junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de anuncios de obras públicas de infraestructura en Santa Cruz (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE ANUNCIOS DE OBRAS CONSTRUCTIVAS VINCULADAS A LA CREACIÓN DE INFRAESTRUCTURA EN LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ
Néstor Kirchner
[7 de Abril de 2006]

Señor vicegobernador de la provincia de Santa Cruz, a cargo de la Gobernación; señores ministros del Poder Ejecutivo nacional y provincial; señores Intendentes; querido amigo Obispo de la provincia de Santa Cruz, gracias por compartir con nosotros; señor Presidente del Tribunal de Justicia; legisladores nacionales: estamos muy feliz de estar nuevamente en Santa Cruz.
Hace pocas horas me tocó estar en Santiago del Estero y me emocionó muchísimo la lucha de un Gobernador - que no es de mi partido, pero es del partido de todos en la Argentina - el Doctor Zamora luchando como luchábamos nosotros en aquellos tiempos, en 1991, 92,93, por poner en marcha, en una situación aún bastante más difícil que la nuestra, a ese querido Santiago del Estero, que tantas inversiones le estamos haciendo, como en todo el país. Con ganas, con juventud, con amplitud, con decisión, con pluralidad realmente pasamos un día de trabajo espectacular.
Con las mismas ganas y la misma emoción vengo a la provincia, a esta provincia en la cual los santacruceños sepan que cuando nosotros los convocamos a votar por un proyecto de Gobierno - y ustedes me conocen desde siempre, nacido y criado en esta tierra, como dicen - jamás abandoné ninguna de mis obligaciones. Siempre fui y traté de cumplir, con aciertos y con errores, la función que el pueblo me encomendó, desde la verdad relativa que cada uno puede tener. Y claro que es difícil gobernar y es mucho más fácil peticionar; claro que es mucho más fácil ser fiscal que constructor de ideas, de conceptos, de proyectos de vida, ¡Claro! Pero cuando los hombres y las mujeres que estamos en la vida política nos comprometemos con nuestra ciudadanía, tenemos que prepararnos política, moral, espiritualmente y con la fe en Dios para asumir y cumplir las responsabilidades, aún en los momentos más difíciles.
¿O ustedes qué se creen? El día que me tocó asumir como Presidente de la Nación, como cuando me tocó asumir como Intendente y Gobernador, pero para dar mi última experiencia, cerré las puertas del despacho; estaba con Cristina y mis dos hijos, habían más de 50 mil personas – el primer día de Gobierno, ya no el día de la asunción – no dando vivas, sino reclamando que la sociedad los contenga, la inclusión; hambre, trabajo, desocupación, brazos caídos, veníamos de una las explosiones más grande que la Argentina había tenido. Y bueno, habíamos luchado porque la gente nos diera la posibilidad de tener la iniciativa política. Y salimos con todas nuestras fuerzas, con aciertos, con errores, pero con una gran vocación, una gran voluntad y una actividad intelectual a dar la gran batalla por la nueva Argentina, que todavía está en el infierno.
Queremos que cuando el 10 de diciembre de 2007, cuando nos toque terminar el mandato, podamos decirles a los ciudadanos de nuestro país que estamos a las puertas del purgatorio. Habremos ganado la primer batalla, pero todavía – si bien vamos escalando – sabemos que estamos en el infierno. Claro la pobreza bajó 25 puntos, pero hay 33 por ciento de pobres, y yo no puedo dormir tranquilo; la indigencia bajó 18 puntos, pero aún quedan 12 por ciento de indigentes; la desocupación bajó 17 puntos, pero quedan 10, 11 por ciento de desocupación. Y así en todas las áreas; en el mejoramiento de la mortalidad infantil y en todos los temas. Es decir, son muchas las asignaturas pendientes y las respuestas que tenemos que dar todos los argentinos. Sabemos que la construcción de un nuevo país no se hace con mesianismos, ni con fundamentalismos, ni hay hombres providenciales, ni hay decisiones que se puedan resolver meramente con las palabras, sino muchas veces con la acción, el pensamiento, la racionalidad, el razonamiento y la voluntad.
Santa Cruz desde ese aspecto, los santacruceños, tenemos una provincia, gracias a Dios, donde muchos de esos temas están prácticamente superados o algunos son problemas a resolver - siempre hay problemas - pero se ha avanzado muchísimo. Por eso, a mis hermanos santacruceños los convoco a trabajar en paz, en convivencia, a buscar las soluciones, a ayudar al señor vicegobernador a que pueda llevar, como corresponde y lo va a hacer, porque nosotros lo vamos a ayudar con todo, como lo hicimos con el amigo Gobernador también permanentemente colocando todos nuestros esfuerzos para que la provincia pueda ir adelante con la acción creativa, amplia.
La provincia no es de un hombre o un grupo de hombres, de un partido o de algún partido o de algunos lúcidos y otros no lúcidos. La provincia la conformamos todos: los hombres y las mujeres que la amamos, la queremos, nos radicamos en ella o nacimos en ella para construirla. Y es una provincia con perspectiva y proyecciones espectaculares, pero hay que tener la pasión, el amor, las ganas de levantarse todos los días para hacer más por ella.
Creo que estamos avanzando sobre las obras fundamentales y estructurales: la ruta 40, el interconectado eléctrico, que era un sueño en esta provincia prácticamente abandonada de la mano de Dios, porque esto es así, está llegando prácticamente a principios del año que viene el interconectado a Pico Truncado, después de Pico Truncado a Gallego, después de Río Turbio con Gallego, después de Río Turbio con Calafate. Es decir, uno ve cosas que parecían realmente imposibles.
Vamos a lanzar, entre el 21 y el 26 de abril, la Ruta 40, por 600 millones de pesos; la provincia va a quedar integrada al país, va a ser un golpe turístico espectacular las posibilidades que va a tener una vez que esté terminada esa ruta. Es decir, que nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros convecinos tienen perspectivas, tienen proyección de futuro. Por eso, a los que vivieron toda la vida aquí saben por sus padres y sus abuelos lo que fue este terruño, cuando éramos tan poquitos; a los que tantos años están radicados ya saben lo que es el amor, el calor, el viento, la lluvia y el frío y a los que viene a vivir a esta tierra que tomen esos valores: de tesón, de sacrificio. No a buscar a ver qué me dan o qué puedo obtener o qué ventajita puedo buscar. Y que no se preste la dirigencia política a eso porque esa dirigencia puede llevar para atrás a la provincia, en la demagogia corta.
Ayudar a una voluntad de construir una provincia de trabajo, de esfuerzo donde los mejores la puedan conducir y donde el trabajo y la inteligencia sean sus mayores virtudes. Tenemos grandes recursos humanos en esta querida provincia que nos permiten afrontar muchísimos desafíos.
También hay que entender que es fundamental buscar en forma conjunta las propuestas. Acá no es un tema de justos o injustos o de me toca o no me toca, sino miren el resto del país y miren todas las cosas que estamos disfrutando en esta provincia de Santa Cruz y que hay muchos hermanos que están trabajando con mucho esfuerzo y que están tan alejados.
Todos ustedes saben que el proceso de exclusión que empezó en el ’76 en el norte argentino y que se consolidó en los años ’90, ha generado daños casi estratégicos en ese lugar resignando a miles o millones de hermanos a situaciones muy difíciles.
Entonces, uno siempre tiene que valorar lo obtenido y lo que va obteniendo para darse cuenta realmente de cuál es su situación respecto de otros que también necesitan de la fuerte solidaridad del Gobierno nacional y de todos los gobiernos provinciales y municipales del país para que puedan salir de la situación en la que están y lo están haciendo.
Pero hay que ver en la situación que quedaron muchos de ellos, en la situación de olvido, en la situación casi anticristiana, que los sometieron políticas que decían que lo que importaba era el resultado final y no si ese resultado final contenía a todos los argentinos, políticas que inducían a que se creciera económicamente pero que ese crecimiento se concentrara, no importaba que ese crecimiento económico no se derramara. Ese es uno de los grandes desafíos que tenemos que lograr aunque ya hemos mejorado un 11 por ciento en la distribución del ingreso en este país.
¡Claro que todavía es injusta y ni hablar de lo qué es en América latina! Pero las cosas no se solucionan del un día para otro. Trabajo, esfuerzo, sacrificio, sonrisa, fe en Dios, ganas, potencia, es lo que hay que hacer y tener todos los días y todos los días acertamos y nos equivocamos, nadie es perfecto.
¿Por qué vamos a tener esa actitud de fiscales irreductibles a veces entre nosotros mismos si en el hacer el error es una cuestión cotidiana, en el hacer el error es una cuestión permanente? Lo importante es tener la capacidad de reflexionar sobre el error y poder corregirlo. Esto es lo que tenemos que hacer.
Es por eso que yo confío mucho en el señor Vicegobernador, en la conducción que tiene la provincia de Santa Cruz y en la dirigencia intermedia. Esta dirigencia intermedia que tiene la provincia de Santa Cruz, en sus cooperadoras de escuelas, en la cooperadora del hospital, ¡cuántas cosas hicimos con las chicas de la cooperadora del hospital, cuántas cosas hicimos!
Y ahora tenemos que realizar otro sueño respecto del hospital que es fundamental y esencial. Todos sabemos que la Sala de Neonatología y de Terapia Intensiva están en una situación... Bueno, ya Alicia está viendo, conjuntamente con Julio y el señor a cargo de la gobernación y los responsables del área, cómo hacemos prácticamente una ampliación como para que quede un hospital nuevo que es fundamental y central. En el ’95 lo hicimos y cuando dijimos que se hacía el hospital en el ’95, me dijeron que yo estaba loco, que estaba haciendo un hospital para una ciudad que nunca iba a existir. Después tuve que estar internado en ese hospital, me atendieron tan bien que...
Siempre les voy a estar agradecido a las enfermeras, a los doctores, a todos los que trabajan en el hospital por cómo me atendieron, realmente de primera. Y ahora a 10 ú 11 años lo tenemos que agrandar porque si no...
Bueno, eso es lo que ha crecido Río Gallegos, Santa Cruz y me dicen que en todos los hospitales del interior sucede prácticamente lo mismo. Entonces, los desafíos son fundamentales.
Por otra parte, tenemos que resolver el tema del agua en la zona norte. No tenemos que ponernos a ver cómo lo resolvemos, sino, tranquilitos, ponernos a pensar. Se está haciendo el proyecto y si Dios quiere, en septiembre vamos a convocar la licitación, son 500 millones de pesos. Hay distintas consultoras que están preparando los distintos proyectos que nosotros necesitamos para poder hacer el proyecto en general y traer agua a Las Heras, Truncado, Caleta y Deseado para garantizar su desarrollo.
Claro que el crecimiento va dando nuevos desafíos. Bueno, hay que lograrlo y también hay que lograr la renovación dirigencial y de eso somos responsables todos nosotros. Tenemos profesionales jóvenes de 25 a 40, 45, 50 años con una potencialidad bárbara. Hay que abrirles las puertas porque son todas las neuronas que van a ayudar a hacer crecer esta provincia que es central y fundamental. 
Por eso yo les quiero decir que mi compromiso con esta tierra, mi tierra, la Argentina, mi tierra, Santa Cruz, es total. Estén tranquilos todos los santacruceños, o no, (RISAS), discúlpenme, no ven, fue un error cada minuto, era imposible...
De corazón, estén tranquilos que vamos a profundizar el proyecto, vamos a trabajar con mucha alegría, con muchas ganas. Porque en la vida hay que cultivar la alegría y la fe en Dios, hay que cultivar el amor del otro hermano como forma de construir un país y una provincia que mejore día tras día. 
Santa Cruz tiene una gente bárbara, así que, adelante, con fuerza. Sigamos trabajando todos juntos porque después, cada dos años, la gente vota y decide, eso es secundario, se produce cada dos años. Pero nos votan para gobernar y nosotros tenemos que gobernar y tenemos que hacerlo con todo, para todos y eso es difícil. Porque, por la experiencia que he tenido, cuando a veces se está en el Gobierno, los amigos que más lo quieren a uno le dicen que todo está bien.
Por eso me gusta caminar, tocar la gente, ver y demás porque es imposible que siempre esté todo bien. Entonces, mejor es andar. Pero no de malos, sino por ese afecto y ese cariño que nace así, a uno que le cuesta reconocer que puede hacer las cosas mal. Somos seres humanos y tenemos todas esas imperfecciones y el que está en la oposición cree que ser opositor es decir siempre que todo está mal y a lo mejor todo está bien.
Entonces, hay que entender la verdad relativa para poder encontrar esa verdad superadora que nos pueda contener, porque eso nos va a permitir hacer las cosas cada día mejor.
Es muy importante que quienes gobiernen, querido Vicegobernador, ministros y demás, caminen la calle, chicos, caminen con la gente, abran las puertas de esta Casa de Gobierno de par en par, que la gente pueda venir y entrar es fundamental. 
Lo hicimos durante tantos años, y ahí uno escucha cosas que le gustan y que no le gustan, para eso están en el Gobierno y, si no, hay que dedicarse a otra cosa. 
Don Jorge, mi abrazo eterno por este acompañamiento que yo también tuve la suerte de hacérselo a usted; a todos los presentes muchas gracias. Querido obispo, quiero que le mande un gran abrazo a monseñor Bucolini que lo queremos mucho, que nos ha ayudado también tanto en momentos también difíciles, siempre estaba su voz de comprensión, de aliento y de orientación, porque todo esto complementa la funcionalidad de una sociedad, y nosotros tenemos por monseñor Bucolini, por monseñor Alejandro, como nuestro ex pastor, siempre un cariño muy profundo y muy grande como el que ahora se está poniendo por nuestro nuevo pastor en la provincia y que cada día está puesto más en el corazón de todos los santacruceños y que le deseo muchísima suerte en su gestión.
Y a todos ustedes, gracias, fuerza, alegría y que esta provincia y el país sigan para adelante. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada