junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la presentación del Consejo Empresario Asesor de la Agencia de Desarrollo e Inversiones y entrega del Premio Nacional a la Calidad (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL CONSEJO EMPRESARIO ASESOR DE LA AGENCIA DE DESARROLLO DE INVERSIONES Y ENTREGA DEL PREMIO NACIONAL A LA CALIDAD
Néstor Kirchner
[3 de Octubre de 2005]

Señor gobernador de la provincia de San Juan; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; señores empresarios; amigos premiados; señoras y señores: es un placer poder estar compartiendo en el día de hoy dos hechos que consideramos fundamentales e importantes. La Agencia de Inversiones, porque es un intento decidido del Estado Nacional de complementarnos con el sector privado para abordar –como les decía hoy a los señores empresarios- una de las asignaturas semipendientes que tenemos desde el Gobierno, desde el Estado argentino, para consolidar el proceso económico de estabilidad y el crecimiento con equidad.
Si bien la inversión en la Argentina ha mejorado sustancialmente -si ustedes toman en cuenta la inversión en el primer semestre del año 2004 fue de 17,4; en el primer semestre de este año fue del 20,4; en el primer trimestre fue del 13,4 y en el segundo del 24,4; y en este momento como dijo el ministro de Economía estamos superando el 21 por ciento de inversión- nosotros sabemos que para sostener este proceso de crecimiento y de dinamización fuerte que vive nuestra economía estamos necesitando entre dos puntos y dos puntos y medio más. Creemos que con todo el aporte que puede hacer el sector privado, con la experiencia, con la dinamización, con la ayuda para mejorar la gestión tanto los gobiernos nacionales, provinciales como municipales, saber generar las coordenadas y los puntos de encuentro en las inversiones que pueden llegar a la Argentina, ponemos muchísima fe en esta agencia de inversiones, que como bien dijo el Ministro no está basada todavía en una gran inversión por parte del Estado para promover esta agencia de inversiones si no hay una actitud muy solidaria de los sectores empresarios juntamente con el Estado, para ponerla en marcha con los recursos que hoy tenemos. Pero estamos dando un paso y un salto cualitativo en el cual confiamos profundamente. Así que, señores empresarios que han aceptado este desafío, sabemos que con ustedes vamos a poder lograr esos dos puntos y medio de inversión que faltan para que todas las variables de la economía puedan funcionar y absorber este crecimiento que tiene la Argentina, que tenemos que consolidarlo y profundizarlo porque es mucho el tiempo a recuperar, es mucho el tiempo que hemos perdido en nuestro país, y esperamos que al término del mandato, el 10 de diciembre de 2007, podamos decirle a la sociedad que hemos salido del infierno y estamos en las puertas del purgatorio. Es un deseo sustancial y para que esto se pueda consolidar debemos tener el desempleo en menos de un dígito, la indigencia que ha bajado a la mitad también tiene que ser menos de un dígito, y deseamos llegar a la mitad de la pobreza que teníamos cuando nos tocó asumir. Son puntos sustanciales, acompañado esto con el crecimiento de la inversión seguramente la Argentina irá recuperando los lugares que nunca debió perder.
También tenemos la satisfacción profunda de estar entregando los premios a la calidad, tanto a nivel público como privado. Es fundamental, yo creo que los recursos humanos que hay en la Argentina son de una calidad óptima, lo que pasa es que durante mucho tiempo nos han hecho perder la autoestima y frente a todo lo que se generaba en la Argentina se había creado un sistema semicultural de que era de una calidad siempre menor al resto. Les puedo asegurar que cada empresa que ha venido a invertir al país no ha hecho más que elogiar los recursos humanos que genera nuestro país y esto realmente es en forma permanente y consecuente.
Igualmente pasa con nuestros empresarios, con la consolidación del empresariado argentino y la calidad de la gestión que llevan adelante. Es el caso de la firma Taranto de San Juan, de la tarea que lleva adelante Volkswagen Argentina, a través de Víctor Klima, también Peugeot Argentina con la incorporación de un nuevo turno con 1.500 personas más que nosotros debemos reconocer fuertemente, así se van dando sucesivos hechos que van emparentando al desarrollo del país con el desarrollo de nuestro empresariado. Crecen nuestros empresarios, crece la Argentina, esto es indudable. Y los argentinos tenemos que ponernos contentos por esto. Tenemos que terminar con esa cultura de la mezquindad o de esa envidia no entendida en el sentido de que si hay un grupo de empresarios que crece, molesta o genera reacciones adversas en la propia sociedad argentina. Esto generalmente se extiende hacia toda la estructura social. En otros países no pasa lo mismo, se enorgullecen del crecimiento de sus empresarios y de que tengan buenos niveles de rentabilidad. Nosotros lo que queremos es que el país crezca globalmente, que les vaya bien a los trabajadores, que los empresarios tengan muy buen nivel de rentabilidad, que las empresas puedan crecer, ese es el país que nosotros necesitamos.
Realmente los felicito, para nosotros, para el Gobierno Nacional es un honor que ustedes hayan hecho mérito al premio que han obtenido y por supuesto tienen todo nuestro acompañamiento y felicitación por lo que han logrado y van a seguir logrando, ustedes y la calidad de empresas que tiene la Argentina, que cada día está generando muchísimas más.
A la doctora, es algo extraño, todos sabemos las dificultades que tenemos en el funcionamiento de nuestra justicia, desde todo punto de vista, muchas veces por la situación administrativa, por la acumulación de causas, por la situación de calidad en el tratamiento de las mismas, y que estamos tratando de mejorar entre todos. Así que doctora, el suyo es un premio extraño que nosotros aplaudimos, felicitamos y espero que sea imitado por el resto de la Justicia argentina porque es el camino que necesitamos. Fuerte inversión en la misma, que estamos tratando de hacer cada día con mayor presupuesto, y que haya profesionales de su calidad, al igual que el doctor que la acompaña en la secretaría del juzgado.
Por supuesto también la tarea que lleva adelante el Ministerio de Salud. Yo no voy a caer en el autoelogio, generalmente le hago críticas a Ginés, así que lo felicito por el premio que realmente es muy importante y que marca que la actividad pública, el Estado, debe mejorar fuertemente su gestión pero también debemos tener en cuenta que cuando se habla de clientelismo político uno de los mayores problemas que ha tenido el Estado argentino -aparte de otros de clientelismo, pero uno mucho más grave- es haberle quitado las neuronas al Estado. Es decir que ante los distintos cambios de gobierno, en vez de constituir verdaderas estructuras administrativas, conformadas por concurso, por experiencia, por calidad, por formación, toda una carrera de construcción de un Estado en el que los gobiernos de van alternando pero la neurona central del Estado se mantiene, lamentablemente eso se destruyó durante muchísimos años y hoy estamos en una tarea prefundacional de volver a construir esa neurona que es fundamental. Que en cualquier administración seria existe, uno siempre toma como ejemplo muchas administraciones europeas en las que hay funcionarios de larga data que evitan que los gobiernos tengan que hacer una tarea inicial de recolección de conocimientos, de acciones, de proyectos. Yo cuento una anécdota que es la más fuerte que me tocó vivir, la licitación de la ruta 9 de Córdoba. Todos los funcionarios nacionales y provinciales me hablaban de la ruta 9 y yo dije vamos a hacerla, creí que por lo menos el proyecto de dicha ruta estaba hecho; obviamente no había proyecto, no había nada. Voy a la ruta 7, que tenía el problema de La Picasa, la inundación, Rufino, Santa Fe, y sucedió exactamente lo mismo. Y con la ruta 16, la autovía en Córdoba, pasa lo mismo. Hablamos de la licitación, fue anunciada por el general Lanusse en 1969 y hasta el día de hoy no estaba el proyecto. Es decir, es un Estado que debe tener gestión, elaboración de proyectos, para que cuando se anuncian las políticas, cuando se llevan adelante, se esté con el proyecto en la mano y se puedan ejecutar.
Tenemos un gran desafío por delante, una gran tarea generacional, y los primeros que tenemos que admitir esas carencias que tenemos dentro del Estado somos nosotros mismos, porque es la única forma de poder tomar las herramientas necesarias para que la decisión política tenga en la ejecución la rapidez que un Estado moderno necesita. Esto también ayuda a promover fuertemente la acción privada, que es central y fundamental. Es la tarea que uno se pone por delante pero que también la tiene que asumir con pleno sentido autocrítico.
Los recursos humanos argentinos son de los mejores, no hay ninguna duda. Nosotros en cada inversión que llega la Argentina recibimos ese elogio permanentemente y sabemos que nuestros empresarios con posibilidades, con un rumbo estable, que puedan empezar a visualizar estratégicamente que la Argentina es viable, que salgamos del cortoplacismo, que podamos construir un proyecto más allá del tiempo político que le toque vivir a cada gobierno en el tiempo circunstancial de la democracia, pero que haya políticas de Estado que determinen que la alternancia consolida ese proyecto estratégico, no tengo ninguna duda que las inversiones se van a multiplicar y la discusión de este país va a pasar por otros ejes que van a ser superadores de los que tenemos hoy. Esto depende de ustedes, de nosotros y de la madurez que vaya adquiriendo la sociedad argentina.
Les agradezco profundamente la presencia acá, agradezco a los empresarios participar con mucha decisión en esta operación en cadena de inversión que vamos a generar, y a los señores que fueron premiados, a la doctora, a los empresarios, a la gente del Ministerio de Salud, mis más profundas felicitaciones porque no debe haber nada más importante para alguien que realiza con amor y cariño sus tareas, que sentir el reconocimiento de la sociedad, sentir el reconocimiento de que lo que hace es tenido en cuenta por una sociedad que está dispuesta a superarse.
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada