junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en la presentación del Programa de Expansiones de Tranporte de Gas Año 2006 (2005)

DISCURSO EN LA PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA DE EXPANSIONES DE TRANSPORTE DE GAS AÑO 2006
Néstor Kirchner
[6 de Mayo de 2005]

Señor presidente provisional del Honorable Senado de la Nación; señor gobernador de la provincia de Corrientes; señor ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios; autoridades nacionales y provinciales; señor secretario general de la Confederación General del Trabajo; señores empresarios, señoras, señores: voy a ser muy breve, con absoluto respeto hacia ustedes y hacia quienes nos escuchan a través de los distintos medios.
Creo que el primer examen que tenemos que rendir en estos tiempos que vivimos los argentinos es dejar atrás y tratar de tener un cambio cultural que nos lleve a dejar de lado lo que yo entre comillas llamo la maldita hipocresía, los dobles discursos, el hacernos los desentendidos de las cosas que nos suceden. En la Argentina pasan muchas cosas que de golpe toman estado público pero uno las sabía por acá o por allá, y cuando toman un poco más de estado público se avergüenzan o dicen ¿por qué no las hicieron?
En el caso específico del tema de la inversión en el gas, en la producción de gas, en la producción de petróleo, durante muchos años no hubo inversión en la Argentina. De golpe la Argentina se empieza a recuperar, a tener posibilidades de crecer, lo está haciendo gracias al esfuerzo de todos, y está la angustia cotidiana de saber cuándo nos quedamos sin gas o la pelea del más grande le puede sacar gas al más chico y todas esas cosas que ustedes conocen perfectamente que suelen suceder. Creo que si la Argentina llegó a la situación que tuvo con el problema del gas es porque los que tenían que hacer la inversión no la hicieron. Yo en ese tiempo gobernaba la provincia de Santa Cruz, no era mi responsabilidad. Sí era mi responsabilidad pedir, pero no lo hicieron ni los gobiernos que estaban ni escuché demandas de los empresarios diciendo que no se invertía en reserva de gas. No lo escuché, podemos buscar en los diarios de la época si en algún lado se decía este tipo de cosas. Prefiero hablar así con absoluta crudeza para que nos entendamos.
Ahora de golpe en cada reunión donde nos encontramos estamos preocupados de si va haber gas o no va a haber gas. Creo que todos estamos preocupados de si va a haber gas o no, pero tenemos que trabajar todos para que haya gas, tenemos que trabajar todos para mejorar las reservas, tenemos que ayudar todos sin condicionamientos para que realmente tengamos todo el gas para que el desarrollo argentino pueda ser muy profundo. Pero esto de la derivación de responsabilidades o la cara de los preocupados de siempre, que para hacer declaraciones siempre están preocupados pero para buscar soluciones no las tienen a su alcance, evidentemente eso no ayuda al desarrollo de la Argentina.
Yo les digo que nuestro compromiso es total y absoluto, pero acá durante muchos años no se investigó y las empresas que lo tenían que hacer no exploraron, no hicieron las inversiones necesarias para que haya gas. Dios quiera que con todas las conversaciones que hemos tenido podamos lograr que la Argentina recupere su reserva de gas.
En un momento determinado, allá por los años 95/96, la Argentina por cada metro cúbico de gas gastado recuperaba 1,8 aproximadamente. Después paulatinamente con la desinversión del país esto se fue dejando absolutamente de lado. Entonces la responsabilidad de la situación a que llegamos en determinado momento del 2003/2004, cuando nos tocó empezar a gobernar, con la falta de gas en la Argentina, fue porque cada sector miró para un costado. Cada uno fue a ver sus propias rentabilidades, unos porque la Argentina no crecía y no les daba expectativas, otros porque no era buen negocio, otros porque el precio del petróleo o el gas fue muy bajo o porque el precio en la boca no estaba; es decir que cada uno tenía su interés. Nos cuesta asumir la responsabilidad en conjunto de las cosas que nos pasan. Obviamente siempre el Estado tiene la responsabilidad principal.
Por eso salen ahora empresas importantes entre 2004 y 2005. Empezamos a encontrar una colaboración muy fuerte en sectores empresarios para resolver este tema con las inversiones que se han llevado adelante, nosotros las aplaudimos, nos pareció muy bien. Pero también creo que tenemos que ver en forma conjunta. Es decir que la Argentina va a hacer inversiones muy fuertes pero durante mucho tiempo va a subsistir esta posibilidad de que siempre nos estemos moviendo al límite en el tema del gas. Nuestra responsabilidad es superarlo y lo vamos a superar, pero si la Argentina crece vamos a estar al límite porque cada vez vamos a necesitar más gas debido al crecimiento del país.
Nosotros tratamos de cumplimentar las obligaciones -que son de las empresas, no del Estado Nacional- de exportación que tiene la Nación con otros países. Ahora yo me pregunto, ¿las empresas que se comprometieron a exportar gas a otros países no sabían que tenían que invertir más? ¿O iban a exportar dejando sin gas a la Argentina? Estas cosas no me las puedo responder a mí mismo, solamente se las pueden responder los sectores empresarios que se comprometieron a exportar más gas y hoy la Argentina no queda bien parada porque dicen que no cumple con sus obligaciones. Pero no es el Estado argentino el que no cumple con sus obligaciones, porque si alguien se compromete a vender gas al exterior lo que tiene que hacer es producir todo el gas necesario para cumplir con el mercado interno y cumplir con el que le va a vender. De esto tampoco se habla, pero es así, la responsabilidad no es del Estado Nacional en este caso sino de aquellos que no estuvieron a la altura de los compromisos que fueron tomando. Cada uno tiene que ir haciéndose cargo de las responsabilidades que le corresponden.
Por eso entre la Argentina de la maldita hipocresía y la de hablar con absoluta crudeza, me voy a seguir inclinando siempre a hablar con crudeza, y esto no es maltratar a nadie sino que cada uno se tiene que hacer cargo de las responsabilidades que le corresponden. Cuando voy a alguna reunión donde dicen sí, bueno, estamos todos preocupados por el tema del gas, estamos todos preocupados por eso, pero que cada uno cargue su mochila por las responsabilidades que tuvo para llegar a esta situación.
Les agradezco profundamente a las empresas que se han decidido a invertir, Dios quiera que lo hagan fuertemente, no lo están haciendo con un Gobierno determinado, lo están haciendo con su país, por este país que les brinda la posibilidad de hacer este tipo de inversiones. Nosotros deseamos que nuestro país se reindustrialice, que todos los sectores crezcan fuertemente, creemos que las reservas de gas se pueden aumentar, vamos a tomar medidas para ayudar a la exploración de gas y espero, como charlé con algunos sectores empresarios, que la exploración de gas empiece a crecer fuertemente, igual que la exploración de petróleo. Acá se exploraba más cuando el petróleo estaba a 8 dólares, a veces hay cosas inentendibles, hoy está 52, 53, 54 en su valor internacional. Yo voy a ver los niveles de exploración y se exploraba más cuando estaba a 8 dólares, estas cosas a mí me sorprenden tremendamente, no sé por qué es así.
Lo que creo es que tenemos que profundizar esos acuerdos que tenemos, pero debemos ser absolutamente sinceros entre todos. La Argentina de la derivación de las responsabilidades nos llevó al fracaso total; la Argentina de decir que estas cosas las hablo en la oscuridad y no las denuncio donde las tengo que denunciar, también; la Argentina de no hablar nuestras cosas sinceramente llevó a situaciones muy difíciles. Dios quiera que entre todos podamos recuperarnos culturalmente, políticamente, moralmente y podamos reindustrializar y generar el trabajo argentino que nosotros queremos.
Les agradezco profundamente la bondad de ustedes de acompañarme, de escucharme, pero les quiero expresar esto con absoluta sinceridad, porque a veces hay algunas cosas que cuesta entender. Seguramente desde el Estado Nacional también se comenten errores, a veces no se tiene toda la rapidez de reflejos que se debe tener, pero con la rapidez de reflejos naturales que tiene el sector empresarial, inteligente, que ha sabido obtener muy buenas rentabilidades, con un Estado que pueda acompañar esa tarea, no tengo ninguna duda que la crisis del gas la tenemos que compartir. Ya no tenemos crisis del gas por ineficiencia, nos falta gas a veces, o todo el gas que nosotros quisiéramos, porque estamos creciendo. Por favor, en la disputa de necesidad de gas que a veces se produce, esto pasa entre los empresarios, entre el grupo más fuerte y el más chico, el de las PyMES, no es el Estado Nacional el culpable de esa responsabilidad, hay que ser solidarios, el grande con el chico. También esto es muy importante, porque a veces decir que hay crisis de gas para tratar de llevarme todo el gas que yo puedo llevarme, me parece que es algo que tampoco ayuda al desarrollo de la Argentina. Sinceremos todas las cosas, hablemos con absoluta realidad, porque no determinar y no definir bien estas cosas es lo que genera confusiones.
Muchas gracias, un placer estar con todos ustedes, y Dios quiera que el gas alumbre definitivamente en la Argentina.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada