junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de entrega de libretas de capacitación a trabajadores de la construcción (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE ENTREGA DE LIBRETAS DE CAPACITACIÓN A TRABAJADORES DE LA CONSTRUCCIÓN
Néstor Kirchner
[26 de Abril de 2007]

Señor vicepresidente de la Nación; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; autoridades nacionales, señores legisladores; amigo y compañero secretario general y secretario adjunto de la UOCRA; compañeros presentes; señores empresarios; señoras, señores: la verdad, más allá de lo que bien decían Gerardo y el Ministro, muy pocos cuando en el 2004 lanzamos este plan pensaban que todavía íbamos a estar en el gobierno.
Siempre recuerdo que el ex director de un matutino nacional decía que íbamos a durar poquitos meses, porque él eso lo había escuchado en algún lugar importante del mundo. Bueno, se equivocó, espero que cuando termine mi mandato el 10 de diciembre escriba un artículo y diga “la verdad que me equivoqué, fue un acto fallido”. Estas son las cosas que pasan a cotidiano, cuando uno tiene la responsabilidad de hacer cosas acierta y se equivoca, cuando uno tiene la responsabilidad de escribir, y yo lo entiendo, también acierta y se equivoca, es propio del ser humano. Siempre dije que, como alguna dirigente por ahí, hablar de perfección es una actitud fascista absoluta.
Leía recién una declaración de una dirigente opositora que decía que en la Argentina iba a venir un tsunami, yo por las dudas lo miré a Daniel y dije “menos mal que tengo al campeón mundial de motonautas porque me salvo”.  ¡Llevame eh! (Riendo)
La verdad que, en serio, estas predicciones yo las vengo escuchando desde hace tanto tiempo, pero hay que responder sobre las cosas, más cuando uno tiene responsabilidad sobre ciertos temas tiene que responder, no tiene que salir con este tipo de cosas. Pero no importa, esto es una anécdota.
Lo importante es que hoy los trabajadores de gorro amarillo, y blanco como me decían también los capataces y demás, que me llamaron severamente la atención - dicen que también hay algunos gorros colorados, cada día hay más gorros, yo preguntaba si por ahí habían venido de Venezuela -, lo importante es que estos miles y miles de gorros amarillos sintetizan la vuelta del trabajo en la Argentina, la vuelta de la dignidad, la vuelta de la mesa compartida, la vuelta de que el chico pueda estudiar, la vuelta del padre con trabajo, la vuelta a vivir, la vuelta a los sueños.
La verdad que a mí me emociona porque esos 550.000 trabajadores que dijo Gerardo habían quedado de la mano de Dios. Y a ese diputado que ayer decía que en el 2001 la Argentina tenía el puesto 27 en nivel de competitividad y ahora no sé que número tiene, por esa revista The Economist, yo pienso, ¿querido diputado usted no se acordó? Mire esos gorritos amarillos, esos 550.000 argentinos que hoy trabajan. Ojalá que nos pongan en el lugar 550.000, pero que no haya ningún argentino sin trabajo, ninguna mesa sin pan, ningún chico sin ir a la escuela, ningún pibe sin llegar a la universidad. Recuperamos la clase media y la clase trabajadora con movilidad ascendente y los empresarios nacionales. Esos empresarios nacionales que se quedaron en la Argentina, en la crisis, en el 2001 cuando veían que quebraban, empezó a caer la producción de la industria y de medios también. Se quedaron en la Argentina y afrontaron con valentía a riesgo de perder toda una vida de trabajo para que este país pudiera salir adelante. Eso tiene una valoración absoluta y la sociedad lo va a reconocer, no tengo ninguna duda.
Por eso hoy estoy feliz, Ministro, Gerardo, compañeros y amigos empresarios, por la capacitación, estamos capacitando las manos de trabajadores argentinos o que viven en la Argentina, hermanos latinoamericanos, para que puedan llevar su oficio con toda dignidad y ser de los mejores recursos humanos que hay en la región, reconocido por todos, los trabajadores argentinos en la construcción son reconocidos y elogiados donde voy en toda Latinoamérica, y esto para mí es un profundo orgullo. Y también es un profundo orgullo que muchos latinoamericanos estén trabajando en la construcción en la Argentina y podamos ayudar a que hermanos de otras latitudes puedan dar solución a sus problemas.
Me decía la ministra Felisa Miceli, cuando conversábamos ayer, la buena noticia de que tenemos un 9,7 por ciento de desocupación en el primer trimestre, es decir 1 punto 7 menos que el primer trimestre del año pasado, y que había crecido mucho el trabajo en la construcción y que a pesar de las lluvias de todo marzo - ¿vieron lo que fue? – igual se notaba una pirámide ascendente en la construcción, a pesar de todos esos días tremendos de lluvia que tuvimos.
Esto significa que se vuelve a repotenciar fuertemente, se sigue potenciando, sigue caminando fuertemente y esto para nosotros es muy importante porque vamos a seguir trabajando mucho en la construcción. Porque el Ministro y Gerardo lo dijeron con toda exactitud, esta es una discusión vital. Hay economistas neoliberales que dicen que la inversión pública es un gasto público improductivo, total si se hacen viviendas o no se hacen no es problema de ellos; si se hace pavimento o no se hace no es problema de ellos, si se da agua a la gente o no, no es problema de ellos -a ustedes y a los que me miran por televisión-, si hay cloacas o no, no es problema de ellos, total ellos tienen todos los servicios. Si se hacen autopistas o no, todo lo que tiene que tener un país, puertos, infraestructura, hospitales; hospitales, que es parte de la agenda del Gobierno que viene, consolidar la salud pública en la Argentina, porque ahora nosotros al salir del infierno el 10 de diciembre, que esperamos poder hacerlo, tenemos que construir la nueva agenda, la agenda de la Argentina estratégica. Eso es lo que me gustaría estar discutiendo, debatiendo con otros dirigentes de la oposición, profundizando, estudiando.
El país necesita en serio que se jerarquice, que estudiemos, que nos preparemos, que mejoremos, que la gente vea que estamos pensando y construyendo en una Argentina diferente. Porque qué lindo sería que en los procesos electorales la gente no tenga que optar porque se cayó todo y viene de la peor de las situaciones, sino diga “estos trabajaron bien hasta ahora pero miren qué buena propuesta hay acá, puede superar a esta otra propuesta”. Los argentinos son pensantes, son inteligentes, todos; no hay que trabajar para destruir lo que se ha construido. Esa es la vieja cultura política, mirar la paja en el ojo ajeno y no mirarla en el propio, como les está pasando a algunos en estas horas después de algunas definiciones del señor jefe de Gabinete,
Lo que creo es que vivimos un momento muy especial en la Argentina, estamos transitando la salida del infierno, tenemos que construir la agenda del 2007 – 2011, tenemos que construir el proyecto del bicentenario, tenemos que seguir consolidando esta solidaridad policlasista fundamental que es la construcción de la Argentina. Esto no lo digo yo, lo dijo un gran argentino hace muchísimos años, la necesidad de la alianza entre los sectores del trabajo y la clase media con los empresarios nacionales, para construir el necesario frente nacional que nos permita hacer un país con autonomía en la globalización, diría hoy este dirigente si estuviera vivo sin ninguna duda, que ya nos hablaba en aquel tiempo del universalismo, del continentalismo y la globalización posterior, que nos fuéramos preparando.
Hoy no tenemos que construir un país subordinado a la globalización sino con autonomía, entendiendo las reglas de la globalización y empujando fuertemente todos los procesos integradores latinoamericanos y las conversaciones en bloque con los otros bloques del mundo que existen. Esto se exige hoy, por eso es brillante lo que ha hecho Cristina en estas horas.
Yo tuve que dar una dura pelea con el ex presidente de México por el tema ALCA, la dimos con éxito, pero todavía quedan unas fricciones con el ex presidente, a quien respeto por supuesto absolutamente, son visiones diferentes que se tienen en cada momento. Pero esta reunión del presidente Calderón con Cristina restablece y profundiza las relaciones con México en varios aspectos que son muy importantes, un trabajo excelente. Primero la construcción de la relación bilateral que nos permite incrementar el comercio, el intercambio cultural, la identidad común. Segundo el proceso de integración, que es lo que buscábamos intensamente con el presidente Lula, el proceso de integración de México hacia la región, hacia los países de América del Sur, Unasur como le dice el presidente Chávez, la unión de las naciones de América del Sur, y también si se quiere acercar la nación mexicana al MERCOSUR con los brazos abiertos porque necesitamos un bloque fuerte con un gran producto y con una gran posibilidad de negociación con otros bloques del mundo. Cristina fue y realizó la tarea con absoluto éxito en esta gestión. Estas cosas son muy importantes para la gente, va a traer inversión, movimiento, esta es una tarea central que hay que llevar adelante.
La relación de los trabajadores y las empresas, lo que dijo Gerardo acá, y estos sindicatos tienen una historia que los avala de lucha permanente por la defensa del salario del trabajador, de las condiciones del trabajo. También, querido presidente de la Cámara de la Construcción, siempre les digo que los sigan porque hay grandes empresarios de la construcción, pero hay algunos que a veces todavía tienen trabajo en negro que tiene que desaparecer. Soy un mal anfitrión pero lo voy a decir porque si no sería un acto de hipocresía, a veces los traen y los hacen dormir donde no corresponde, los hacen trabajar y no está la libreta. Pero a mí me consta que ustedes como integrantes de la Cámara de la Construcción han puesto todo para combatir el trabajo en negro, sería deshonesto no decirlo, pero que hay empresas que hacen este tipo de cosas al margen del esfuerzo que están haciendo los empresarios no tengan ninguna duda. Por eso es muy bueno recorrer, como lo están haciendo, para saber. Nosotros no queremos trabajadores explotados ni que vengan trabajadores de otro lugar, de otras naciones y aprovechen las circunstancias de radicación o problemas para tratar de explotarlos. Queremos lo que quieren los empresarios y los trabajadores de la construcción, queremos trabajadores que estén en blanco, esto es central y fundamental. En esa tarea Ministro hemos ido avanzando, lentamente pero hemos ido avanzando, pero esa cultura evidentemente hay que desterrarla y lo vamos a hacer con la colaboración y el trabajo mutuo. Los dos han trabajado conjuntamente, es indudable esa tarea, y el Gobierno Nacional también ha aportado junto a ustedes para lograr este tema.
Son las asignaturas pendientes, porque nosotros miramos las cosas que nos van pasando, sabemos que tenemos tantas cosas todos los argentinos para hacer y no las podemos hacer sólo desde del Gobierno, tenemos que hacerlas coordinadamente, trabajando en forma conjunta.
Por eso hoy es un gran día, avanzamos en la capacitación de los trabajadores, en el trabajo conjunto entre empresarios, trabajadores y el Gobierno, y tenemos viva la dinámica que significa la inversión en la construcción de obra pública y privada que es muy fuere en la Argentina y con un concepto, que he charlado con los señores empresarios y por supuesto con los trabajadores, que para nosotros queda claro, sé que esto no les va a gustar a los economistas neoliberales pero la inversión pública es trabajo, es reconversión económica, es crecimiento, es dignidad, es vivir mejor. Y nosotros, entre las recetas que nos llevaron a la tensión de la exclusión, nos quedamos con las recetas que nos llevan a la tensión del crecimiento, porque esto significa un país que está vivo. A veces nos enojamos, a veces discutimos, a veces peleamos, desde la verdad relativa porque nadie tiene la verdad absoluta, pero estamos peleando para que el país crezca mejor. Ustedes lo vivieron, cuando me tocaba ver a mí, con Wagner lo he visto porque ha trabajado mucho en mi provincia, cuando los equipos estaban parados, a pesar de que teníamos un buen nivel de obra, porque no había inversión pública en la Argentina y quedaron muchísimos trabajadores de la construcción como los empresarios con los brazos caídos. Hoy están con los brazos levantados, comprando equipos.
Fíjense como están creciendo las importaciones de bienes de capital. Dicen “disminuyó el superávit comercial”, pero en la forma que disminuyó bienvenido, porque han entrado hasta compra de aviones y muchísimos equipos de la construcción y demás, bienes de capital que se han importado, que todavía no se fabrican en la Argentina. Eso significa que está habiendo inversión y que se está generando crecimiento, esto es muy importante, pero a veces no se detienen a hacer este tipo de análisis, estos análisis hay que hacerlos.
Pero fíjense ustedes que muchos tuvieron que devolver, ingeniero si no me equivoco, equipos que habían comprado en los años ’90, lo tuvieron que hacer porque no los podían pagar después del proceso devaluatorio y todo lo demás. Eso pasó en la Argentina, esa es la Argentina, señor diputado de Río Negro, pobre Saiz, mi amigo Gobernador, la verdad que lo admiro. Realmente me gustaría que pregunten, cuando elogió el lugar en que estaba la Argentina en el 2001, que les pregunten a los señores empresarios cómo devolvían los equipos, esa era la competitividad que teníamos, devolvíamos los equipos que no se podían pagar y que no tenían manera de utilizarse acá.
Pero bueno, la democracia es hermosa, tan hermosa que nosotros seguimos soñando una Argentina que crezca en el 2010 y otros como él y Olivera sueñan con De La Rua, la historia es así. Está bien, esto es bárbaro. Por eso siempre digo que hay que trabajar fuertemente hasta octubre, fuertemente hasta el 2011 y fuertemente para toda la vida de los argentinos, gobierne quien gobierne.
También, solamente una sola cosita voy a decir, espero que el 28 de octubre, Gerardo, Wagner, en serio ingeniero, que las urnas se llenen de buena memoria.
Muchas gracias.
NESTOR KIRCHNER
rt� ! o o �ϙ � ' mos dispuestos a poner una mejilla, la otra mejilla, el corazón o la espalda siempre.
Realmente, es fácil decirlo y es muy difícil hacer eso de que pongo una mejilla y después pongo la otra. A veces, ni siquiera quienes predican el propio Evangelio lo hacen, así que, se imaginan para el común de la gente lo difícil que es.
Muchísimas gracias y a vuestras órdenes.
NESTOR KIRCHNER :Persa � m > �ϙ � ' rvas, ahora que estamos llegando a 38.000 millones de reservas dicen que es una locura porque tenemos demasiadas reservas.
Está claro, pero nosotros también estamos absolutamente convencidos y les puedo asegurar que hoy quienes estamos presentes no vinimos a sentarnos acá para toda la vida. Yo dije que me sentaba en este sillón para defender las convicciones y los principios que teníamos y que bajo ningún aspecto iba a claudicar en los mismos. Y si hoy a algún compañero trabajador le tuviera que decir –como lo hemos dicho- que en algo no estoy de acuerdo o que ellos me lo digan a mí, también lo hacemos, porque nos movemos sin hipocresías igual que los señores empresarios. Qué problema hay en que nos digamos cosas sobre las que no estamos de acuerdo, ese es un país vivo.
Antes teníamos la tensión de la exclusión, veíamos que se nos caía gente y empresas todos los días, hoy tenemos la tensión del crecimiento. Me quedo con la tensión del crecimiento, que vivamos por años con la tensión del crecimiento, porque estamos discutiendo nuevas riquezas. El Producto Bruto Interno ya ha superado el 15 por ciento del producto que teníamos en 1998, y ustedes señores empresarios saben que estamos hablando de riquezas nuevas. Entonces esto es muy importante, esto es lo que debemos hablar y discutir en la Argentina que viene.
Vamos a seguir profundizando la transformación educativa, los 6 puntos del Producto Bruto Interno, la nueva Ley de Educación, la nueva Ley de Educación Técnica; vamos a seguir apoyando fuertemente todo lo que son las inversiones, la industria y el empresariado nacional, las obras públicas, la construcción, con todas nuestras fuerzas vamos a seguir apelando al diálogo permanente y vamos a seguir apostando fuertemente a la construcción del empresariado nacional argentino y de un país con autonomía. Y vamos a seguir también recibiendo con los brazos abiertos a todos los capitales privados que quieran venir a la Argentina a aumentar la productividad. Este es el país que nosotros soñamos.
Yo no me quiero extender más pero creo que estamos dando un paso relevante de madurez entre todos y para mí es un gusto recibirlos acá hoy. Esta es su casa, yo soy un pasante de la historia, circunstancialmente me toca estar más tiempo que ustedes, nada más, esta es la realidad. Porque algunos llegaron acá, se sentaron acá y creyeron que venían para toda la vida, no se querían ir más. Y esto es lo bueno de la democracia, hoy está uno, mañana otro, yo sé que soy un pasante de la historia y agradezco a Dios por estar hoy con ustedes; seguramente en el futuro estarán otros conversando con ustedes como corresponde, porque la evolución de los tiempos es así y el proceso evolutivo es así.
Pero es muy bueno esto que hemos logrado hoy, que han logrado hoy, discúlpenme, la verdad que lo han logrado ustedes, esta es la realidad. Es muy bueno, y en la Argentina, tres cosas queridos amigos: tengamos memoria; cuando nos van mal las cosas no nos sintamos los peores del mundo y cuando nos va bien los mejores del mundo. Somos buenos, tenemos muy buenos recursos humanos pero no pasemos de la euforia a la depresión, siempre hay que dar la lucha ante cada problema y cada circunstancia para buscar la solución. Trabajemos con paz, amor y convivencia, y hagamos un gobierno en el que tengamos una práctica de ida y vuelta, que sea abierto y de cara a la sociedad.
Por supuesto que una vez que entremos al purgatorio va a venir otro debate en la Argentina y a nadie lo va a tener que poner nervioso, se va a debatir el país estratégico que debemos construir. Es lo que yo decía de la salud pública, la educación que ya hemos empezado, el proceso de reconversión económica, los recursos naturales, la inserción que debemos tener en los mismos, la proyección estratégica de un país que definitivamente con sus propias políticas empiece a diseñar la Argentina del bicentenario. Pero necesariamente a la salida del infierno hay que discutir las pautas estratégicas de la Argentina. Esta es la gran discusión que hay que dar, este es el gran debate que hay que dar y va a ser un debate fuerte, porque allí los argentinos se van a dar cuenta, van a poder ver pensamientos diferentes y me parece muy bien. Pero no pensamientos en el sentido de estar esperando que al que está en el gobierno le vaya mal para poder llegar. Miren qué pobreza que algunos estén esperando que se produzca algo “a ver si puedo llegar, a ver si puedo de alguna manera sentarme en ese sillón”. Lo importante es que los argentinos los elijan o nos elijan por las propuestas y las alternativas de construcción de un país estratégico.
Lógicamente la construcción del nuevo Estado, la construcción de la nueva neurona que tiene que tiene que tener el Estado argentino; la calificación en serio de la construcción de todo un sistema que puede tener algunas normas formales buenas pero que fue vaciado, donde podamos meter toda la inteligencia dentro del Estado para que pueda producir y pueda promover. El concepto del Estado promotor, el concepto de la transformación institucional que este país tiene que darse de acuerdo a la realidad concreta que tiene que ver; el rol de reconversión que debe tener nuestra economía; la discusión del rol del transporte público en la Argentina; la discusión del rol estratégico que tienen los trenes en el mundo y en los países que quieren desarrollarse, sabiendo que su rentabilidad no es financiera sino estructural, social y de desarrollo y reconversión económica. Es una vergüenza lo que pasó con los trenes en la Argentina, claro después es muy fácil ir con una cámara de televisión y decir “miren cómo están los trenes”. Por qué no dicen quiénes los destruyeron, quiénes los remataron, quiénes dijeron “ramal que para, ramal que cierra”. Por qué no dicen mientras baratean todos nuestros trenes quiénes lo hicieron, nosotros los estamos tratando de levantar como podemos y a veces se quejan de algunos subsidios que tiene el transporte público, pero lo estamos haciendo porque lo que hemos evitado fue castigar y que paguen los trabajadores -quienes pueden volver a movilizarse porque han conseguido un trabajo-, que tengan que pagar el tremendo desastre que se hizo anteriormente.
Lógicamente habrá que discutir una política seria y profunda de los transportes públicos en la Argentina y su rol; habrá que discutir una política seria también en todo el proceso de construcción de puertos, central y fundamental para el marco de la exportación y la importación que se está generando de bienes de capital para mantener los dos superávit, el comercial y primario que es fundamental. Saber que si necesitábamos de un producto mucho más chico, el 3 por ciento del superávit fiscal primario, tenemos que analizar concretamente cuál es el superávit fiscal primario que necesitamos para cada momento, eso no es algo estático, eso funciona. Tendremos que discutir el día de mañana, con toda claridad qué significa un proceso excedentario o no de reservas y qué se hace con ese proceso excedentario. Cosas concretas, reales que la Argentina está necesitando, entonces los argentinos van a decir que tenemos una dirigencia que está debatiendo el país que viene, no una dirigencia que le está poniendo todo lo que puede al que está gobernando para ver si puede tropezar o caer para decir yo puedo ser gobierno. No, lo interesante, lo importante es el gran debate nacional y para eso hay que formarse.
Así que ustedes están dando un ejemplo claro y concreto, se los digo sinceramente, tomo el guante del proceso de aprendizaje que ustedes nos hacen hacer a nosotros también, y creo que la Argentina hoy está demostrando que los argentinos estamos empezando a encontrar los enlaces, los caminos y las vinculaciones que nos van a permitir construir el país que nosotros nos merecemos.
Estamos en el infierno todavía, algunos quieren decir que salimos del infierno porque tienen otras ideas y proyectos, todavía estamos en el infierno, porque todavía tenemos muchísimos desocupados. A nosotros nos gustaría recuperar empresas con muchísima rentabilidad, que ganen muy bien y que los trabajadores recuperen su participación en el producto nacional como corresponde, entonces allí diremos que del purgatorio vamos hacia otro camino. Espero que en diciembre todos sepamos que ya estamos saliendo del purgatorio y debatamos el país estratégico, y el país estratégico lo tienen que debatir los intelectuales, los estudiantes, los profesionales, los empresarios, los trabajadores. No se puede sin la presencia del trabajo y la producción debatir un país estratégico, no puede debatir un país estratégico una elite aislada solamente de la realidad, la opinión pública también. Esto es fundamental y ese debate en la Argentina se va a dar como se ha dado en otros países.
Muchas gracias, realmente muchísimas gracias por vuestra presencia y sigamos trabajando con toda nuestra fuerza. La casa es de ustedes, siempre estoy dispuesto a corregirme porque quien tiene la responsabilidad de tomar decisiones permanentemente se equivoca permanentemente, sé que me equivoco permanentemente y trato de corregir todos los errores que pueda tener, pero les aseguro que nunca lo hago con mala intención y siempre trato de pensar en el conjunto de la sociedad argentina. Quiero decirles gracias por todo los que ayudan a todos, empresarios y trabajadores, y aprovechar para decirle a toda la gente que nos mira muchas gracias por ayudarme cotidianamente y darme esa fuerza moral para construir la Argentina.
Me quedaron muchas cosas, pero la foto de ayer, como cuando fuimos a inaugurar viviendas a José C. Paz con los gorros amarillos, cuando veo los gorros amarillos uno se emociona, porque el trabajador con el gorro amarillo se acerca y no me dice señor Presidente, me dice “hermano estoy laburando”. Ayer pasaba lo mismo con los trabajadores de Peugeot, no hay cosa más linda que el trabajo, eso trae dignidad a la familia y lógicamente todos queremos estar un poco mejor. No voy a hacer ese discurso de los ’90 o antes, siempre todos queremos ganar un poco más, es natural, porque siempre todos queremos vivir un poco mejor, quien invierte y quien trabaja, lo importante es que sepamos cómo vamos dando los pasos.
Así que muchísimas gracias y gracias por todo.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada