marzo 05, 2012

Mensaje del Gobernador de Neuquen, Jorge O. Sobisch, en la apertura del período de sesiones ordinarias (2004)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE NEUQUEN
Jorge Omar Sobisch
EN LA APERTURA DEL 33° PERIODO DE SESIONES ORDINARIAS
EL 1 DE MAYO DE 2004

Ciudadanos, comprovincianos de la Provincia del Neuquén, vayan mis primeras palabras para todos juntos rendir un homenaje a todos los hombres y mujeres en el Día del Trabajador. Voy a... tengo naturalmente un mensaje escrito donde de alguna manera he desarrollado nuestro pasado que nos trajo hasta aquí de trabajo y al mismo tiempo he tratado de delinear nuestro futuro. Pero creo que vale la pena hacer unas pequeñas reflexiones que salgan no de lo que está escrito que he hecho con mis colaboradores sino que tengan y salgan de lo más profundo de mis convicciones y naturalmente de mis sentimientos.
Pretendemos y hemos puesto en funcionamiento un modelo político que represente a todos los sectores de la comunidad con una amplia y profunda participación de la Justicia, de la Legislatura Provincial y de todos los hombres y mujeres que quieran colaborar con este proyecto y esta propuesta política.
El Estado se convertirá en una sociedad solidaria donde todos los sectores del Estado deberán interactuar juntos para resolver los problemas de la gente. Y estaremos permanentemente en la calle junto a nuestro pueblo como un mensaje de compromiso y de fortalecimiento de la democracia, de la misma manera que lo hicimos cuando salimos a pedirles que nos den el voto para legitimarnos en el lugar que estamos.
Y al final del mensaje obviamente ratifico nuestro compromiso de la reforma de la Constitución, reforma que debe obedecer a una previsibilidad y a fortalecer los cambios que necesita la Provincia del Neuquén y de ninguna manera debe obedecer a intereses políticos partidarios y personales, de manera que mis primeras palabras son para decir que de ninguna manera ningún hombre del Movimiento Popular Neuquino va a apoyar la re-reelección del gobernador de la Provincia.
He trabajado fervientemente durante los últimos quince años para que el pensamiento y la promesa electoral, que atrajo a la gente hacia nuestro proyecto político, se pudiera materializar en hechos concretos.
Posibilitamos que, con el tres por ciento de los votos se llegue al Parlamento; también aseguramos la autarquía de la Justicia y del Parlamento; nuestro discurso se hizo realidad, pluralismo e independencia para los otros Poderes.
Nuestro diseño pasa por un Estado basado en una acción social sostenida, generando oportunidades como promotor y dinamizador de la actividad privada.
Comenzamos con un proceso de desregulación de la economía, el resultado obtenido es una Provincia con la menor presión impositiva del país; la lógica consecuencia fue el equilibrio presupuestario y el crecimiento de la recaudación a valores récord, ciento noventa y ocho por ciento de crecimiento en cuatro años. Mientras el IVA, un impuesto nacional, creció el veinticuatro por ciento frente al cuarenta y tres por ciento de Ingresos Brutos provinciales.
No obstante estos resultados, encaramos un fuerte control tributario y laboral con el firme propósito de combatir el trabajo en negro y la desocupación. También el control del cobro de las cuotas de las viviendas para que mediante el pago de las que ya tienen posibiliten el acceso a su casa a otros, en un acto de solidaridad y de justicia.
La nueva Ley de vivienda que está aquí en la Legislatura provincial nos dará una herramienta eficaz no sólo para construir nuevas viviendas sino también para instrumentar un nuevo sistema de créditos individuales y colectivos.
Hace pocos días debí tomar una decisión política para seguir construyendo la paz social en la Provincia.
Pero ahora que las pasiones se aquietaron vale la pena hacer algunas reflexiones con respecto al Impuesto Inmobiliario.
El ejido de Junín de los Andes es de doscientas treinta y ocho mil hectáreas y su valuación fiscal actual es de noventa y dos pesos la hectárea, o sea, que todo Junín de los Andes cuesta por valuación fiscal veintiún millones de pesos.
El ejido de San Martín de los Andes es de setecientas sesenta y dos mil hectáreas y su valuación fiscal actual es de ochenta pesos la hectárea, o sea, que todo San Martín de los Andes cuesta por valuación fiscal sesenta y un millones de pesos.
El ejido de Villa La Angostura es de cuatrocientas dieciocho mil hectáreas y su valuación fiscal es de ciento catorce pesos la hectárea, o sea, que todo Villa La Angostura cuesta por valuación fiscal actual cuarenta y siete millones de pesos.
Pero aparte, el porcentaje de pago de estas tres localidades es -en promedio- del treinta y ocho por ciento y la deuda promedio es de tres años.
Es responsabilidad del Estado dar una discusión madura y por eso tomé la decisión pero tengo que pensar que nadie, absolutamente nadie, en estas tres localidades debe estar pagando estos valores.
Tal como lo prometí, construiremos una nueva valuación fiscal junto a la comunidad, que sin lugar a dudas nos ayudará a desenmascarar a los que dicen una cosa y hacen otra.
En cuanto a coparticipación federal, los cambios impulsados por los sucesivos Gobiernos nacionales, terminaron erosionando la masa de recursos que perciben las provincias.
Si consideramos lo que debiéramos haber recibido, vemos que el conjunto de las provincias, entre el año 1992 y 2003, cedieron unos cuarenta y un mil millones de pesos al Estado nacional.
La Nación creó impuestos que no se coparticipan; en el Impuesto al Cheque sólo participamos del catorce por ciento, el aumento de las retenciones a las exportaciones con participación cero para las provincias.
La actual propuesta de Nación referente a una nueva Ley de Coparticipación Federal profundiza el centralismo, la ineficiencia y la falta de sinceridad. No analiza la posibilidad de descentralizar la recaudación, tampoco establece un sistema de premios y castigos.
Pretende sancionar un nuevo Pacto Fiscal en vez de una Ley de Coparticipación para cumplir con el Fondo Monetario Internacional.
Nuestro régimen de coparticipación provincial es una muestra del federalismo sin clientelismo.
No estamos proponiendo nada que no estemos haciendo; quiero explicitar algunas cifras de la relación de los recursos que se coparticipan a los municipios en el resto de las provincias argentinas.
El promedio nacional de coparticipación a los municipios en el resto de las provincias argentinas es de un diez por ciento del total, mientras que esa cifra en Neuquén es del dieciocho por ciento, o sea, coparticipamos un ochenta por ciento más que la media nacional.
Esto permitió que desde 1999 a 2003 nuestros municipios incrementaran sus ingresos por coparticipación en un ciento treinta y seis por ciento.
Esto es lo que hicimos en Neuquén y lo que reclamamos que se haga a nivel nacional.
Y yo creo que vale la pena destacar algunas cuestiones que tienen que ver con la política hidrocarburífera de la Provincia del Neuquén, atento a esta profunda discusión que hay en la Argentina.
Producíamos cincuenta y seis millones de metros cúbicos de gas por día y ahora producimos setenta y dos millones de metros cúbicos por día; el resultado es simple, ha habido más inversiones en exploración de gas en Neuquén que en el resto de la Argentina.
No obstante el esfuerzo de los neuquinos, la falta de planificación, la improvisación y la demagogia han provocado esta crisis energética, erosionando las relaciones internacionales, pusieron en riesgo las reservas y los recursos financieros de la Provincia.
También es incomprensible que importemos gas de Bolivia a un dólar con ochenta y nueve el millón de BTU mientras mantienen congelado el valor boca de pozo de nuestro gas en cincuenta centavos de dólar el millón de BTU. Y aquí vale una reflexión que seguramente los señores legisladores compartirán conmigo. Cada vez que vendamos este gas a un valor vil, en realidad no estamos perjudicando a la Provincia del Neuquén, estamos perjudicando un recurso de todos los argentinos, que es un recurso no renovable y que algún día no tendremos y seguirémosle comprando gas a otros países a precios muchísimo más caro que el gas que nosotros vendimos a precio vil.
Para poner en valor lo que se ha puesto en riesgo, digamos que la diferencia en la forma en que se nos liquida el barril de petróleo a la fecha, con intereses, representa sesenta y siete millones de pesos y la pérdida de no actualizar el precio del gas a principios de 2002, promedia los cuatrocientos cincuenta millones de pesos de pérdida por año. Pero no nos hemos quedado quietos.
En concordancia con nuestra nueva Ley de Hidrocarburos, realizamos un severo control por ingresos de regalías.
En el período 2000/2003 ingresaron, a partir de este trabajo, sesenta y dos millones de pesos extras por los reclamos que le hicimos a las empresas petroleras, administrativos y en algunos casos judiciales.
Somos aliados con las empresas, no socios, no somos socios en los negocios; defendemos intereses legítimos, pero distintos.
En minería, comprometimos nuestro apoyo a la empresa Río Tinto, una de las más importantes del mundo, que analiza la factibilidad de producir en la región, entre dos millones y tres millones de toneladas de potasio para uso de fertilizante, con una inversión final de cuatrocientos millones de dólares.
Simultáneamente, en el norte neuquino, Minera Andacollo Gold avanza en proyectos para incorporar valor agregado al oro que se produce en la actualidad y lo que es más importante, doscientas cincuenta personas tienen trabajo en este emprendimiento.
Las más de diez mil encuestas que realizamos durante la campaña electoral, dijeron que un noventa y cuatro por ciento de los servicios públicos debían continuar dentro del Estado.
Superada esta discusión he iniciado una nueva gestión de gobierno, dándole jerarquía ministerial a las empresas.
Así, son protagonistas a través de una conducción y una articulación uniforme, de una acción social sostenida. Qué significa una acción social sostenida? Que todos, como dije al principio, concurrimos para atender mejor a nuestra población, desde el Sistema de Salud, de Seguridad, de Educación, el sistema productivo, una buena calidad de agua, un buen diseño de las rutas; o sea, la acción social sostenida significa articular entre las obligaciones del Estado directas y el crecimiento de la economía para combatir el flagelo de la desocupación y el clientelismo político.
Desde que inicié mi anterior gestión fue una preocupación permanente conservar la fuente laboral de más de quinientos empleados de la Planta de Agua Pesada.
Tuvimos que discutir muy fuerte, frente a la aventura que nos planteaba el Gobierno nacional de una administración compartida con la CTA. Finalmente el ministro De Vido entendió el disparate que se estaba proponiendo y se pudo dar comienzo a la producción. Y yo quiero aquí decir que cuando discutíamos con el Gobierno nacional, me decían los funcionarios del Gobierno nacional que ellos tenían compromisos con la CTA y yo les decía que nosotros teníamos compromiso con los habitantes de la Provincia del Neuquén y con los empleados de la Planta de Agua Pesada y no con las corporaciones que tanto daño le han hecho a la Argentina.
Esta política nos permitió que la planta esté funcionando, produciendo agua pesada, desde hoy hace exactamente un mes y el desafío de mantener esta producción. Es por esto que estamos explorando la venta de dicho producto en China, país que proyecta la construcción de veinte centrales atómicas en los próximos quince años.
En cuanto a los grandes proyectos hidráulicos, no debe haber presidente de la República, desde diciembre de 1999 a la fecha, que no haya tenido la información y los avances del proyecto de Chihuido II. Ultimamente, hace quince días, llevamos seis mil hojas de información a la Secretaría de Energía de la Nación y por más que nos decían que no conocían Chihuido II, seis mil páginas le llevamos; espero que esta vez la conozcan y la lean.
Se instalaron en la Provincia cuatro nuevas plantas industriales: dos destilerías y una planta de derivados del metanol en el Parque Industrial de Plaza Huincul-Cutral Có y otra destilería en Senillosa, proyectos que permiten la incorporación de valor agregado a los hidrocarburos.
También, hace unos días suscribimos dos Acuerdos con Repsol YPF, uno de ellos garantiza el abastecimiento a estas plantas de la materia prima para su funcionamiento. Debo recordar que esto se firmó en el convenio, en el primer convenio con Repsol YPF que se veía obligado a darle combustible a las plantas que se instalaron en la Provincia.
Uno de los ejes principales de nuestro proyecto político es la búsqueda de oportunidades en el mundo.
Desde 1999, en los viajes a Chile, Estados Unidos, Canadá y en esta última gestión, incorporando a España, Francia, México, Brasil y Portugal, el Gobierno tuvo activa participación en los eventos, ferias y reuniones con funcionarios y empresarios del mejor nivel. Los resultados de esta acción están a la vista.
En las licitaciones de las áreas marginales de hidrocarburos, que fueron declaradas “sin interés comercial” y devueltas a la Provincia por las empresas petroleras, se presentaron propuestas de inversión por doscientos seis millones de dólares.
El hotel casino en Neuquén, la planta industrial de Petroplastic en Junín de los Andes, el Centro de Nieve de Caviahue, son algunos de los otros ejemplos.
Pero la mejor muestra es el Ferrocarril Trasandino.
En virtud del acuerdo logrado con Odebrecht y la propuesta presentada por el grupo portugués Herso Mota Engil, estamos en condiciones de recibir un crédito por cuarenta y ocho millones de dólares a una tasa inferior al diez por ciento y dos años de gracia, que será destinado a construir el tramo ferroviario Zapala-Las Lajas, de cincuenta y ocho kilómetros de extensión.
A partir de la sanción de la Ley que ya está aquí en la Legislatura, en pocos meses comenzaremos a construir este gran sueño neuquino.
Naturalmente, esperamos vuestro apoyo.
El 8 de marzo firmamos un convenio con el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro y Neuquén, instrumento mediante el cual se generaron las herramientas necesarias para dotar de seguridad jurídica a los contratos internacionales celebrados con la vecina República de Chile.
Y ahora he presentado una propuesta para solucionar el conflicto que se ha generado con Chile con la restricción de las exportaciones de gas natural a ese país, producto de la crisis energética argentina.
En las relaciones internacionales es necesario extremar la previsibilidad jurídica y respetar los acuerdos. Aquí se han vertido mucho comentarios y, sobre todo, comentarios de... con un alto contenido de descalificación hacia esta gestión que ha llevado adelante el gobernador. Y yo quiero decir que el gas, que es un producto que se vende prácticamente a los países limítrofes, porque se lleva por conductos y es mucho más difícil y más competitivo llevarlo a otros lugares del mundo y la matriz energética de Chile estaba diseñada en función de usinas mixtas y estas usinas que iban a ser en los próximos años, siete usinas más que iban a ser abastecidas con el gas neuquino, en este momento están peligrando porque Chile está pensando en cambiar la matriz energética y naturalmente tendríamos que empezar a pensar qué vamos a hacer con el gas que no vendemos a precios internacionales y seguimos vendiendo a precio vil para beneficio de algunos lobbistas de la Capital Federal y de la Provincia de Buenos Aires.
La Provincia del Neuquén es una de las dos jurisdicciones que más creció en términos de producto bruto.
A esto hay que agregar que disminuimos trece puntos el índice de desocupación; con siete punto nueve, Neuquén es la Provincia que más redujo la desocupación en el país.
Es de destacar el efecto que tiene en el comercio y en los índices de desocupación el pago de setecientos ochenta millones de pesos anuales de sueldos con aguinaldo incluido, más el pago puntual a proveedores, prestadores, contratistas y la devolución del veinte por ciento de zona.
Nuestra política de Salud sigue siendo un ejemplo; desde hace más de tres décadas tenemos el mejor Sistema de Salud de Latinoamérica.
Nuestros hospitales cuentan con una importante infraestructura y los mejores recursos tecnológicos de los que se dispone en la actualidad. Sin embargo, en todo el país, la salud adolece del problema de la fragmentación y la falta de coordinación entre el hospital público, el sector privado y las obras sociales.
Estamos instrumentando un plan de complementación y ayuda para que el sector privado tenga el mismo equipamiento que el sector público.
La inauguración del hospital como el de Cutral Có-Plaza Huincul y los que se pondrán en funcionamiento en este año, con la más alta tecnología del mundo, nos obliga a repensar el Sistema de Salud para que las normas de prevención y atención de la salud tengan el mismo nivel de calidad, cualquiera sea la institución que la preste, privada o pública porque aquí hay un problema de equilibrio; si la salud pública sigue creciendo con este nivel de calidad comparado con los mejores del mundo, obviamente todos los que están en las obras sociales van a venir a nuestros hospitales públicos y naturalmente van a producir un desequilibrio, se van a fundir las empresas privadas y, obviamente, no vamos a poder atender la demanda. Por eso es que tenemos responsabilidades también de instrumentar a partir de las obras sociales, un nuevo modelo de salud integrado entre el público y el privado. Hago esta aclaración porque sino mañana van a decir que soy lobbista también de las empresas prestadoras de salud.
Por decisión propia, la Provincia del Neuquén mantendrá la actual estructura del sistema educativo: nivel inicial, nivel primario, nivel medio, nivel superior o terciario. Para poder cumplir con los objetivos fijados, daremos prioridad a los primeros tres años del nivel primario y al primer y segundo año del nivel medio.
Fortalecimos y creamos nuevas escuelas técnicas, para que el alumno pueda continuar estudios superiores o universitarios, pero también para insertarse en el mundo laboral cada vez más exigente.
Con el plan social en marcha recuperamos y revalorizamos las escuelas como un espacio abierto a la comunidad.
Llevaremos el Gobierno provincial donde se encuentran y transcurren los problemas. Ya he dado el primer paso. El gobernador de la Provincia se instaló en una villa de emergencia, es un mensaje muy claro a todos los funcionarios que hay que dejar de calentar las sillas y hay que estar donde están los problemas de la gente.
En el marco de la política de la seguridad mantenemos la vigencia del agrupamiento único, que convierte a nuestra Policía en una de las fuerzas de seguridad más modernas del país. El otro día me negué a firmar un documento donde se hablaba de policías corruptas e ineficientes y no lo firmé porque nuestra Policía no es ni corrupta ni ineficiente.
Para el alojamiento de internos y detenidos se han invertido en el año pasado siete millones de pesos, estimándose esta cifra en diez millones para el presente Presupuesto.
Estas inversiones incluyen construcciones, remodelaciones y ampliaciones de comisarías, compras de equipamiento y tecnología.
El parque móvil de la policía es de cuatrocientos vehículos que recorren diecisiete millones de kilómetros anuales patrullando las calles de la Provincia. Para dar un ejemplo de lo que esto significa, el otro día, el señor ministro de Justicia, el doctor Beliz, decía que entre las soluciones que se iban a plantear para fortalecer, en una población de quinientos sesenta mil habitantes, la seguridad en la Provincia de Buenos Aires iban a comprar doscientos vehículos, nosotros tenemos cuatrocientos.
Estas acciones conjuntas nos han permitido esclarecer el ochenta y dos por ciento de los delitos graves, siendo uno de los mejores indicadores del país.
También tenemos los mejores indicadores de consumo y confianza de los consumidores y venimos trabajando por la reconversión de los planes de empleo.
No queremos más argentinos manejados por seudo-dirigentes, que manejan seudo-organizaciones, que piden planes de empleo para no trabajar, mientras las chacras, el petróleo, el campo, el turismo, la construcción, dan trabajo a gente que viene de otras provincias y de países vecinos.
En esta línea de gestión, las obras públicas están al servicio de la producción y el turismo, la salud, la educación, la seguridad y los servicios esenciales y así consolidar -a través de la obra pública- una acción social sostenida.
Durante el 2003 y en el 2004 en Neuquén se están realizando obras que superan los seiscientos millones de pesos. Hace dos días inauguramos el hospital de Cutral Có-Plaza Huincul y muy pronto el de Centenario y Junín de los Andes.
Incorporamos una infraestructura de salud de diecisiete mil quinientos metros cuadrados con la más alta tecnología y doscientas siete nuevas camas.
También estamos inaugurando el Centro de Salud de Villa Pehuenia; iniciamos los trabajos en el nuevo hospital de Plottier; la ampliación del hospital de Zapala; la remodelación completa del hospital de Andacollo y comenzaremos este año el nuevo hospital de Piedra del Aguila, Villa La Angostura y estamos estudiando un sistema mixto para San Martín de los Andes.
Estamos haciendo obras en el hospital Castro Rendón, en el hospital de Aluminé y reparamos veinte centros de salud y puestos sanitarios.
Terminamos diecisiete obras en Educación, de las cuales cuatro escuelas y un jardín de infantes son edificios nuevos, mientras se realizan actualmente otras dieciséis obras y varias más en proceso de contratación en todo el territorio provincial, más la tan anhelada construcción de la Escuela de Bellas Artes, gracias al convenio que firmamos con el Ministerio de Defensa de la Nación y el Ejército Argentino. Y aquí vale la pena hacer una reflexión. Tuvimos la visita del señor ministro de Defensa de la Nación y firmamos un convenio que beneficia tanto al Ejército Argentino como al Gobierno de la Provincia. Esto qué significa? Que en el marco del diálogo reflexivo, serio y responsable, estamos dispuestos a seguir trabajando y acompañando al Gobierno nacional para que al Gobierno le vaya bien.
En forma coherente con la demanda de seguridad que expresa la ciudadanía, se encuentran en proceso de contratación veintidós mil quinientos cuarenta y cinco metros cuadrados en seis obras, que incluye el inicio de la nueva Unidad Penitenciaria de Senillosa, y se continúa trabajando activamente en la implantación del Complejo de Altos Estudios para la formación policial.
Con financiamiento del Banco Mundial, y a través de un acuerdo con el municipio de la ciudad de Neuquén, estamos ejecutando la ampliación de la planta de Tronador y el colector, que permitirá el tratamiento de los residuos cloacales beneficiándose a cuarenta mil habitantes del sector oeste.
Mediante la ejecución de más de cuarenta obras, hemos alcanzado una cobertura de los servicios de agua potable del noventa y nueve por ciento de la población y en servicios de saneamiento del setenta y ocho por ciento, indicadores muy por encima de la media y los más altos del país.
Estamos construyendo la nueva terminal de ómnibus para la ciudad de Neuquén, que inauguraremos junto al municipio en el mes de julio.
Este año vamos a comenzar a construir el Centro Administrativo Ministerial, donde se radicará gran parte de la Administración Pública provincial y pondremos en valor cuatrocientas hectáreas en la meseta próxima al Parque Industrial, denominado Parque Norte.
Los tres Poderes del Estado tendrán sus sedes administrativas, ya que hemos suscripto el correspondiente convenio con el Poder Legislativo y lo suscribiremos en los próximos días con el Poder Judicial.
Iniciamos los trabajos correspondientes a la pavimentación de la Ruta 60 hacia el Paso Mamuil Malal y tenemos priorizada la Ruta 13 del Paso Icalma. Con estas obras tendremos para fines de 2005, cuatro pasos pavimentados con Chile sobre siete pasos pavimentados que tiene la República Argentina. El país tiene siete pasos que comunican a Chile por pavimento, cuatro están en la Provincia del Neuquén.
Disponemos de treinta y cuatro millones de pesos para dar inicio a la pavimentación de un nuevo tramo de la ruta de los Siete Lagos. Llevamos en esta tarea dieciocho meses; seguramente esta Cámara, compuesta por la pluralidad de los distintos sectores políticos y sobre todo con legisladores del oficialismo, nos darán una mano para que nos destraben esta obra que estamos esperando hace dieciocho meses todos los neuquinos y que disponemos de treinta y cuatro millones para empezarla y por la ineficiencia -o algún otro motivo- de Vialidad Nacional no la hemos podido comenzar en perjuicio, no solamente de la Provincia del Neuquén sino de todos los turistas que visitan la República Argentina.
El corredor del norte que une Chos Malal con Andacollo, Huinganco y Las Ovejas, es una prioridad de nuestra gestión de gobierno. Vamos a pavimentarlo en forma completa hasta Las Lagunas.
Esto tiene una explicación muy práctica. Sobre dieciocho mil camas que tiene la Provincia del Neuquén, solamente mil camas hay en el norte de la Provincia y esto se debe a la falta de infraestructura. De manera que con esta ruta vamos a dotar de infraestructura hasta las hermosas lagunas de Epulafquen y naturalmente vamos a potenciar el turismo y seguramente en un tiempo, no digo que equilibraremos con el sur pero vamos a estar cada vez más cerca.
Estamos construyendo ciento tres kilómetros de rutas pavimentadas.
En materia de inversiones hemos conseguido el financiamiento para el desarrollo de la electrificación rural para las poblaciones de Pilo Lil, Chiquilihuin, Atreuco, Aucapan, Costa del Malleo en el sur; Rahue, Agrupación Currumil, Lago Quillen; Cajón de Almaza, Huarenchenque, Mellao Morales; Quili Malal, Agrio del Medio, Bajada del Agrio; Villa Nahueve y Cayanta en el norte (sonriendo). Me río porque a mucha gente todo esto le suena extraño; aquí hay mil doscientas familias que viven haciendo patria en el interior de la Provincia y como para nosotros la política no es un problema de cantidad sino de calidad, vamos a invertir en estas obras, solamente para mil doscientas familias, cinco millones de dólares.
Con Repsol, Chevron San Jorge y Petrobrás construiremos la línea hasta los Trapiales, para dotar al norte neuquino de un servicio eléctrico confiable que atienda la creciente demanda de los próximos quince años. Viene bien el norte, eh!
Ampliaremos la estación transformadora de Pío Protto -ya la ampliamos- para atender la demanda eléctrica de los próximos veinte años en Junín y San Martín de los Andes.
Estamos desarrollando un ambicioso plan de electrificación rural en los Departamentos Huiliches, Aluminé, Loncopué, Picunches y Minas, además de obras para la producción en San Patricio del Chañar y Añelo.
Hemos elaborado el proyecto para la construcción del Gasoducto Troncal Andino, que consiste fundamentalmente en la traza de un gasoducto de quinientos ochenta y tres kilómetros entre Andacollo y Junín de los Andes que alimentará de gas natural a todas las ciudades situadas en este corredor. Vamos a dejar de depender de los sectores privados que definen la provisión de gas solamente en términos económicos. Esta es una inversión que hace la Provincia para que no dependamos solamente de los sectores privados que visualizan el progreso y el desarrollo de la Provincia en función de términos económicos. Nosotros lo visualizamos en términos -como decía recién, con los parajes-, en términos de desarrollo y de calidad de nuestra gente.
Tenemos un plan de obras hídricas muy ambicioso para llegar a las cuarenta mil hectáreas en producción en Picún Leufú, El Sauce, La Primavera, Paso Aguerre, Chos Malal, Vista Alegre, Taquimilán, El Huecú, Buta Ranquil y Senillosa.
Un acueducto para riego en la zona de Cutral Có y Plaza Huincul, desde el lago Los Barreales; otro desde el arroyo Covunco a Zapala; un canal para Rincón Colorado y Octavio Pico; un nuevo acueducto desde el río Neuquén que abastecerá de agua a la meseta de Centenario y otro para la pampa de Tricao Malal.
Estamos realizando los estudios para un proyecto hídrico desde el lago Mari Menuco hasta Neuquén capital, que pondrá bajo riego más de quince mil hectáreas.
Estas obras se realizarán por concesión o por inversión privada, o mixta o privada, municipios y Provincia.
El aeropuerto de la ciudad de Neuquén es una muestra de esta combinación, con una inversión ya realizada de trece millones de pesos, igual que el Paseo de la Costa con una inversión de hasta ahora tres millones.
Más la nueva sede del Banco Provincia del Neuquén, que incluye un hotel de cinco estrellas, un centro comercial y bancario y una inversión de Repsol en el edificio de cinco millones de dólares. Es la primera vez que una empresa petrolera divide su sede de operaciones y coloca a Neuquén en el centro del poder de decisión conjuntamente con Buenos Aires. No solamente lo declamamos el federalismo sino que hemos trabajado fuertemente para que Repsol se instale en la Provincia donde le genera las mayores ganancias e invierta también en oficinas para demostrar que nosotros vamos a respetar los derechos de los neuquinos y las empresas que produzcan tienen que venir a montar oficinas, a traer su gente y no solamente a generar fuentes de trabajo en el campo sino también en la ciudad.
Más la hostería Ruca Malén, el Centro de la Fundación Favaloro en Villa La Angostura, de tres millones de dólares. Estos son algunos de los ejemplos de la integración de lo público y lo privado.
El equilibrio presupuestario y la mejora, tanto en la actividad económica provincial como en los niveles de empleo, nos permite iniciar el cambio hacia una nueva matriz productiva provincial, convirtiendo los recursos no renovables en renovables.
Tenemos políticas claras sobre el manejo territorial y sobre el manejo del agua. Esta es una definición política de una gran profundidad. Si manejamos con equilibrio nuestra tierra y nuestra agua, estaremos explotando racionalmente y sustentable nuestros recursos naturales y el agua no irá sin ser parte de la producción a caer al mar.
Sobre un total de cuatro millones de hectáreas fiscales, durante mi gestión se mensuraron dos millones doscientas treinta mil hectáreas y estamos mensurando en la actualidad novecientas cincuenta mil más. Esto implica que en ocho años estaremos mensurando el ochenta por ciento de la tierra fiscal de la Provincia.
Hemos escriturado quinientos cincuenta y dos mil hectáreas a favor de las comunidades mapuche y esto representa hoy el cincuenta por ciento de las comunidades asentadas en Neuquén.
Hemos pasado de diez mil a veinte mil hectáreas cultivadas en las localidades de Añelo, Picún Leufú, Rincón de los Sauces, Senillosa y distintos parajes del interior provincial y -como dije antes- la meta es llegar a cuarenta mil hectáreas.
De la misma manera que para crecer productivamente hay que tener el manejo de la tierra y el dominio del agua, también hay que contar con una política crediticia.
El crédito como herramienta puesta al servicio de la producción y el trabajo permitió desarrollar nuevas superficies de viñas y frutales y la puesta en marcha de infraestructura de empaque y frío, más cuatro bodegas en las localidades de San Patricio del Chañar y Añelo, más el Programa de Reconversión Frutícola vinculado al Mercado Concentrador; más el programa Confianza Forestal, el Incentivo Ganadero y un fuerte apoyo a los pequeños productores.
Durante los últimos cuatro años, los créditos otorgados al sector productivo superaron los doscientos cuarenta millones de pesos.
Con fondos del Banco Mundial y el BID tenemos en ejecución obras por cincuenta millones de dólares.
Al Fondo Provincial del Granizo y al premio estímulo a la sanidad vegetal le hemos asignado once millones de pesos, que hoy constituyen una política de Estado en defensa de posibles desastres climáticos. Los fondos del granizo para prever los accidentes climáticos han fracasado en toda la Argentina y no han fracasado porque no funcione el diseño, han fracasado porque la plata que estaba ahorrada para cuando hubiera algún problema climático, alguien se la metió en el bolsillo; aquí funciona porque esa plata está para cuando los chacareros tienen problemas climáticos. Hemos pagado puntualmente a cada chacarero que tuvo un problema climático porque nadie se metió la plata que es de ellos en el bolsillo. Esto es el éxito de este tipo de programas, para la comunidad y no para uno.
La producción neuquina de hortalizas pasó de tener una participación del ocho por ciento en el año 2001 al treinta por ciento en el año 2003 y proyectamos que esta cifra llegue al cincuenta por ciento en el año 2005 y avanzamos inexorablemente hacia el autoabastecimiento y la exportación.
Con el Programa de Incentivo Ganadero se beneficiaron cuatro mil cuarenta y nueve productores, por valor de ocho millones de pesos; creció el abastecimiento del ocho al veinticinco por ciento con producción de carne neuquina.
Después de veinte años, volvieron los remates a la Sociedad Rural; nuestros ganaderos sienten que pueden competir con las mejores zonas de la Argentina.
A través del Plan Forestal Neuquino, continuamos con la forestación, con el trabajo conjunto de privados, CORFONE, municipios, comisiones de fomento, asociaciones de fomento rural y comunidades.
Hemos decidido poner en valor nuestros bosques y por ello el Programa de Poda y Raleo es prioritario en nuestra política forestal. De nada sirve plantar miles de hectáreas si después las abandonamos y no realizamos las tareas culturales que las mismas demandan.
Nos hicimos cargo del incentivo que adeudaba el Gobierno nacional sobre mil seiscientas hectáreas, a través del Programa Confianza Forestal, que ya es una marca registrada en Neuquén. Y hablando de marcas, la marca Patagonia ya constituye una oportunidad. Vamos a promover la marca Neuquén, a través de nuestra política de turismo, con la creación del Ministerio de Turismo y Producción, el Plan Maestro de Turismo y NeuquénTur. Para ello, hemos licitado un hotel cinco estrellas, con centro de convenciones, spa y casino en Caviahue y un hotel cinco estrellas con spa y casino en Copahue, más las ampliaciones de los Cerros Chapelco, Bayo, Caviahue, más tierras en Traful, Pehuenia, Junín y San Martín de los Andes, más el norte y centro neuquino, cada uno explotando sus riquezas, los lagos, las fiestas populares, la paleontología, el turismo rural y el turismo de aventura. Todo esto en el marco de una administración ordenada, compete un importante papel el crecimiento de los recursos que permitirán mantener el nivel de calidad y la prestación de los servicios esenciales.
En forma simultánea las medidas para la reactivación económica, apoyando y fortaleciendo la actividad privada, como así también los recursos suficientes que garanticen los sistemas educativos, de salud y de seguridad, con una contención social integral poniendo acento en la promoción del empleo más que en la contención del desempleo.
Y para esto vamos a desarrollar ahora cómo se compone el Presupuesto provincial y cómo trabajan nuestros hombres y mujeres dentro del Estado.
Las áreas sociales en la Provincia del Neuquén tienen una participación en el Presupuesto del sesenta por ciento. Es decir, mil ciento quince millones de pesos sobre mil novecientos millones.
El área educativa tiene asignados cuatrocientos cincuenta y cuatro millones de pesos, un veinticuatro por ciento.
El Sistema de Salud presenta un presupuesto de doscientos veinte millones de pesos, el once coma seis por ciento.
El área de Seguridad ha alcanzado ya los ciento sesenta y dos millones de pesos, un ocho coma cinco por ciento.
Los programas de Acción Social tienen asignados ciento cuarenta y tres millones de pesos, un siete coma seis por ciento.
Las empresas públicas tienen la relación directa con la calidad de vida de los habitantes de la Provincia: agua, gas, energía eléctrica, caminos y tienen un presupuesto de ciento treinta y cinco millones de pesos que representa un siete coma dos por ciento.
El resto es Desarrollo de la Economía, doscientos sesenta y seis millones transferidos a los municipios, cifra récord e histórica en la Provincia; Justicia, setenta y cuatro millones; Legislatura, veintidós millones y Administración General, setenta y cuatro millones de pesos.
El personal de la Administración Pública refleja los siguientes componentes, esto es muy importante porque aquí vamos a ver dónde está el clientelismo político y la verdadera razón del funcionamiento y el empleado del Estado público, porque alguna vez tenemos que comenzar a reivindicar a nuestros empleados públicos y no seguir usando el argumento fácil y simplista de los demagogos de decir que el Estado está lleno de ñoquis. El Estado está lleno de mucha gente que trabaja con mucha seriedad y con mucha responsabilidad.
El personal de la Administración Pública refleja los siguientes componentes: Educación, dieciséis mil ciento noventa y seis cargos; Salud, cinco mil ciento doce; Seguridad, cinco mil cuatrocientos noventa y uno; Empresas Públicas, mil seiscientos cincuenta y seis; y Bienestar Social, novecientos ochenta y siete.
El personal total de las áreas sociales alcanza a veintinueve mil cuatrocientas cuarenta y dos personas, sobre un total de treinta y cuatro mil ciento treinta y siete cargos, representan las áreas sociales: Salud, Educación, Seguridad, Empresas Públicas y Bienestar Social el ochenta y seis coma dos por ciento de la cantidad de gente que trabaja en la Provincia. El resto lo componen el Desarrollo de la Economía, mil trescientos diecinueve; Administración General, mil setecientos setenta y tres; Justicia, mil doscientos cinco y Legislatura Provincial, trescientos noventa y ocho.
Todos estos, policías, médicos, enfermeros, educadores, asistentes sociales, obreros, administrativos, profesionales atienden diariamente los siguientes servicios: quinientos cuarenta mil módulos alimentarios; cuatro mil quinientas personas que reciben pensiones por vejez e invalidez; mil quinientas mujeres jefas de familia desocupadas que son capacitadas; cuatro mil seiscientos niños con edad entre cuarenta y cinco días y cuatro años, asistidos bajo los programas en ejecución; novecientos cuarenta y dos artesanos que produjeron cuarenta y cuatro mil trescientas piezas, viviendo de lo que producen; un millón ochocientas mil consultas médicas y odontológicas en el año, más cuatro mil setecientas consultas rurales; cuarenta y tres mil setecientos pacientes que realizaron un total de catorce mil cien cirugías; treinta y tres mil cuatrocientos niños controlados, que representa un ochenta y dos por ciento de los niños menores de seis años; apoyo nutricional a niños y embarazadas con la entrega de trescientos diez mil novecientos kilogramos de leche y una cobertura de vacunas a la población infantil que llega al noventa y ocho por ciento; ocho mil controles de embarazo y nueve mil seiscientos niños nacidos en el hospital público; ciento ochenta y ocho mil doscientos noventa y ocho alumnos contenidos en el sistema educativo provincial; mil cien kilómetros de rutas pavimentadas y seis mil cuatrocientos kilómetros de caminos de ripio; más cuatro mil kilómetros de accesos a escuelas rurales, parajes, puestos sanitarios, estaciones de comunicación; doscientos setenta y siete kilómetros de gasoductos y redes de distribución. Y aquí vale la pena hacer una reflexión: se habla de que la crisis de la energía afecta a los más pobres, afecta a los más pobres en otras provincias y, fundamentalmente, en la Provincia de Buenos Aires porque en la Provincia del Neuquén llegamos con redes de gas natural o de gas comprimido; en los otros lugares lo que hace esta crisis es encarecerle a los más pobres porque tienen que comprar garrafas, de manera que es una verdadera mentira decir que no se aumenta el valor del gas para no perjudicar a los pobres; en realidad, a los pobres hace muchos años que los están perjudicando porque no le hacen las redes de gas y los obligan a consumir la garrafa más cara del mundo (golpeando el Estrado); dos mil kilómetros en líneas eléctricas de alta tensión; quinientos noventa y un kilómetros de líneas eléctricas de distribución; cuatrocientas setenta y cinco viviendas; veintisiete escuelas; treinta puestos sanitarios y un puesto de Gendarmería con energía solar, todos en la zona rural.
Para dar una idea del protagonismo de los servidores públicos neuquinos, podemos decir que a través de mil trescientos veintinueve vehículos se recorren treinta y ocho millones de kilómetros, equivalentes a ciento cuatro mil kilómetros por día, en distintas tareas como trasladar enfermos, abastecer de alimentos y medicamentos a poblaciones alejadas, patrullajes de prevención de nuestra Policía, protección de los recursos naturales, nuestra flora, fauna, arreglando y construyendo caminos, puentes, redes eléctricas, de agua y de cloacas. Terminemos con esta mentira de que el Estado está lleno de ñoquis, el Estado está lleno de gente seria y responsable que está trabajando para cumplir con las tareas que le paga la población.
Me quiero referir ahora al proyecto que está en la Cámara de Diputados con respecto a la reforma de la Constitución y los motivos que nos impulsaron a este trabajo.
Nuestra Constitución ha sido una herramienta eficaz para acompañar el desarrollo provincial durante cuarenta y siete años. Al proponer hoy la reforma de la Constitución provincial, lo hago con la convicción de que un texto sabio ha cumplido su etapa histórica.
La Provincia del Neuquén, al compás de la Constitución cuya reforma planteamos, creció y prosperó y hoy es necesario pensar en el crecimiento y en la prosperidad de los próximos cincuenta años.
Es por eso que convoco a todos los neuquinos, sin distinción de partidos políticos, raza, credo o religión a sumarse a esta empresa colectiva.
No hay tiempo para perder. No hay lugar para posturas temerosas en esa especie de “progresismo conservador”, que basa su prédica en potenciar el miedo al cambio. Los que creemos en nuestra gente vamos a apostar a construir una provincia grande y generosa.
Generalizar las restricciones a las sucesivas reelecciones -empezando por el gobernador- en cargos electivos, introducir representación sobre una base regional en el ámbito legislativo y buscar nuevos mecanismos para la designación de magistrados son tareas cuyo ámbito natural es la reforma de la Constitución. La eliminación de privilegios irritantes, la introducción de ciertas limitaciones a la generación de cargos e instituciones de dudosa efectividad en el cumplimiento de las tareas de gobierno, la coordinación de calendarios electorales contribuirán a un funcionamiento más ágil y a una creciente legitimidad y respeto de nuestras instituciones. Debemos modificar un mecanismo constitucional que lleva a una proliferación de gobiernos municipales sumamente pequeños, de dudosa viabilidad. Los esfuerzos deberán canalizarse hacia un marco legal que potencie a los municipios existentes, blanquee la existencia de nuestras comisiones de fomento y ponga el centro de atención en llegar a todos los habitantes del territorio provincial con respuestas rápidas y efectivas, en un marco de transparencia y eficiencia del accionar público.
Reducir los costos de la política y la ineficiencia de los cuerpos colegiados, establecer los nuevos marcos acordes con lo que está pasando en el país en materia de seguridad y Justicia.
Esta es la gran agenda que están proponiendo los habitantes de la Provincia del Neuquén, en la convicción de mejorar la calidad de las instituciones y sentar las bases para un futuro de prosperidad y armonía, que incluya a todos los habitantes de nuestro suelo y a todos los hombres de buena voluntad que quieran sumarse a la apasionante empresa de seguir construyendo nuestra Provincia.
El debilitamiento de las economías regionales y el desmanejo de los recursos naturales dio origen a la Argentina de la deuda, del abandono, de las villas.
Así aparece y se profundiza el centralismo, con la concentración de la especulación financiera y los servicios en la Capital Federal y el Conurbano Bonaerense, la mayor marginación de la Argentina, la inseguridad, la pobreza, el desarraigo y el amontonamiento de la gente del interior que no tiene expectativas porque desapareció su economía y naturalmente desapareció su futuro.
La Argentina próspera de principios del siglo pasado tuvo sustento en el manejo de los recursos naturales, la creación de riqueza y la cultura del trabajo que nos legaron nuestros antecesores. El fortalecimiento de las economías regionales y la descentralización hacia las provincias y los gobiernos locales, constituyen la base para la transformación del sistema federal argentino y la refundación de un nuevo país.
Lo primero que tenemos que hacer es que se recupere la confianza en la Argentina y en los argentinos.
Y quiero -para terminar mi mensaje- hacer un comentario -y lo quiero hacer sin haberlo escrito- sobre nuestra relación con el Gobierno nacional y también nuestra relación con las instituciones de la República, fundamentalmente, con las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad.
Debo decir que el Gobierno de la Provincia va a profundizar el respeto por las instituciones armadas y de seguridad de la democracia. Debemos consolidar las instituciones de la República para que sean el fiel reflejo de la consolidación de la democracia. La descalificación hacia ellas nos conduce a un inexorable destino de enfrentamiento que ya vivimos en la República Argentina y que nos trajo trágicas consecuencias.
Y, finalmente, nuestra relación con el Gobierno nacional va a ser madura, responsable en defensa de los altos intereses de la República Argentina pero al mismo tiempo vamos a defender con la fortaleza política que nos da la legitimidad del voto, los intereses de la Provincia del Neuquén. Nos vamos a sentar cuantas veces sea necesario para apoyar el éxito del actual Gobierno y naturalmente de nuestro presidente, el doctor Kirchner. No por esto vamos a dejar de opinar de aquellas cosas que creemos, que pensamos y estamos convencidos de que deben ser distintas. Lo mejor que le podemos hacer al presidente de la República -y esto lo digo porque lo vi durante muchos años que me tocó gobernar-, he visto el pasamanos, he visto besar las manos a los presidentes los mismos que hoy lo denostan.
Prefiero decir las cosas que pienso con respeto y fortaleza. Al presidente y al Gobierno nacional le va a servir mucho más un gobernador que piensa y se opone de acuerdo a sus convicciones, que los alcahuetes que después lo van a denostar el día que éste afloje.
Muchas gracias.
JORGE OMAR SOBISCH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada