junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma de convenios de obras con el Municipio de Lanus (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE LA FIRMA DE CONVENIOS DE OBRAS CON EL MUNICIPIO DE LANUS
Néstor Kirchner
[8 de Mayo de 2007]

Señor Vicepresidente, querido amigo Daniel; gobernador, querido amigo Felipe; señor Intendente de Lanús, querido amigo Manolo; empresarios, amigos, vecinos de Lanús: somos dos generaciones que nos cruzamos en el tiempo y en la historia, nos tocaron vivir momentos felices y momentos tristes en el país. Manolo tuvo la suerte de vivir aquellos momentos felices de Perón y de Evita; yo tuve la suerte de estar en el “luche y vuelve” de Juan Domingo Perón, él también, estuvo en las dos etapas.
Ambos somos de generaciones que pensamos en la construcción de un país que se nos escapó de la manos, porque lamentablemente sucedió lo que todos sabemos y que no queremos que vuelva a suceder nunca más, la intolerancia, el menosprecio a la voluntad popular, el desprecio por la voluntad del sentimiento popular en la Argentina, el sentimiento nacional, el desprecio al sentir de Patria, el desprecio al sentir de justicia, el desprecio a la alianza policlasista entre trabajadores, clase media, empresariado nacional.
Esa construcción de un país para pocos, dijo Manolo recién, “este puente que fue hecho para carretas hace 170 años”, y dice que es un de los días más felices de su vida. Yo también fui intendente, y sé de la dura lucha que hay que dar, muchas veces en soledad, cuando se quieren hacer cosas, porque es evidente que hay intendentes que hacen muchas cosas y otros no. Manolo hizo muchas cosas en Lanús, pero una cosas que nos impactó, a mí y a Cristina, fue un día que íbamos con él en un vehiculo, recorriendo Lanús, no sé si íbamos a un acto o a una reunión determinada, y en cada esquina, en cada cuadra, no es que salían grupos organizados, que está bien, es la política, salían vecinos a saludar con afecto y con cariño a su Intendente después de tantos años. Mayor aprobación que esa no puede haber, todos aprobando una tarea y una gestión.
Hoy, Manolo, son 52 millones que invertimos en Lanús, lo que dijimos en el Polideportivo de Lanús, en aquel hermoso acto de hace unos meses atrás. Y venimos, el Gobernador, usted y yo, a cumplir con la palabra empeñada, a mostrar que cuando fuimos a Lanús no fuimos a hacer un discurso demagógico ni de ocasión, sino que fuimos a decir “vamos a hacer esto”. Hoy se está firmando el contrato específico para hacer este puente, 32, 36 millones de pesos, que es una verdadera reivindicación. También muchísimas obras más que el señor Intendente, Manolo, junto a la comunidad lanusense, ha determinado que Lanús necesita para esta etapa,. Es decir que en este tema, Manolo, hemos cumplido con la palabra y es una tranquilidad muy grande.
A mí me emocionó escucharlo, porque la vida está llena de gratitudes e ingratitudes. Yo me voy a permitir este marco que tenemos para tratar de contarles a ustedes y a los que están del otro lado del televisor, a los argentinos, con el corazón en la mano. Hoy venimos de un hermoso acto de Lomas de Zamora, muy buen acto, donde estábamos entregando 645 viviendas, entre otros, en el barrio Santa Catalina, donde años y años los vecinos esperaban respuestas. Emociona, cuando uno toca la mano del vecino y dice, alumbra el techo propio, toma dimensión a veces de la magnitud que tiene esa obra, que le da un hogar a una familia que por ahí estaba desamparada y que había perdido la esperanza.
Yo inicié mi carrera, como dijo Manolo, como intendente de mi ciudad. Me acuerdo que me tocó tomar un municipio totalmente quebrado, fundido, mal administrado. Era tal la situación que, como me tocó vivir muchas veces, cuando la situación es mala nadie se hace cargo de nada. Tenía huelgas a 30 días, 34 días, porque no se dan cuenta que para levantar un país, reconstruir un país, tiene que estar la actitud solidaria de todos. Salíamos nosotros a levantar la basura, los militantes, salíamos nosotros a barrer la calle, a baldear las veredas; salíamos nosotros a llevarle el hormigón a cada vecino para que haga su vereda. Si los vecinos de Río Gallegos me están escuchando se van a acordar, las horas, los días, los sábados, los domingos, las noches que trabajamos juntos, algo que lamentablemente se perdió. Nosotros lo hicimos y entregamos un municipio con superávit, con obras, con gimnasio, con realidades, con algo que hacía muchísimo tiempo no se hacía, 30 años antes, porque 30 años antes del golpe también había habido un intendente en esa ciudad, que trabajó muchísimo.
Después la vida me premió con ser Gobernador de mi provincia, pero también los hechos políticos de la etapa, en la que se habían dado aumentos desmedidos, se acuerdan ustedes, allá por los años 89, 90, lo que pasaba en la Argentina, a mí me tocó asumir en el 91, y me tocó tener una provincia quebrada, con mil millones de dólares de deuda, sin poder pagar los salarios tres meses, sin poder pagar los aguinaldos, sin poder hacer funcionar todo. Como dice Manolo, agachamos la cabeza, nos pusimos a trabajar incansablemente durante 12 años, en los que construimos una de las provincias más sólidas de la Argentina, con ahorros, es el único gobierno de toda las provincias que lo recibieron, que ahorró el dinero de las regalías recibidas, 600 millones de dólares. Invertimos en obra pública, hicimos escuelas, hospitales dignos de mostrar, como ahora tenemos que hacer en toda la Argentina, recuperar la salud pública, hacer hospitales en todo el país, que el hospital vuelva a ser la base de central de la recuperación de la salud de los argentinos, esto es para la etapa 2007-2008, es un tema fundamental, que un Gobierno nacional, comprometido con los intereses de la gente tiene que llevar adelante.
Tuvimos que, durante esos años, luchar para que no se cierre la mina de Río Turbio. Venían a verme las hermanas y hermanos mineros, la familia minera desesperada porque había una política del Gobierno nacional que no comprendía y no entendía lo que significaba la mina y el carbón para la Argentina; prácticamente la quebraron. Lo primero que hicimos fue empezar a recuperarlas, empezar a invertir, y, si Dios quiere, dentro de muy poco, en esa mina de carbón, los que decían que el carbón no servía…, vamos a hacer una usina de 240 megas, 1.560 millones de energía para todos los argentinos. Miren cómo se puede remontar e ir dando vuelta la historia, pero siempre hay que hablar con la verdad, por lo menos con la verdad relativa que uno pueda tener.
Por eso, obras, rutas y lo que estamos haciendo para todo el país en este momento, y también para mi provincia, para la Ruta 40, para nuestros jubilados, que los ayudamos mes a mes para que puedan cobrar sus salarios, para la inversión presupuestaria permanente de mi provincia y de todas las provincias argentinas, colaborando con un claro sentido federal.
Pero como dice Manolo, la política tiene la gratitud y la ingratitud. La ingratitud se siembra con cosas como la que me tocó vivir a mi en el día de ayer, donde cobardes patoteros, mientras uno trabaja cotidianamente por toda la Argentina, fueron a atacar una casa que, obviamente, es mi casa. Pero lo peor, la cobardía más grande de eso patoteros que dicen defender la educación fue el ir a ver a mi madre, que tiene 86 años, y a tratar de insultarla o la insultaron. No importa, yo pongo la otra mejilla y perdono con la caridad cristiana, pero nadie me va a hacer callar lo que siento, son de una cobardía que dan pena, tremenda; esa es la ingratitud. Muchos de ellos recién llegados a mi provincia, que les abre las puertas con un corazón muy grande, no saben todo lo que luchamos para hacer esa provincia. Pero muchos vecinos que me están viendo saben lo que yo trabajé como gobernador y lo que trabajamos permanentemente allí.
El tema docente que ustedes verán por algunos medios, sépanlo con claridad absoluta, es un tema absolutamente político, ¿saben por qué? Porque yo soy Presidente de la República y se quieren aprovechar de eso, y me quieren extorsionar. Yo tengo que gobernar para todos los argentinos.
Pusimos toda la buena voluntad, la puso la gente que está gobernando Santa Cruz, con sus aciertos y desaciertos. Un docente por un solo cargo mínimo, lo que se le había ofrecido en la audiencia de partes, según me comentaba la ministro de Educación, eran más de 2 mil pesos por mes, más el doble cargo, muchos que tienen la posibilidad de acceder. Pero parece ser que para algunos las instituciones valen cuando se hace lo que ellos quieren, sino no valen, en vez de tener esa voluntad de saber conciliar, acordar y saber avanzar hasta donde se puede.
Costó mucho levantar este país. Los trabajadores argentinos, en su gran mayoría en todo el país, están acordando convenios, junto con los empresarios, para solidificar la salida de esta Argentina ¿Cuántos argentinos quisieran ganar ese sueldo? Es uno de los más importantes que ganan los docentes de todo el país, 2 mil pesos o más se llevaban hacia sus bolsillo. No digo que no les corresponda ganarlos, no digo que todos los docentes de mi provincia sean iguales, bajo ningún aspecto, pero algunos, más la banda de patoteros, que se creen que generando miedo van a poder obtener las cosas, creen en las instituciones cuando las instituciones hacen lo que ellos quieren. Ahora, cuado el Ministro de Trabajo, por pedido de ellos, que pidieron la mediación del Ministerio de Trabajo de la Nación, les ofreció una audiencia de partes, y después, como no se ponían de acuerdo porque cada vez pedían más. No importa si la provincia puede funcionar, si le alcanza o no le alcanza, provincia que está al límite de lo que pude dar. Cuando el ministro de Trabajo convoca a la conciliación obligatoria, la rechazan. Ahí se terminó la democracia, se terminaron las instituciones, si esto no me gusta rompo todo. Esos son los demócratas, esos son los que quieren la convivencia, esos son los que hablan de la Justicia, esos son los que hablan de los derechos sociales, esos son los que hablan de defender ideas.
Si tienen tantas ideas, si las defienden en el campo de las ideas, de lo político, de la acción gremial constructiva que pueden hacer, creí realmente que cuando el Ministro convocó a la conciliación obligatoria iban a tener la capacidad democrática de sentarse también a discutirla.
Siempre cuando se discuten cuestiones laborales o de salario se discuten intereses, pero sepan todos los argentinos que este Presidente les dice que los docentes de Santa Cruz podrán decir mil cosas o hacer mil análisis, inclusive muchos de los que informan desde allá, pero son de los que más ganan en la Argentina. Sépanlo argentinos todos, a mí no me gusta mentir y sepan también que a mí no me van a amedrentar. Me tocaron vivir etapas muy difíciles, me tocó ser perseguido, me tocó sentir el olvido y a mí, bandas de patoteros de esa ciudad que tanto amo, no me van a asustar por más que hagan actos como los que cometieron ayer con la pobre vieja que estaba sola y que me llamaba por teléfono para preguntarme “qué hago, Néstor”. También me decía mi vieja que ellos decían que la ciudad estaba militarizada y no había ni un perrito cuidando a mi mamá, solo estaba con la señora que la acompaña viviendo en la casa que vivió toda la vida, cuando puede caminar por la ciudad con la frente absolutamente alta y como yo que vivo a dos cuadras de la casa de ella.
Estas son las cosas que no deben suceder más en la Argentina, pero también le decía: “Mirá, vieja, vos firme como siempre, vos sabes que me enseñaste, como el viejo que no está, convicciones y principios y a mí, cuatro patoteros ni siquiera siento que me agredan, así sean ocho o diez o doce, y no me van a hacer mover de las convicciones ni de los principios”. Siempre voy a estar por la defensa de la democracia, de las instituciones democráticas, de la conciliación democrática y siempre tiene que haber racionalidad y un punto de equilibrio. Pueden pegar todos los sablazos que quieran, pero no se me van a doblar las convicciones, el corazón ni la espalda. Esto que quede absolutamente claro.  Muchas gracias.
A todos los argentinos y a mis hermanos los santacruceños les pido que cuidemos lo que logramos durante tanto tiempo: 1,2 de desocupación; 5,8 de pobreza; 0,8 de indigencia; la provincia con menos desocupación; la provincia con menos indigencia; la provincia con menos pobreza y una de las provincias con mayor inversión.
Lo logramos con la gente de la tercera generación, como soy yo, de la provincia, con muchísimo esfuerzo y eso hay que cuidarlo, eso hay que conocerlo desde adentro para saber todo lo que costó para llevarlo adelante.
Por eso les digo a los santacruceños con mucho cariño: tengan dignidad, cuídenlo, no se asusten por cuatro o cinco que los atropellan, porque a la dignidad no se la atropella y a la construcción de los sureños, de los patagónicos, de los que nos hicimos en el frío, en los hielos, en el olvido, sin las comunicaciones porque no llegaban cuando éramos pibes, tampoco. Estamos acostumbrados a la lucha por tratar de ser algo y dejar de ser la periferia de la Patria. Pregúntele a los de Tierra del Fuego, a los de Santa Cruz, a los de Chubut, de Neuquén, de Río Negro, de Jujuy, de Mendoza, de Tucumán, de San Juan, de Misiones, de Chaco, sin mirar el color ideológico -ya vamos a estar en el Chaco la semana que viene, si Dios quiere- qué hacemos.
Por eso, Manolo, me emocionaste, porque vos sos una trayectoria de tiempo y lucha y como todos, hemos acertado y desacertado tratando de hacer las cosas como corresponde, pero estamos encaminando a la Argentina, una Argentina que crece por quinto año consecutivo a niveles muy importantes. Crecimiento industrial, baja de la desocupación, baja de la pobreza, baja de la indigencia, crecimiento de la recaudación, fuerte crecimiento de nuestras reservas.
Te acordás Manolo cuando le pagamos al Fondo y nos sacamos la ignominia del Fondo Monetario Internacional con las reservas y los analistas económicos decían, “¡uy!, se quedan sin reservas”. Entonces me miraban algunos a mí y yo les decía, “bueno, yo no fui a Harvard, pero creo que debemos pagarle al Fondo porque si seguimos con el paternalismo del Fondo los argentinos no salimos más porque lo único que hacen es enterrarnos cada día más; tengamos la valentía de jugarnos, saquémonos definitivamente a estos señores para tener la capacidad de decisión”. Menos mal que nos los sacamos de encima.
Le pagamos al Fondo Monetario Internacional, nos quedamos con 17 mil millones de reservas, hace unos minutos me pasaron las reservas a hoy y tenemos 39.130 millones de dólares.  Y ahora dicen que tenemos demasiadas reservas, para qué juntamos tantas reservas. ¿Quién los entiende? Estos son los economistas neoliberales.
Por eso, hoy decíamos en Lomas, Manolo, que acá se está discutiendo el nuevo modelo contra el viejo modelo y el nuevo modelo es la construcción con las raíces propias de nuestra historia; el nuevo modelo es justicia social con inclusión, es justicia social con educación, es justicia social con desarrollo, es la posibilidad de lograr 6 puntos del Producto Bruto Interno en inversión en educación.
Yo me pregunto cuándo se invirtió tanta plata en educación como en esta etapa. Me lo reconocen los propios directivos de la CTERA, 700 escuelas; no hay en la historia que se recuerde una inversión de tal tipo, 700 escuelas.
Con la CTERA trabajamos juntos, escuchamos la petición de ellos de los 6 puntos del Producto Bruto Interno y la transformamos en realidad con ese gran ministro de Educación que es Daniel Filmus, gran ministro de Educación. Seis puntos hasta el año 2010 y también con Filmus instrumentamos urgentemente, Manolo, el tema de las escuelas técnicas. Porque qué no está pasando ahora, las empresas –y acá hay señores empresarios- demandan mano de obra de chicos que no tuvieron la posibilidad de formarse y esto, por una cuestión que no se sabe o se sabe, cerraron en su momento las escuelas técnicas -no lo hicimos en mi provincia pero sí se hizo en muchas otras, Filmus tampoco lo hizo en la Capital Federal- y nosotros ahora las estamos reabriendo porque las escuelas técnicas daban el oficio para que los pibes jóvenes pudieran trabajar, para que la calidad del recurso humano argentino sea elogiada en todas partes del mundo.
Pero tienen que estar los pibes que vienen de la clase trabajadora, de la clase media con su movilidad ascendente. Ya estamos cerca del 47 por ciento de recuperación de la clase media de lo que se había perdido.
Como decía Manolo, “qué linda es así la vida, qué contento que estoy”, pero qué linda que es la vida cuando a uno se le levanta la esperanza de tener un mañana mejor. Paso a paso, es imposible resolver todos los problemas e imposible que de golpe todos estemos conformes con todos. Lo importante es ir viendo cómo vamos avanzando, cómo vamos logrando un resultado tras otro.
Tenemos superávit primario por cuarto año consecutivo, también tenemos un superávit comercial muy importante, un poco menos que el año pasado porque están entrando bienes de capital de importación a la Argentina y eso es inversión, es crecimiento.
Todos estos temas están marcando la realidad. El crecimiento que hemos tenido en la producción de máquinas agropecuarias de 2003, 2004, 2005 y 2006 el del primer cuatrimestre de 2007 es el más alto de todos. Este es un tema que ustedes lo conocerán por lo que sufren en la calle: en el primer cuatrimestre del año se incorporaron 209.000 automóviles en la Argentina, récord histórico; ya se produjo un 15 por ciento más de riqueza del que teníamos en 1998, es decir, que la Argentina va para adelante.
Entonces, ¿qué es lo que pasa, qué sucede, por qué algunos politizan las cosas como lo hacen en mi provincia? ¿Es porque es mi provincia? Transforman o encubren conflictos sindicales algunos interesadamente porque no les ha ido bien en los procesos electorales y entonces confunden rápidamente el tema con el tema político para ver si pueden obtener algún rédito.
Lo mismo pasa en muchos lugares del país y acostumbrémonos, me decía Cristina, a que cada vez que llegan las elecciones todavía no haya un cambio cultural en la Argentina y vamos a tener que soportar todo tipo de agravios, acciones y demás.
Es así, un camión por causalidad fue hasta mi casa; anoche por casualidad fueron a la casa de mi mamá y a mi casa; por casualidad salen a decir las cosas que dicen, todo pasa por casualidad en la Argentina. No, no pasa por casualidad. ¿Saben qué pasa? Quieren detener el proceso de cambio en la Argentina y el pueblo argentino no está dispuesto a que se detenga ese proceso de cambio. 
Van a hacer muchísimas cosas, pero quédense tranquilos que nosotros estamos con una fe espiritual y una pasión grande y acostumbrados a recibir, Manolo, este tipo de latigazos, pero con unas ganas muy grandes de seguir brindándole todo lo que podemos al pueblo argentino. Se lo decimos a ustedes y a los que nos están mirando por televisión.
Cuando Manolo dijo “te vamos a ayudar, sos como mi hijo adoptivo”, pensaba que mi viejo, que hace 26 años que murió, no me vio como intendente ni como gobernador ni como presidente, por esas cosas de la vida; la vieja tiene 86 y ahí está luchando. Y, reitero, cuando Manolo dice “es como mi hijo adoptivo”, sé qué quiso decir, es como ir transmitiendo la voluntad de cambio y de transformación hacia los tiempos que vienen en una Argentina que debe alcanzar los objetivos que muchas generaciones soñaron y que hoy no están, pioneros de esta Patria que dejaron muchas cosas, desde argentinos que fueron masacrados por sus ideas hasta argentinos que se fueron muriendo por esa cuestión de la vida sin ver amanecer el sol en esa Argentina que ellos querían. Entonces, nos unen esos principios, esa voluntad y ese afecto de cambio a la Argentina, ese amor a la Patria que tenemos que tener.
Por último, a la oposición en la Argentina les digo con todo afecto y con todo cariño que trabajen por propuestas alternativas, debatan, no agredan, si quieren, háganlo igual, eso es lo bueno de la democracia, que nosotros estamos dispuestos a soportar todo, porque la democracia, como lo decía hoy en Lomas de Zamora, permite que hoy al levantarme abra un periódico y vea tres o cuatro caras juntas y digo “la Alianza de vuelta en este tiempo, la vieja Alianza de vuelta en Capital Federal”. Claro, creen que no tenemos memoria y vuelven y vuelven y vuelven. Habla gente que tuvo responsabilidades importantes, desde presidentes, pasando por jefes de Gabinete, gente que ocupó y asumió todo tipo de responsabilidades y que vivieron fracasando.
Los argentinos ya hemos aprendido la lección del discurso vacío y sin contenido y nosotros vamos a seguir trabajando con toda nuestra humildad y toda nuestra fuerza por esta Argentina productiva con Justicia, con inclusión, con capacidad de rectificación, en el marco de la verdad relativa, si nos equivocamos, siempre dispuestos a cambiar, con amor, con pasión. Siempre digo que sé que los argentinos tienen muy buena memoria.
Lo único que les pido a todos los argentinos, desde Tierra del Fuego a Jujuy, es que el 28 de octubre llenen las urnas de buena memoria.
Muchísimas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada