junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de firma del Acuerdo OPEGASUR, entre Argentina, Bolivia y Venezuela (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DEL ACUERDO OPEGASUR, ENTRE LOS PAISES DE ARGENTINA, BOLIVIA Y LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, EN LA CIUDAD DE TARIJA, REPUBLICA DE BOLIVIA
Néstor Kirchner
[10 de Agosto de 2007]

Señor Presidente de la República hermana de Bolivia, querido amigo y compañero Evo Morales ; señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, querido amigo, compañero, Hugo Chávez ; señor Vicepresidente de la República de Bolivia, querido amigo, querido compañero Lineras, realmente también ha sido un gusto conocerlo profundamente a usted ; distinguidas autoridades; amigas, amigos; pueblo de Tarija; pueblo de Bolivia: la verdad que emociona profundamente que estemos escribiendo este tiempo de la historia con esta vocación y esta decisión de integrarnos para tratar de resolver los problemas de nuestros pueblos.
Es muy difícil dar los pasos que estamos dando; generalmente siempre se conspira contra los intentos de integración de los pueblos de América latina y de América del Sur; siempre tratan de generar situaciones que determinen que nuestros pueblos no puedan integrarse.
Nosotros que tenemos que seguir la lección de nuestros próceres, que tenemos que escuchar el mandato de nuestros pueblos, tenemos que darnos cuenta de lo que han sufrido nuestras sociedades por no ser absolutamente solidarios entre nosotros, y muchas veces desde la individualidad hasta la lucha mezquina de liderazgos cortos, han impedido dar los pasos transcendentes que tenemos que dar.
Hace algún tiempo, querido Evo, estuve aquí en Bolivia y le dije al pueblo boliviano en tu nombre, en el nombre del amigo vicepresidente, que había que avanzar fuertemente en la integración, en la integración social, económica, cultural, energética, en la integración plena de nuestros pueblos, que había trabas y yo sabía que había problemas. Sé que hay trabas y problemas, porque lamentablemente hoy estamos avanzando en la construcción de la Planta, que es muy importante entre Bolivia y Argentina y vamos a construir juntos el Gasoducto del Noreste, que va a ser un instrumento de integración y el primer paso del Gasoducto del Sur.
El Gasoducto del Noreste es el primer paso del Gasoducto del Sur, junto con la Planta de Regasificación, que firmamos en la Argentina hace pocas horas con el amigo presidente de Venezuela, por 10 millones de metros cúbicos día que va a permitir traer gas licuado de Venezuela e integrarnos por una metodología heterodoxa, hasta tanto tengamos totalmente construido ese Gasoducto del Sur, que va a ser el verdadero motor de desarrollo de nuestros pueblos.
¿Y cuál es la problemática o el problema que seguramente van a querer aprovechar y que va a tener que afrontar el gobierno boliviano y el gobierno argentino? La decisión de que las empresas privadas inviertan los compromisos, que tienen en los campos de Margarita y demás, para abastecer como corresponde a ese Gasoducto del Noreste para que pueda llegar el gas a Argentina y Bolivia lo pueda comercializar a pleno para obtener los recursos fundamentales, que necesita para el desarrollo de su pueblo, su inversión, la búsqueda de la Justicia, la equidad, de la inclusión social.
Les vuelvo a repetir querido amigo presidente y querido amigo vicepresidente: si dichas empresas, que nos gustaría de corazón que inviertan mucho en Bolivia, en Argentina y en toda América latina -se los he dicho a los señores empresarios, no lo digo con tono amenazante sino con tono de decisión - no invierten en esos campos gasíferos, les vuelvo a repetir que ahí está la Argentina dispuesta a venir a invertir con ustedes para generar la producción que se necesita.  No es una amenaza, no es tratar de apurar a nadie bajo ningún aspecto; es apelar a la responsabilidad que tienen que tener las empresas privadas hidrocarboníferas en toda la región, por supuesto también en nuestros pueblos Bolivia y Argentina, Argentina y Bolivia.
Ellos me han dicho que van a invertir y espero que lo hagan, y que también haga, por supuesto, en Bolivia fuerte la inversión una empresa que tiene ciertas características estatales, como es Petrobrás que también tiene que invertir para que ese Gasoducto pueda funcionar. Estoy seguro, por lo que me dijo el presidente Lula, que así va a ser. Pero es fundamental que cumplan con sus compromisos; si no lo hacen, no hay que pelearse con nadie; hay que tomar decisiones, hay que tener coraje y hay que tener solidaridad y capacidad de asociación.
Querido Evo, mi teléfono va a estar esperando tu llamada para, si estos empresarios que tienen que cumplir no cumplen, ya sea Petrobrás, Repsol o quien sea, levantá el teléfono que los argentinos vamos a venir a invertir contigo para generar la producción que corresponde.
La Asociación en la República Bolivariana de Venezuela, de la República hermana de Bolivia y la República Argentina, en este campo de producción conjunta del marco petrolero, del marco gasífero, del tema energético, los estudios concretos que tenemos que hacer, es un paso adelante, que lo tenemos que instrumentar, llevarlo adelante y que marca los rumbos de integración de Latinoamérica.
Dios quiera que Brasil, que el resto de los pueblos de América latina y porqué no México, también, se incorporen con decisión a este espacio que nace. Es como el Banco del Sur, que es otro instrumento central que no hay demorarlo más por esquemas burocráticos, , que no sale a competir con nadie, que sale a crear un instrumento que genere la capacidad de financiar la inversión en nuestros pueblos, en infraestructura que es tan importante para construir la sociedad equitativa que todos nosotros queremos.
Por eso vamos a avanzar en el Banco del Sur y seguramente se estarán dando pasos definitivos, por noviembre de este año, en la querida República Bolivariana de Venezuela. Esperemos que se integren Ecuador, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile, que todos vengan a trabajar al Banco del Sur, que va a ser un instrumento independiente, que va a ayudar no a financiar gasto público; no queremos financiar gasto público improductivo, pero nosotros financiamos con toda claridad qué es gasto público y qué es inversión pública, porque los economistas neoliberales siempre quieren confundir el gasto público con la inversión en infraestructura.
En esto con una clara visión neokeynesiana, nosotros creemos que cuando se gasta en inversión pública se gasta en desarrollo, en infraestructura, en posibilidades de construir una nación y un pueblo, cuando se construyen servicios, cuando se invierte en gasoductos, en escuelas, en hospitales, en viviendas para nuestra gente, eso no es gasto público, eso es dignificar a nuestros pueblos para que tengan el nivel y la calidad de vida que nuestros pueblos merecen. Esa es la diferencia central que tenemos con el neoliberalismo.
Nuestra aspiración no es que el Banco del Sur financie el gasto público improductivo o la ineficiencia burocrática de los Estados, sino que financie la construcción de la Justicia, la equidad y la infraestructura necesaria que nuestros pueblos necesitan. Ese es el objetivo central que impulsa a todos nuestros esfuerzos.
Queridos hermanos: estoy muy feliz de estar en Tarija, muy contento de estar en esta gran República boliviana, con tanta historia, con tanta capacidad de lucha. Estamos en procesos transcendentes, desde acá a la República Bolivariana de Venezuela, a la República Argentina, a los argentinos, a los venezolanos, a los bolivianos, les digo que nosotros tenemos que seguir trabajando fuertemente, consolidar los aciertos, corregir los errores con una gran amplitud democrática y un gran sentido de pluralidad y de diversidad, en la construcción de esa Patria Grande, que nosotros queremos y en la búsqueda de la Justicia de nuestros pueblos.
Pero no tendría sentido el esfuerzo que hacemos si no es para ir reconstruyendo la sonrisa de la esperanza de los olvidados y de los desposeídos de siempre. Queremos que nuestros pueblos sean fuertes, queremos que nuestros empresarios, nuestros intelectuales, nuestros estudiantes, nuestros campesinos, las organizaciones sociales, tengan un protagonismo directo en la construcción de los nuevos tiempos que vienen y que entendamos que en la Argentina tenemos entre descendientes de hermanos bolivianos y bolivianas millones de ellos presente, ayudándonos a construir la Argentina y nos acompañan con trabajo y dignidad e inversión permanentemente. Estamos orgullos de tenerlo allí, , porque somos parte de lo mismo, parte de la misma historia, de los mismos tiempos y de las mismas necesidades de un mundo distinto.
Por eso Evo, Hugo, querido vicepresidente, un modelo con capacidad y diversidad, de pluralidad, de inserción social, de inclusión, de construcción de la Justicia social que es fundamental, de construcción de naciones autónomas ante la globalización, de construcción del espacio de los pueblos de América del Sur, de un MERCOSUR amplio, de no caer en mezquindades, de no luchar por liderazgos cortos y por la construcción de una Patria y de una Justicia para todos los hombres y las mujeres de América, es el rumbo que nosotros tenemos que emprender. Esas son las condiciones que nos animan y les puedo asegurar que me animan a mi desde siempre, desde pibe, desde mi inicio de la militancia hasta hoy que el pueblo argentino me premió con la posibilidad de tener la iniciativa en su conducción.
Con el corazón abierto y con los brazos abiertos, en nombre de todos los argentinos, piensen como piensen, me vengo a abrazar al pueblo de Bolivia. al pueblo de Venezuela y a sus representantes, con toda la fuerza y con todo el convencimiento de que estamos dando un paso trascendente.
Muchísimas gracias hermanos, muchísimas gracias por compartir este momento, muchísimas gracias por saber unir nuestras banderas, muchísimas gracias por soñar con la Patria Grande, muchísimas gracias por soñar que América latina es posible, muchísimas gracias por cree que somos capaces de construir lo que nuestros próceres en su momento marcaron con toda claridad. Gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada