran trabajar y construir la paz social en la Provincia.
Estableceremos una discusión profunda, mostraremos -como ya lo hemos hecho- nuestro Presupuesto, a tal punto que no lo decimos nosotros, que es el Presupuesto de más transparencia de la República Argentina, para que todos opinen, para hacer una redistribución justa de los dineros que le pertenecen a todos los habitantes de la Provincia del Neuquén y no a un sector en particular. De hecho, a esta mesa se sentarán los gremios estatales, como se sentarán los gremios de las demás actividades, como se sentarán los señores legisladores para analizar el Presupuesto, como se sentará la Iglesia, como se sentarán todos aquellos sectores que quieran opinar. Pero también debemos recordar que la democracia tiene normas y tiene tres Poderes: uno es el Legislativo, otro es el Poder Judicial y otro es el Poder Ejecutivo y no resignaremos en absoluto ninguna de las facultades que nos dio el voto de la gente y el amparo de la Constitución provincial.
Venimos a este Recinto sin rencores; fueron cuatro años muy duros donde sentimos la intolerancia, donde sentimos el agravio feroz y despiadado; no utilizaremos la misma receta de la persecución y de la delación, y de buscar corruptos donde no los hay. Combatiremos a los verdaderos corruptos con la ley, con la Justicia y no lo convertiremos en problemas personales. La generosidad del pueblo del Neuquén nos obliga a ser generosos; a perdonar a quienes nos agraviaron; a olvidarnos de aquellos que no nos apoyaron en los momentos difíciles, y pensar en nuestros hijos y en las generaciones que están esperando de nosotros gestos de generosidad, responsabilidad y solidaridad para todos los neuquinos, y ojala para todos los argentinos. Muchísimas gracias.
JORGE OMAR SOBISCH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada