junio 21, 2012

Discurso de Nestor Kirchner en Zapala, Provincia del Neuquen (2005)

DISCURSO EN ZAPALA, PROVINCIA DE NEUQUEN
Néstor Kirchner
[5 de Agosto de 2005]

Señor intendente municipal de Zapala, querido amigo y compañero; señores intendentes de las distintas localidades de Neuquén; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; autoridades nacionales, señores intendentes, señores legisladores, comunidades originarias, representantes de los distintos partidos políticos, amigos y amigas: creo que la patria toda puede ver que gracias a Dios hay muchos pingüinos, somos muchos en el sur y eso es muy importante. 
Me reencuentro con esta tierra sureña, tierra de tesón, de lucha y de dignidad, como decía ayer en La Rioja, donde estábamos con miles de hermanos recordando a Enrique Angelelli, un obispo patriota que fuera asesinado en la larga noche de la dictadura militar. También hoy estamos en esta tierra neuquina donde otro obispo patriota como Jaime de Nevares marcaba el rumbo de acompañar a su pueblo como lo hacía Enrique Angelelli.  Cómo los extrañamos, cómo los necesitamos, porque no estamos en una etapa cualquiera.
Ustedes ven que hay sectores que me apuntan fuertemente y fundamentalmente tienen su eje en el diario La Nación. Y no es casualidad, el señor Escribano, vicedirector de ese diario, dijo que quien hoy le toca gobernar el país iba a durar solamente seis meses, y no soporta por estar abrazado a cuanta dictadura de turno hubo, que en la Argentina se vuelvan a respetar los derechos humanos y termine la impunidad.  Y no es una actitud confrontativa, lo que pasa es que en la Argentina llegó la hora de hablar con la verdad. Se esconden haciéndose los independientes, sabemos que nunca fueron independientes y hoy son un diario de la oposición. Ayer defendieron a De la Rúa y hoy defienden a López Murphy, y en 1976 pidieron la llegada de la dictadura militar. Entonces, cuando ven que se termina la impunidad tratan de atacar de cualquier forma a un proceso de cambio en la Argentina. Pero queridos hermanos y hermanas, cuando abrazaba hoy al hermano y a los padres de Teresa Rodríguez marcaba también el rumbo de lo que nos tocó pasar y de lo que nos tocó sufrir durante la década pasada y que durante tanto tiempo se calló. 
A mí no me molesta que otro piense diferente, me alegra, lo que me molesta es que usen careta. Que cada uno se asuma como es, si están en un lado que digan “somos de este lado”, entonces discutimos la visión de país, pero no esconderse en un marco de independencia que no tienen, eso lo voy a aclarar permanentemente ante el pueblo argentino. Y les vuelvo a repetir: no les tengo miedo, porque estoy jugado por esta Argentina 
Pueden seguir agrediendo que vamos a tener siempre la fortaleza de seguir trabajando por una Argentina distinta. Pareciera ser que cuando tenemos que decir que avanzamos en materias como la que nombré recién de los derechos humanos, de la justicia, de la renegociación de la deuda, ese mismo diario decía “el presidente Kirchner es un intransigente, tendría que ceder porque si no le va a traer graves problemas al país”. Y yo le pregunto al diario qué hubiera pasado si hubiese cedido, hubiera sido más hambre para el pueblo argentino. Me puse firme y logramos ahorrar 67.000 millones de dólares.  ¿O no se acuerdan lo que escribieron?
Porque acá la reconstrucción de la Argentina es una tarea plural y de consenso, pero para reconstruir la patria, para reconstruir la credibilidad de los argentinos tenemos que hablar con sinceridad, tenemos que saber discutir cada uno desde nuestra posición. No tratar de colocarnos en rectores de otro, escondiendo a veces las posiciones que tenemos.
Fíjense ustedes, la Argentina viene creciendo desde que estoy en el gobierno más del 22 por ciento; venimos bajando la indigencia, la pobreza y el desempleo; venimos construyendo un país federal y desendeudando las provincias; venimos fortaleciendo el federalismo en todos sus aspectos. Y ustedes los neuquinos lo saben, Neuquen hace algunas décadas atrás fue un verdadero centro de federalismo que en la Patagonia lo admirábamos, todos sabemos lo importante que es construir un país federal. Dios quiera que Neuquen vuelva a tomar la potencia de unirse al país, de unirse a la patria, de unirse fuertemente al resto de las provincias para construir la Argentina federal que todos necesitamos. 
Entonces, queridos hermanos y hermanas, yo no soy ni confrontativo ni ataco a los medios de prensa, dicen de mí las cosas que quieren, pero soy un hombre del sur, un argentino más que defiende sus ideas, sus convicciones, y si tengo ideas y convicciones y las quiero discutir democráticamente lo debo hacer porque eso es bueno para el país. No me van a callar la boca diciendo que soy confrontativo ni me van a callar la boca diciendo que ataco a la prensa. 
Pero es bueno que los argentinos de toda la patria recuperen fuertemente la memoria para que nunca más nos pasen las cosas que ocurrieron en el pasado.
También les quiero hacer una pregunta a todos los neuquinos. Días pasados la provincia de Santa Cruz a través de su gobernador trajo los fondos de regalías mal liquidadas y puso toda la platita al servicio de su provincia el señor gobernador Acevedo. Yo pregunto a todos los neuquinos que están acá, ¿saben lo que pasó con sus regalías mal liquidadas cuando las cobraron, que fueron casi mil millones? Pues nadie se ocupa de averiguar. 
Sería muy importante que el Gobernador de la provincia, que hace justos reclamos por su provincia, y que yo lo voy a ayudar solidariamente, también rinda cuentas a su pueblo de las regalías mal liquidadas porque sería un gesto muy importante para todos los neuquinos, realmente vital.
Queridos hermanos y hermanas, es posible hacer una patria diferente, es posible construir un país plural, hay que tener la decisión y la vocación de patria. Les vengo a pedir, como dijo el señor Intendente, que me ayuden, no que me acompañen, que me ayuden a tener la fuerza y la fortaleza de poder volver a levantar el estandarte nacional, de poder volver a decir que la Argentina se convierte de nuevo en una patria en serio; una patria que albergue a todos sus hermanos y hermanas; una patria que albergue a todos los argentinos; una patria de justicia, de dignidad y de inclusión; una patria que cuando levantemos la bandera nos sintamos orgullosos de vivir en esta tierra de producción, trabajo, justicia y equidad, que fue malgastada por algunos.
Les puedo asegurar que se puede reconstruir en serio el campo nacional, que se puede reconstruir en serio la propuesta de hacer un país para todos, como también es fundamental construir el espacio de América del Sur, del MERCOSUR y de la comunidad de naciones, de toda América, donde nos juntamos los países de América Latina para decir que definitivamente queremos entrar a cumplir el rol que la historia espera de esta región; dirigentes con coraje, dirigentes decididos a discutirle a la gran potencia el destino que nos corresponde, no a vivir de rodillas sino a vivir con la dignidad que los argentinos tenemos que vivir.
Por eso mis sueños son que la indigencia llegue a un dígito cuando me toque terminar el mandato; que baje la pobreza a la mitad de cuando me tocó asumir la conducción del Estado; que la desocupación llegue a un dígito cuando me toque terminar el mandato -vamos avanzando rápidamente y vamos a tener buenas noticias en los próximos días-; que se consolide la política de los derechos humanos, que se termine la impunidad, porque una sociedad sin impunidad es una sociedad con futuro. Consolidar una justicia independiente, consolidar un sistema plural, abierto y con consenso; abrir un marco de libertad plena para todos, donde podamos pensar con libertad y no le pase nunca más a un presidente lo que me pasa a mí, que cuando pienso distinto, como en el caso de este diario que les nombraba, me dicen que ataco a la prensa; yo no ataco a la prensa, disiento con ese tipo de prensa, no tengo las mismas ideas que ese tipo de prensa. Entonces levanto mi voz democrática en esa Argentina donde todos debemos y podemos opinar, no puede haber privilegios para nadie.
Sueño con que la Patagonia deje de ser el patio trasero del país, esta tierra de riqueza y de producción, y los patagónicos, los neuquinos, los rionegrinos, los chubutenses, los santacruceños y los hermanos y hermanas de Tierra del Fuego, deben tener la decisión de ser el corazón vivo de la patria para potenciar esa riqueza a toda la Argentina, que es fundamental.
Acá en Neuquén estuve en Zapala en noviembre del 2002 y el Intendente de Zapala me abrió los brazos, me ayudó, me acarició, me acompañó y me dijo “adelante que soñamos con un país distinto”, vengo a cumplir mi palabra de cuando dije que los iba a volver a visitar como Presidente, acá los estoy acompañando de nuevo.
Vamos a seguir profundizando fuertemente esta Argentina donde recuperemos la clase trabajadora, donde recuperemos nuestra clase media, donde recuperemos los empresarios nacionales, donde las puertas de las universidades se abran para todos los argentinos y no solamente para unos pocos, donde el trabajo empiece a ser el elemento articulador de nuestra sociedad, donde definitivamente podamos decir que no es necesario hacer ni intentar más asistencialismo o clientelismo, porque los argentinos con sus manos recuperan la dignidad del trabajo, que dignifica a la familia, al hogar, y que construye el amor que es fundamental para poder salir adelante.
Claro que cuesta, pero yo veo a muchos padres aquí, y a muchos abuelos que peinan canas, ¿y saben con la Argentina que sueño? Con la Argentina en la que los padres miraban a los hijos y estaban contentos y conformes porque sabían que los hijos iban a estar mejor que ellos, no como hoy que los padres lloran porque tienen la inseguridad de que sus hijos puedan estar mejor que ellos. Los padres tienen que volver a tener la seguridad de que sus hijos van a estar mejor, esa es la Argentina que nosotros soñamos.
Sueño también que definitivamente en la Argentina se termine eso que tiene alguna dirigencia, que es fuerte con los débiles y débil con los poderosos, que se invierta esto definitivamente para recuperar el sentido de ser amplio y generoso con los débiles y poner en orden a los poderosos, para que haya justicia y dignidad para todos los argentinos.
Queridos hermanos de Neuquén, les agradezco profundamente el acompañamiento que me hicieron en el 2003, cuando nos acompañaron y nos dieron la victoria en la lucha por la candidatura presidencial. Ahora les vengo a pedir también que me ayuden y que luchen con toda su fuerza para lograr que haya diputados neuquinos que acompañen el proceso de transformación y de dignidad nacional.  Diputados neuquinos que nos acompañen en esta larga marcha de reconstruir la Patria. Diputados neuquinos que vayan a tomarnos de la mano y juntos podamos mirar a todos ustedes a los ojos y decirles que estamos recuperando lo mejor de nuestra historia, lo mejor de nuestra gente y construyendo lo mejor de los tiempos que van a venir. Dios quiera que Neuquén haga ese gran esfuerzo, nos ayude a dar el apoyo de esos diputados que necesitamos, porque les voy a agradecer eternamente como argentino esa posibilidad de poder luchar, de tener el apoyo y la solidaridad que es tan importante, queridos hermanos y hermanas.
Para ir terminando, yo soy como me ven, un hombre común, con aciertos y con errores, que estoy totalmente jugado en esta forma de sentir y ver el país. No vine ni a eternizarme ni a sentarme en un sillón para renunciar a las convicciones que me llevaron a la conducción del Estado.
Les quiero decir, neuquinos, quiero hablarles de lo que siento acá dentro, como si estuviera hablando con cada uno de ustedes en privado o como hablo tantas veces a solas con mi compañera. Estoy absolutamente convencido de que este país necesita ejemplos de coraje y de dignidad. Sé que si los argentinos ven que su dirigencia se pone el coraje, los pantalones largos, y va al frente como tiene que ir, se van a abrir las alamedas de la Patria, las avenidas de la Patria, y millones de argentinos van a salir con el estandarte nacional a decir ¡esta es la nueva Argentina que nace! ¡esta es la nueva Argentina que se abre a las puertas de todos! ¡esta es la nueva y gloriosa Nación, sin diferencias partidarias, con una idea nacional que nos permita construir el país que queremos!
Muchas gracias Neuquén, muchas gracias señores intendentes, muchas gracias querido Intendente. Con amor, con sueños, con fuerza, la justicia y la dignidad va a llegar. ¡Viva la Patria, viva Neuquén, viva Zapala!
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada