junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en Río Turbio, Santa Cruz (2007)

DISCURSO EN RÍO TURBIO, PROVINCIA DE SANTA CRUZ
Néstor Kirchner
[22 de Junio de 2007]

Queridos hermanos y hermanas de la Cuenca, discúlpenme si me emociono pero estoy feliz, compañeros, amigos mineros, de estar de vuelta con todos ustedes.
Son muchos años de lucha juntos, muchos años de lucha y soledad, muchos años que cuando los diarios nacionales ni se acordaban que Santa Cruz existía, nosotros tomados de la mano defendimos la integridad de esta querida y hermosa provincia y de esta querida y hermosa Cuenca.
Si ustedes me permiten quiero recordar en este momento a un amigo de muchos años, con quien acordé muchos de los temas que les voy a decir hoy y que por esas cosas del destino no está presente, que es mi amigo y compañero Lino Heredia, a quien siempre tendré presente en mi corazón y en mis afectos.
Quiero abrazar a la mamá de Lino que está presente entre nosotros. Muchas gracias, querida amiga y compañera por estar aquí con nosotros, sabemos que trae el espíritu de Lino acompañando este día de trabajo conjunto que tenemos.
También les quiero decir que con Lino y con la comisión de ATE habíamos acordado, y lo íbamos a anunciar aquel día que íbamos a venir, algunos temas que se los quiero comentar en primer lugar, antes de hablar de otros temas a toda la comunidad de Río Turbio y a mis hermanos y compañeros mineros.
En primer lugar, hacer efectivo un aumento del 16,5 por ciento como corresponde para todos los mineros de Río Turbio.
En segundo lugar, algo que peleamos mucho juntos y que hoy por estar donde estamos, junto con el secretario general de la ANSES, hemos logrado resolver, que es actualizar las jubilaciones de nuestros mineros para que sean el 84 y en algunos casos el 90 por ciento del sueldo que cobran hoy, para que nunca más sufran lo que hayan tenido que sufrir.
Muchos años luchamos juntos para lograr esto, aproximadamente quien gana 2.000 se jubilará con 1.600, quien gana 1.200 se jubilará con 1.100, casi el 90 por ciento. Hemos trabajado fuertemente con Lino y todos los compañeros para poder cumplir con la palabra empeñada.
Y otro tema que fue, hermanos, una lucha durante años de todos ustedes, que hace a nuestra idiosincrasia y a nuestra filosofía de vida. Nosotros sabemos por los hermanos, amigos y compañeros que han tenido que dejar como pasó hace algún tiempo atrás lamentablemente acá en la mina su vida, el Gobierno Nacional ha decidido y nos llevará más o menos dos meses y medio, mientras se hace todo el trámite, implementar definitivamente para el trabajo bajo tierra la jornada de seis horas como una reivindicación histórica, que merecen nuestros compañeros y nuestras compañeras trabajadores.
Necesitamos que el Gobernador de la provincia trabaje fuerte, junto al Ministerio de Trabajo de la Nación, para declarar la insalubridad como corresponde y hacer todos los pasos legales, pero es una decisión política tomada y espero que dentro de 60 días ya la podamos estar ejecutando y disfrutando como corresponde. Esto ustedes saben que nos va a llevar a que tengamos que tener un turno más, cerca de 200 o 240 chicos, que tienen que ser de la Cuenca, van a poder estar trabajando en la mina con ese nuevo turno que va a generar nuevos trabajos y nuevas posibilidades. 
Amén de que por ser justos por los que lucharon durante tantos años también hemos decidido que el tema de las jubilaciones lo vamos a hacer retroactivo a 1994 para poder ocuparnos de que aquellos que se jubilaron también tengan la posibilidad de acceder al beneficio que ahora les concedemos.  Eso también va a generar la posibilidad de que nuevos jóvenes puedan entrar a trabajar paulatinamente a la mina, generando nuevas posibilidades y nuevas esperanzas.
También, cuántas reuniones hicimos, cuántas movilizaciones hicieron los compañeros, cuánta lucha se dio, cuántas reuniones tuvimos con el sueño de la usina termoeléctrica, y hoy, también mirándolos a los ojos, queridos hermanos, vengo a cumplir con la palabra empeñada. La usina termoeléctrica de 240 megas se pone en marcha en la provincia de Santa Cruz para generar energía para toda la Argentina. 
Esa usina va a generar más de 800 puestos de trabajo directos y otros tantos de indirectos y luego va a generar 500 o 600 puestos de trabajo directos, lo cual hace que la Cuenca va a crecer, la Cuenca se va a desarrollar y quienes gobiernen la provincia de Santa Cruz tendrán, juntamente con el Gobierno Nacional, que hacer otras inversiones que estén a la altura de lo que va a ser la Cuenca. Seguramente tendremos que ampliar el hospital, tendremos que ampliar todas la fase estructural para que la Cuenca pueda dar respuestas a todo este crecimiento económico, pero estemos felices porque después de más de una larga década de lucha, entre todos con amor, cariño y solidaridad, hemos logrados estos objetivos, que es el triunfo de la perseverancia, es el triunfo de la tenacidad, es el triunfo de sentir el orgullo de ser santacruceño, de sentir el orgullo de ser minero, de sentir el orgullo de vivir en la Cuenca.
Todas estas conquistas las hemos logrado entre todos, pero de a poco estamos dejando de ser, no sólo Santa Cruz sino Tierra del Fuego, Chubut, Río Negro, Neuquén, el patio
trasero del país para ser el corazón vivo.
Estaremos inaugurando en el mes de septiembre, en Truncado, el interconectado eléctrico y lanzando la licitación para que el interconectado llegue a Río Gallegos vía Río Turbio, para que la usina pueda vender energía a toda la Argentina.
Allí vemos como avanza la Ruta 40, millones de pesos de inversión para integrar turística y estructuralmente el país, allí vemos como avanzan las obras que se están haciendo en toda la provincia, como nunca en la historia.
Por eso les digo, santacruceños, ayúdenme, ayudémonos, no desperdiciemos este tiempo de la historia en luchas inútiles sino tomémonos de los brazos para hacer la Santa Cruz que soñaron nuestros pioneros, nuestros padres y nuestros abuelos.
Toda la vida -y ustedes lo saben- con mi compañera de todos los tiempos pusimos y dejamos todo por esta provincia, a la cual amamos profundamente, a la cual queremos y estamos profundamente comprometidos con ella. Por eso nos animamos y siempre vamos a hablar con absoluta sinceridad, y a cada golpe en una mejilla vengo a poner la otra mejilla, porque para mí están primero los santacruceños, primero está Santa Cruz y después están aquellos que quieren confrontar, si quieren confrontar que confronten ellos.
Le quiero agradecer a Daniel que tuvo el coraje de tomar la posta para darle la gobernabilidad que tenemos que darle a Santa Cruz, gracias Daniel por jugarte por tu provincia y por trabajar como lo estás haciendo, siempre te vamos a ayudar incondicionalmente para que las cosas se sigan haciendo y Santa Cruz pueda ir con todas nuestras fuerzas adelante.
Hay un hecho que me conmovió por su cobardía, si ustedes me permiten y paramos los bombos un minuto, nunca creí que en Santa Cruz podía haber gente que se dicen militantes políticos o sociales o lo que sea, y agredan tan cobardemente como lo hicieron con Alicia, que es una mujer integrada a las luchas sociales y a los trabajadores, a Santa Cruz, que dejó toda su vida acá, pelando por esta provincia y hoy peleando por el país.
Pero a los cobardes no se les responde de la misma manera, nosotros venimos con la fuerza del amor, con la fuerza de la solidaridad, con la fuerza de los que fundaron estas tierra y esta patria. Creemos en San Martín, creemos en Mariano Moreno, creemos en el general Belgrano, creemos en Yrigoyen, creemos en ese gran general que fue el general Perón, y creemos en el espíritu vivo de la más grande de todas, que fue Eva Perón, que nos guía en todas nuestras luchas, nuestros trabajos y nuestros esfuerzos.
Por eso vamos a seguir invirtiendo en toda la provincia, vamos a seguir trabajando fuertemente con todos ustedes aquí en la Cuenca, siempre con alegría, siempre pensando en la ilusión y en los sueños, siempre pensando en el amor.
La verdad les pido hermanos que me disculpen porque se me caen las lágrimas, me emociona juntarme con aquellos que luchamos tanto, que peleamos tanto, que soñamos tanto, que tuvimos tanta fuerza juntos, que nos abrazábamos a esa Santa Cruz pensando en nuestros viejos y en nuestros hijos, que nos abrazábamos porque queríamos ser parte de la patria, porque creemos en Dios, porque convocamos al amor, porque convocamos a la convivencia; porque no convocamos al enfrentamiento, porque le abrimos los brazos a todos, porque queremos una provincia con todos y para todos.
Les pido a ustedes y les pido a todos los santacruceños que por más diferencias que se puedan tener, no hay mejor acuerdo y mejor convivencia que luchar por la felicidad, por la justicia, por la inclusión y por el trabajo.
Queridos hermanos y hermanas: muchas gracias por este reencuentro en la provincia de Santa Cruz, muchísimas gracias por estar todos juntos aquí en la Cuenca; muchas gracias hermanos mineros por dar un ejemplo de país; muchas gracias madres, mujeres mineras por tener el coraje que tienen; muchas gracias Lino, muchas gracias. Veo muchos rostros de años, muchos rostros laboriosos.
Por eso, convocando a la solidaridad, convocando a la convivencia, convocando al amor, convocando a la patria, convocando a la provincia, convocando a abrazar la bandera, convocando a seguir transformando la Argentina, tomados de la mano, ¡viva Santa Cruz, viva la Argentina, vivan los argentinos, vivan nuestros sueños, viva la termoeléctrica! Muchas gracias hermanos y hermanas mineros por lo que han hecho.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada