junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la entrega de subsidios a la Provincia de Entre Ríos (2005)

DISCURSO EN EL ACTO DE ENTREGA DE SUBSIDIOS A LA PROVINCIA DE ENTRE RÍOS
Néstor Kirchner
[29 de Agosto de 2005]

Señor Gobernador de la provincia de Entre Ríos, querido amigo y compañero Jorge Busti; señor Vicegobernador; señor presidente municipal de Concordia; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional y Provincial; señores legisladores; amigos, amigas; compañeros trabajadores de UOCRA y de los distintos gremios y sindicatos que se encuentran presentes:
Quiero decirles que siento una profunda alegría de estar nuevamente aquí en Concordia y saber, -hoy lo decía a la mañana, lo debo dejar perfectamente aclarado y lo puedo decir con alegría- que ha ido mejorando Concordia por la tarea de su pueblo, de su Intendente y de su Gobernador, que ya no es la ciudad más pobre del país, lo está dejando de ser por el trabajo, el esfuerzo y la inversión conjunta que hemos hecho entre Provincia, Municipio y Nación.
Decirles también que hemos ido cumpliendo con toda la palabra empeñada. Vinimos a Concordia en el peor de sus momentos, estuvimos trabajando con su pueblo permanentemente, no bajamos los brazos nunca, siempre estuvimos acá junto a ustedes y hoy venimos con una inversión que es de 67 millones de pesos para Concordia y de más de 2.000 millones de pesos para toda la provincia de Entre Ríos, para recuperar el espíritu federal que es fundamental en la Argentina. 
Sabemos que estamos dando una batalla contra el viejo orden, contra los que no quieren que cambie nada, contra los que quieren mantener las prebendas del pasado con la dirigencia, con la misma dirigencia en muchos casos que dice levantar banderas que después no cumple. Por eso le vengo a decir al pueblo de Concordia que yo, con todo respeto por el Gobernador y su Intendente a quienes aprecio, me vengo a abrazar con ustedes con todas mis fuerzas porque sé que juntos vamos a dar la batalla en todo el país para que el viejo orden retroceda.  Se tiene que terminar en la Argentina la política de los pactos dirigenciales a espaldas al pueblo, hay que actuar de cara al pueblo, tomándose las manos con el pueblo y no pactando detrás del pueblo.
Claro que esto es difícil. Algunos dicen: el Presidente tiene que hablar un poquito más bajo, tiene que ser menos destemplado, no tiene que hablar con tanta fuerza, tiene que tratar de acordar y de buscar formas que de alguna manera garanticen la gobernabilidad. Le digo desde Concordia al pueblo argentino que si para garantizar entre comillas -entre comillas- la pseudogobernabilidad tengo que traicionar la voluntad de mis convicciones y del pueblo argentino, yo estoy con el pueblo argentino y con mis convicciones por arriba de cualquier esquema de falsa gobernabilidad.
No vine a durar como Presidente ni vine a tratar de quedarme eternamente, vengo a cumplir con el mandato que me dio el pueblo y a hacer todo lo que puedo para cumplir con ese mandato. Así que conmigo el viejo orden político no cuente, iremos a dar la batalla en las urnas el 23 de octubre, entre el pueblo que quiere el nuevo tiempo y esa vieja dirigencia que está atada a los acuerdos del pasado.
También quiero decirle al pueblo de Entre Ríos y de Concordia que vamos a defender firmemente a esta hermosa provincia de Entre Ríos y a Gualeguaychú sobre cualquier problema de contaminación ambiental que traiga la inversión de la planta papelera en la querida nación de Uruguay.  Lo hemos hecho con el Gobernador, el Vicegobernador y el Intendente de Gualeguaychú, pero no tengan dudas, así como con los Hielos Continentales estuve donde tuve que estar, con la papelera y la defensa del medioambiente voy a volver a estar en el lugar que debo estar,  buscando en todos los ámbitos nacionales e internacionales la defensa de lo que consideramos justo y fundamental para el crecimiento de la región y para el crecimiento de la hermandad con el pueblo uruguayo que queremos tanto. Pero reclamamos un trabajo consciente para la defensa del medioambiente y sé que en el corazón del pueblo uruguayo eso está instalado también.
Además, con todas mis fuerzas les puedo decir que en el mes de noviembre voy a estar cumpliendo con la palabra empeñada porque se licitan los primeros 5 tramos de la famosa ruta de la muerte, la ruta 14, venimos a cumplir como corresponde con nuestra palabra.  Y en el mes de diciembre los otros 3 tramos por más de 1.000 millones de pesos. El pueblo argentino, su Estado, viene a cumplir con el federalismo y a terminar con la ignominia de soportar una ruta vergonzante para todos los entrerrianos y argentinos que viven con el corazón en la boca cada vez que viajan por ella. Dios quiera que cuando en enero o febrero firmemos el contrato se termine definitivamente esa angustia.
También, cuando hablamos de la educación, el día 9 de setiembre vamos a dar un paso trascendente en la Argentina: por primera vez en la historia se enviará al Congreso un proyecto de financiamiento educativo, donde la Nación y las provincias van a aportar 6 puntos del Producto Bruto Interno en los próximos seis años. Vamos a complementar esos 6 puntos para que definitivamente la educación en la Argentina tenga el financiamiento que históricamente le ha faltado.  Lo llevaremos adelante también con las autoridades gremiales de los distintos grupos que existen en el país, con los sectores docentes, con los sectores intelectuales y con los legisladores para que sea un proyecto que contemple los intereses de todos los argentinos. Seguiremos dando pasos concretos en la construcción de una nueva Argentina.
Cuando hoy le digo al pueblo de Concordia que el país tiene el índice de mortalidad infantil más bajo de los últimos 35 años, el 14,4 por mil; cuando le digo al pueblo de Concordia que la indigencia y la pobreza bajaron fuertemente y el desempleo ha llegado a 12,1 y a 11 en el mes de julio, les digo que sueño con llegar a 1 dígito en la indigencia, a la mitad de la pobreza de cuando me tocó asumir y a 1 dígito de desempleo en el 2007. Es lo que sueño todas las noches, para poder decirles que junto al pueblo argentino estamos construyendo el país nuevo, un país basado en la producción, en la producción agropecuaria, en las cooperativas agropecuarias, en la reindustrialización de la argentina, en la consolidación de un país industrial y también en la fuerte inversión pública, que para algunos gobiernos era gasto público y para nosotros es desarrollo y crecimiento.
Cuando veo los gorros naranja y amarillos, de los que se llena la Argentina, me salta el corazón de alegría porque vuelve el trabajo, porque vuelve la dignidad, porque vuelve la vivienda y el techo propio, porque vuelven las licitaciones y las cooperativas que generan el trabajo y movilizan la economía. Esos gorros que vemos son la vuelta a la dignidad de muchísimos hogares, de muchos hermanos que se sientan a la mesa en sus casas sin necesitar recurrir al comedor y pueden juntar a su familia porque el papá vuelve a tener el trabajo que vuelve a unir a la familia, que vuelve a unir el corazón de los argentinos, nada más fuerte que eso. 
También en ese sentido esperemos que el Congreso en las próximas horas apruebe el proyecto de Ley de Educación Técnica, que se había hecho desaparecer en los años 90, porque hoy hay demanda de mano de obra y les falta preparación a nuestros chicos. Por eso queremos educación técnica, para que nuestros jóvenes tengan oficio y la posibilidad del empleo calificado, que es lo que deseamos en la Argentina. 
Querido entrerrianos, queridos hermanos de Concordia, yo no les voy a pedir que me sigan porque ya vimos cómo nos fue a los argentinos por seguir y seguir, pero les vengo a pedir de corazón que me ayuden, que me acompañen y me ayuden a dar todas las luchas que tenemos que dar.  Que me ayuden y comprendan que se ponen todos los días muchas trabas para cambiar el país, que hay intereses que no les conviene, que hay algunos a los que les conviene seguir teniendo gobiernos débiles, porque con gobiernos débiles siguen haciendo lo que quieren. Recuerden ustedes que cuando me tocó asumir con el 22 por ciento porque no me habían dado la segunda vuelta, decían “Kirchner no tiene fuerza”, pero así y todo, gracias a la ayuda de los gobernadores y del pueblo pudimos gobernar la Argentina. Les pido que me den fuerza, que me den capacidad de decisión, para que los intereses se ordenen, para que haya un gobierno que tenga la fortaleza necesaria para gobernar la Argentina, para que haya un gobierno que pueda construir un nuevo orden, para que haya un gobierno que vuelva a levantar la bandera argentina, como lo hacemos ahora con fuerza; para que haya un gobierno que recupere el país federal; para que haya un gobierno que ponga en marcha definitivamente la justicia, la inclusión y la dignidad. Para eso, queridos hermanos y hermanas, es fundamental tener el apoyo del pueblo argentino.
Por eso yo creo en ustedes, creo que la Argentina va a cambiar si el pueblo argentino se pone firme y decidido como lo está para no volver atrás. La Argentina va a seguir cambiando, porque cuando el pueblo avanza no hay nada que se pueda poner delante del cambio. No hay que cambiar el cambio, hay que profundizar el cambio, hay que avanzar a fondo en el cambio, no hay que tenerle miedo al cambio. 
Quiero también recordar a numerosísimos combatientes de Malvinas que se encuentran aquí y en toda la Argentina, que son un verdadero ejemplo.  Recordar también cómo recuperamos el respeto a la justicia y a los derechos humanos en la Argentina, terminamos con la impunidad y ese miedo de decir que para que tengamos unidad nacional en la Argentina tenía que haber impunidad; nosotros queremos la unidad nacional con justicia, sin impunidad, contra la corrupción, por la exclusión social, por una Argentina con todos y para todos. 
Por eso, como me dice mi compañera Cristina permanentemente: “Néstor, tenemos que ser fanáticamente argentinos, apasionadamente argentinos, luchar a fondo por esta patria”. Entre que nos digan que somos educados o maleducados de afuera, primero el pueblo y que nos digan maleducados de afuera si nos lo dicen por defender los intereses del pueblo. 
Ya vimos cómo nos fue con los educaditos que recorrían los salones del mundo entregando la Argentina. Ustedes vieron, hicimos la negociación de deuda privada más soberana que recuerde el mundo y ahorramos 67.000 millones de dólares, nos pusimos fuertes y defendimos los intereses de la patria.
Por eso queridos hermanos les agradezco profundamente este día que estamos viviendo en Concordia. Le digo al señor Gobernador, al señor Intendente, al señor Vicegobernador y a todos ustedes, que vamos a seguir trabajando fuerte por un país federal, por una Concordia que cada día tenga más trabajo e inclusión, por una Entre Ríos que se sigue recuperando, por una Entre Ríos que vuelve a ser esa gran provincia que todos los argentinos admiramos; por una Entre Ríos que vuelve a sonreir; por una Entre Ríos que cante con la alegría que Entre Ríos sabe cantar; por una Entre Ríos que se abraza a la bandera de la patria; por una Entre Ríos donde la justicia y la equidad sean cosa de todos los días; por una Entre Ríos donde la solidaridad sea permanente; por una Entre Ríos donde los amores y los sueños se puedan construir.
Muchas gracias Concordia, muchas gracias Entre Ríos, un Presidente a vuestras órdenes. Muchas gracias por tanta solidaridad. Es bueno soñar y es bueno concretar, pero con amor, con decisión y coraje vamos a hacer un nuevo país. Por la nueva Argentina, contra el viejo orden, por superar el viejo orden, tomémonos de la mano y trabajemos todos juntos.
Muchísimas gracias. 
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada