junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en el acto de repatriación de los Fondos de la Provincia de Santa Cruz (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE REPATRIACIÓN DE FONDOS DE LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ
Néstor Kirchner
[1 de Agosto de 2005]

En primer lugar, un placer compartir con el señor Gobernador estos momentos, con el señor Vicegobernador, con el señor Fiscal de Estado, con el señor ministro de Economía de la provincia de Santa Cruz, también compartir con todos ustedes y hablar con la claridad de siempre.
Nosotros, y en este caso voy a hablar en mi calidad de santacruceño, como me tocó ser gobernador de mi provincia durante doce años, de una provincia muy lejana, sufrimos los ataques de algún periodismo muy aceitado, que es obra de una maquinaria muy aceitada acá en el país, sabemos que durante la campaña electoral tenían que tratar de desgastarnos de alguna forma, entonces trabajaban y obviamente esa maquinaria los llevaba por esos lugares y esos lados, porque todos somos claros que las corruptelas y la corrupciones que están en todos los rincones del país y no es ajeno el sector del periodismo tampoco. Obviamente que no es ajeno y todos sabemos que no es ajeno.
Yo les dije que no les tengo miedo, que iba a hablar con absoluta claridad y el pueblo argentino, los que me están mirando y que lo saben, saben que es así.
A mí y a los santacruceños nos han castigado severamente por administrar bien, por no robar, por hacer las cosas como corresponde. Mientras se dilapidó el país, mientras las mismas provincias que cobraron mucho más que nosotros algunas de ellas, todavía hoy no pueden explicar cómo gastaron los fondos, nosotros los guardamos y lo que gastamos lo aprobamos presupuestariamente como corresponde. Es decir, que todo lo gastado –esto para algunos responsables de haber fundido la Argentina como López Murphy y Cavallo, clarito, integrantes del gabinete De la Rúa-, algunos creadores del megacanje, corralito y otros planes económicos y otras cosas estrambóticas más que sufrieron los argentinos que hoy quieren hablar como palabras rectoras, aquellos que realmente quebraron y fundieron la Argentina.
Yo puedo hacer lo que ellos no pueden hacer, que es haber rendido durante mi gestión como marcan los órganos constitucionales de la provincia de Santa Cruz que, como gobernador, es a quien me debo, a los órganos constitucionales de la provincia de Santa Cruz que son, por supuesto, el Tribunal de Cuentas y la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Cruz.
Así que, y por supuesto, también cuando quisieron poner en duda la veracidad de esto e hicieron las denuncias que corresponden, ni siquiera pudieron llegar ni a citarnos porque fueron desestimados, obviamente, por absolutamente inexactos todos los motivos de confusión que quisieron llevar adelante.
Administramos con claridad, podemos mostrar las manos así, podemos mostrar la plata, decían que la plata no estaba, se acuerdan ustedes, que yo me la había llevado, llegaron a ese nivel de delirio y de mentira. Por eso es muy importante que en la Argentina, porque cuando a uno le toca administrar le toca asumir muchísimas responsabilidades y a veces es doloroso tener que soportar agravios y ataques mientras una banda de malandrines vació este país, como todos ustedes saben y sabemos perfectamente quienes son, y muchos de ellos todavía hablan, es decir, un marco de hipocresía total.
Yo la verdad que le digo a los ciudadanos argentinos que lo he hecho con mucho amor por mi provincia y lo hago con mucho amor por la Argentina. Pero, evidentemente, cuando se es decente, cuando es honesto, cuando se trabaja con claridad, estas cosas duelen y por gente que ni siquiera se encargó de investigar nada. No hay un solo trabajo de investigación en qué gastaron las provincias que recibieron como recibimos nosotros la plata.
Me gustaría que recorran las provincias y que le pregunten a la gente qué piensan de los dirigentes que malgastaron ese dinero. Muchos de ellos quieren volver a ser candidatos ahora. A ninguno están investigando, están a ver cómo podemos ensuciar al Presidente de la Nación.
No, y a mí no me van a poder ensuciar porque tengo las manos limpias, chicos. Trabajen, hagan lo que digan, digan lo que quieran, mientan, que no va a haber ningún tipo de inconveniente. Es decir, nosotros hemos administrado de acuerdo a la ley, cristalinamente y cuidando al pueblo de Santa Cruz, cuidando a los santacruceños como correspondía en su momento.
Por eso Sergio, querido Gobernador, acompaño y respeto la decisión que ustedes han tomado de radicar los fondos en la Argentina, hagan muchas obras, sigan administrando como están administrando hasta ahora, sigan llevando el Gobierno como están llevando hasta ahora, que también son un verdadero ejemplo para la Provincia realmente importante.
A todos los argentinos, para no extenderme mucho más, espero que todos los dirigentes de este país puedan rendir cuentas de las cosas que tienen, puedan rendir cuenta de las cosas que han administrado, como lo estamos haciendo nosotros en este momento y como lo hice yo: rendir cuenta de las cosas que tengo, rendir cuenta de las cosas que he administrado con absoluta y total cristalinidad. Y que puedan mirar a los ciudadanos que administran con los ojos de frente.
Cuando nosotros vemos realmente, cundo yo escuchaba y veía que el doctor Cavallo, ¡el doctor Cavallo!, y su homónimo, López Murphy, trataban realmente de cuestionar nuestra administración, me daba cuenta a qué grado de decadencia lamentable ha llegado gente que por allí podía haber tenido un destino muchísimo más útil para la Argentina si hubiera trabajado y administrado de otra forma. Pero hay otros, otros que ni siquiera ya vale la pena... Lo digo así como un ejemplo, hay muchísimos más que no pueden ni hablar.
Y a los señores periodistas, también algunos de ellos que, antes de hablar de la moral de los demás, se fijen bien qué es lo que dicen también, porque es muy fácil hablar, imputar sin saber. No saben ni cómo se administraron los fondos, muchos de ellos, ni cómo se llevaron ni cómo fueron aprobados presupuestariamente. Esto la gente, la que está en su casa lo tiene que tener absolutamente claro, porque se habla con una liviandad y con una falta de propiedad intelectual que da pena para la Argentina.
Por eso se llega muchas veces y llegó la Argentina a los niveles que llegó en el 2001. Entonces, la responsabilidad de informar es muy importante, porque en algunos casos se ha hecho con muy mala intención, y en otros casos, más que periodistas son empleados de los medios, que no pueden escribir ni lo que piensan, porque si escriben lo que piensan el dueño de los medios los echan. Y ellos saben que es así. En algún diario, que profesa una ideología bastante contraria a la nuestra, pasa permanentemente eso acá en la Argentina. Entonces, ésa es la libertad de prensa que dicen, “escribí esto, porque si no escribís esto...”. A mí me lo han reconocido ellos mismos, muchos de esos chicos que se ven sometidos a ese tipo de cosas, algunos de ellos por allí están por acá.
Así que, nosotros, con absoluta claridad, queremos decirle al pueblo argentino y al de Santa Cruz, que lo sabía perfectamente, que hemos cumplido con todas las normas de la Constitución, que felicito al Gobierno de Santa Cruz por lo que ha hecho, que sigan adelante con las obras, que sigan fuertemente, y que nunca se callen, firmes, con decisión. Este pueblo para cambiar y este país para cambiar tienen que tener mucho coraje, no hay que tenerle miedo a nadie, a nada, no hay que tener miedo a ningún tipo de presión, hay que trabajar por la verdad.
Durante meses, durante años, tuve que soportar que digan que los millones que había ahorrado Santa Cruz no existían, que no existían y decían “porque no existen...” y horas y horas –ustedes lo escucharon-, hablaban en las radios, en los diarios, decían “estos fondos no existen”. Horas y horas. Ahora nadie se hace cargo, ahí están. Se cansaron de decir que no estaban rendidos, vayan a ver, ahí está aprobado por el Tribunal de Cuentas, la Cámara de Diputados, todos los organismos constitucionales de la provincia de Santa Cruz, como corresponde. Obviamente están.
Por supuesto, puede ser que tenga más validez la palabra de López Murphy o de Cavallo que la de los órganos constitucionales de Santa Cruz, de eso no hay problemas. Sabemos cómo se maneja este tipo de cosas y de otros.
Así que, realmente les agradezco a todos, te agradezco querido Sergio, adelante con todo, muchísima fuerza, a administrar con decisión, con responsabilidad y a no tener miedo.
Para hacer una nueva Argentina hay que dar una batalla muy fuerte contra todos los intereses, pero también hay que terminar con la hipocresía, y hay que terminar con aquellos que tienen una cierta caparazón de honestidad y para lo único que están es para el servicio de intereses que sirven a proyectos que muchas veces quisieran que a la Argentina le vaya mal. Esto, argentinos, los que están en sus casitas, ténganlo en claro por favor.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada