junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma de contratos de construcción de viviendas en San Juan (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DE CONTRATOS DE CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS EN SAN JUAN
Néstor Kirchner
[Abril de 2005]

Señor gobernador de la provincia de San Juan; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; autoridades nacionales y provinciales; señores empresarios; señoras, señores: tengo la satisfacción nuevamente de estar firmando contratos de viviendas, en este caso para la provincia de San Juan, prontos a llegar a las 5 mil viviendas que es el cupo que esta provincia tiene, más todas las realizaciones del FONAVI, el mejoramiento de viviendas y demás, que generan una inversión cercana a los 255 millones de pesos en San Juan.
También estamos llegando ya, de las 120 mil se han firmado casi 57 mil, lo que hace una inversión de 2.075 millones de pesos que se vuelcan al trabajo, a la producción, a la actividad económica en la Argentina; a la búsqueda de la justicia, a la equidad social, Gobernador, que es muy importante.
Considero que es muy importante también lo que han hecho en las últimas horas en San Juan, tenemos que hablar las cosas. Fíjense ustedes que con el Gobernador estábamos en ese momento en la asunción de su eminencia reverendísima el Papa, y cuando llegamos nos encontramos con algo que pasó en San Juan pero que pudo haber pasado en otro lugar. La clase dirigente argentina tiene que tener recato y memoria, no puede ser que con tanto esfuerzo, tanto trabajo que estamos haciendo, otra vez vuelvan a insistir en tener actitudes y sueldos de privilegio. Todos los partidos políticos, no hay discusiones cuando se tratan estos temas. Por eso lo que pasó en la Cámara de Diputados de San Juan no debe pasar en ningún lugar del país, y como Presidente digo que es un muy mal ejemplo y una vergüenza. Gracias por haber dado un paso atrás, porque ese esfuerzo que está haciendo el pueblo argentino por salir adelante, esto que estamos haciendo, Gobernador, 250 millones en inversiones y demás, es esfuerzo e impuesto de todos los argentinos. 
Hay que dar el ejemplo con acciones concretas, cotidianas. Uno escucha discursos de los distintos sectores, pero pareciera ser que cuando llegan a definir este tipo de situaciones se olvidan de lo que estamos haciendo entre todos en la Argentina, que es tratar de salir del propio infierno, del que todavía no hemos salido.
Cuando vi la determinación que tomaron el señor gobernador y el vicegobernador de San Juan, responsablemente, me dio un sentido de tranquilidad porque creo que esto va a marcar un antes y un después. Definitivamente, los que quieran formar parte de la clase dirigente argentina que den ejemplos cabales de que están dispuestos a ayudar a que este país pueda salir del infierno.
Estoy muy contento con estas viviendas, muy contento porque me decía el señor Gobernador que podemos llegar casi a 10 mil viviendas en San Juan. Va a haber otros planes, vamos a seguir invirtiendo, vamos a seguir dotando a este San Juan que crece. Crece en la parte minera, en la parte agrícola, en toda su estructura productiva, en forma realmente interesante y muy importante, como hace muchísimo tiempo no lo hacía. El Gobierno Nacional va a acompañar el esfuerzo que hace el Gobernador, su equipo, los sanjuaninos, los trabajadores de San Juan. Es decir, ver crecer nuevamente a San Juan, ver recuperar las posibilidades de esperanza, ver que todo el esfuerzo que están haciendo da estos resultados, a uno lo potencia.
Recuerdo cuando fui a San Juan allá por el año 2002, en cada esquina había un sanjuanino protestando, sufriendo lo que estaba pasando, y lógicamente que no estamos en el país de las maravillas, estamos saliendo del infierno, pero estamos saliendo entre todos y construyendo una economía distinta
Señor Gobernador, muchas gracias, mucha fuerza, los argentinos somos capaces de construir una Argentina distinta, no tengo ninguna duda de que entre todos vamos a hacer alumbrar el sol que nos merecemos.
Muchas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada