marzo 05, 2012

Mensaje del Gobernador de Río Negro, Carlos E. Soria, en el acto de toma de posesión del cargo (2011)

MENSAJE
DEL
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE RIO NEGRO
Carlos Ernesto Soria
EN EL ACTO DE TOMA DE POSESION DEL CARGO
EL 10 DE DICIEMBRE DE 2011

Honorable Legislatura; invitados especiales; señor senador nacional doctor Miguel Ángel Pichetto; señores diputados nacionales, doctor Oscar Albrieu, Jorge Cejas, Silvina García Larraburu y Herman Avoscan; señores miembros del Poder Judicial; querida familia; pueblo de Río Negro, Nuestros sueños, nuestras ilusiones están en el horizonte. Caminamos dos pasos, ellas se alejan dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá, ¿entonces, para qué sirve la utopía?, ¿para qué sirven los sueños?, precisamente para eso, para seguir caminando, para seguir buscando, para seguir pensando que el futuro puede, debe y va a ser mejor. Por eso tenemos sueños, por eso tenemos sentimientos y por eso los mostramos.
Quiero inaugurar este momento trascendental de iniciar un nuevo mandato constitucional con una convocatoria, con una convocatoria a nuestras mejores fuerzas, a nuestra más vital esperanza. Me gustaría mucho que todos los representantes del pueblo aquí presentes y los miles que me están escuchando, efectuemos un acto de sinceramiento para poder inaugurar una nueva etapa en nuestros modos y comportamientos frente a los ciudadanos.
Llego a este recinto no con la intención de iniciar un alegato a favor del futuro gobierno, todo lo contrario, mi intención es otra. Este gobierno que hoy inicio parte de una premisa básica, de una realidad que debemos admitir para ser capaces de superar. Todos, todos en mayor o menor medida hemos sido responsables y coparticipes de semejante fracaso. Y entre todos, sólo entre todos, seremos artífices de un cambio de fondo y de una transformación positiva.
La Provincia que recibimos no es, lamentablemente, el Río Negro que siempre soñé gobernar. Luego de 28 años de gobiernos de otro signo partidario, hoy 10 de diciembre, juro como gobernador de la Provincia más comprometida del país por su situación de endeudamiento. Los propios datos oficiales relevados por el Ministerio de Economía de la Nación, nos indican que Río Negro es la primer provincia del país que mayor parte de sus ingresos debe destinar al pago de la deuda con casi un 15 por ciento del total de los recursos. Río Negro, también por datos relevados por el Ministerio de Economía de la Nación, es la segunda provincia del país con mayor deuda pública por habitante, con más de 6.200 pesos de deuda por cada uno de los rionegrinos. Nace un chico en Comicó, nace un pibe en Treneta, en General Roca o en Bariloche y en la cola, junto con el llanto, lleva el sello: ya debés 6.200 pesos. La deuda pública rionegrina es superior a los 3.900 millones, esa plata se la debemos al Gobierno Nacional, pero también se la debemos a organismos internacionales y a bancos privados. Un Gobierno Nacional que alivianó la carga de deuda de las provincias mediante el Programa Federal de Desendeudamiento Provincial refinanciando a 20 años las deudas provinciales y otorgando un año de gracia para que cada provincia aprovechara para reordenar sus finanzas y reducir el peso del resto de la deuda. En Río Negro no sólo no ocurrió eso, sino que en el nuevo marco de una campaña electoral se suscribieron nuevos endeudamientos a futuro que no hicieron otra cosa que comprometer aún más las finanzas de este gobierno que hoy me toca encabezar. Pero esto no es lo único que debe el Estado rionegrino, desde hace varios años la Provincia mantiene con los nueve municipios productores de hidrocarburos una deuda importante que ya llega a los 60 millones de pesos, además, los enormes atrasos con muchísimos proveedores y contratistas que, calculando solamente la deuda que se encuentra en Tesorería, supera hoy los 400 millones de pesos. Toda esta desorganización hace que hasta el día de hoy no sepamos las deudas de cada uno de los Ministerios. Hoy, sin embargo, y a pesar de la falta de datos precisos, los técnicos que nos acompañan y nos asesoran, fundamentalmente los de economía, nos están indicando que la deuda total de la Provincia de la cual todos y cada uno de nosotros, fundamentalmente, los que estamos en este recinto debemos hacernos cargo, son 4.800 millones de pesos.
Una Provincia que hoy debe casi todo lo que se puede deber en una administración. Se deben los servicios básicos, agua, luz, gas, teléfono. La semana anterior recibí un comunicado que desde el 01/12 se cortaba el servicio de conectividad a todas las dependencias provinciales. Esto sucedía porque le debían 4 meses de enlace de la fibra óptica a Telefónica Argentina, ese servicio esencial, hubiera significado que escuelas, hospitales, juzgados, comisarías, ministerios, cárceles, oficinas de rentas quedasen totalmente desconectadas entre ellas.
Siento vergüenza como rionegrino, y como dirigente político, que se hayan ido del gobierno, debiendo más de 5 meses a los cuarteles de Bomberos Voluntarios de toda la Provincia por los aportes que los ciudadanos de Río Negro pagan con su factura de EDERSA. Una verdadera estafa a la buena voluntad de la gente. No puedo callar toda la bronca acumulada por miles y miles de rionegrinos anónimos que hoy se dan cuenta que no solamente los estafaron, les robaron impunemente, sino que además les mintieron con una desfachatez sin precedentes.
Quien no recuerda -los viejos legisladores provinciales que hoy están presentes- que en el año 2009 - allá por octubre o noviembre-, a raíz de la ola de inseguridad que azotaba a la Provincia, no solamente a la Provincia, sino también al país, al mundo. La inseguridad avanza y avanza en forma descontrolada y la violencia peor, por múltiples causas, sin embargo, se tomó una decisión que muchos pensábamos que era acertada, se firmó un convenio, se hizo toda una tramitación a través de un expediente para lograr el servicio del 911, garantizando la seguridad ciudadana. Ese convenio que firmó el Ministerio de Economía con ALTEC, nunca, nunca se cumplió, sin embargo al día de la fecha, en dos años, llevan gastados 2 millones 300 mil pesos y no hay un solo equipo instalado, este dato es del propio gobierno y surge de toda la documentación que pudimos rescatar en los últimos diez días. Me imagino, cuando cada uno de los ministros se siente en su lugar, las cosas con las cuales se van a encontrar.
Este año 2011, en la inauguración de las sesiones legislativas, el señor gobernador anunciaba el reemplazo del actual 101 por el sistema de atención de emergencias 911 ¿Algún rionegrino pudo usarlo? ¿A alguien le sirvió para evitar un robo? ¿Para atrapar algún narcotraficante? ¿Para evitar una violación? A caso para evitar que alguien levantara a un inocente a la salida de una bailanta y todavía los estamos buscando ¿Para algo sirvió? Conclusión, el gobernador Saiz, además de tolerar, de aceptar la corrupción y la impunidad, se va del gobierno siendo un gran mentiroso.
Hoy recibo el gobierno de una Provincia con más de 47100 empleados públicos, a esta suma hay que agregarle 2500 empleados de empresas públicas, como Horizonte, INVAP, Tren Patagónico, etcétera, y más de 4000 personas vinculadas a cobrar del Estado, a través de relaciones variadas, locación de servicios, contrato de medios, becas.
Son casi 15 mil empleados públicos más que en diciembre del año 2003, decía en el discurso: 13542, faltaban sumarle los empleados de las empresas públicas, por eso no va a coincidir mi cifra, porque veo que algunos lo están siguiendo en la lectura, no es el 42 por ciento más de empleados en una provincia que según el censo aumentó su población en no más de un once por ciento en los últimos 8 años, esta desproporción solamente puede calificarse de empleo fácil para incorporar punteros de la política y así terminamos, yo digo así terminaron.
Para darnos una idea entre enero y octubre de este año en el Ministerio de Educación conducido por el ex ministro y circunstancial adversario candidato a gobernador se crearon 2653 cargos nuevos, este aumento desmedido e irresponsable de la planta de personal estatal con fines exclusivamente electorales y con el único objeto de crear ejércitos de militantes a lo largo de la provincia, queda claro que no le sirvió de nada en el último proceso electoral.
Señores legisladores, la verdad es que puedo estar horas y horas explicando la pésima situación financiera en la que dejan la provincia el gobierno saliente, sin embargo no pretendo que en mi primer mensaje como gobernador de todos sea un mensaje de lamentos, quejas o solamente de resignación, quiero que este mensaje sea un mensaje a la imaginación, al trabajo creativo, a la ilusión puesta en el porvenir y no en el pasado en lugar de mirar atrás prefiero ser optimista y decirles que la irresponsabilidad, el despilfarro el descontrol, como dicen los chicos: ya fue, gracias a Dios esa época ya pasó.
A partir de hoy mi cabeza y mi corazón están dedicados a sacar a Río Negro del pozo en la que hundieron, en estas horas históricas su reconstrucción y los que integramos este gobierno queremos hacerla con la ayuda de todos los rionegrinos, caminando la provincia de una punta a la otra, conversando con nuestra gente siento que hay un lugar bacante desde el cual podemos construir nuestro porvenir y ese lugar créanme nos está esperando, los amigos de siempre de mi partido los miles de rionegrinos anónimos cansados de las mentiras y de los hechos bochornosos que nos tocó vivir, la cantidad de votos que nos acompañaron en este proceso electoral le está diciendo a mi gobierno que tenemos una tarea por delante descomunal y fascinante de reconstruir de nuevo una gran provincia como alguna vez la tuvimos, no hay promesa inmediata y fáciles, no traigo simulación ni engaños, llego con la realidad, esa es la única verdad, hospitales sin medicamentos, sin aparatología, con una obra social quebrada, una empresa vial que dejó sin atender a todos los parajes de la provincia, una deuda monumental con la Nación y con los organismo internacionales, venta fácil o fáciles negocios con la tierra pública, todos y cada uno de los temas serán analizados, investigados y, por supuesto, con el peso de la ley y con buenos jueces en forma oportuna serán castigados.
Lo que estoy narrando es la evidencia, este es el cuadro de situación, toda esta deuda que imprudentemente contraída, todos los ñoquis contratados para organizar actividades partidarias que no tienen nada que ver con el empleado público honesto y sacrificado, toda esta deuda constituye una pesada carga para todos nosotros pero constituye además un compromiso de honor para toda la Provincia de Río Negro, porque esta deuda será atendida por mi gobierno con la colaboración de los acreedores que deberán entender que prestarles dinero a quienes sabían que no iban a devolverlo, los transformó, en principio y en forma ligth, en socios y si fuera mal pensado, en algo mucho peor.
Vamos a requerir fórmulas flexibles de negociación y un compás de espera para poder equilibrar nuestras finanzas. No le tenemos miedo a la audacia creadora, a las sanas rebeldías, a decir lo que pensamos de todos y cada uno de nuestros acreedores. La crisis profunda que estamos pasando y la que vendrá, tiene que ser una gran oportunidad, un gran desafío.
Quiero ser el gobernador de una Provincia unida, que avance a pesar de las discrepancias. Este no es un gobierno de amigos, no es un gobierno que transformará las Instituciones de la Provincia en una sede partidaria, eso ya lo vivimos y ya sabemos cómo terminó. Es un gobierno que ha convocado ampliamente a todos los actores, que busca lo mejor de cada uno, porque hay que pensar alto, hay que sentir hondo y hay que ser muy claro.
Después de haber ocupado, gracias al voto de la gente, distintos y variados cargos institucionales, no llego a este cargo de gobernador de mi Provincia para administrar la decadencia. Vamos, entre todos, a pulverizar la crisis que nos agobia.
Muchos amigos y compañeros manifiestan asombro ante esta generosa convocatoria que hemos formulado en todos los niveles de nuestra comunidad. A ellos les digo, la unidad no significa uniformidad, unidad no significa obsecuencia, unidad no significa confusión.
Queridos amigos que me han ayudado a lo largo de tantos años a conseguir tantos objetivos, hay veces que se necesita audacia para proclamar una idea pero se necesita mucha más valentía para estar dispuestos a escuchar una idea que no es propia y que es buena.
Espero tener la sabiduría necesaria para decir lo que pienso y hacer lo que digo y así podré demostrar una noble práctica política, distinta a la que vivimos hasta ahora.
Quiero que todos aceptemos que no puede existir una real unidad sin justicia, por eso vamos a ser todo lo inimaginable para buscar en el lugar en que se encuentren los mejores abogados con espíritu y ánimo de llegar a la Magistratura. Por eso quiero anunciar que en los próximos días, ante el desbande, las jubilaciones, el temor a ser investigados por la cantidad de hechos que apañaron, nos hemos quedado con un Poder Judicial disminuido, a nivel imposible de un buen funcionamiento.
Por eso quiero reiterar que enviaré a los señores legisladores un proyecto de ley por el cual se propiciará que en el ejercicio del poder constituyente que posee la Legislatura Provincial, se sancione la enmienda de un solo artículo de la Constitución y sus concordantes, conforme lo prevé el artículo 119 de la Constitución.
La iniciativa pedirá la enmienda del artículo 210, que legisla sobre los requisitos para ser Juez en esta querida Provincia, concretamente me estoy refiriendo a la imposición de tener dos años de residencia en la Provincia, en forma inmediata anteriores a la designación.
El artículo 216 legisla sobre los mismos requisitos que debe reunir el procurador general y en el mismo sentido impone la residencia de los demás funcionarios del ministerio público.
Esta enmienda que propondré, en ejercicio pleno de las facultades que me otorga la Constitución, tiene como fin una apertura en la compulsa por el ingreso al Poder Judicial.
Nuestra Justicia será oportuna, conforme a Derecho, con jueces que hablen por sus sentencias, formando opinión a partir de doctrinas comprobadas.
Trataremos por todos los medios de buscar en la Justicia los sueños de equidad, de igualdad, sin que la misma tenga padrino, padre ni madre, que solamente se subordine a la verdad de los hechos, y no como ha ocurrido en muchas oportunidades, fácilmente comprobables.
A lo largo y ancho de toda la Provincia, los rionegrinos nos piden a gritos que nutramos al próximo gobierno de eficacia, de desarrollo y de bienestar.
El bienestar de todos en una parte importante, tiene que ver con la salud. Lamentablemente hemos sido testigos en las últimas décadas de cómo se han venido desmoronando los programas sanitarios, la mística de los trabajadores del sector, los valores y principios del sistema de salud, que alguna vez nos legara don Mario José Franco, allá desde el ’73 al ’76, con el glorioso Plan de Salud.
Para muestra de todo lo mal, basta recordar lo sucedido en el mes de junio de este año, hace menos de seis meses atrás, cuando este desgraciado proceso natural climático, hizo que nuestra Línea Sur y la Región Andina se vieran cubiertas por ceniza volcánica. Hubo desidia, hubo desdén, hubo abandono, cosas increíbles como no tener barbijos suficientes o responder con abnegación y en el lugar, a la acción de amparo que esperaban nuestros vecinos de Bariloche y de la Línea Sur.
Todos sabemos que no hay culpables de un movimiento sísmico o de la erupción de un volcán, pero si estamos cerca, si ponemos la cara y la ayuda que se pueda, nuestro pueblo es agradecido y sabe reconocer los gestos -reitero-, los gestos aunque más no sea los gestos.
La irracionalidad reinó en la salud pública. La información disponible indica que el último presupuesto para salud ronda los 700 millones de pesos, de los cuales el 90 por ciento se va en salarios. Esto significa que el Ministerio de Salud es solamente un paga sueldos.
De una enorme planta de 5 mil empleados, menos de mil son médicos o profesionales.
Viendo los resultados, para el gobierno provincial ha sido la mayor prioridad llenar los hospitales de expedientes, que asegurar la cobertura integral de la salud para todos los rionegrinos.
Hemos llorado hechos de corrupción increíbles, de ineptitud y de falta de solidaridad, desde el caso trágico de una inyección de hierro adulterada que le costó la vida a una mujer embarazada, así como las constantes denuncias de fallas en la entrega de medicamentos oncológicos; dos ejemplos claros de la fragilidad y vulnerabilidad de nuestro sistema de salud.
En la salud pública hay ineptitud de las conducciones hospitalarias para que nuestros enfermos puedan acceder a los turnos de atención. ¡Cuántas veces recorriendo la Provincia de una punta a la otra, a cada uno de los dirigentes de cualquier partido, nos paraba la gente por la calle para pedirnos por favor que hiciéramos algo para que no fuese una madre con el bebé a las 4 de la mañana por un bronco espasmo a pedir un turno y no la atendían hasta el día siguiente a las 12 del mediodía, si lográbamos encontrar al pediatra! ¡Cuántas veces, a los que están de este lado y a los que están del otro lado nos pasó lo mismo!
Hay en la salud pública inequidad porque los dos sistemas de cobertura financiados por la provincia y sus trabajadores públicos -me refiero a los hospitales y al Ipross- transitan por caminos divorciados, no comparten las prestaciones, ni los prestadores, ni los mecanismos reguladores de acceso a los servicios. En vez de mancomunar esfuerzos entre lo público y lo privado para favorecer a los enfermos, en muchas oportunidades fácilmente verificables, se requirió exageradamente a la compra de servicios en el sector privado, transfiriéndoles a este sector millones de pesos anuales.
En la salud pública hay distorsión en los salarios, la ausencia de una carrera hospitalaria, de reconocimiento institucional a los mejores cuadros del sistema de salud, el retraso tecnológico en áreas sensibles, las carencias sistemáticas de insumos han desalentado la permanencia, la motivación y la promoción de profesionales, de técnicos y de auxiliares. Y debo hacer una aclaración, cuando hablé de los 5.000 empleados de la salud y de los 1.000 médicos también rescato dentro de los 5.000 empleados a aquellos abnegados enfermeros, chóferes de ambulancias, mucamas y cocineras que conocemos, muchas veces, son los que atienden a los enfermos en la Provincia de Río Negro. Esto marca claramente la ausencia del Estado rionegrino en el sistema de salud.
El Ipross, ésta formidable obra social, que debía garantizar la salud de unos 150.000 rionegrinos, no sólo no encontró el rumbo en todos estos años, sino que padeció en general una maraña de convenios que lo han venido desfavoreciendo, conviviendo necesariamente con algunas conducciones cuyos mayores méritos han sido los negociados y las transacciones espurias.
Al desfinanciamiento casi crónico se ha sumado una lamentable debilidad a la hora de liderar un modelo de cobertura y de articulación con los prestadores privados.
El Prozome: la producción estatal de medicamentos no pudo consolidar la idea fundacional y las eternas crisis y la falta de recursos impidieron el desarrollo sostenido del laboratorio provincial que vamos a apuntalar, lo vamos a hacer crecer para beneficio de todos los rionegrinos y de todas las provincias vecinas.
A todo este desmadre lo vamos a enfrentar con un plan integral de cuidados y atención de la salud. Un plan que va a ser sostenido en el tiempo como una política de Estado. Vuelvo a reiterar no porque lo quiera fulano o sutano, como una política de Estado que englobe a todos los sectores de Estado, del Estado provincial y a todos los partidos políticos y a todas las cámaras empresariales y a todos los colegios médicos.
Un plan que será acordado y legitimado entre todos los sectores sociales, un plan que será convocante para todos los sectores de la salud y, en especial, para los trabajadores.
En Río Negro la Salud Pública a partir de mi gobierno, será una política de Estado y una acción colectiva de la sociedad civil.
También la educación será una política de Estado, lo cual no significa que muchos opinen y nadie haga nada, que quede claro, vuelvo a reiterar, que muchos opinen y que nadie haga nada. La educación que necesitamos para poner a Río Negro en acción pasa por: El Gobierno, por los trabajadores de la educación y la sociedad en su conjunto, todos tenemos el enorme desafío de construir, la mejor educación, la más democrática, la de mayores conocimientos, la de mejor calidad, para eso trabajaremos para que en todos los rincones de la provincia los niños tengan todos los días, todas las horas de clase para garantizar el derecho que se merecen para tener una educación igualitaria…y para eso necesitamos que todas nuestras escuelas estén abiertas, mantenidas y cuidadas por el Estado, por los maestros, por los estudiantes, por los porteros y por los padres. Que nadie se desentienda, el único trabajo que deben realizar nuestros hijos en edad escolar es ir a la escuela, que es obligatoria desde los 4 a los 18 años, estudiar con esfuerzo, para ser ciudadanos en una provincia que busca desarrollarse dejando de lado a los vagos, a los corruptos y a los coimeros que por cambiar un tanque de agua, un vidrio o un picaporte cobraban facturas que seguramente hasta ayer o anteayer querían seguir repartiendo, ya lo vamos a demostrar.
Para poner la educación en acción, necesitamos que todos los docentes asistan todos los días a clase, con el compromiso y la mística de brindar una enseñanza de calidad, para eso deberán tener salarios dignos y no los más bajos de la República, una remuneración justa por su trabajo de educar con pasión, esa pasión la demostrarán cada vez que desde el Estado se evalúe el sistema educativo, las prácticas pedagógicas y las formas de llevarlas a la práctica.
Que la sociedad y la comunidad tomen la educación en sus manos bajo la protección y la mirada atenta del Estado que tiene que garantizarla, para ello debemos poner debate consultando a la sociedad una nueva Ley Orgánica de Educación Provincial que defina a la educación como un derecho social prioritario, recuperando nuestras mejores tradiciones, incluyendo nuevos derechos fijados en la Ley de Educación Nacional.
En ese nuevo tiempo que parimos los rionegrinos y rionegrinas tenemos que poner en acción una educación justa, con calidad social, con esfuerzo y alegría de enseñar, los pibes desde chicos deben darse cuenta que van a escuela para terminar y tener una vida más digna para el día el mañana.
No voy a renunciar ni a mi historia ni a mis convicciones, que estoy seguro son la que tienen la mayoría de los rionegrinos de buena voluntad, pero créanme voy a tratar con la ayuda de todos tener la humildad suficiente para darme cuenta a tiempo de que en política nadie es dueño de la razón absoluta.
Creo decididamente en la justicia social, en la soberanía política y en la independencia económica, ¿qué argentino hoy no comparte estos postulados?, ¿cuántos rionegrinos no rescatan ya estas esencias?, pero también creo que es imprescindible actualizar y enriquecer con ideas nuevas e iniciativas creadoras la justicia social, pasa hoy por la eliminación de todo tipo de privilegios, del privilegio de la impunidad que hemos visto tuvieron en estos últimos tiempos argentinos y comprovincianos del mal renombre. Cada hecho de corrupción que llevaron adelante fue más plata para el bolsillo de ellos y menos plata para el bolsillo de los trabajadores y de la gente más necesitada...basta de prebendas estatales, basta del privilegio y de la burocracia, de la falta de competencia o de arreglar con funcionarios venales a quien y por cuánto se direccionaba una obra pública.
En torno a ello, quiero aprovechar la oportunidad histórica para advertirle a los restantes poderes del Estado, de cara al Pueblo de nuestra Provincia, en Río Negro vamos a dejar de hablar de corrupción, porque a los corruptos, a los que han cobrado alguna vez algo que no les correspondía, los vamos a investigar con la ley, con los Códigos, y los van a castigar los jueces de la Provincia de Río Negro.
El juez que pretenda seguir haciendo que no ve y que no escucha, el funcionario judicial que por acción u omisión no persiga los hechos cometidos como a quienes en el futuro intente cometerlos, correrá la misma suerte que los delincuentes.
Quiero llamar la atención de algo que sucedió en mi ciudad hace una semana. Cinco jueces al hilo se excusaron de entender en un caso de mafia, les digo con sinceridad y con el corazón en la mano, la única forma de no tenerle miedo a los mafiosos es enfrentarlos, no dándoles la razón para que sigan cometiendo estafas. Gracias a los camaristas que pusieron en vereda a los jueces que no tuvieron el coraje de enfrentar a las mafias.
Pero es tanto el daño que le han hecho a nuestra Provincia, es tanta la plata que ha desaparecido y que se han robado, que con esas premisas no alcanzan. Por eso espero, estoy seguro que empezarán a aplicar más seguido el artículo 23 del Código Penal, como el artículo 15 de la Convención Internacional contra la corrupción, y la ley 24.759, que disponen medidas sobre los bienes y los recursos monetarios habidos mediante la Comisión de Delitos de Corrupción. Lo tienen al alcance de la mano, un abanico de herramientas para castigar definitivamente a los corruptos. ¡Por favor, apliquen nada más que la ley! No tengan ni padrino, ni padre ni madre. La única verdad es la ley, la verdad son los hechos, ¡eso es!
Quiero garantizar que se destapen todas las ollas que sean necesarias, sin tener en cuenta ni los amiguismos, ni los colores partidarios, ni los intereses políticos o ideológicos.
No le podemos temer a la transparencia ni a la verdad si pretendemos cambiar en serio.
Y a propósito de cambiar, quiero que sepan cómo se robaron la mejor tierra de la Provincia a un precio vil en los lugares más preciados del planeta tierra. Desde septiembre del año 2010, las investigaciones realizadas en esta Legislatura dan cuenta de un proceso de adjudicación de tierras fiscales a precios irrisorios, seguidas de la inmediata reventa a terceras personas físicas y/o jurídicas, violando con premeditación y alevosía la Ley de Tierras 279. En todos los casos se trata de inmuebles rurales que están ubicados en la zona de seguridad de fronteras y sujetos a servidumbres por nacientes y corrientes de agua, los campos están ubicados en zonas que poseen una dotación de recursos naturales, ambientales y paisajísticos únicos e invaluables. Está verificado que existieron adquirientes en apariencia, es decir, compradores truchos, por cifras ínfimas respecto al valor real y que rápidamente enajenaron la propiedad a favor de terceras personas quienes resultaron ser los verdaderos interesados en detentar dicha propiedad.
En esta Legislatura se pudo comprobar la transferencia de 46.741 hectáreas, las más recientes fueron 24.648 hectáreas ubicadas en la Meseta de Somuncurá, área natural protegida, a un precio de 9,18 pesos por hectárea. Estamos hablando, para que todos sepan de qué estamos hablando, la Meseta de Somuncurá es la de mayor riqueza mineral y la de mayor riqueza de agua del planeta, todas estas ventas ocurridas en los últimos años, serán investigadas y declaradas nulas, denunciando penalmente a los empleados públicos que fueron copartícipes de lo que yo considero una gran maniobra delictiva.
Señores legisladores: Así como no puede existir una provincia con vecinos sin esperanzas, tampoco puede existir una verdadera democracia con exclusiones. Los marginados del saber, de la dignidad, de la cultura, del trabajo, de la vivienda, de la salud y del bienestar, nos están marcando nuestra primera y gran responsabilidad, la de conjugar la democracia que viene con la libertad y con la justicia, y mucho más dando este discurso el Día Universal de los Derechos Humanos, 10 de diciembre: Libertad, justicia garantizada por un gobierno que asume después de 28 años.
La primera responsabilidad es garantizar la libertad y la justicia, conjugándola con la democracia, con el pan y con la paz, con las obras y con la producción.
Rionegrinos todos: En un día tan especial para mí, quiero decirles con el corazón en la mano, que estamos en una auténtica emergencia social, y es bueno que ustedes lo sepan por mi boca y con toda crudeza. De esta situación vamos a salir adelante con un gran esfuerzo y ese esfuerzo será equitativo y abarcará a todos y cada uno de los sectores sociales. Todos saben que nadie como el justicialismo tiene autoridad y legitimidad para asumir una política de este tipo, para decir con absoluta sinceridad dónde estamos parados. Mis comprovincianos deben saber también que si hoy este gobierno pide un sacrificio para salvar los errores y también los horrores de los gobiernos anteriores que fundieron un banco, que entregaron comida basura a nuestros niños en las escuelas, que utilizaron remedios adulterados, que no tomaron medidas correctas para evitar tantas muertes de jóvenes rionegrinos que cayeron en la trampa del delito y la adicción. Si hoy este gobierno pide un sacrificio es para obtener una recompensa, un resultado concreto, una mejora tangible en su situación de vida. Este es el horizonte que no estamos dispuestos a traicionar, este es el horizonte del cual hablaba al comienzo de mi discurso: Se nos aleja dos metros, volvemos a alcanzarlo, se nos aleja diez metros, seguimos teniendo sueños, utopías como las que nos hicieron peronistas cuando nos parieron nuestros padres, cuando pintaban Perón vuelve, cuando lo trajimos de regreso a Perón a la Argentina, cuando acompañamos a todos y cada uno de nuestros presidentes.
Si hoy este gobierno pide un sacrificio es para obtener una recompensa, una mejora y la vamos a tener. Vamos a poner al Estado Provincial al servicio de todos los rionegrinos, que cada uno se sienta protegido. Que borremos de nuestro vocabulario las palabras que venimos enunciando todos los días, que leemos, que vemos en la televisión y que escuchamos por la radio que fulano es un político corrupto, que mengano es un funcionario que ha coimeado, las vamos a borrar, vamos a refundar un Estado para el servicio de la gente y no para el servicio de las burocracias que siempre encuentran un problema para evitar una solución.
Señores legisladores: La cultura del esfuerzo, el reconocimiento de una economía de emergencia, el desarrollo de todas las potencialidades de nuestra Provincia lleva aparejado el castigo severo a quienes no paguen los impuestos correspondientes. Vamos a iniciar una campaña severa contra los que les roban al fisco, porque no nos están robando a todos por igual, les están robando a los que menos tienen, a los que necesitan la ambulancia pública y al policía de la esquina bien equipado, y eso no lo vamos a permitir.
En Río Negro hoy la justicia social comienza con cada rionegrino pagando sus impuestos, esta es la mínima regla de convivencia de un pueblo y de una Provincia que quiere reconstruirse a sí misma. Se acabaron los vivos de guantes blancos, cueste lo que cueste y caiga quien caiga.
Todos los medios son buenos cuando son eficientes y pueden ser honradamente empleados, cuando pueden ser públicamente confesados, sólo la corrupción o el delito necesitan esconderse. Los obstáculos los vamos a vencer o los vamos a desviar, sólo los necios y los ciegos se estrellan contra ellos.
Queridos legisladores, así como hice referencia a la justicia social, quiero también decirles con claridad que la independencia económica para mi gobierno significa la derrota del estancamiento, la victoria de la producción, el triunfo del desarrollo, la independencia económica significa extraer petróleo, desenterrar minerales, incrementar nuestras exportaciones, agregar valor a la cadena de producción y fundamentalmente venderle ciencia y tecnología al mundo. ¡Vamos Osuna! ¡Vamos con el INVAP! ¡Vamos con el BALSEIRO! ¡Vamos con la Comisión Nacional de Energía Atómica!
Rionegrinos todos. Vamos a transformar nuestra voluntad en acción, y al mismo tiempo vamos a explicarles a cada uno de nuestros comprovincianos que la soberanía política hoy significa que cada uno sea artífice de su propio destino, para lo cual tendremos la inmensa responsabilidad de ofrecerles a todos una misma línea de largada.
La primer gran revolución en paz que vamos a garantizar es que cada vecino de Río Negro saque de su interior todas sus energías, toda su pasión. De esa manera pondremos en marcha todos juntos nuestra vitalidad como pueblo. Yo, y los que me han acompañado tantos años les decimos no a la soberanía del hambre, no a la soberanía del analfabetismo, no a la soberanía de la enfermedad. Deseo fervientemente que los que apoyaron a los gobiernos anteriores -reitero-, deseo que fervientemente -mirando a la cámara y a todo el pueblo de Río Negro que pueda verme en esta tarde histórica para mi Provincia, después de 28 años decirles con el corazón en la mano a todos los rionegrinos de buena voluntad- que todos los que apoyaron en los años anteriores a otros gobiernos, yo los voy a saber distinguir, porque en cada uno de los partidos, personas, calidades, cualidades y conductas. Yo sé quiénes son los malos y sé dónde están los buenos, sé de ese gran partido que ha tenido hombres y mujeres emblemáticos, honrados y grandes republicanos y sé también que han tenido un par de delincuentes que vivieron en Río Negro. Los sé distinguir y voy a premiar a quién se lo merezca de verdad, créanme.
Como hombre de la política descarto para siempre la humillación. Los hombres importantes de nuestros partidos políticos nos dieron un sabio ejemplo que debemos imitar para reconstruir rápidamente la Provincia.
Queridos rionegrinos, en este día tan especial quiero que ustedes sepan que no vamos a protagonizar un gobierno autoritario. Pero también deben saber que vamos a protagonizar un gobierno con autoridad y para eso el gobierno tiene que tener sólidas bases morales. Por eso vengo a anunciar frente a los representantes del pueblo de mi Provincia, que a partir de este momento el delito de corrupción en la función pública será considerado como de traición a la Patria.
Y así como vamos a investigar con la ley, con la justicia y con los jueces, con sentencias como corresponde y procedimientos rápidos a todos los corruptos que me precedieron y que nos precedieron en gobiernos anteriores así les digo a todos mis funcionarios que correrán la misma suerte, aquí no se salva nadie de aquí en adelante, nuestros funcionarios tendrán una equiparación salarial que importara un ahorro fuerte a las arcas provinciales, mis funcionarios serán únicamente los necesarios, bajamos de 397 a 147, que serán que nada más que los necesarios percibirán una salario acorde al esfuerzo requerido, en definitiva serán pocos, ganarán bien y trabajarán mucho, quien no lo entienda así no podrá ser funcionario de este gobierno.
El gobierno que viene no debe distinguirse por el discurso de sus funcionarios, sino por las acciones de sus equipos, llegó el momento de la acción, basta de las palabras huecas pero que nadie piense que las cosas cambiaran de un día para otro, las cosas van a ir cambiando si hay un pueblo dispuesto a participar activamente en ese cambio y es tal la gravedad de la situación cuyo gobierno me toca asumir que en pocos días más estaré llamando a un diálogo fecundo entre todos los partidos políticos, las iglesias los clubes, todos los rionegrinos, los consejos profesionales para que todos juntos veamos qué podemos hacer este año con la fruticultura, con la renegociación de los contratos petroleros, con la ceniza, con la conectividad aérea, cómo sacamos adelante donde en los próximos seis meses a la Provincia de Río Negro, si nos ponemos a la altura de las circunstancias, si todos lo que pensamos de la misma forma nos ponemos de acuerdo y si perseguimos los mismos objetivos, alcanzaremos el sueño de vivir en una nueva provincia. Llegó el momento queridos rionegrinos todos, llegó el momento de asociarnos, de confluir nuevamente como sociedad en otras etapas de la historia Argentina, otros personajes, otros hombres, con otras personalidades, con otras convicciones, con otras historias políticas, sindicales, judiciales, fueron capaces de ponernos de acuerdo, nosotros también vamos a ponernos de acuerdo, llegó el momento entonces de confluir con otros rionegrinos que hoy se dan cuenta que estamos atravesados por los mismos ideales, queremos salir adelante y quiero que sea entre todos, no interesa la historia de cada uno de nosotros podemos devenir de experiencias políticas totalmente diferentes, hoy es el triunfo de las ideas, la fuerza de la equidad, la fuerza de la igualdad, la fuerza de la justicia social, la fuerza de la producción, la fuerza del trabajo, de la inclusión para todos, la fuerza del desarrollo, hoy, este es el momento y no lo voy a desaprovechar, hoy es el triunfo de todos los rionegrinos, de todos los rionegrinos que quieran seguir adelante sabiendo, como dije recién, que no hay soluciones mágicas, solamente lealtad con el voto recibido, honestidad en cada procedimiento y terminar de una vez por todas con los parche que se vienen sucediendo.
Quiero terminar de la misma manera con que empecé hace muchos años mi vida política, recorriendo la Provincia con un grupo de amigos, de una punta a la otra, sabiendo escuchar a muchos vecinos rionegrinos que me decían que era imposible, que no se podía cambiar, que estaba muy enquistado ya, casi en forma conservadora, el estilo y la forma de gobierno que llevaba adelante el radicalismo en esta Provincia.
Había empresarios, presidentes de colegios profesionales que me miraban con cara de extrañado y habían otros viejos compañeros con lealtades desvirtuadas, con personalidades light, casi de madera, pequeños cobardes y traidores que decían todo lo contrario a mis apuestas. Con ese grupo de compañeros empezamos a recorrer por última vez, a mi edad, la Provincia de Río Negro después de cuarenta y cuatro años de militancia ininterrumpida y les decía a todos, a todos por igual, al que quería creer, al que quería escuchar y a aquel que nos traicionó, que yo estaba convencido de mi fortaleza y de las ganas de llevar esta Provincia adelante, de sacarla adelante, convencido que los pueblos originarios con su acerbo se incorporaban a nuestra cultura y nos daban identidad, convencido que mi generación le dio a la Patria muchos muertos y muchos mártires, convencido que el 17 de octubre fue una vuelta de página en la historia argentina, convencido creía en los pioneros que llegaron a esta Patagonia trabajando mucho, hablando poco, doblando la espalda para plantar el Alto Valle, para llegar a Bariloche y generar nuestras riquezas, convencido de las madres que se quedaban en Río Negro
para ayudar a sus esposos, para educar a sus hijos, creyendo profundamente en cada pibe rionegrino que venía después de recibir su diploma, mucho más ahora cuando ese pibe se recibe en la Universidad de Río Negro o en la Universidad del Comahue, convencido, profundamente convencido de la fuerza de nuestros sueños que son colectivos, no hay salvaciones de ningún político individualista, la política es algo colectivo y los sueños de los políticos son sueños colectivos. Creo profundamente que es necesario tener sueños y que vamos a poder cumplirlos, nos ponemos en marcha, ¡vamos Río Negro, la esperanza está en marcha, vamos Río Negro!
Muchas gracias.
CARLOS ERNESTO SORIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada