junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la inauguración de un tramo de la Autovía Villa María-Córdoba (2007)

DISCURSO EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE UN TRAMO DE LA AUTOVIA VILLA MARÍA-CORDOBA, EN LA PROVINCIA DE CÓRDOBA
Néstor Kirchner
[4 de Octubre de 2007]

Señor Gobernador de la provincia de Córdoba, querido amigo José Manuel De la Sota; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional y Provincial; señora Intendenta Municipal de Villa María, querida amiga Nora Bedano de Accastello; autoridades nacionales, provinciales, municipales; señores intendentes; integrantes de la comunidad; integrantes de la comunidad educativa; representantes de las distintas organizaciones libres del pueblo de Córdoba: estoy feliz de estar nuevamente en Villa María y para un dirigente no hay nada mejor que poder cumplir la palabra empeñada.
Les puedo asegurar que siento una profunda emoción estar inaugurando estos 100 kilómetros de autopista entre Villa María y Córdoba, porque es llevar las palabras a la realidad y la realidad está allí, en un pueblo, en un país donde muchas veces las palabras van más allá de las realidades concretas y es muy importante que nuestra gente vea que los dirigentes somos capaces de armonizar, que somos capaces de construir, que somos capaces de cambiar la realidad.
En esta querida provincia de Córdoba, donde hemos invertido entre políticas sociales y políticas en general de inversión casi 4.000 millones de pesos, lo sabe bien el Gobernador y lo saben bien todos ustedes, nunca hicimos una diferenciación de cuestión política, ideológica o partidaria; siempre pensamos en la provincia de Córdoba, siempre pensamos en esta provincia que paulatinamente se fue recuperando como toda la Argentina, del proceso que nos tocó vivir, de la crisis que nos tocó vivir.
Nosotros lo sabemos bien, la cantidad de represas, viviendas, hospitales, comentábamos con el Gobernador la cantidad de escuelas, centenares de escuelas que se han construido, algunas por la provincia, otras por la nación, pero todas al servicio del pueblo haciendo inversiones claras y concretas. Esta es la tarea de gobernar; la tarea de gobernar, queridos hermanos y hermanas, es mostrar las realidades que se hacen.
Creo que hay que terminar -lo decía ayer en San Juan- con aquellos dirigentes que hablan, hablan, hablan y nunca hacen nada. Nosotros necesitamos que hablen mucho menos y hagan mucho más para que este país pueda seguir cambiando con todas sus fuerzas.
Vengo a esta querida ciudad de Córdoba y a esta querida ciudad de Villa María con el corazón y los brazos totalmente abiertos en un marco de absoluta solidaridad. Lo que recién me pedía la Intendenta -le digo que yo estoy totalmente de acuerdo- váyalo conversándolo con Cristina, porque tiene al lado a la futura presidenta de todos los argentinos, así que aproveche ahora para ir solucionándolos.
También, sepan todos los cordobeses que vamos a trabajar con la misma fuerza, con todo el país y con Córdoba, como lo hicimos durante estos cuatro años de gestión que nos tocó compartir con el actual Gobernador, compartiendo el trabajo, compartiendo el esfuerzo, saldando las diferencias y construyendo y pensando en la sociedad en su conjunto.
Decirles a todos los cordobeses y a todos los argentinos que lo importante es encontrarnos, que lo importante es armonizar, que lo importante es dejar de ser fiscales unos de otros para convertirnos en conjunto, predicadores de los buenos tiempos; por los jubilados, esos olvidados que tantas respuestas les dimos en esta etapa, por la inclusión jubilatoria, por los trabajos para los pibes jóvenes, por la recuperación de la industria, por la recuperación del campo, por la convivencia del campo y de la industria, por la capacidad de debate, por esa conformación de ese gran debate, ese gran Consejo Social Económico del que está hablando quien va a ser nuestra futura presidenta, donde las entidades intermedias dejen de ideologizar a sus dirigentes para defender las cosas concretas.
El campo cordobés es un campo de orgullo, trabajo, esfuerzo que tiene que seguir ayudando y convergiendo con la industrialización y trabajando juntos con los gobiernos provinciales, nacionales y discutir con altura, nivel y apertura todas las diferencias que podamos tener, pero buscando el crecimiento de la Argentina, el crecimiento de la patria.
Estamos mucho mejor que en la década del ´90, el campo que renació con fuerza y la industria que vuelve a nacer que vuelve a aparecer con grandes posibilidades en nuestra querida patria, donde muchísimas veces creyeron que se podía construir un país sin la industria, donde se creía que se podía construir un país de servicios.
La educación vuelve con fuerza y me alegro cuando leo los datos de que las escuelas técnicas son las que más han aumentado en su matrícula con la nueva Ley de Educación con el 6 por ciento del PBI destinado a la educación. Ese es el rumbo y el camino de la Argentina del trabajo y de la Argentina productiva.
Me toca a mí como al gobernador, emprender el tiempo del adiós y les puedo asegurar que he sido feliz siendo Presidente de los Argentinos.
Nunca le voy a dejar de agradecer al pueblo argentino, al pueblo cordobés, a todos, haberme dado la oportunidad de poder tener la iniciativa de conducción de este país. Hice todo lo que pude, seguramente he tenido aciertos y errores como todos los seres humanos, siempre con la capacidad de corrección, siempre luchando por el interés y la dignidad argentina, por nuestra clase media, por nuestros intelectuales, por nuestros trabajadores, por nuestros empresarios, tratando de dejar todo por esta querida patria.
Me enorgullezco cuando veo los niveles que hemos crecido y que vamos a seguir creciendo, hace 100 años que no crecíamos 5 años seguidos. Y el año que viene, cuando estemos creciendo el sexto año durante la presidencia de Cristina, será la primera vez en la historia que la Argentina crece 6 años y a estas tasas ni hablar, esto es un verdadero orgullo.
Estoy seguro que la desocupación seguirá bajando a los niveles que lo está haciendo y esperamos 8,2, 8,1 para el trimestre que acaba de pasar; esto es otra muy buena señal, el crecimiento de la industria automotriz, en todo el 2002 se generaron 90.000 automóviles, en agosto de este año 53.000, 540.000 se van a patentar. Hay dos fábricas ya que trabajan todo el día como Chrysler y Peugeot, van todos rumbo a este tema, la creación de la industria de autopartes, la refundación de la industria de autopartes que entra con toda su fuerza, el renacer de Zanello aquí en Córdoba, el orgullo de esa Cooperativa de trabajadores que es un verdadero ejemplo para todos los argentinos.
Son ejemplos claros, concretos, la baja de la pobreza del 60 al 23 por ciento, la baja de la indigencia del 27 al 8,2 por ciento, hechos que marcan la realidad en concreto. Claro que la Argentina crece y claro que la Argentina tal cual marca su esquema presupuestario, tiene previstas sus inversiones, su superávit fiscal, por quinto año consecutivo su superávit fiscal primario arriba del 3 por ciento, superávit comercial también muy importante, con gran crecimiento de las exportaciones e importaciones, con un crecimiento en la producción agropecuaria que esperemos que genere 51.000 millones de dólares en este año de ingreso de divisas para el país y para la patria; con un crecimiento en las exportaciones de las manufacturas industriales y de las distintas industrias realmente importante; una intercomunicación con el mundo con dignidad que realmente vale la pena, el desendeudamiento del país, la renegociación de la deuda externa donde ahorramos en la deuda privada más de 70.000 millones de dólares y le dijimos chau al Fondo Monetario Internacional pagándole la deuda con altura y con dignidad. 
Por eso, abiertos, podríamos seguir enunciando muchos logros y también asignaturas pendientes que tenemos por delante, asignaturas que vamos a tener que resolver con esfuerzo y trabajo. Pero no quieran creer que en esta Argentina de hoy que ya aprendió con la propuesta y la construcción conjunta, se puede tratar de desmerecer solamente con la mera descalificación. Bien dice Cristina, cuando algunos dirigentes hablan demasiado de unos, es porque tienen muy poco que hablar de otros. Creo que los argentinos lo que están esperando es que los dirigentes hablen de las cosas que hacen, esto es una cuestión central y fundamental.
Aparte de agradecerle a la señora Intendente, al Gobernador, la colaboración durante todo este tiempo, también le quiero agradecer a un hombre que está acompañándonos hoy en el palco que es el senador Urquía. Le quiero agradecer, porque cuando se le dijo y se le pidió que nos acompañan en la tarea de seguir gobernando la Argentina, este cordobés, este argentino no pensó en un título más alto o más bajo, pensó de dónde podía aportar para seguir colaborando en este proceso de reconversión productiva, de cambio, de inclusión social, de Justicia con equidad. Querido Urquía muchísimas gracias, gestos así ennoblecen la política más allá de los cargos, más allá de los lugares, lo importante es la consolidación de un proyecto nacional que va seguir mejorando. Seguramente las etapas que vendrán serán mucho mejores que las nuestras, porque es bueno que lo que viene sea mejor que lo que se va, esa es la esperanza que tenemos todos.
Pero para construir una Argentina en paz, en convivencia, en respeto, en armonía, el debatir la idea con respeto de uno y la del otro, no hay nadie que tenga la verdad absoluta, todos tenemos la verdad relativa y de la verdad relativa de cada uno, sale una verdad superadora que nos permite contener a todos. Por eso digo que es fundamental la humildad, el saber escuchar, el saber escucharnos y tendernos la mano, porque si todos los argentinos no tendemos la mano, no tengan ninguna duda que las avenidas de la patria se van abrir para esa gran marcha del crecimiento y la construcción de la Argentina que soñaron San Martín, Belgrano, Mariano Moreno, Hipólito Irigoyen, el general Perón y la gran Eva Perón que era el verdadero signo de la transformación, del cambio, de la Justicia y de la equidad.
Gracias cordobeses, muchas gracias, gracias Villa María, gracias intendente, gracias señor gobernador, gracias a todos los cordobeses de toda las ideas, a seguir trabajando por una gran Córdoba que es un orgullo para todos los argentinos, a seguir con fuerza. Siempre vale más el futuro que cualquier contradicción del pasado y es importante encontrar juntos el camino del futuro, porque el camino del futuro le va a permitir solucionar muchísimos problemas a muchos que aún todavía hoy sufren y necesitan que su dirigencia aporte soluciones y respuestas.
Gracias Villa María, gracias Córdoba, muchas gracias por permitirme inaugurar esta escuela; siento un profundo honor de inaugurar un nuevo ámbito donde se imparte la educación, el arte, la creación, la imaginación, esa tarea creativa que tienen los argentinos como pocos, con ese recurso humano casi de los mejores que tenemos en el mundo.
Gracias argentinos por haber recuperado juntos la autoestima, abrazados a la bandera, abrazados al sentir de patria, abrazados al sentir de esta tierra grande, abrazados al sentir de Córdoba y de los argentinos.
Los abrazo fuertemente y sueño volver a Villa María como me voy, sin cargo alguno, como un argentino más, porque es lindo trabajar y aportar desde Presidente o desde cualquier función, pero todos ustedes saben que de argentino se puede seguir trabajando sin ningún tipo de problema, no es necesario tener un título, o tener un cargo determinado para trabajar por la patria; uno lo hace desde el lugar que le toca, en cada momento y en cada tiempo de la historia.
Muchísimas gracias Villa María, muchísimas gracias Córdoba
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada