junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma de contratos de obras y anuncios de las Provincias de Neuquen y Río Negro (2007)


DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMAS DE CONTRATOS DE OBRAS Y ANUNCIOS DE LAS PROVINCIAS DE NEUQUEN Y RÍO NEGRO
Néstor Kirchner
[3 de Julio de 2007]

Señor Gobernador de la provincia de Río Negro, querido amigo, Miguel Ángel Saiz; señor Gobernador electo de la provincia de Neuquén, querido amigo, Jorge Sapag; queridos Intendentes de Cipolletti y amigos también y de Neuquén, que tantas cosas juntos hemos hechos; autoridades nacionales, provinciales; señores Intendentes; señores legisladores; señores empresarios; señoras y señores:
La verdad, yo decía esta mañana, cuando estábamos con el Gobernador de Chubut y con las organizaciones sociales, empresariales también del Chubut que sólo los patagónicos, en este caso específico, sabemos lo que es ser, con tanta potencialidad, durante tanto tiempo, el patio trasero de la Argentina. Escuchar discursos que éramos la piedra angular del desarrollo y después las inversiones muy difícilmente llegaban, salvo en determinados momentos por determinadas gestiones que tuvieron la comprensión del momento y la historia política que vivió el país y pudieron ir resolviendo algunos de los problemas.
Ustedes saben que la Patagonia tiene la Patagonia sur y la norpatagonia - como dijo el Gobernador de Río Negro – y evidentemente es una piedra angular en el desarrollo argentino. Yo he tengo una profunda satisfacción porque estamos resolviendo esta obra, que viene de 1997, que se pone en marcha, que junto con las inversiones de Cipolletti y de Neuquén suman casi 60 millones de pesos que van para la región.
Esto no es que el Gobierno Nacional hace un acto o un regalo a las provincias de Neuquén o de Río Negro. Ellas han aportado mucho al crecimiento argentino, han sostenido muchísimo a la Argentina, es el intento en esta reconstrucción de la Argentina, en este salir de la Argentina del infierno, de esta etapa fundacional, que decimos nosotros que el 10 de diciembre de 2007 esperemos que podamos decir con todas nuestras fuerzas que empieza la etapa, que el cambio recién comienza porque todas las políticas tuvieron que ser de reconstrucción, de refundación de esta Argentina en muchos temas por la crisis que nos tocó vivir, estamos entrando a encontrar el ida y vuelta que tiene que tener un Estado Federal. Y que este país no se agota – como decía el papá de Jorge y el tío, Elías y Felipe – no se agota en la General Paz.
Muchos desde chico lo veíamos, juntábamos mucha bronca, decían porqué los patagónicos, a veces, teníamos un discurso tan duro en muchos temas, en discusiones diferentes: leyes de coparticipación, inversiones petroleras, inversiones, porque realmente sentíamos lo que nos pasaba y sucedía y la injusticia que se nos cometía permanentemente, es como lo que pasó con el Norte Argentino. Y les puedo asegurar que he tratado de hacer en esta etapa todo lo que puedo para empezar a revertirlo y sé que recién comienza y sé que ahora en Río Negro hemos podido llegar con mucha fuerza; en Neuquén les puedo asegurar que también hemos invertido mucho, con mucha fuerza también, pero muchas veces lo que nos pasa a los hombres y no nos debe pasar – yo no me quiero convertir y no quiero juzgar a nadie – pero lo primero que debe estar es el país, deben estar nuestras provincias y las circunstancias políticas o coyunturales de cómo podemos estar militando, pensando y demás no pueden interferir jamás las relación entre una Nación y una provincia que deben trabajar juntas porque está la gente, que es lo más importante.
No hay interés individual de ningún dirigente que pueda estar por arriba de los intereses de la gente, lo más importante es la gente, hay que trabajar por la gente y hay que viabilizar las inversiones por la gente.
Yo les puedo asegurar que en todo momento lo que traté de hacer no fueron acuerdos cupulares con dirigentes de otros partidos políticos, sino fundamentalmente trabajar. Miguel Ángel lo sabe bien, el Intendente de Cipolletti también lo sabe muy bien, Peche también lo sabe muy bien, que hemos trabajado siempre pensando en la gente, en las provincias, en el desarrollo y no en tratar de ver qué nos deparaba el destino político. Es decir, nosotros creemos que es muy buena la renovación política, que es muy bueno paulatinamente ir generando cambios institucionales, lo estamos haciendo ahora en la Argentina nosotros desde este espacio político, que estamos construyendo con mucho esfuerzo, con muchos argentinos con pensamientos diferentes apostamos fuertemente a la profundización de este cambio que recién comienza y sabemos que es muy importante darle fuerza, darle esa potencialidad de cambio, esa visión con ganas renovada y permanente para que el Gobierno que venga en la Argentina sea mucho más federal, sea mucho más justo, sea mucho mejor, que el Gobierno que nos tocó llevar a nosotros hasta ahora.
Porque hay algo – y yo decía que con Cristina lo veíamos en días pasados – que acá en la Argentina durante mucho tiempo se construyó con el discurso del fracaso, voy a insistir hasta el cansancio con esto. Es decir, se ilustró que el discurso del fracaso era el discurso que permitía llegar a tener la iniciativa política en el poder, ese discurso nos causó un daño terrible a todos los argentinos. Los argentinos tenemos que tomar la cultura de la recuperación de la autoestima, la cultura de la recuperación de nuestros éxitos, la cultura del discurso positivo, la cultura del discurso con alternativas, la cultura del discurso de la propuesta superadora, donde la sociedad vea que su dirigencia se va cualificando día tras día y paulatinamente, y no se hunde en una discusión a veces ya sobre quién fracasó más, sobre todo cuando muchos de los que practican el discurso del fracaso fueron cerebros, corazones y realizadores de ese fracaso. A veces cuesta reconocerlo, es muy difícil, lógicamente, es difícil hasta reconocer los propios errores que uno va cometiendo cotidianamente. Yo tuve una crítica muy cercana, que me los hacía recordad todos los días, aunque uno siempre cree que las cosas las hace de la mejor forma y con la mayor buena voluntad.
Estoy muy feliz con el inicio de estas obras, les doy un abrazo muy grande a todos los rionegrinos, vamos a seguir trabajando, vamos a cumplir con todas las inversiones, vamos a estar firmando y abriendo ya la licitación de la Ruta 22, no el 30 de junio, sino el 30 de agosto. Acá el Intendente de Roca dice que el 30 de agosto.
También Jorge estoy contento de verte de nuevo, nos vemos siempre, tenemos una historia común de amor a la tierra patagónica, nuestras vidas entrelazadas allá en el sur, con las realizaciones y peleas por esa región. Hay una reunión que me quedó siempre grabada en la historia. Yo estaba haciendo mis primeras armas como Gobernador, y tener sentados por allí a Don Felipe y al lado a Elías. Estábamos discutiendo intereses de cómo íbamos a cobrar las deudas en ese momento mal liquidadas, la regalías y demás. Yo veía que Elías se dormía, pensaba: “éste es el famoso Elías”, y yo quería ver si podía llevarme algo más, y me dijo: “un momento jovencito”, cerraba un ojo y tenía el otro abierto.  Son esos recuerdos de gente y de dirigentes de los cuales uno tuvo mucho por aprender, al igual que Don Felipe o de Jorge Cepernich en Santa Cruz, otro gran dirigente, Benito Fernández, de Chubut, dirigentes que dieron luchas allá en la región cuando lo mediático no nos acercaba tanto al centro del país, pero quienes vivíamos allá conocíamos bien lo que hacían.
Muchísimas gracias por estar acá, adelante con esta obra, yo sé que es muy importante para esa fuerte confluencia que es esa zona de Neuquén y Río Negro, que va a permitir una funcionalidad como corresponde. Y tanto a los rionegrinos como a los neuquinos a profundizar la transformación, a profundizar el cambio, hay que seguir haciendo todas las obras de infraestructura que se tienen, nuestra región tiene mucho futuro, lo digo como Presidente de todos los argentinos, la conozco, tiene muy poco para mendigar y mucho para darle al país y también para reclamar que el país le debe.
Muchas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada