junio 20, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de firma de un Convenio entre OSPERYHRA y el Banco de la Nación Argentina (2033)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DE UN CONVENIO ENTRE OSPERYHRA Y EL BANCO DE LA NACIÓN ARGENTINA 
Nestor Kirchner 
[17 de Diciembre de 2003] 

Señores ministros de Poder Ejecutivo Nacional; señora presidente del Banco de la Nación Argentina; autoridades nacionales; amigos y compañeros trabajadores; señoras, señores:
Es para quien les habla realmente un hecho valorable e importante no sólo que podamos estar concretando esto hoy aquí sino que en esta Casa, que es la de todos los argentinos, puedan estar los trabajadores argentinos compartiendo realizaciones con el Gobierno nacional, porque eso marca en la Argentina un punto de inflexión, marca una cultura diferente y lo que debe ser un gobierno, lo que debemos tratar de ser y lo que debemos ser definitivamente, que es la síntesis permanente del conjunto de la sociedad argentina y que muchas veces lamentablemente, como sabemos, la sociedad le fue perdiendo afecto hasta a esta propia Casa Rosada y a las instituciones porque, normalmente, éstas y los dirigentes les fueron dando la nuca a los problemas globales que la sociedad tenía. 
También es nuestra firme decisión seguir trabajando fuertemente en esta tarea de que la Argentina pueda crecer y hacerlo genuinamente. 
Decían que si no aceptábamos las recetas que nos daban no íbamos a poder crecer. Lo decían las escuelas neoliberales y los economistas que participaron en toda la década del 90, en esto hay que hablar con nombre y apellido a pesar de que yo los escucho hablar y los respeto a todos intelectualmente porque trato y debo ser absolutamente pluralista y democrático, pero pareciera ser que hoy en la Argentina que nadie fue responsable del proyecto económico de los ‘90, fue un dislate que pasó por el país; nadie fue responsable de las leyes que se sancionaron en esa década; nadie fue responsable de la ley laboral que se sancionó; nadie fue responsable de nada. Ustedes los escuchan hablar por los medios y realmente uno queda absolutamente sorprendido. Pero los argentinos sabemos que hubo responsables y que por eso hemos sufrido mucho. Por eso tenemos que tener muy buena memoria y conciencia porque hay muchos que hoy se rasgan las vestiduras hablando de cristalinidad y honestidad y votaban cualquier cosa en nombre de la disciplina partidaria y así le fue al país. Estas cosas las debemos tener absolutamente en claro para no repetir los errores u horrores durísimos que nos han tocado pasar a los argentinos. 
Por otra parte quiero decirles que la Argentina tiene que avanzar en este proceso de inclusión social; la Argentina tiene que avanzar en este fuerte proceso de crecimiento que puede llegar a superar el 7 por ciento, ya que crecen las importaciones, las exportaciones, el consumo interno, el producto industrial y lo hace también fuertemente el turismo en la Argentina.
Ustedes, por el propio trabajo que hacen, se darán cuenta que en la Argentina, en 2000 y 2001, entre la gente que entraba al país y la que se iba por turismo, teníamos un déficit de 520 mil argentinos; hoy pasamos a tener un superávit, entre la gente que viene de afuera y la que se va, de 232 mil personas; es decir que 800 mil argentinos han revertido sus conductas de ir a veranear fuera de la Argentina a los que hay que sumarles los que vienen de otros lados del mundo. Estos son todos síntomas muy importantes y es plata que se invierte en la Argentina, es plata que se gasta en nuestro país, trabajo que se genera aquí.
Desde noviembre de 2002 a noviembre de este año, el crecimiento de la demanda laboral fue del 5,3 por ciento; este índice no se daba desde hacía más de 10 años, pero con la importancia que ese 5,3 por ciento tiene un 48 por ciento de creación de empleo industrial, es decir que se está activando la industria y la producción argentina. Y en una economía, cuando se activa la industria y la producción, evidentemente entra a crecer la riqueza nacional.
Claro, cuando ven que podemos comenzar a estar en la perspectiva definitiva de reactivación, de empezar a salir, de hacer por allí en una década lo que otros países tardan 20 años, otra vez los organismos internacionales quieren pedirle más a la Argentina. Con nosotros no van a tener suerte, lo que firmamos firmado está, de ahí no nos movemos, no vamos a sacrificar el crecimiento argentino y la inversión interna va a seguir.
Esto así porque, como les dije el primer día, no vine acá a durar, no vine a tratar de estar en ese sillón de cualquier forma. Mientras esté allí, quiero hacerlo con dignidad, con responsabilidad, y poder mirar, como lo hago con ustedes, de frente, caminar las calles de mi país y poder escucharlos para corregir los errores que uno comete diaria y cotidianamente. Pero no quiero llegar allí, como tantas veces hemos escuchado en las campañas electorales, y después darle la espalda a la gente y hacer de eso un modo de vida como si realmente no se tuviera en cuenta la calidad y la responsabilidad que la sociedad pone cuando vota a alguien para que las cosas en esta Argentina real y paulatinamente puedan ir cambiando. Las convicciones estarán siempre firmes.
Espero que trabajemos muy bien con el Banco Nación y les digo, amigos y compañeros, amigas y compañeras, que cuenten con nosotros permanentemente para todo lo que sea. Imaginemos cosas con Santamaría –lo digo así por respeto a los años y a las canas-, por la experiencia que él tiene, por la lucha que ha llevado adelante para consolidar una constante movilidad social de los trabajadores argentinos, en este caso particular de los que usted representa. Todas las ideas creativas que puedan surgir desde el Estado y del Sindicato, todo lo que signifique ir devolviendo la esperanza y la sonrisa paulatinamente a cada familia argentina y, reitero, en este caso en particular a las familias del SUTHER, no tenga ninguna duda que nosotros estamos abiertos, los escucharemos, no nos creemos dueños de ninguna verdad absoluta, somos parte de una verdad relativa.
Lo importante es trabajar para que cada día estemos un poco mejor y en la interrelación de ida y vuelta y hablando claro, lo vamos a lograr, no tengo ninguna.
Esta, compañeras y compañeros, amigas y amigos, es su casa porque es la Casa del pueblo argentino. 
Muchas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada