junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma del Tratado de Seguridad Energética y el Memorándum de Entendimiento para el diseño y construcción de facilidades para Regasificación de GNL (2007)

DISCURSO EN EL ACTO, EN CASA DE GOBIERNO, DE FIRMA DEL TRATADO DE SEGURIDAD ENERGÉTICA Y EL MEMORÁNDUM DE ENTENDIMIENTO PARA EL DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DE FACILIDADES PARA REGASIFICACIÓN DE GNL
Néstor Kirchner
[7 de Agosto de 2007]

Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, querido amigo, Hugo Chávez Frías; distinguida comitiva que lo acompaña, todos colaboradores con los cuales hemos trabajado permanentemente, amigos de muchos días, como Rafael, de trabajos cotidianos, mi profundo agradecimiento; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires, querido amigo Felipe Solá; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; miembros del cuerpo diplomático; autoridades nacionales, provinciales, municipales; señores empresarios; representantes de las organizaciones sociales y derechos humanos; Abuelas, Madres de Plaza de Mayo, muchas gracias por estar aquí: al empezar si me permiten una idea le voy a decir, que voy a coincidir con el Presidente de Venezuela: las vacas son buenas y lo demás también.
Realmente, querido presidente, estamos profundamente agradecidos los argentinos de este gesto suyo; la Argentina viene creciendo – usted sabe – a niveles muy importantes, venimos remontando una crisis muy difícil, que nos tocó vivir en el 2001, y estamos tratando de implementar un proyecto con inclusión social y crecimiento, lo cual hace que valoremos muchísimo el crecimiento de las exportaciones, pero también tenemos muy en cuenta el consumo interno de este país.
En la Argentina, lógicamente, hay millones de argentinos que no trabajaban, hoy trabajan, que consumen, antes no consumían, que forman parte ya de la estructura económica argentina y este crecimiento argentino, usted sabe que desde 1997 no se invertía en estructura energética en el país, se deba que permanentemente estemos al límite de la producción energética. Pero no como dicen algunos que hablan de crisis energética o lo quieren tomar como improvisación y demás. La Argentina crece y por lo tanto demandamos más energía, estamos apostando seriamente al crecimiento y yo siempre le digo a los amigos, a los compañeros, a la gente en general que pareciera ser que algunos les gustaría que se apague una lamparita para decir hay una verdadera crisis energética.
La Argentina, querido presidente, está viviendo lo que se llama la tensión del crecimiento, en varios aspectos: en el aspecto energético la tensión del crecimiento es la demanda permanente de mayores inversiones que permitan seguir acompañando el crecimiento argentino. También, por supuesto, hay tensión de crecimiento en la distribución del ingreso, que va mejorando paulatinamente; hay tensión del crecimiento en la creación de empleos; hay tensión de crecimiento en las inversiones; hay tensión de crecimiento en todo lo que significa generar las condiciones para que el país siga creciendo como tiene que seguir creciendo.
Ahora evidentemente de la Argentina recesiva, de los años 90, de la Argentina que explotó en el 2001, donde evidentemente había un país sumergido totalmente y había millones y millones de argentinos que habían perdido todas las esperanzas de ser, a la Argentina de hoy, la situación es absolutamente diferente. Yo me quedo con esta tensión del crecimiento, me quedo con esta Argentina que está viva, me quedo con esta Argentina que discute, que debate, que piensa en un país diferente, que sabe que generamos políticas fundacionales para salir del infierno.
Y ahora, seguramente, en la gestión que viene, vamos a consolidar el nuevo marco institucional para construir el país estratégico, en un país donde la gente y las instituciones habían quedado absolutamente destruidas, en el 2001. Y no fuimos nosotros, precisamente, los responsables de la destrucción, no esquivamos las responsabilidades, pero muchos de los que fueron responsables de la destrucción en la Argentina, hoy hablan como si el pueblo argentino no tuviera memoria, yo sé que tiene muy buena memoria.
La planta de regasificación me llena de emoción y orgullo, una producción creo, Rafael, de 10 millones de metros cúbicos diarios que va a tener, que juntamente con el Gasoducto del Noreste, que vamos a construir, y que allá estaremos, en Tarija, con el querido Presidente de Bolivia, Evo Morales, que va a llegar a tener una producción de 27 millones de metros cúbicos, en el 2009, cuando se inaugure, va a ser de una potencialidad muy fuerte para la Argentina, más las inversiones internas que se hagan, que se están haciendo nos van a dejar en una situación de dar y de seguir apoyando el crecimiento argentino con la fuerza que lo estamos haciendo hoy.
Igual que el Tratado de Seguridad Energética, hay que creer, hay que construir, las acciones se van construyendo en forma paulatina. Esta Planta de Regasificación no es, ni más ni menos, que conjuntamente con el Gasoducto del Noreste, que empezar a generar las condiciones para el Gasoducto del Sur. Esta es la realidad concreta, es decir, la Planta de Regasificación, ese gas licuado que va a llegar de Venezuela, es el inicio para que el gas venezolano tenga una acción directa en la economía argentina. Empezamos a unirnos con los primeros pasos y las primeras metodologías que podemos y por supuesto todos los países de América del Sur tenemos que avanzar en la construcción del Gasoducto del Sur. Así trascienda como van a trascender nuestras gestiones y nuestros mandatos, pero pensemos en esta región estratégicamente, como bien lo decía el Presidente recién.
También quiero agradecerle, Presidente, que traslade las oficinas de compra de insumos petroleros y de todo otro tipo a la Argentina, porque es una muestra de confianza. Sabemos que van trabajar y operar mucho y que va a favorecer mucho el intercambio comercial entre Venezuela y la Argentina, lo cual es también un tema tremendamente importante.
En cuanto a lo de Margarita y la explotación conjunta de ENARSA y de PDVSA, considero que es realmente una asociación en un lugar de gran producción de gas. Se van a producir millones y millones de metros cúbicos de gas y de barriles petroleros que van a generar posibilidades futuras tremendamente importantes que nosotros también realmente agradecemos.
También le quiero agradecer las permanentes ayudas y apoyo en el tema energético en la Argentina, ni siquiera tenemos que levantar el teléfono, es el propio Presidente quien me llama para darnos el apoyo en forma permanente y el amigo presidente de PDVSA, Rafael, también está permanentemente al tanto con el ministro de Planificación para cualquier inconveniente que podamos tener. Un eterno agradecimiento, porque que venga de un país hermano un gesto así, es algo muy grande, cuando a veces hay hermanos del propio país que están esperando que se caiga todo para ver si tienen alguna posibilidad política. 
Siempre digo que me toca a mí en este tiempo de la historia ser presidente de los argentinos, pero nosotros somos un pasar en la historia; lo que es permanente y estratégico es la lucha por la construcción de la felicidad, la igualdad y la equidad de nuestros pueblos. Entonces, lo permanente es el pueblo argentino y el que le está agradecido eternamente; no tenga ninguna duda que valora tremendamente la tarea que ustedes llevan adelante.
Nosotros también creemos firmemente en la construcción y consolidación del MERCOSUR, estamos convencidos que tenemos que profundizarlo. Creemos que el aporte de Venezuela es muy importante –siempre lo dijimos- y también hemos coincidido con el presidente Hugo Chávez, más allá de cuál es el contenido político de cada país internamente, en acercar a este espacio de los países de América del Sur, lo más que se pueda, a la hermana República de México.
Yo nunca hubiera dicho lo que dije si no hubiera tenido la misma visión y el consentimiento, en este caso, del presidente de Venezuela en cuanto a lo importante que es la reconstrucción permanente de todas las acciones que tenemos que hacer juntos entre los pueblos de América del Sur y de América latina. Es muy importante la construcción de una Patria Grande, de un espacio solidario. Estas son estrategias que hacen al desarrollo de nuestros propios gobiernos para convertirnos en una voz fuerte en el mundo. Así que, nosotros también tenemos nuestro profundo agradecimiento.
No tenga duda, querido Presidente, que nos encontrará permanentemente trabajando juntos. La Argentina y los argentinos les estamos agradecidos, como así también las distintas organizaciones empresariales que están trabajando en su país, como en el caso del empresario Paolo Rocca, que usted mencionó y demás. Ellos están trabajando fuertemente allá y confiando fuertemente en vuestro Gobierno, en todas las acciones que están llevando adelante, en todas las inversiones en plantas industriales y maquinarias que se están instalando en Venezuela, el gran desafío de la soja que creemos que está funcionando muy bien pues ya estamos viendo los primeros resultados. Usted ha tenido la suerte de tener empresarios muy capaces y muy eficientes en la materia y no tengo ninguna duda que van a dejar muy bien parado al pueblo argentino en la tarea que están desarrollando.
También el agradecimiento eterno de todas las organizaciones sociales como Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, que siempre tuvieron la solidaridad de vuestro Gobierno y la tienen en forma permanente y yo sé que profesan un gran afecto por Venezuela y por ustedes, señor Presidente.
Así que, le agradezco profundamente la solidaridad, el apoyo en todo el marco de la situación energética de nuestro país, le agradezco la idea de profundizar el intercambio bilateral entre Venezuela y Argentina y lo vamos a seguir profundizando con mucha fuerza. Estoy seguro que aún lo van a profundizar más cuando esté Cristina en la presidencia de la Nación. Yo también creo que el pueblo argentino tiene muy buena memoria y sabe que estamos ante una oportunidad histórica de profundizar fuertemente las convicciones, las ideas y la construcción de un país plural pero que sea realmente equitativo, que genere gran inclusión social y equidad. Esa es la gran lucha que tenemos que llevar para adelante y sé que va a tener la solidaridad permanente de vuestro Gobierno y de la hermana República Bolivariana de Venezuela.
También le quiero decir que usted dijo que se sentía en su casa: no tenga ninguna duda, esta es vuestra casa y Argentina es parte de la América latina, de América del Sur, de la Patria Grande; así como cuando yo voy a Venezuela me siento en mi casa, no tenga ninguna duda que usted está en su casa, disfrútela, los argentinos lo respetamos, lo apreciamos y lo queremos y, en nombre de todos, le quiero agradecer profundamente los gestos desinterasados en múltiples tareas y en múltiples acciones que este Gobierno debe llevar adelante. Siempre tuvimos el apoyo de vuestro Gobierno en momentos tremendamente difíciles, muchísimos más difíciles que los de hoy donde poquito a poquito estamos construyendo el mañana, donde cuando recién comenzábamos nuestro Gobierno, desde el primer día que usted vino a acompañarnos aquí en la asunción, tuvimos vuestra solidaridad y sabemos que eso fue vital para que la Argentina pudiera superar todas esas instancias.
Así que, querido presidente de Venezuela, querido amigo Hugo Chávez Frías, querido pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, en nombre del pueblo argentino, muchísimas, pero muchísimas gracias por todos vuestros gestos y muchas gracias por estar en vuestra casa nuevamente.
Gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada