marzo 14, 2013

Discurso de la Presidenta, Cristina Fernández, en el acto de anuncios en materia de política sociales, desde Tecnópolis (2013)

DISCURSO EN EL ACTO DE ANUNCIOS EN MATERIA DE POLÍTICA SOCIALES,  DESDE TECNÓPOLIS, VILLA MARTELLI, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.
Cristina Fernández
[13 de Marzo del 2013]

Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; dirigentes de organizaciones sociales; Abuelas; Madres; familiares; vecinos; trabajadores y trabajadoras; cooperativistas de “Argentina Trabaja”: aquí, en esta Argentina, que como decía aquella película de Chávez, la revolución no será televisada, en dos días hemos inaugurado dos gasoductos. Ayer un gasoducto entre la provincia de Neuquén y de Río Negro, integración de Río Negro- Neuquén; hoy un gasoducto en La Pampa.
Ayer inauguramos – fíjense – la primera parte de la Universidad Nacional de Viedma, la primera universidad de Río Negro, con 2.500 chicos que van a poder estudiar en su tierra, que van a poder tener la posibilidad de acceder a la educación pública nacional y gratuita; inaugurábamos un gasoducto; inaugurábamos una central termoeléctrica de 180 megavatios, con una inversión privada de 190 millones. Ayer el gasoducto era de 48 millones; este gasoducto es de 94 millones. Ayer también estábamos inaugurando numerosísimas obras, hoy dije: “bueno, voy a encontrar algo en algún diario, voy a escuchar algo en algún comentario de alguna inauguración”. Nada, después se quejan cuando por ahí hacemos cadena nacional para que se enteren de las cosas que hacemos, pero si publicaran las cosas…algunas no todas, pero me parece que un gasoducto en una Argentina, donde no se hacían obras de infraestructura; una universidad de las 9 nuevas universidades que se crearon de esta gestión, del año 2003 a la fecha, que permite el acceso.
Y no sé qué otras cosas inauguramos, ayer, porque era increíble… una antena digital de TDA también; una cámara frigorífica que es fundamental para la actividad frutihortícola; también subsidios para la provincia de Neuquén para los productores, por 28 millones de pesos, que entregamos ayer. Presentamos también el Plan “Argentina Innova 2020”, que es el plan de ciencia y tecnología.
Creo que si mereció una línea, en realidad hubo mucho más publicación de no sé qué dije sobre aquello, sobre determinadas cuestiones menores, pero bueno, así son las cosas. Así que este gasoducto que hoy inauguramos tan importante para tantas localidades, en la Ciudad de La Pampa, y que incorporan a tantos vecinos a un servicio esencial, o estás 109 viviendas del barrio Hugo Chávez Frías, en Pehuajó, o esta incorporación, esta duplicación de trabajadores de una fábrica de calzados en Las Flores.  Nada menos que provincia de Buenos Aires, también en Las Flores, que duplicó la planta de su personal, gracias a que pudimos invertir – obviamente – en servicios de energía y de gas para que puedan producir más. Bueno, en realidad, parecer ser que nada de eso es importante, por eso muchas veces utilizamos la cadena nacional, no por ninguna cuestión proselitista, sino simplemente porque los argentinos tienen derecho a saber en qué gasto su Gobierno los fondos que ellos pagan en impuestos, y por eso nos parece importante comunicarlo.
Pero bueno, acá estamos y hoy estamos presentando este Plan “Ellas Hacen”, esta nueva etapa del trabajo con ingreso social, que en realidad es una nueva etapa de la inclusión social. ¿Por qué “Ellas Hacen”? Porque  queremos ir a los núcleos duros de la pobreza, allí donde el crecimiento económico no llega, muchas veces porque ha habido décadas de abandono, décadas de no capacitación y fundamentalmente porque a la mujer le cuesta más ser empleada que al hombre.
Y la verdad que si uno mira los índices de desocupación ve que el grueso, precisamente, está ubicado en el sector de la mujer y más que nada también en las mujeres hasta 29 años. Ayer estábamos mirando los índices y preguntaba obviamente por qué era a un funcionario y me dijo: “señora, lo que pasa es que hasta los 29 años las mujeres normalmente suelen tener hijos y entonces el sector empresarios no toma mujeres, es muy difícil que tome mujeres mayores de 29 años y por eso tenemos el núcleo, tal vez, más duro de pobreza en los barrios, en las villas. Y por eso allí, adonde esté el núcleo duro es donde vamos a ir con un trabajo de capacitación, de cooperativa, de organización social, de educación.  Porque lo verdaderamente transformador de estos planes, de estos proyectos, a diferencia de otros planes es la independencia que logra el trabajador frente, a lo que podría denominarse, el que otorga el trabajo. En principio porque cobra a través de una tarjeta, pero además porque tiene la obligación también, en esta oportunidad, de terminar su colegio primario o secundario.
Hemos ya obtenido más de 30.000 cooperativistas que han obtenido su título primario o secundario, de la misma manera que con la Asignación Universal por Hijo es obligación que los chicos hagan su escuela secundaria o primaria y que además tengan su control sanitario. Porque creo que, en esta etapa del siglo XXI, en esta etapa que nos tocó vivir a nosotros, donde habían sido cercenados tantos derechos, era importante también crear la conciencia que al devolver derechos también nacían obligaciones. Porque si hay una necesidad hay un derecho, pero si el derecho se consigue surge, entonces, también la obligación de hacerse cargo de ese derecho y trabajar con dignidad para ganarse el pan, que nadie te regale nada, que no le debas nada a nadie, que lo que tenés en el bolsillo sea tuyo porque lo laburaste, porque te levantaste temprano, porque dejaste a los chicos, porque te capacitaste. Eso es lo que queremos crear: conciencia en todos y cada uno de los argentinos, de que nada es posible sin esfuerzo, de que nada es posible sin sacrificio, pero también asumiendo que nada de esto es posible sino tenemos un Estado que se haga responsable, que se haga cargo de los males que aquejan a nuestra época: el desempleo, el abandono, el no importarle nada de lo que le pasa a la sociedades. Creo que entonces en esta articulación virtuosa que lo que queremos generar es ciudadanía urbana en los barrios de emergencia, en las villas, en los barrios más vulnerables. Pero fundamentalmente con este concepto: ganarse las cosas porque nadie regala nada, ni este gobierno le piensa regalar nada a nadie.   
Es muy importante este concepto y por eso este plan que lanzamos y esta inscripción, lo trabajamos mucho entre el ministerio de Desarrollo Social, también el ministerio de Planificación, en la Secretaría de Obras Públicas para todos los trabajos que han dado y lo saben muchísimos intendentes de la provincia de Buenos Aires, lo saben también distintos gobernadores de las distintas provincias argentinas lo que ha significado en materia de organización social este programa de ingreso social “Argentina Trabaja”.
Y cuando vi la imagen de él allí, que fue él el que imaginó en la crisis del 2009 cuando todo se nos derrumbaba, cómo podía hacer para parar esa avalancha que se nos venía de gente que podía perder el trabajo y que necesitábamos mantener la actividad económica y mantener a la gente con empleo. Por eso es importante el ejercicio de responsabilidad ciudadana que todos hacemos, en un mundo absolutamente convulsionado.
Yo por eso creo y estoy segura porque lo ha hecho siempre muy bien, con mucha responsabilidad y con mucho trabajo que van a poder organizarlo y que las mujeres, nuestras mujeres, las mujeres argentinas, esas mujeres que también muchas de ellas sufren violencia de género, un problema terrible, que vamos a decirlo también, atraviesa todas las esferas sociales, no vayamos a creernos que esto de la violencia de género es una cosa que le pasa únicamente a los pobres; la violencia de género está desgraciadamente casi en la condición humana y atraviesa transversalmente a toda la sociedad. Lo que pasa que los que tienen una posición económica más privilegiada, pueden sortearlo de otra manera de las mujeres que tal vez no tienen otra escapatoria y tienen que soportar cosas indecibles e insoportables.
A ellas también queremos llegar con este programa de “Ellas Hacen”, ellas que cuidan a sus hijos, que los educan, y queremos llegar también desde el género. Porque creo que la clave de la época es, precisamente, llegar a esos vulnerables.
Hemos desarrollado en esta década un gran trabajo y tenemos que seguir trabajando fuertemente porque faltan muchísimas tareas para llevar adelante.
Por eso hemos lanzado este proyecto de “Ellas Hacen” que creemos que va a ser muy bueno y que va a ayudar a muchísimas mujeres.
Por eso también estamos pidiendo una gran colaboración en todo lo que hace a organización a los distintos intendentes del conurbano bonaerense, donde se va a desarrollar esto, a los gobernadores, a todas las autoridades para que podamos hacer de la mejor manera para que pueda rendir sus mejores frutos.
Allí están los números de Argentina Trabaja, lo que hemos hecho en espacios verdes, en recuperación de edificios, en pintura, hemos construido hasta sí desde la Argentina Trabaja increíble y lo que al principio mucha gente, porque tenemos un problema también que tantas décadas o tanto tiempo sin trabajo, la falta de capacitación.
Por eso, hacemos hincapié en que esta Argentina Trabaja también es para capacitar para el trabajo, para que el día de mañana que puedan conseguir trabajo en el sector privado sin necesidad de que el Estado o el Gobierno…Esto sería el mundo ideal.
Pero bueno, parece que estamos lejos todavía del mundo ideal y como lejos del mundo ideal, nos hacemos cargo del mundo real, como corresponde a todo gobierno: hacerse cargo del mundo real.
Así que, quiero decirles que con estas inauguraciones de ayer, de cuando recorríamos, me enteré hoy que en la provincia de Formosa, a ver gobernador Insfrán, confírmeme, habían declarado de interés público el cultivo de amaranto, ¿es cierto que en las escuelas…? Es cierto, mirá vos, un adelantado, yo descubrí el amaranto después que usted Gobernador, que lo declararon de interés público en los colegios de Formosa. Me parece muy bueno y realmente estamos muy contentos con todo lo que hemos lanzado ayer.
También hoy es un día –y no puedo dejar de mencionarlo y no quiero dejar de mencionarlo- histórico. Por primera vez en la historia de la Iglesia, en los 2.000 años de historia de la Iglesia, va a haber un Papa que pertenece a Latinoamérica y que le deseamos de corazón a Francisco 1º que pueda lograr mayor grado de confraternidad entre los pueblos, entre las religiones; que esa opción por el nombre de Francisco, que creo que es por San Francisco de Asís, la opción de los pobres, sea realmente la opción que puedan hacer las altas jerarquías para que finalmente podamos volver a reencontrarnos en toda la humanidad, todos los seres humanos en igualdad de condiciones, con confraternidad, con amor, con justicia y con equidad.
La verdad que eso es lo que deseamos, es lo que deseamos siempre, porque este es un Gobierno que ha estado siempre optando por los que menos tienen y eso es lo que muchos no nos han perdonado.
Así que, le deseamos toda la suerte del mundo en esta misión pastoral. También lo que significa para Latinoamérica y la Argentina y esperemos que realmente sea una labor significante para nuestra región para que también lleve el mensaje a las grandes potencias del mundo para que dialoguen. Porque también queremos que el diálogo que tanto pregonan desde todas partes, lo hagan efectivo y puedan convencer a los poderosos del mundo, a esos que tienen armamento, a esos que tienen poder financiero que finalmente dirijan una mirada hacia sus propias sociedades, hacia los pueblos emergentes y que promuevan un diálogo de civilizaciones, un diálogo de civilización, donde ninguna cuestión se resuelva por la fuerza, sino que se resuelva por los canales diplomáticos.
Confiamos plenamente en esa misión y le pedimos a Dios que ayude a que pueda hacerla posible para que también, las causas justas, alguna vez triunfen en este bendito planeta que se llama Tierra, porque estoy segura que Dios y la Virgen, así lo quieren.     
Así que, todos mis deseos de buenaventura y de buena misión y de muy buena misión pastoral para todos los habitantes del mundo.
Sé que hay muchos argentinos que tienen otra religión o piensan diferente, pero no hay ningún argentino creo de los 40 millones, que no crea y que no quiera que la humanidad viva mejor, mejore, que no haya guerras, que haya paz, que haya diálogo, que haya justicia, que haya igualdad y que haya confraternidad. Vamos a apoyar siempre todo eso y allí estaremos.
Por eso, quiero abrazarlos a todos muy fuertemente, a desearles con mucha fuerza a todos los argentinos, a los 40 millones de argentinos, que estemos muy juntos y que Dios los proteja a todos ustedes y a sus familias.
Muchas gracias y fuerza Argentina, que Argentina trabaja con dignidad y esperanza.
Muchas gracias.   

CRISTINA FERNANDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada