junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma del Convenio Marcho del Subprograma Federal de Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DEL CONVENIO MARCO DEL SUBPROGRAMA FEDERAL DE URBANIZACIÓN DE VILLAS Y ASENTAMIENTOS PRECARIOS
Néstor Kirchner
[5 de Enero de 2005]

Señor gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional y Provincial; señores intendentes; autoridades nacionales, provinciales y municipales; representantes de las distintas organizaciones; hermanas y hermanos de las distintas villas presentes; señoras, señores: voy a dividir en dos partes las cosas que quiero decir esta mañana ante ustedes en este Salón Blanco.
En primer lugar le quiero decir al pueblo argentino que es hora de que en la Argentina empecemos a ser absolutamente responsables, serios y racionales. No tengo ningún miedo y les quiero hablar a ustedes y a la gente que está en su casa, de corazón, porque estoy realmente asombrado de la actuación de cierto periodismo amarillo en la Argentina. No les tengo miedo a sus plumas ni a sus lapiceras.
Lo que he visto estos días en la Argentina, con este drama tremendo que nos pasó a la argentinos, esta tragedia o crimen que nos ha tocado vivir -casi diría una actitud criminal- la actitud de cierto periodismo en la Argentina es lamentable. No les basta con lo que hicieron en la década del ’90, no les basta con la defensa irrestricta de las políticas que nos llevaron durante el gobierno de la Alianza al desastre al que llegamos, sino que ahora aún buscan de cualquier manera tratar, no sé si es la palabra pero de jugar casi mediáticamente con un dolor de los argentinos. No todos, hay periodistas muy serios también, pero hay algunos que tienen la pluma amarilla y hay otros que la tienen llena de odio, que escriben en diarios que evidentemente más que imparciales o independientes su actitud es absolutamente objetiva en tratar de destruir lo que estamos construyendo. No me cabe ninguna duda, si como o no con un embajador o con un presidente, si me coloqué el mocasín de una u otra forma, si estoy en el sur o el norte; estoy en la Argentina, un día hábil he faltado desde que empezó el año, no me fui a Punta del Este ni a ningún lado, estaba en mi tierra y no dejé de trabajar un segundo. 
Pero hermanas y hermanos que están acá y allá, y ustedes que tienen responsabilidad pública también: yo no iba a jugar con los restos de hermanas y hermanos que murieron masacrados en ese maldito boliche al que concurrieron chicos a divertirse y a despedir el año. Me puse a trabajar desde el primer instante pero no para salir en los diarios, no para salir con los llantos de la hipocresía, no para jugar con el dolor de hermanas y hermanos que están sufriendo y que van a tener en mí un servidor silencioso, trabajando en todo lo que haya que hacer para solucionar los temas, pero no lucrando con la muerte de ellos; trabajando con cada una de las familias afectadas, como lo estamos haciendo con mis ministros desde el primer día, con Aníbal, con Alicia, con todos.
¿Cómo es esto de si estuve o no estuve? ¿Para estar en la Argentina tengo que estar en la Capital Federal para algunos periodistas, o aquella la punta de la Patria no es la Argentina? ¿Se termina en la General Paz la Argentina o tengo que venir a hacer un show mediático de llanto y dolor, con todo lo que están sufriendo los argentinos, frente a las cámaras para decir cuánto lo siento? Estamos cansados de la hipocresía de los que lloran hoy y se ríen mañana, queremos que nos acompañen en serio.  Nosotros hoy, dentro de 100 días y dentro de 3.000 días vamos a estar trabajando con las víctimas y los familiares.
Pero en esos mismos medios amarillos que muchas veces elogiaron la capacidad de inversión de estos hombres como el que está imputado hoy, que lo ponían como un hombre de la moda, del jet set argentino, no vi escrito en ningún lado los peligros que tenían boliches que yo ni siquiera conocía.
Argentinos, por favor en serio, no dejemos que nos gane más la hipocresía, no hagamos más actitudes circenses, no hagamos más sufrir a los que sufren. Agrupaciones políticas: no usen el dolor de las víctimas, no agredan.  No les tengo miedo a esas agrupaciones que fueron a agredir a otros hermanos que lo único que querían era brindar seguridad el otro día, y fueron a estropear el dolor de los que sufren para ver si podían obtener algún rédito miserable de la política e hicieron ese espectáculo dantesco que tuvimos que ver.
Por Dios, argentinos, tengamos presente todo lo que nos pasó en los 10 años, estas cosas que vemos o los daños estructurales que nos dejó un proceso económico devastador, que muchos que los que escriben hoy lo defendieron, lo ampararon y se callaron durante mucho tiempo. Y todavía les siguen haciendo notas en sus diarios, como si fueran próceres, a los que se escaparon con helicóptero de esta Casa de Gobierno, dejando al pueblo a su libre destino. 
No les tengo miedo, escriban lo que quieran, voy a seguir trabajando a muerte con todo mi esfuerzo, con todo mi cariño, con mis aciertos y errores, por el pueblo argentino. Desde Santa Cruz, desde La Quiaca, desde Villa Las Flores, desde Villa Tranquila, todo es Argentina; la Capital Federal también, pero todo es Argentina. 
Dije Villa Las Flores, casi ya somos parientes, todos los días en Olivos, Villa Las Flores.  Es así, muchos no saben cómo nos vemos, cómo nos contactamos, cómo nos hablamos, cómo vamos viendo los problemas, cómo los señores intendentes me van trayendo distintos problemas de todas estas villas donde se van a hacer viviendas para argentinos y argentinas o hermanos y hermanas que están radicados en la Argentina. Y donde los señores empresarios le tienen que dar trabajo primero a la gente que vive en las villas, los primeros que tienen que trabajar en las obras son ellos.  Sé que los señores empresarios lo van a hacer y ustedes –porque había un hombre que decía que todos podemos ser mejores pero controlados andamos mejor- en la villa garanticen que el trabajo vaya primero para quienes viven allí, porque es lo natural y lógico, ir solucionando el tema de vivienda y el tema de trabajo, y que los hermanos y hermanas que están allí se den cuenta que la Argentina los vuelve a tener en cuenta.
Porque como bien dijo el Gobernador, la Argentina los miró con la nuca durante muchísimo tiempo, una verdadera vergüenza. Claro, el día de mañana pasa algo en una villa y se dice: se incendió la villa que estaba en el olvido. Hay que ir a trabajar a la villa, durante años no se trabajó con nuestros hermanos y hermanas. Empecemos a trabajar todos juntos, intendentes justicialistas, radicales, independientes, el gobierno; aquí no hay banderías, aquí hay un grado de madurez para luchar por una Argentina distinta y este es un verdadero ejemplo, esta es la mesa del ejemplo. 
Yo también voy a ir, seguramente alguno va a decir “va a hacer campaña, va a buscar el abrazo”; no, voy a ir a trabajar con mis hermanos, voy a ir porque el Presidente tiene que estar en todos lados y tratar de estar en todos lados. Voy a seguir yendo como trato de ir pueblo a pueblo en todo este país, trabajando con la gente.
Por eso, las licitaciones, el trabajo para quienes viven en la villa y si me permiten quiero agregar un tercer tema. Encarecidamente les pido a los señores empresarios, a los negocios, a todos los que intervienen en la actividad comercial, que no aumenten los precios, ni de los materiales de construcción ni de los cotidianos.  Si sabemos cuidar los precios –y tenemos que estar todos, el Gobierno va a trabajar junto con la gente para que así sea permanentemente- vamos a permitir que este proceso se consolide definitivamente y la batalla contra la indigencia, la pobreza, la batalla contra la exclusión social, la ganemos. Que no nos pierda la avaricia coyuntural -mejoramos un poco y hay que tratar de ganar en ese momento todo lo que se pueda-, queremos que la Argentina mejore definitivamente.
Hoy lo decimos así: por favor les pedimos que tengan cuidado con los precios y si no estará el Estado haciendo lo que tiene que hacer para que los precios no suban. Y si suben diremos por qué suben y quiénes los suben. Les pido por favor, tengan un gesto con la Argentina y con los argentinos que necesitan que todos seamos solidarios, responsables y serios. Sé que lo van a tener, espero absolutamente confiado en este tema. 
Les agradezco profundamente, los insto a seguir trabajando fuertemente por la Argentina y también a que sigamos tratando entre todos, en forma solidaria, de lograr superar los tremendos males que nos dejó el proceso de destrucción de la Argentina. No va a ser tarea fácil, nos han destruido la sociedad, nos han golpeado una generación, le han quitado la esperanza a una generación y recuperar todo eso requiere esfuerzo y decisión. Yo vine para batallar y ponerme al frente de eso, con mis errores, con mis aciertos, con la verdad relativa que pueda tener, pero con la gente. Esperemos que definitivamente en la Argentina los shows mediáticos, los fiscales de sillones tranquilos y cómodos, empiecen a abrir los ojos para ver la Argentina real. Y Dios quiera que ese sector del periodismo amarillo definitivamente se vaya convirtiendo en historia, porque eso significará que la Argentina avanza.
No les tengamos miedo, y a los dirigentes les digo: no les tengan miedo a la extorsión de la pluma de ese sector del periodismo amarillo, porque en la Argentina vale también dar la batalla para que se termine aquello que tanto daño nos hizo.
Muchísimas gracias, gracias por estar acá y a vuestras órdenes.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada