junio 20, 2012

Discurso en el acto de presentación del Registro Nacional de Efectores de Economía Social (2004)

DISCURSO EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL REGISTRO NACIONAL DE EFECTORES DE ECONOMIA SOCIAL
Néstor Kirchner
[20 de Abril de 2004]

Señores ministros; amigos, amigas presentes aquí: realmente en primer lugar quiero apoyar fuertemente esta tarea que llevamos adelante junto con las organizaciones sociales para viabilizar la posibilidad concreta de toda la economía en el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio de miles y miles de hermanos y hermanas que luchan por salir de la exclusión social.
Escuchaba recién: “manos que siembran, manos que se ponen al servicio del trabajo”; son las manos que le hacen falta a la Argentina, no el otro tipo de manos que nos trajo tantos dolores y sufrimientos, con los cuales debemos tener muchísima memoria.
Hay muchos que les molesta que exprese cuáles son mis convicciones, mis ideas, pero yo no vine acá para ser un pálido ni vine para hacer seguimiento de las políticas sistemáticas que arrasaron a la Argentina. Entonces cuando digo “lo que arrasó a la Argentina”, me dicen: “está hablando del pasado”. Hay algunos que quieren impunidad para todo, es decir, se han acostumbrado tanto a eso, nos hicieron tanto daño, vaciaron tanto, generaron tanta falta de trabajo y tanta hambre en este país, que pareciera ser que cuando uno necesariamente tiene que referirse a lo que no debemos volver a hacer, no les gusta. Pero es muy importante, muchos de los problemas que tenemos hoy en día, de ustedes que me miran por las cámaras de televisión y de muchísima gente; la situación a que llegamos en la Argentina no llegamos por una cuestión de circunstancias, llegamos por los pícaros que no invirtieron, por los que tuvieron rentabilidad desmesurada, por aquellos que concentraron la economía, por aquellos que quebraron la distribución del ingreso.
Por eso es payasezco casi cuando uno escucha a algunos viejos fantasmas hablar de lo que habría que hacer en la Argentina, después de lo que le hicieron y de lo que sucedió en la Argentina.
Yo estoy alegre, contento y con muchísimas ganas, pero quiero vivir en una Argentina donde los argentinos recuperemos la justicia social, donde pasito a pasito nos vayamos dando cuenta que recuperamos la solidaridad, donde peleamos contra la corrupción, donde volvemos a reconocer como valor central el trabajo, donde premiamos la inversión, donde miramos y sabemos que hay otros hermanos al lado que están sufriendo desesperadamente la situación que tienen, que hay chicos que están en sus casas queriendo conseguir trabajo y no pueden, porque se fueron generando circunstancias para vivir estos temas, a pesar del avance que hemos estado teniendo todo este tiempo.
Entonces nosotros tenemos que afrontarlos con decisión. No nos preocupemos por las cosas que dicen algunos pícaros o algunos que creen que a mí me van a condicionar diciendo que el Presidente tiene que hacer esto, lo otro o aquello.
Lo que yo decía es que ven el objetivo de una sola realidad, porque la libertad de expresión, la libertad de prensa es a dos puntas, es permitir también que se exprese la realidad concreta, y no creer que algunos que detentan los medios le pueden imponer la opinión al conjunto de la sociedad.
La verdad es que no he venido para reeditar viejas políticas pactistas de este país. Quiero ayudar con muy buena intención a que este país cambie, con una gran amplitud, con una gran pluralidad, con una gran vocación de trabajar todos en forma conjunta, en el marco de la convivencia, de los principios éticos, de la ley de trabajar diariamente, fuertemente y pensar que la recuperación de la Argentina es tarea de todos, pero en la tarea de todos también la justicia, la inclusión, tienen que ser elementos centrales.
Así que políticas como éstas y muchísimas políticas que estamos llevando adelante son fundamentales y las tenemos que profundizar; tenemos que incorporar a nuestra tarea toda la experiencia de las organizaciones sociales que desde la soledad durante mucho tiempo combatieron contra la exclusión social, también de las ONG y muchísimas agrupaciones de sectores independientes de la sociedad que con mucha voluntad están trabajando y lo vemos a diario en forma cotidiana, absolutamente para perfeccionar y darle más calidad a toda la tarea social, política e institucional que hay que llevar adelante. Pero señores, amigos y amigas, con muchas convicciones, con mucha firmeza.
Yo sé que se puede; es muy importante luchar por causas que como ahora cuando uno mira para atrás ve que se han logrado muchísimas cosas. Obviamente que con la cantidad de asignaturas pendientes que hay la tarea es cotidiana, es diaria, y es necesario trabajar abiertamente con la sociedad, con la gente.
La verdad es que cada vez que visito algún lugar, algún barrio de esta Argentina, salgo fortalecido espiritualmente porque veo que hay hermanos y hermanas que a pesar de tantas cosas no han bajado los brazos y sueñan con una Argentina para todos. Es totalmente distinto que cuando me vienen a ver otras corporaciones que lo único que les importa por ahí son los intereses que tienen que ver con ellos. Fíjense las dos diferencias, los que estamos acá y los que estamos en la casa.
La sociedad, los distintos barrios de este país, del centro, del medio o de abajo, son solidarios, todos dispuestos a trabajar en forma conjunta; cuando son los grupos concentrados les importa muy poco el resto de la sociedad. Por eso la tarea del Gobierno es poner equilibrio a esos intereses y cuando uno quiere poner equilibrio en esos intereses, utilizan todo el factor de lobby que tienen, con plata, propaganda, esto o lo otro para tratar de desgastar la tarea del gobierno.
No importa; yo soy sureño duro y estoy convencido de que en este país hay que traer un aire fresco definitivamente, pero los intereses tienen que servir no a un pequeño grupo de gente sino al conjunto de la sociedad argentina. Va a tener que ser así y así todos vamos a estar contentos de vivir en una sociedad distinta, donde definitivamente la solidaridad ha sido recuperada.
Muchas gracias por estar acá; mucha fuerza; construyamos una Argentina diferente y recuperemos entre todos la alegría de sentir esta patria como bien nuestra.
Muchas gracias.
NESTOR KIRCHNER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada