junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de adjudicación de la licitación de la Terminal Ferroautomotor de Mar del Plata (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE ADJUDICACIÓN DE LA LICITACIÓN DE LA TERMINAL FERROAUTOMOTOR DE MAR DEL PLATA
Néstor Kirchner
[21 de Diciembre de 2006]

Señor gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores ministros; señor intendente municipal de Mar del Plata; autoridades nacionales, provinciales; señores legisladores, señores empresarios: estamos comenzando el verano, el día más largo del año, y seguimos trabajando y terminando el año, trabajando con las mismas ganas y el mismo impulso que el primer día.
La Terminal Ferroautomotor es el cumplimiento de la palabra empeñada con el pueblo de Mar del Plata, con el señor Intendente, con los argentinos, esperemos que en febrero la obra esté comenzando, cada uno tiene que hacerse responsable de las cosas que dice. Es lindo hablar pero más lindo es realizar. Yo voy a estar acompañando al Intendente, esperemos que los señores que hoy son los responsables de la iniciativa privada…, ahí los tienen también, por ahora no vamos a decir los apellidos, espero decirlos para agradecerles, no porque no hayan iniciado la obra. Esperamos con mucha alegría y ansiedad que estas obras se lleven adelante.
Realmente estamos terminando un año de mucho trabajo, de mucho esfuerzo. Ustedes saben que hemos terminado con un superávit fiscal primario muy importante, 22.890 millones, casi el 3,60 del Producto Bruto Interno, por cuarto año consecutivo. Hoy estaba mirando los números del superávit fiscal comercial, casi 11.000 millones a noviembre, 42.333 millones de exportaciones; 32.700 millones de importaciones; es decir que si diciembre funciona bien podemos esperar a estar en 45.500 ó 46.000 millones de exportaciones, lo cual significa un 15 por ciento más que el año pasado y mucho más que los 23.000 millones de cuando comenzamos la gestión. Es decir que la Argentina realmente sigue con superávit fiscal primario y superávit fiscal comercial, y creciendo muy fuerte.
La mejora en la distribución del ingreso. En este trimestre que incluye el aguinaldo empezamos con 56 veces la diferencia entre el 10 por ciento más rico y el 10 por ciento más pobre, después bajó a 42 y este año a 35, evidentemente es otro tema que nos pone muy bien porque vemos que está creciendo como corresponde la economía argentina y estamos dando pasos muy importantes. De los 10 puntos que habían perdido los trabajadores en la participación del Producto Bruto Interno en una década, en 4 años ya recuperamos 4, hemos pasado del 25 por ciento en la participación del Producto Bruto al 37.
La recaudación sigue creciendo aceleradamente y muy bien. Hay descenso en la indigencia, en la pobreza, en la desocupación. El desendeudamiento, cada vez es más fuerte la caída en la relación deuda-producto, que llegó a ser el 140 por ciento y hoy está oscilando en 57-58 por ciento. Más la consolidación de políticas sociales inclusivas, la Ley de Educación que se acaba de sancionar, que es muy importante; la recuperación para todos los argentinos y todos los habitantes del Gran Buenos Aires y la Capital Federal de la empresa de aguas, AYSA, que va a volver a prestar los servicios que debe prestar, que son vitales, son pasos centrales. La consolidación de la política de derechos humanos, la consolidación de la independencia de nuestra Justicia. Esto va marcando un país absolutamente diferente, si bien con asignaturas pendientes, como decía el intendente Katz, pero realmente hemos avanzado muchísimo.
El crecimiento argentino, el crecimiento de la actividad económica, 9,3 de octubre a octubre; 8,5 acumulado, 0,9 de mes a mes, así que esperamos tener un muy buen cierre de crecimiento a pesar de todas las versiones que daban los analistas ortodoxos de la economía argentina. Ortodoxos. Fíjense que un año atrás -ustedes recuerdan- cuando pagamos con reservas al Fondo Monetario Internacional, me decían que era una locura, que esto iba a traer un proceso de descomposición muy fuerte; nosotros recuperamos todas las reservas y hoy tenemos 31.330 millones de reservas. Estuvimos décadas soportando las políticas realmente equivocadas, agraviantes, injustas, de estos eternos visitantes que teníamos del Fondo Monetario Internacional, y lo resolvimos los argentinos en un año, en un año se recuperó. Es decir que esto muestra el proceso evolutivo que lleva el país y evidentemente espero que el 10 de diciembre de 2007 le podamos decir a los argentinos que hemos salido del infierno y que entramos al purgatorio para perfilar el país definitivo, estratégico que tenemos que hacer, que es central y fundamental.
Pero son todos números que alientan. El crecimiento de la industria nacional, el 8,2 llevamos acumulado contra el 7,7 del año pasado, es muy fuerte. Ustedes saben que cuando nosotros empezamos el gobierno cada tonelada de exportación costaba 200 dólares y cada tonelada de importación 1.020, hoy estamos en 432 dólares por cada tonelada de exportación contra 1.020 de cada tonelada de importación, todavía tenemos una brecha de 600 dólares, pero cuánto hemos avanzado. Hay que seguir agregándole al producto primario inteligencia argentina, valor agregado, para que sigan creciendo los ingresos argentinos y para eso es muy importante la consolidación de la industria nacional. Las exportaciones manufactureras llegan ya al 48 por ciento del total de exportaciones; las exportaciones primarias están rondando el 18 o el 20 por ciento. Es un país que empieza a perfilarse seriamente y con mucha fuerza.
Por eso estas obras como la Ferroautomotor, como la que dice el intendente Katz y el gobernador Solá, que estamos ansiosos de poder concretarla que es el tren rápido Mar del Plata – Buenos Aires, que es central para el turismo, para la interconexión; la obra que seguramente ya en el mes de marzo o abril estaremos adjudicando, Buenos Aires – Rosario – Córdoba, también del tren rápido; las autopistas, la Ruta 9, la Ruta 14, que se está firmando ahora, que era la ruta de la muerte, la ruta del MERCOSUR, ustedes lo recuerdan; la cantidad de viviendas que se están inaugurando en toda la Argentina, son realidades claras y concretas que muestran un país en marcha.
Por eso convocamos a todos los argentinos a seguir trabajando y a elevar la calidad del debate. Es muy importante debatir ya qué perfil de país se puede querer. Se puede pensar obviamente de mil maneras, la pluralidad democrática gracias a Dios lo permite, pero nosotros que tenemos la responsabilidad de gobernar, terminando el año se los digo a todos los argentinos, no tengan duda que no vamos a estar perdiendo el tiempo en discutir anticipadamente un año electoral. Nuestra responsabilidad es gobernar, gobernar y gobernar, y cuando llegue el momento de las elecciones allí estaremos, por supuesto, pero desdramatizando totalmente. Hay que desdramatizar, la gente va, vota, elige lo que quiere, después hay que seguir gobernando y llevando el país adelante. No puede ser que un país se tensione o dramatice un proceso electoral. Por el contrario, cada vez que llegue un proceso electoral lo tiene que vivir como un verdadero paso adelante pero dándole el tiempo que corresponde, porque la Argentina requiere mucho de nuestros esfuerzos y en esto debemos ser tremendamente serios y responsables.
De modo que insto a todos los funcionarios, gobernadores, intendentes, a seguir trabajando con muchísima fuerza, que es lo que la historia va a reconocer y es lo que nosotros tenemos que hacer porque es lo que los argentinos están esperando.
Hemos recuperado durante todo este año el poder adquisitivo de los trabajadores, hemos logrado subir fuertemente el mínimo, y es importante combinar una política exportadora fuerte con consumo interno, crecimiento industrial, valor agregado. No se puede pensar, como se hizo en algún momento, que un país puede crecer solamente con sus exportaciones, excluyendo a los que viven adentro. Es importante la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, es muy importante que se consoliden los empresarios nacionales y tengan buenos niveles de rentabilidad, pero buscando puntos donde converjan los intereses. Buena capacidad de recuperación del poder adquisitivo, recuperación del empleo, con buena rentabilidad empresaria, van construyendo un país con un capitalismo con decisión nacional que nos hace ser parte a todos de la Argentina que viene. Ese es el sueño que tenemos nosotros por lo menos y creemos que la mayoría de los argentinos comparte.
En ese camino hay que seguir trabajando, saber que siempre hay conflictos de intereses, hay que tener la capacidad de armonizar y discutir, no tiene razón el que más grita, la razón la tienen los que logran síntesis superadoras para que esos intereses converjan construyendo el país que necesitamos. Es decir, todas estas cosas que hemos ido aprendiendo durante la durísima crisis que le ha tocado vivir a nuestro país y entre todos los argentinos tenemos que aprender esta lección histórica y consolidar definitivamente un país que pueda crecer muchos años en forma permanente, por ahí no a los niveles que lo estamos haciendo hoy pero que crezca permanentemente porque eso da futuro, da perspectivas, da proyección y nos permite recuperar la autoestima y el lugar que los argentinos nos merecemos.
Todavía nos queda una semanita de fuerte trabajo. Hoy a la mañana algunos funcionarios me decían “yo voy a ir a descansar a tal lado o a tal otro”. Me parece que se equivocan, no es tiempo de descansar. Claro, el que quiere ser funcionario y quiere trabajar, que trabaje, el que quiere ir a pasear que pasee. En serio, es muy importante, hay que seguir. Por ejemplo Jaime va a tener que trabajar todo el verano para que en febrero empecemos la Terminal Ferroautomotor y los que ganaron la iniciativa privada también.
Mucha suerte, adelante, con mucha suerte y sigamos construyendo la Argentina que nos merecemos.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada