junio 08, 2012

Discurso del Presidente, H. Yrigoyen, de recepción del Ministro de Belgica, donde define su simpatía con la causa de los aliados en la primera gran guerra (1918)

POLITICA INTERNACIONAL
LA GUERRA MUNDIAL DE 1914
DISCURSO DE RECEPCION DEL MINISTRO DE BELGICA
«El Presidente Yrigoyen define su posición de simpatía a la causa de los Aliados»
Hipólito Yrigoyen
[19 de Enero de 1918]

Enero, 19, de 1918.
Señor Ministro:
Su Majestad, el Rey de los belgas, ha tenido el feliz pensamiento de confiar su alta representación a una personalidad de eminentes prestigios públicos y de espíritu ampliamente generoso, propio de la nobleza de su Nación. El Gobierno y el país experimentan la más grata satisfacción de que V. E., que ayer nos visitara dejando las más vivas impresiones, vuelva hoy a continuarlas con tan alta investidura.
Encontraréis Señor Ministro, ambiente propicio para el desarrollo de vuestra gestión y podréis así acentuar fácilmente las buenas relaciones que siempre han existido entre los dos pueblos. Habéis apreciado, en los actos espontáneos del pueblo y del Gobierno argentino, la admiración y la profunda simpatía que los llevan hacia el Gobierno y pueblo belgas. Y nada más explicable, Señor Ministro, desde que Bélgica no ha dado al mundo sino ejemplos de sabiduría, de austeridad y de cultura múltiples, en tiempo de paz, de heroísmo y de indómita altivez, en los dolorosos trances de la guerra.
La causa de Bélgica es además en los momentos actuales, la causa de la independencia y del derecho de las naciones; y la humanidad quedaría herida en sus sentimientos más profundos, si los principios de justicia en que descansa no fueran perennes y sagrados. Creo en el poder, y en la soberanía de esos principios inmutables en la historia del mundo, a pesar de todas las vicisitudes.
Aprecio los juicios que habéis emitido sobre la forma en que el Gobierno Argentino ha encarado la secular cuestión social y me es honroso, Señor Ministro, haber coincidido con las orientaciones sustentadas por vuestra Nación.
Deseo, como lo expresa V. E., que el porvenir acreciente la franca y expresiva comunidad de nuestros pueblos y os ruego, Señor Ministro, acreditado desde este momento ante el Gobierno Argentino, querráis transmitir los votos que formulo por la prosperidad de vuestra Nación y por la ventura personal de su digno Soberano, así como lo hago por la vuestra propia.
H. YRIGOYEN

Fuente: “Ley 12839. Documentos de Hipólito Yrigoyen. Apostolado Cívico – Obra de Gobierno – Defensa ante la Corte”, Talleres Gráficos de la Dirección General de Institutos Penales, Bs. As 1949.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada