junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la firma del convenio para la construcción de viviendas en la Cuenca de Reconquista (2006)

DISCURSO EN EL ACTO DE FIRMA DE CONVENIO PARA LA CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS EN LA CUENCA DE RECONQUISTA, EN CASA DE GOBIERNO
Néstor Kirchner
[30 de Noviembre de 2006]

Señor Presidente de la Honorable Cámara de Diputados; señores Ministros del Poder Ejecutivo; amigos Intendentes; autoridades nacionales, provinciales, municipales; señores legisladores, señoras y señores: les agradezco profundamente a todos ustedes tener en claro cuáles son los objetivos de la etapa, del tiempo que nos toca vivir a los argentinos, es una etapa de trabajo, de esfuerzos, de administración correcta, es una etapa donde tenemos que seguir priorizando fuertemente en el cumplimiento de nuestros sueños, de los sueños de los argentinos, trabajando y gobernando, y obviamente tratar de no distraernos en otras cuestiones, que son coyunturales y que ya van a venir.
Por eso es muy importante lo que estamos haciendo hoy: trabajar, trabajar, trabajar, realizar obras, anunciar estas obras que son tan importantes, que son reivindicación del pueblo argentino, pedidas permanentemente por los Intendentes, porque muchas veces hay que mirar qué es lo que son los presupuestos municipales para darse cuenta que seguramente en la provincia de Buenos Aires, en el conurbano, en el norte argentino y en el sur, en muchos casos los Intendentes hacen esfuerzos absolutamente superiores a las posibilidades presupuestarias que tienen.
Lo que nosotros estamos tratando de hacer, desde el Gobierno nacional y desde el Gobierno provincial, es tratar de llegar, de ayudar en la inmensa tarea que tiene por delante en un país que está construyendo, que se está reconstruyendo, que estamos todavía en el Infierno, que nos ponemos contentos, yo leía que el consumo de servicios públicos – hoy anunció el INDEC – registró la mayor suba en los últimos 14 meses, es decir esto es muy importante, creció cerca de un 14,7; en un 19.6 de mes a mes y así en todos los datos que estamos teniendo de la economía son absolutamente y totalmente positivos: los datos de la pobreza, de la desocupación, la indigencia.
Lo repito permanentemente porque cuando baja la indigencia, baja la pobreza, baja la desocupación hay mayor inversión, hay mayor consumo y hay argentinos que están mejores. Lógicamente quedó una Argentina absolutamente destruida, quebrada, con la fe en el piso, con la autoestima perdida; de la que tuvo su explosión en el 2001, 2002, a la Argentina que tenemos hoy, hemos avanzado. Pero lógico que falta muchísimo más, eso lo sabemos todos. Por eso lo importante es ir haciendo para que cada día falte menos, pero evidentemente siempre va a faltar, porque cuando una sociedad va mejorando, cuando una sociedad va avanzando va teniendo otro tipo de demandas.
Y a mí me alegra porque una cosa es, a veces, tener un conflicto determinado y otra cosa era cuando, prácticamente, la gente estaba de la mano de Dios en la calle. A veces hay disputas sindicales, de esto, de aquello, que son propias de una sociedad viva, en movimiento, y que no tiene que alarmar a nadie. Lo malo es cuando quedan vacíos, caen las industrias, cuando la gente no viaja.
Algunos hablaban del problema de los trenes, por qué no sinceran la situación y dicen que los trenes fueron destruidos y vaciados por las anteriores administraciones, fundamentalmente aquellos que tuvieron su responsabilidad en la década del 90. Decían: “ramal que para ramal que cierra”, ¿se acuerdan todos ustedes lo que decía alguna gente por ahí? Nosotros estamos aportando todo el dinero para ir mejorando y vamos mejorando, ¿pero saben cuántos pasajeros más viajaron en los trenes de octubre a octubre? 29 millones, y es una seña espectacular, porque eso dice que la gente vuelve a salir al trabajo, vuelve a tener trabajo, vuelve a movilizarse, no pasa como en determinado momento en que los trenes estaban vacíos.
Claro que nos merecemos otros trenes, ¿pero por qué no nos acordamos después de todo lo que fue pasando, de todo lo que fue sucediendo, y esa teoría que muchos de los que hoy critican la situación de ese transporte aplaudían aquello de “ramal que para ramal que cierra”? Si ustedes calculan cuánto cuesta trasladar - hagan este análisis - 1.500 personas llevará un tren completo desde Constitución a La Plata, cuesta 1.500 pesos, es decir que estamos haciendo un esfuerzo para que no les golpee el bolsillo a los ciudadanos, para que tengan el menor costo posible cuando van a sus trabajos o a hacer las tareas que tienen que hacer. Un camión de hacienda, de Constitución a La Plata cuesta lo mismo, ahí podríamos hacer alguna comparación con un título que colocaron por ahí. Esta es la realidad de lo que nos cuesta, es un esfuerzo muy grande el que se está haciendo, claro que hay que seguir alerta y que todos ciudadanos tienen que vigilar que ese servicio cada día esté mejor. Pero si vamos viendo lo que teníamos en el 2002 y lo que tenemos ahora, hemos avanzado; si miramos lo que nos merecemos los argentinos y lo que tenemos hoy, evidentemente todavía nos falta mucho y en eso comparto la crítica que se hace. Me parece muy bien que la comunidad a través de sus expresiones, la opinión pública, los medios y demás ejerzan un control con quienes son los concesionarios, porque los concesionarios tienen que cumplir, como corresponde, con las obligaciones, es bueno sentirse controlado, siempre decía aquel gran General que todo hombre controlado es mejor para la seguridad de todos nosotros.
Está avanzando el país, claro que hay asignaturas pendientes, el tema de la Justicia, yo venía hablando de este tema. ¿Cuál es el garantismo de la Justicia? Yo creo que todos tenemos que tener las mismas posibilidades ante la Ley, pero la gran garantía que tenemos que tener los ciudadanos es que aquellos que han delinquido cumplan sus penas como corresponde, tengan las penas que corresponde, porque eso hace a una sociedad seria y responsable. He visto unas últimas liberaciones en la provincia de Buenos Aires que realmente me preocupan, porque ciudadanos que están por ser condenados a cadena perpetua han sido liberados por fallas formales de procedimiento, y esto no puede pasar. Hemos empezado con la Corte Suprema, estamos avanzando, hemos avanzado en varias áreas de la Justicia, hay que seguir avanzando, ahora la Corte con cinco miembros, empezó a funcionar el Consejo de la Magistratura, porque sino es imposible avanzar para terminar con el problema de la inseguridad, y se terminó liberando a gente que tendría que estar en el lugar que corresponde, porque es la forma en que la sociedad logra los valores, con un juicio justo, abierto, que tengan toda la defensa que corresponda, la que otros no tuvieron en otro tiempo, pero tengamos en claro que hay gente que ha salido en libertad, por ahí me estoy metiendo en un tema que no me corresponde, pero lo digo con absoluta sinceridad, me parece que no tendría que estar en libertad porque le hacen mucho daño a la sociedad, tienen que cumplir las penas que corresponden.
Son temas que tenemos que ayudar entre todos a que se vayan solucionando, porque una sociedad que quiere mejorar su calidad de vida, calidad de funcionamiento y demás, estas cosas las tiene que tener claras.
Estamos contentos con el crecimiento del empleo, de la productividad, del trabajo, pero también tenemos que tener en claro que en la Argentina ningún sector le debe imponer a otro sector. Llegó el momento de terminar con los individualismos, es muy importante la construcción colectiva.
Siempre decíamos cuando estábamos en el gran drama de firmar pactos fiscales, cuando el país se derrumbaba, que no se puede tratar de corregir el déficit que tenía la Nación en ese momento yendo sobre las cuentas provinciales, o yendo sobre el bolsillo de los jubilados, como cuando les descontaron el 13 por ciento, tantas cosas hicieron con los jubilados y hoy uno escucha a los mismos que las hicieron diciendo cosas totalmente distintas, como si los argentinos no tuvieran memoria, gracias a Dios que los jubilados tienen memoria, pobrecitos, que han sufrido como locos todo este tipo de políticas y este tipo de cosas. Pero tenemos que tener claro que es fundamental la construcción solidaria, la construcción colectiva más allá del partido al que pertenezcamos donde los intereses, que van creciendo, que van mejorando, tienen que saber que haber una distribución equitativa de la riqueza y posibilidades iguales de consumo para todos. No tratar de que un sector pueda tener mayor rentabilidad a las espaldas, porque no hay país posible así. Eso es responsabilidad de los argentinos, no hay gobierno que lo pueda hacer sino, tiene que haber una dirigencia responsable, seria racional, darse cuenta de que hay que ir avanzando en forma paulatina y en forma conjunta en nuevas síntesis, esto es lo importante.
Esas son las cosas que vamos a tener que ir debatiendo los argentinos que son importantes, porque sino es imposible construir la sociedad que todos los argentinos necesitamos.
Estamos al borde de salir del infierno, espero que el 10 de diciembre del 2007 le podamos decir al pueblo argentino que estamos en las puertas del purgatorio, pero el purgatorio en la construcción colectiva, de un país armonioso, la distribución equitativa de la riqueza, que la inversión llegue a los lugares más marginados, profundizar que se consolide la caída de la desocupación, que caiga la indigencia, que sigamos con el avance de la disminución de la mortalidad infantil, tenemos números espectaculares en este momento.
También tenemos que construir una política fuerte de saludo, porque es claro que hay falencias en el sistema de salud, cómo no va a haberlas si durante años se dedicaron a descapitalizar el sistema de salud pública, hay que hacer una reconstrucción de políticas y de inversiones. Todo eso es lo que se tiene que se tiene que construir para lograr la salida del purgatorio. Acordémonos que pasó un vendaval por esta Argentina, no los quiero agotar pero es bueno que a veces hagamos estas reflexiones en forma conjunta.
Les agradezco profundamente todo lo que hace, sigamos trabajando con mucha fuerza, queridos intendentes, queridos amigos y demás, dejemos que cuando llegue el momento, de discutir la iniciativa electoral en la Argentina, quién tiene iniciativa, cuando llegue el momento se haga. Pero en este momento, según, humildemente, mi visión relativa de la historia, los convoco a los argentinos a seguir trabajando con fuerza, ya habrá tiempo de ir a las contiendas electorales, como corresponde, disputaremos con la toda pasión, con toda la racionalidad y con toda la tranquilidad a ver quién tiene la iniciativa política en los tiempos que vienen en la Argentina. Teniendo en cuenta que todos somos pasantes de la historia, que no hay nadie imprescindible, esto es central, y que los argentinos tienen la sabiduría clara y concreta de saber cómo ayudar a seguir construyendo la Argentina que necesitamos.
Muchas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada