junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma de convenios con Venezuela (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DE CONVENIOS CON LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
Néstor Kirchner
[9 de Marzo de 2007]

 Querido amigo, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, querido presidente Chávez; señores ministros de ambos países; señores empresarios presentes acá: realmente para mí es una profunda satisfacción recibirlos aquí en la casa que alberga a los presidentes argentinos, en este lugar de reuniones que nos han traído tantos sinsabores a los argentinos.
Hoy se encuentra aquí un presidente amigo de una patria amiga, con quien estamos alcanzando acuerdos estratégicos de inversión, de transferencia tecnológica, de ida y vuelta -esto es muy importante- visualizando cómo podemos construir un país mejor tanto en Argentina como en Venezuela para nuestras comunidades, para nuestros hermanos y hermanas argentinos y venezolanos.
Creo que se están concretando los hechos, los hechos se están convirtiendo en realidad, el proceso de reconversión productiva que Argentina y Venezuela están llevando adelante, cada uno con sus características, está teniendo un plano de complementación excelente. Para nosotros es un profundo honor, querido amigo presidente de la República Bolivariana de Venezuela que nuestros empresarios vayan, inviertan, transfieran tecnología y ayuden a consolidar una economía plural en Venezuela, así como en los distintos acuerdos que hacemos la República Venezolana está ayudando a darle viabilidad al proceso económico, estructural e institucional que está llevando adelante la Argentina.
Es así como deben relacionarse los países, es así como hay que construir las nuevas realidades que nuestras sociedades están esperando, con un gran grado de responsabilidad, con un gran sentido de administración, con un gran sentido de complementariedad, terminar con aquellas viejas disputas de liderazgos de viejos caciques políticos que no entendían que no pasa por quien lidera a quien, sino por cómo se construye junto a otro para darle soluciones al conjunto, que esto es lo que estamos aspirando tanto con mi amigo el presidente venezolano y nosotros, los argentinos y el pueblo venezolano por supuesto. Es una demostración clara que dos países y otros países como el caso de Bolivia, como el caso de Ecuador, como el caso de Brasil, como el caso de los países de América Latina pueden trabajar juntos con objetivos conjuntos, con sentido estratégico. Es decir, en América nos hemos acostumbrado a trabajar, y los argentinos somos parte de eso, en coyunturas, coyunturas que en determinado momento nos va bien, dos o tres años que nos va bien y después nos preparamos para la futura crisis. Nosotros estamos tratando acá de construir un horizonte estratégico que nos permita definitivamente pensar a distancia, pensar con profundidad. Nosotros creemos que en este caso los empresarios venezolanos, argentinos, el Estado Argentino y el Estado Venezolano y América Latina pueden pensar que definitivamente se está construyendo un marco de estabilidad, equilibrio, responsabilidad, previsibilidad, seriedad en las administraciones que permite visualizar las inversiones con sentido estratégico no coyuntural.
Por eso nuestros países más que tener empresarios durante mucho tiempo tuvieron gerentes. Nosotros tuvimos clases gerenciales, pero fue muy difícil consolidar -la verdad que los empresarios argentinos lo han sufrido en carne propia- empresarios totalmente entroncados en un proyecto estratégico de país, independientemente del color político que esté gobernando. Porque cuando se define una estrategia de país, lo que tiene que discutirse después es qué matiz gobierna en cada etapa y en cada tiempo democrático, pero están determinados los pilares estratégicos de la construcción del campo de la nación, del campo de país, eso es muy importante.
Nosotros eso lo queremos extender a América Latina, con una gran tarea, con una gran ayuda y una gran solidaridad que ha tenido el gobierno y el pueblo venezolano con la Argentina. Esto es lo que tienen que entender algunos comunicadores sociales también a veces cuando expresan su visión, que nosotros respetamos, pero es una visión que lamentablemente ha fracasado largamente en esta región. Está la prueba dada ya que a la hora de ser sumisos, de estar subordinados a las visiones estratégicas del Fondo Monetario Internacional y aceptar las decisiones de los países centrales, evidentemente a los países emergentes no nos fue muy bien. Esto está claro, no vale la pena profundizar este tema, pero en los momentos más difíciles que tuvo la Argentina, la República Bolivariana de Venezuela estuvo presente,  está permanentemente colaborando  y ayudando no a un presidente, un presidente es un tiempo, un tiempo en la historia que pasa, ayudando a un país que es lo permanente, ayudando a consolidar definitivamente una Argentina, querido Hugo, que tiene una potencialidad -y vos lo sabés bien- absoluta.
Es decir, nosotros tenemos que volver a convertirnos en grandes productores de gas, tenemos reservas muy importantes, pero lamentablemente al no haber tenido políticas estratégicas y al haber dejado de tener influencia en el liderazgo de las acciones e inversiones, no digo en todas las inversiones que quieran venir a la Argentina que nos parecen fabulosas, pero el no haber tenido del Estado una orientabilidad y una firmeza clara y concreta para que esas inversiones se llevaran adelante, nos hizo perder posiciones que las vamos a recuperar ahora junto a ustedes, con la ayuda de ustedes, junto a Bolivia, con la ayuda de Bolivia y ayudándonos mutuamente; junto a Ecuador, junto a Brasil, junto a todos aquellos países donde conjuntamente podamos trabajar en la región y con todos los países del mundo que así lo quieran hacer.
Los que estuvimos en el Orinoco el otro día, cuando firmamos aquel acuerdo sensacional, espectacular de explotación conjunta entre ENARSA Y PDVSA, en una zona donde se producen 21.000 millones de barriles petróleo y donde se puede hacer una explotación inicial de 4.200 millones de barriles de petróleo aproximadamente, que vamos explotar en forma conjunta también, asociando a capitales privados y demás para que tenga toda la potencialidad y la apertura que pueda tener, nosotros vimos y yo recordaba la Venezuela agrícola de hace 100 años atrás, es decir cómo la transformación cultural que trajo el petróleo destruyó en el campo agrícola a Venezuela y la fuerza que tiene esta dirigencia de hoy para devolverle esa pluralidad y esa potencialidad. Yo sé que les va a ir bien, sé que les va a ir muy bien con los empresarios argentinos que están trabajando, para nosotros es un orgullo, porque son absolutamente exitosos en la tarea que llevan adelante, son intelectualmente brillantes y estoy seguro que van a dejar muy bien parada a la Argentina, Hugo, en el proceso de reconversión ganadera y agrícola que ustedes van a llevar adelante.  Sé que ustedes están en un punto de inflexión que va a permitir que dentro de algunos años ya se hable de la Venezuela que está logrando lo que con toda certeza expresabas hace un rato, la construcción de una economía absolutamente plural. Así que nosotros estamos totalmente gustosos, contentos de poder acompañar ese proyecto.
También, a todos los hombres del mundo, de América latina y demás, quiero decirles que nosotros en esta mañana aquí nos juntamos a trabajar y cualquier oportunidad es muy buena para poder trabajar por nuestros países, lograr avanzar, concretar, es decir la asociación para la construcción del espacio de los países de América respecto del gas es muy importante; la construcción del Banco del Sur, tenemos tremendas esperanzas en ese Banco del Sur donde pueden participar los países, donde se puede incorporar capitales privados, donde podemos generar una fuente de financiamiento para nuestra transformación en infraestructura que es fundamental.
Los Argentinos, Hugo, en este momento de recuperación económica estamos sufriendo, tenemos atestadas nuestras rutas, que a veces no se dice, pero claro, están circulando miles y miles de vehículos más en rutas que estamos haciendo, estamos tratando de hacer autovías y demás, pero veníamos muy atrasados. Eso nos genera accidentes, aparte de la irresponsabilidad que tenemos los propios argentinos también es cierto que hay un crecimiento muy fuerte de la circulación. Se nos destruyó toda nuestra estructura ferroviaria, entonces la reconstrucción es fundamental. Tenemos que reconstruir también todo el espacio aéreo, que es central para poder explotar toda la potencialidad turística que está creciendo mucho. Basta recorrer Rosario, si un día vamos juntos a Rosario vas a ver camiones y camiones cargando cereales en los puertos argentinos, por eso queremos hacer la Circunvalar de Rosario. Es decir, el crecimiento económico argentino choca con una realidad, con una infraestructura que está para otra potencialidad y otro crecimiento económico, entonces la inversión del Estado en esta tarea es fundamental para acompañar el crecimiento de la economía, la inversión privada, y para que juntos podamos construir el país que deseamos.
Por ahí ustedes se ven en las mismas circunstancias, por los problemas que va generando este tipo de crecimiento. Por ello el Banco del Sur es una herramienta central y fundamental, y tenemos que prever –creo que lo estamos haciendo- también las posibilidades de avanzar fuertemente en el Gasoducto del Sur. Creo que el 29 de marzo ya se estará licitando el Gasoducto del Noreste, entre Bolivia y Argentina, que es la iniciación del Gasoducto del Sur. Pero aparte de eso, para prever y tener todas las reservas necesarias de gas, una planta de regasificación en Argentina y una de gasificación en Venezuela. Esto es fundamental porque nos va a dar la posibilidad de gas natural, todo lo que necesitemos para el crecimiento, a valores adecuados, precios adecuados que permitan que si hay demora en el Gasoducto del Sur, si no sale con la rapidez que nosotros deseamos por cualquier circunstancia, es fundamental que nosotros tengamos en marcha estas dos plantas que nos darían la alternativa de estar absolutamente cubiertos. Hay que pensar en las dos circunstancias, no tenemos que quedarnos con una sola herramienta, debemos tener las dos herramientas en la mano, la construcción del Gasoducto del Sur y la construcción de las dos plantas que es una tarea central y fundamental. También eso lo abrazamos con muchísima fuerza.
Por eso también les quiero decir que les agradezco a ustedes que hayan dedicado esta mañana aquí, agradezco la presencia de los señores empresarios, confiamos en la tarea que van a llevar adelante. Quiero decirle al señor presidente de Venezuela que un presidente le dice a usted que está en su casa, está en América que es parte de su casa, y que estamos agradecidos por esta mañana de trabajo, muy conformes con la conversación que hemos tenido.
Yo creo como usted que separando todas las coyunturas que hemos tenido que vivir políticamente en nuestra América latina las figuras de San Martín y Bolívar sintetizan tanto a los argentinos como a los venezolanos y a los hombres de América del Sur, de América latina, con mucha fuerza, son dos nombres que unen y que no nos dividen. Creo que es muy bueno lo que usted ha hecho, presidente Chávez, de tomarlos a ellos dos como símbolos reales y concretos de la América que queremos construir y de los países que nosotros deseamos construir. Creo que San Martín y Bolívar, Bolívar y San Martín tienen que indicar los pasos y los rumbos que nosotros tenemos que llevar adelante. También decirle que aspiramos a que cuando se hable de esto dentro de 40 o 50 años, no importa cuáles sean los partidos que gobiernen nuestros países sino que sirvió para que definitivamente hayamos dado un paso cualitativo en la construcción de la región, que hayamos dado un paso cualitativo en la intercomunicación que debemos tener con los otros bloques que existen en el mundo, y que definitivamente los americanos, la gente de América latina, de América del Sur, le podamos decir al mundo entero que nosotros tenemos una potencialidad intelectual, económica y de construcción que indudablemente puede ayudar a construir sociedades mucho más justas, mucho más integradas, mucho más inclusivas y con mucha más perspectiva y esperanza en un futuro distinto.
Querido Hugo, yo te digo de corazón muchísimas gracias por estar acá, gracias por seguir confiando mutuamente y avanzar en el camino que estamos llevando adelante. Esperemos que pronto estos instrumento estén en marcha, muchos prácticamente ya lo están, pero estoy seguro que tanto el del gas como el del Banco del Sur van a ser muy importantes, al tener un organismo que tienda a la promoción de la región, no a regalar nada sino a promover con criterio, con administración, con sentido financiero, con sentido de responsabilidad, con capacidad de devolución de crédito, pero que apunte a lo que nosotros necesitamos, vamos a construir una herramienta esencial. Igualmente esta transferencia tecnológica, este aporte mutuo que hacemos entre Venezuela y la Argentina es vital y fundamental. Y repito, estoy seguro que a los empresarios argentinos los vas a sentir como por su casa.
Muchas gracias a todos por esta mañana y a seguir trabajando que quedó mucho por hacer.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada