junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la conmemoración de los 200 años de la Ciudad de San Andrés de Giles (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE CONMEMORACIÓN DE LOS 200 AÑOS DE LA CIUDAD DE SAN ANDRÉS DE GILES
Néstor Kirchner
[30 de Noviembre de 2006]

Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor Intendente Municipal del Partido de San Andrés de Giles, doctor Luis Alberto Ghione; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional, Provincial; autoridades nacionales; señores legisladores; querido amigo e hijo del doctor Cámpora; amigo pueblo de San Andrés de Giles: les puedo asegurar que me siento honrado y profundamente emocionado de poder participar en estos 200 años de esta localidad de San Andrés de Giles que es parte de la historia viva de la Argentina por muchos motivos.
Es parte de la Argentina viva, porque es una demostración del trabajo, del esfuerzo, del no bajar los brazos, muchas veces olvidada pero de sentirse parte de la Argentina altiva que llega a estos 200 años, luchando por tener el lugar que se merece. Les digo hoy a ustedes que vengo a adherirme con ustedes para luchar junto al Intendente y a todo el pueblo de San Andrés de Giles, con todos los sectores, para que San Andrés de Giles tenga el lugar que merece.
Quería estar en estos 200 años. El Intendente me decía: no lo puedo creer, creí que me mentía. Y yo creo que es verdad, lamentablemente los argentinos nos hemos mentido tanto que a veces no nos creemos ni entre nosotros. Pero yo soy un pingüino, un sureño que trata de cumplir su palabra permanentemente y acá estoy junto a ustedes con todo mi corazón.
En estos 200 años, por arriba de cualquier cuestión partidaria, por arriba de cualquier visión diferente que se pueda tener y que la respeto plenamente, quiero hacer honor a todo el pueblo de San Andrés de Giles que le brindó a la Nación Argentina un presidente honesto, decente y leal que deberá ser recordado en las mejores páginas de nuestra historia.  Y decirles que yo lo acompañé desde el lugar que me tocó actuar en aquel momento difícil y duro de la historia, y siempre me quedará ese recuerdo que para algunos significa algún tipo de interpretación, pero para otros les puedo asegurar, que cuando al doctor Cámpora le decíamos el “tío Cámpora”, le decíamos de corazón con la esperanza de construir una sociedad con cariño, con amor, con fraternidad, con igualdad, que son por los ideales que estamos luchando hoy. Por eso lo quiero reconocer, lo quiero recordar y les quiero agradecer al pueblo de San Andrés de Giles el haber brindado un humilde hijo a la Nación, un presidente que fue honesto y decente, grandes valores hoy absolutamente muchas veces dejado de lado.
Quiero decirles y tratar de contarles a ustedes y al país, la dura batalla que estamos llevando por la recuperación de la Argentina. Esta Argentina que allá por el 2001 lamentablemente tocó fondo; esta Argentina que en el 2001 nos mirábamos los argentinos y se nos iba de las manos; esta Argentina donde nadie en un determinado momento, sabía realmente qué hacer ante la angustia y la magnitud de la crisis.
Debe ser una enseñanza clara para esta tarea de recuperación, pero también debe ser una enseñanza clara, queridos hermanos y hermanas, con nuestra fe en Dios puesta siempre en la recuperación de la identidad nacional, en la recuperación de querer lo nuestro, en la recuperación de nuestra estima. Es mentira que los argentinos somos los peores del mundo. No tengo ninguna duda porque el mundo lo reconoce, que nuestros recursos humanos están entre los mejores del mundo. Volvamos a recuperar nuestro autorespeto y nuestra autoestima que es necesario y fundamental. (APLUSOS)
Es mentira que la Argentina no tenía posibilidades y que no podía desarrollar su industria, su reconversión productiva, su campo; es mentira que la Argentina no puede construir colectivamente. Todos los sectores de la sociedad deben entender que ningún sector debe imponerse sobre el otro, y que debemos ser todos solidarios para poder encontrar la Argentina que nos contenga, fundamentalmente los sectores de interés, del trabajo, de la empresa, de la producción.
Hemos logrado bajar la pobreza del 57 al 31 por ciento, 30,8 por ciento y todavía nos duele porque es muchísimo, pero en 3 años y medio la bajamos 27 puntos; bajamos la indigencia de 27 al 11,6 por ciento; bajamos la desocupación del 25 por ciento al 10,2 y sigue bajando. Estoy seguro que seguiremos teniendo buenas noticias al igual que en la pobreza y en la indigencia. Paramos los atropellos de los organismos internacionales y le dijimos al Fondo Monetario Internacional que no necesitábamos más esos paternalismos que hundían el trabajo y la producción argentina. ¡Lo que habrán hecho en el pasado en esta Argentina!
Le pagamos al Fondo Monetario Internacional; renegociamos la deuda privada ahorrando 70.000 millones de dólares y le pagamos al Fondo 10.000 millones de dólares, 10.800 millones de dólares y en 1 año recuperamos las reservas. Qué habrán hecho de la Argentina tiempo atrás para caer en la situación que caímos, si en un año pudimos recuperar lo que nos atormentó durante tanto tiempo. 
Bajamos nuestra deuda en 25.000 millones de dólares con los distintos organismos internacionales. Tenemos en el Congreso una Ley de Educación que es una verdadera avanzada y espero que sea aprobada en las próximas horas, en los próximos días, para que todos los argentinos tengamos acceso a una mejor educación y que todos los argentinos tengamos acceso a la educación, una fuerte ley de Educación Pública que vuelva a dar el verdadero privilegio que tenemos los argentinos de educarnos y tener las puertas abiertas a un mejor mañana. Porque ustedes lo saben, veo muchos que peinan canas acá y sueño con volver cuando mi abuelo y mi viejo me decían: estamos soñando con nuestro hijo el profesional, y no como nos pasó ahora que he visto llorar a padres y abuelos, porque a lo único que aspiraban era a que el hijo tenga un plan social. Quiero que se de vuelta la taba y volvamos a soñar con nuestro hijo empresario, con nuestro hijo profesional, con nuestro hijo que está mejor que el padre, mejor que el abuelo y que puede soñar en una sociedad que lo contiene.
Nosotros trabajamos para construir una Justicia independiente. En el día de ayer quedó absolutamente claro y votado que hemos vuelto a la Corte que se amplió en otros momentos de la historia, a 5 miembros como para garantizar su pleno funcionamiento y que ejerza su plena independencia para darnos seguridad y tranquilidad a todos los argentinos. En el día de hoy se conformó el Consejo de la Magistratura y está en marcha, se visualiza con claridad un país que marcha con un rumbo distinto, con una educación en marcha, con una Justicia que tiene que tender a mejorar, porque también los argentinos queremos jueces que se jueguen aplicando la Justicia, porque queremos una Justicia que sea Justicia pero no queremos los delincuentes en la calle, sino que realmente sean juzgados como corresponde.
A no confundirse, porque realmente las principales garantías las tenemos que tener todos los ciudadanos, pero no hay principal garantismo que garantizar que quien violó una ley tenga que estar donde está. Esto es central y fundamental y por esa Justicia también vamos a trabajar con todo nuestro esfuerzo, con toda nuestra voluntad para ir recuperando la credibilidad institucional.
También quiero decirles a todos los sectores, a los que piensan como uno y a los que no piensan como uno, que lo importante es ir generando propuestas alternativas, terminar con la máquina de impedir, terminar con la soberbia de que alguien solo cree que tiene la razón.
Queridos hermanos, los argentinos, como en cualquier sociedad tenemos nuestra verdad relativa y la tenemos que saber debatir y tener alguna verdad superadora que nos contenga.
Ya sabemos a dónde nos llevaron aquellos dueños de la verdad absoluta. Nadie es perfecto, todos nos equivocamos y yo sé que cada día que estoy ejerciendo esta acción temporaria de Presidente que me dio mi pueblo, digo que no somos más que pasantes de la historia; sé que me equivoco y trato de corregir permanentemente y corregiré todos los errores, porque no quiero que por ningún acto de capricho de gobierno se cometa algo que perjudique a los ciudadanos argentinos. Si hay algo que corregir, el primero que se va a corregir es el Presidente, como corresponde en una sociedad democrática.
Son 4 años que estamos creciendo. Hemos crecido más del 40 por ciento; este año volveremos a crecer; crece nuestra recaudación, crecen nuestros ingresos y los tenemos que distribuir en forma equitativa.
Yo, como ustedes, sueño con una sociedad que crezca y distribuya, donde todos los argentinos estemos mejor y no como en el pasado que solamente un grupito concentraba la riqueza. Por eso les pido que me ayuden, que me ayuden fuertemente a que pueda hacer entender a esos intereses que se quieren llevar toda la riqueza argentina, que está bien que tengan rentabilidad pero que hay millones y millones de argentinos que quieren compartir el crecimiento para felicidad, para sentirse parte, para que la bandera los envuelva, para que el Escudo los contenga, para que la palabra “Argentina” los represente.
También, si ustedes me permiten en estos 200 gloriosos años de San Andrés de Giles, decirles que hoy a la mañana leí una noticia que me dolió y me golpeó el corazón. Yo no sé por qué el Presidente del Uruguay mandó al ejército a custodiar una papelera frente a los hermanos argentinos. No nos merecíamos esta afrenta; espero que rectifique semejante error. Somos pueblos de amor, de paz, de hermandad, queremos a nuestros hermanos uruguayos, los amamos por más que disputamos intereses circunstanciales. Por Dios, no hay que perder la razón ni hay que buscar réditos internos en algo que nos conmueve, tratando de demostrar xenofobias del pasado. Apostemos al progresismo en serio de construir una América Latina unida, una patria grande como querían San Martín, Bolívar, O`Higgins, Artigas, que soñaban con una América Latina unida, con fuerza, que se pueda parar ante el mundo y levantar su voz con la potencialidad que corresponde.
Queridos hermanos de San Andrés de Giles: voy a seguir viniendo a trabajar y a apoyar la tarea del Gobernador y del Intendente. Es importante un diálogo directo, tratando de eliminar toda esa burocracia que castra resultados; que todas las organizaciones libres del pueblo que trabajan, cooperadoras y demás en San Andrés de Giles a través del Intendente se acerquen a nosotros que nosotros estamos dispuestos a colaborar para rendirle homenaje a este pueblo que ya merece una consideración especial, porque haber vivido con la dignidad que vivieron estos 200 años, merecen el apoyo del gobierno y de todo el pueblo argentino.
Muchas gracias, muchas gracias de este sureño que hoy se siente emocionado, por todos los motivos que les expliqué. He venido a abrazarme con ustedes y a celebrar con ustedes este cumpleaños, pero también he venido -lo estoy comprobando, lo estoy viendo y se lo digo a todo el país- a ver esta calidad, esta solidaridad, este afecto y esta sensibilidad que tiene este pueblo.
A toda la Argentina le digo: se llama San Andrés de Giles, está aquí en la provincia de Buenos Ares, son luchadores, le dieron un presidente al país y tienen un montón de ganas por hacer una nueva Argentina.
Muchísimas gracias San Andrés de Giles, muchas gracias señor Intendente, muchas gracias señor Gobernador. A vuestras órdenes permanentemente.
¡Viva la Patria, viva la provincia de Buenos Aires, viva San Andrés de Giles y besemos fuertemente la Bandera Argentina!
Muchísimas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada